sábado, mayo 20, 2006

Lucha de Gig@ntes


Powered by Castpost


¿Sabes que haré la próxima vez que me enamore? Iré lento y sin prisas. Amare con paciencia y con calma. No te rías, que yo !hasta en el amor soy ansiosa! A veces la pasión se apodera de mi y hace de mi cariño un abrazo desesperado, un beso que ahoga, un amor que asusta. La soledad es mala consejera, nos da esa cara de insatisfacción, esos ojos tristes, esa facilidad de ilusionarnos por cualquier cosa. Nos hace vulnerables. Por eso que estoy aquí en mi proceso de cura, porque ya no quiero acercarme a nadie.
En el mar de la soledad, los que andamos a la deriva nos aferramos a cualquiera que se acerque a ayudarnos y lo terminamos ahogando.
En ese afán de salir a flote prontamente de la soledad que nos abruma, de ese clima melancólico en que nos dejó la mas reciente de nuestras heridas, damos manotazos de ahogado, nos desesperamos, terminamos alejando de nosotros a las personas que amamos. Por esa prisa que hace daño al momento de amor, ese apasionamiento que consume rápidamente cualquier posibilidad futuro. Por eso, la próxima vez, yo amaré con paciencia o eso he de intentar.

Y ocultaré que escribo,
que alguna vez confesé mi vida en una bitácora de uso público, que pasé por un momento depresivo tal, que a veces me sorprendí a mi misma con lagrimas corriendo por mis mejillas a plena calle. Ocultaré que la soledad me jugó trampas de ilusión óptica y creí ver amores en donde solo había hombres buscando sexo casual, que mientras duró ésta ilusión fui feliz, aunque luego me derrumbara semanas enteras y que eso me ha hecho la persona que ahora soy, mas cuidadosa con mis afectos, mas paciente con el amor.

No acapararé la conversación hablando de mis ex novios, o de mis anécdotas de colegio. Tampoco diré que escucho esa música no comercial, algo dark que solo sirve de fondo a las películas que prefiero. Dejaré que eso se devele poco a poco y haré de mi un misterio.
Porque la honestidad en la boca de una mujer es una bofetada que hace correr a cualquier hombre,
que te vuelve amiga y no novia, que quita la ilusión de los que desean ir por el camino ciegos. Porque una mujer debe ir maquillada a la primera cita, sin explicar en que reside la magia de verse bien, sin contarle al hombre como se rizó las pestañas o delineó los labios, como puso tonos mates a su cutis y puso sombras oscuras en las cejas. Eso quita el hechizo. Ya lo descubrirá él por si mismo y un día se apoyará en el espejo para ver ese proceso de convertirse de bruja al natural a bruja bella y me tomará del talle y me susurrará “you look wonderful tonight” como alguna vez me lo dijeron. Y yo sonreiré feliz, porque sabré que es cierto. Porque entonces la magia del amor, consistirá ya no en parecer bonita, sino en mostrarle el proceso que me lleva a ello y el hombre que me amé aceptará también ese hecho y querrá ser parte de mi crecimiento.

Así, que solo diré lo preciso. Lo que se debe oír en una primera cita: Que soy médico, que me fascinan las tortas de chocolate, que canto en la ducha y que soy una buena chica porque intento no hacerle daño a nadie. Diré, si me lo preguntan, que dejé la virginidad a los 21 y que luego lloré dos días, porque una parte de mí creía que llegaría inmaculada a la noche del matrimonio. No, mejor no diré eso.
Obviaré la parte de los llantos, porque a ningún hombre le agrada una mujer llorona, eso se aprenda a tolerar sobre la marcha.
Diré solo que me gusta escribir, pero que ya lo he dejado. Para que nadie sepa ésta parte de mí que es fácil de ver a través de una pantalla, pero difícil de aceptar para sí. Ocultaré mi carne trémula, mis textos torcidos, mi ojo a punto de llorar y sonreiré como siempre: Hola mi nombre es Laura y ya no busco enamorarme, ya aprendí a caminar sin prisa.

viernes, mayo 19, 2006

Cuento Sucio ( parte 19- Penúltimo)

Si para Pilar, antes la soledad era un lugar tranquilo donde reposar la cordura y entregarse a esos pequeños vicios como fumar, cocinar algún plato raro o darse largos baños de tina, terminado el capítulo con Eduardo Glez, nada de eso era suficiente. Claro, al inicio había intentado odiarlo y planear alguna venganza, pero ese hombre le dolía en las entrañas, le dolía tanto, que su rechazo la dejaba ahora insomne preguntándose el por qué alguien como él es incapaz de amarla.
Todo era soportable, incluso que la ignorara y que ya no lo viera tan seguido como antes. Que toda esperanza de algún encuentro posterior se hubiera esfumado después que se acostara con él. Era un error que no podía perdonarse y no le podía endilgar ésa culpa al alcohol, al vino tinto, a la depresión, a las hormonas, ni siquiera a él , ¡Carajo! Ella había querido ser suya desde la primera vez que llegó al edificio…pero jamás se imaginó que sería así.
Pilar, pensaba tontamente, que tal vez si ella hubiera aportado algo de ternura, algo de lo que quería darle, durante la noche de amor, él no se hubiera levantado de la cama e ido para siempre.
Una mañana Pilar despertó y se dio cuenta que el auto de Eduardo ya no estaba desde hace 5 días, que luego fueron 10 y luego se convirtieron en todo el mes…que Eduardo se había ido para siempre y ella ya no hallaba hilo en la madeja para tejerse algún vestido que la protegiera de ése vacío que le quedaba dentro del pecho. Los días habían vuelto a ser tan tristes como antes de que él llegara al edificio, no había ningún motivo para mantenerse despierta, ni el ejercicio, ni la televisión, ni la cocina…ya ni la música le hacía bien, porque cada canción en portugués le recordaba ésa noche de empezar a poseerse en medio de luces naranjas y vino derramado.
Sueño en las mañanas, insomnio por la noche. La vida se le había vuelto una buena mierda. Y pasar por la puerta cerrada de Eduardo era un dolor que no calmaba con nada. A veces se imaginaba que él seguía oculto allí levitando entre lámparas orientales como se lo había imaginado desde la primera vez. Se imaginaba entrando y rompiendo ese hechizo mudo que envolvía el silencio de Eduardo y apoderarse de él para siempre…o viceversa…
Fue una de esa madrugadas con los ojos duros y el alma revuelta, en que Pilar decidió buscar a Eduardo…así tuviera que forzar la puerta del mismo infierno.
Se colocó el jean, la polera de ejercicio, se ató el pelo en una cola y salió a la terraza. Vio el muro de separación y se dio cuenta que no era tan fácil de sortear ¿Cómo lo había logrado Eduardo con un solo salto? Colocó la mesa junto al muro y trepó al otro lado, segura de encontrar en el departamento vacío, una señal que le dijera a dónde se había ido Eduardo o el porqué de su desaparición repentina.
Corrió la puerta de vidrio y entró a la casa donde lo único vivo parecían ser unos peces naranjas dentro del acuario. Lo demás eran paredes blancas, muebles negros, una cocina pulcra, en donde parecía no haber entrado nadie hace mucho. Pilar recorrió la pieza vacía, pensando en quien era realmente su vecino el Sr. Glez o cual podía ser su oficio en éste mundo. Subió las escaleras y halló la cama enorme de sábanas azules revuelta, se sentó en ella, era demasiado dura, casi como dormir en el piso – pensó Pilar.

Abrió el closet de madera y vio los trajes de Eduardo, un par de zapatos, dos suéteres y algo de ropa interior. Acarició las camisas con los dedos, tratando de percibir su perfume, pero solo el olor a nicotina inundaba todo. Entró al baño y vio la tina color salmón, se imaginó a si misma abrazada allí entre los brazos de Eduardo. Entonces se sentó dentro de la bañera seca y se tomó de la cabeza. Por primera vez la ausencia de Eduardo le pegó entero en las narices. El se había ido para siempre, no cabía duda.
Fue entonces que sintió la puerta del departamento abrirse. Alguien acababa de entrar. Pilar se levantó como un resorte, si alguien la encontraba allí estaba perdida. No tenía donde esconderse, miró para todos lados y no había escapatoria, alguien subía por las escaleras hacia la habitación, ella se desesperó al sentir la presencia de Eduardo cada vez mas cerca y decidió ocultarse en el gabinete de madera debajo del lavabo.

Fue entonces que sintió una voz que no era la de Eduardo, mas bien dos voces que resonaban en el silencio de la madrugada.
Guillermo acaba de entrar a la pieza junto a un hombre de aspecto sombrío y algo mas alto y fornido.

- Revisa todo- fue la orden que dio al hombre - En algún lugar debe estar.
- ¿Qué debo buscar exactamente?
- Videos, cartas, dinero…cualquier cosa que lo relacione con nosotros. Tenemos que borrar los rastros.
- De acuerdo…pero el Sr. Eduardo se va a molestar…
- No le digas Señor a ese huevón, que ya está acabado. Vamos, hazlo rápido no tenemos tiempo para perder.
El hombre comenzó a revisar el armario, a levantar el colchón y a buscar debajo de la cama. Pilar miraba asombrada esa escena que parecía de dos asaltantes.
- Aquí, halle algo! Estos deben ser los videos- dijo sacando cajas numeradas de debajo de la cama.
- Si, esos son, empaquétalos todos. ¿hallaste dinero?
- Una cartera con documentos, pero están a nombre de un tal Julio..hmmm, no se lee el apellido.
- Si, es él. Dámela. En algún lugar debió esconder la plata, yo lo vi salir y no llevaba nada.
- ¿Tu crees que vuelva por algo?
- No, ése que va a volver! Se metió a la boca del lobo por buscar a Andrea, ahora no lo salva ni el Sr. De los Milagros.
- Pensé que ustedes dos eran amigos…
- Éramos, pero él se olvido de eso por ir detrás de esa golfa
- ¿Hablas de ahora o a lo del dinero que le robaron a Montes?
- Hablo de hace 4 años cuando ella les comenzó a meter las vainas políticas a todos, incluso al huevón de Oliver que terminó matándose…Todos detrás de ella, hasta el sidoso del Renzo que en paz descanse
- ¿Tu también, no?
- No, que bah, si yo le presente a la huevona. Los dos únicos dos que se la tomaron en serio fueron Glez y Oliver y mira a dónde los condujo… los dos cojudos se mataron
- Pero aun no sabemos si Eduardo está muerto…a lo mejor y Montes no lo encontró…
- Si él iba para allá! Directo donde la huevona en la casa de Montes! Yo mismo lo mandé- Guillermo, se contuvo al ver los ojos de sorpresa del otro hombre, carraspeó y continuó - Bueno, peor para él, igual los gringos coqueros están detrás de él después de lo de Fadden. Fue un error volver a la selva, allí le darán caza como a animal salvaje. Al menos aquí en la ciudad nos tenia a nosotros para protegerlo- añadió tratando de cambiar en algo la imagen de amigo traidor que ahora tenía el hombre fornido de él- a las finales Eduardo ya estab loco, imagínate que quería cambiar el objetivo por la Fiscal que vive acá al lado, no se que le pasaba por la cabeza a ese huevón!

Pilar oculta en el gabinete del baño oía todo con los latidos acelerados y si se sobresaltó al oír el nombre de Fadden, casi se orina al escuchar el suyo en la boca de esos dos matones. Desde la habitación contigua la voz de los dos hombres resonaba con un eco peculiar en la madrugada, un eco que la hacía volver pequeña y querer ser del tamaño de una hormiga.
- Nunca entendí porque mataron a Fadden y nos metieron a todos en esto, sabiendo como son de vengativos esos gringos- agregó el hombre fornido mientras empaquetaba los videos.
- Un momentito, “mataron” es mucha gente. Eduardo fue quien asesinó al perro de Fadden !puta madre! Si supieras, todo lo que me costó convencer a los gringos todos esos meses, hasta viajé a Londres para negociar la deuda, iba a conseguir un buen trueque por Fadden, pero el muy huevón de Eduardo le vuela los sesos a la primera que habla con el gringo!
- Bueno, al menos conseguimos la plata, no? Ya Montes no estará sobre nosotros por lo de la plata.
- Claro, ya nos va a dejar en paz, pero no por la plata. Montes sabrá como cobrársela a ese par de tórtolos. Andrea ya volvió a su lupanar y a Eduardo lo van a crucificar en mitad de la selva, apenas se acerque a ella- el tono de Guillermo era casi de satisfacción-
Lástima, después de todo voy a extrañar a ese huevas, pero ni modo, era él o nosotros.
- Amén- replicó el hombre fornido. Nos llevamos los cuadros de Oliver? A lo mejor y nos dan plata por ellos
- Sí, y pon tambien la ropa que está en el armario, a Glez ya no le servirá más- dijo mientras movía los cuadros apoyados en la pared uno a uno. Al llegar al último se detuvo con una mueca de disgusto- Este lo dejas, junto al resto de basura que acumuló Eduardo, aquí no hay plata.

El hombre lo miró con extrañeza, empaquetó los cuadros, los videos y la ropa y bajó todo lo hallado con dificultad. Cuando cerraron, la puerta detrás suyo, Pilar salió de su escondite con las piernas temblando, se apoyó en la pared del baño y sintió que una náusea intensa se apoderaba de su cuerpo después de haberlo oído todo.

Luego salió del baño y vio el cuadro que habían dejado tirado en el piso. Era una mujer de ojos y sombrero azules como el mar, sonriendo en medio de su desnudez. Pilar tocó la pintura y sintió que ya la conocía desde hace mucho tiempo, aunque no sabía bien de donde.

En medio de la selva una mujer de ojos azules y piel transparente se baña bajo el agua tibia de una lujosa regadera, siente el agua discurrir entre sus muslos y pechos desnudos, se siente poseída y plena. Solo los ruidos de la selva llegan por la pequeña ventana abierta. La casa está vacía, solo los guardespaldas montan guardia afuera.Detrás del cristal una sombra acecha silenciosa, observando su silueta de cabellos largos tras los vidrios pavonados. Los ruidos de la noche amazónica ocultarán cualquier sonido. El agua tibia sigue corriendo, a la espera que el destino cobre revancha.






Bum!


Powered by Castpost


A veces me canso de caminar en círculos, parece que cada cierto tiempo retrocediera lo avanzado y despertara en el mismo día del inicio, con la misma gente alrededor, con la misma circunstancia, otra vez el terreno listo para plantar un error.
Por eso ya no me sorprendo de la gente que pasa a mi lado, son molde de otras personas que ya pasaron diciendo lo mismo. Por eso que ya hasta me pesa responder. Solo quisiera decirles "cumple tu cometido en mi vida y déjame seguir caminando", porque todos vienen para algo, para hacerte aprnder algo, la mayoría de veces, chocante, doloroso...cosas que te hacen fuerte. Son instrumentos de enseñanza, nada mas, actores secundarios que cumplido su cometido desparecen de tu vida y no vuelves a verlos nunca más.
A veces me cansa este caminar en círculos, este camino que lleva a no sé donde y que me fuerzo a caminar cada vez que despìerto a otro nuevo día. Cuantas veces he querido quedarme dormida, no volver a despertar para nadie, asi me tumben la puerta. Cuantas veces he querido taparme los ojos, los oidos, echar llave al corazón. Lo último creo que está funcionando pero no por mi fuerza de voluntad, sino que no hallo nadie que me saque del tedio.
Aunque como estoy ahora, creo que podría aparecerse el amor de mi vida y ni darme cuenta. Ya no es cuestión de un co-protagonista en mi historia, de algún tipo ocasional que me prometa que el amor no duele, de alguien con quien hablar no sea aburrido. El asunto ya viene conmigo, mi historia está en un punto que no sopla el viento, estática en una habitación pulcra, donde una mujer despierta para desayunar, tomar sol, escribir y volver a dormir.
Es el punto muerto de mi película personal. Ya vendrán días mejores y el mundo dejará de ser en blanco y negro.

jueves, mayo 18, 2006

Charlas de Cafe




Hace tiempo que ya no me enamoro y he de contarte que ese era mi mayor vicio. Ya sabes, enamorarme de cualquier persona que pareciera interesante, colgarme de ‘el y beber todo el jugo de su experiencia y conocimiento hasta dejarlo luego como un bagazo y el a mi, explotarnos mutuamente. No pongas esa mirada que es verdad, no intento hacerte que soy buena chica, me deberías agradecer al menos eso. He vivido enamorándome siempre, en general de hombres mayores o que sean muy buenos en algo, hombres con mucho mundo, mientras más imposible mejor.
Porque a mi me gustan los imposibles, sabes? Esos dan más para soñar y tú sabes que yo vivo soñando. No durmiendo, sino soñando. Imagínate que en todos estos años no ha habido una sola noche que no dejara de soñar, excepto esa vez que me tumbaron la puerta pensando que estaba narcotizada. ¡Pobre mi madre! habían estado una hora tocando la puerta de mi habitación y yo no les abría, solo me veían durmiendo a través del tragaluz y yo no despertaba, seguía durmiendo sin hacer ningún movimiento que diera señales de estar viva. Recuerdo que golpearon tanto la puerta, que los ventanales de vidrio vibraban como en terremoto, hasta los vecinos salieron a ver que pasaba y les dijeron que la hija menor se había encerrado a dormir y ahora no despertaba. Mi madre estaba desesperada.
Mi enorme hermano tiro la puerta a empujones, el estruendo de la chapa saltando y los vidrios de arriba que casi se rompen, hicieron gritar a todos del susto, incluso mi abuelo comenzó a fumar a esa hora de la noche. Pero yo no moví una ceja. No había duda, yo estaba muerta. Dicen que mi mama quería morirse de la angustia cuando entraron al cuarto y yo apenas si agitaba el tórax con la respiración. Mi hermano entró e intento moverme, me puso el dedo bajo la nariz para saber si respiraba, porque todo hacia pensar que no, respiraba poco y con calma, así que me golpeo con su dedo la nariz para que despertara y recién fue en ese momento que todos dicen que abrí los ojos, había pasado casi una hora de golpes y puerta rota. Luego me volví a dormir y me mantuve moviendo toda la noche. Mi hermano se quedó a dormir conmigo, para saber sino me moría de nuevo durante la madrugada. Y a la mañana siguiente, vieras mi cara de susto al ver la puerta astillada y sin cerrojo y que alguien había dormido en la cama de al lado.

Cuando baje’ a desayunar me contaron todo y no podía creerles, me preguntaron si había tomado alguna pastilla, si me había drogado, creo que mis padres no me creían y siguen aun sin creer que tuvieron que tirar la puerta abajo a medianoche para que yo despertara, pensando que estaba en paro, cuando yo simplemente dormía sin ayuda de ninguna pepa. Yo la verdad, no recuerdo nada, es la única noche que no soñé, mi mente estuvo bloqueada. Tal vez solo estuve en otra parte y mi cuerpo se quedo’ durmiendo allí a la vista de todos, mientras tiraban la puerta abajo, no se, ya se me han ocurrido todas las teorías posibles y ninguna satisface.

A veces cuando dormía con Claudio el también me movía, para saber si estaba bien, porque suelo respirar tan superficialmente que parece que estuviera muerta. Pero siempre he podido despertar, excepto esa noche a mis 15 años en que tuvieron que romper la puerta. Yo duermo mucho, pero sueño más, especialmente con cosas y amores imposibles.

Si, ya se que dije “que mientras mas imposible mejor”, pero no creas que por decir eso me gustan los hombres bellos. Es decir, yo no tengo fantasías con Tom Cruise o Brad Pitt, porque más que imposible, eso ya me parece desatado. Yo amo a Kevin Spacey y a los tíos sin cara bonita. ¡Uy! ¡Si te contara que tipo de físico me agrada en un hombre! Cuando hablo de imposibles, me refiero a amar a aquellos hombres que es bien difícil que lleguen a amarte o a siquiera mirarte, a esos que no te quieren cerca bajo ninguna categoría. Hombres que son felices, hombres que aman a otras, hombres en fin, que no me dan ni el saludo y a los que yo me he quedado oyendo durante horas.
Mi profesor de inmunologia por ejemplo, un hombre que me doblaba la edad con esposa y amante, con una fanaticada de chicas guapas detrás suyo, en fin con tanta mujer rodeándolo que ni esperanzas que se fijara en mi. Pero ya ves, se fijo y se fijo bien, aunque jamás hayamos hablado de otra cosa que no sea la medicina. Tal vez porque yo le bromeaba de igual a igual, porque sabia que con mis notas jamás iba a poder desaprobarme, porque leía mas revistas que el, anticipándome a cualquier respuesta. En fin, porque a mi no se me caía la baba en publico por el tío como a las otras chicas, pero ¡vieras como llegaba a casa! Tenia que cambiarme hasta el calzón cada vez que terminaba de hablar con el. Era tanta la adrenalina fluyendo por mi sangre. Y claro, así estudiaba mejor.
Enamorarme de imposibles ha sido la clave para saber bien de cada curso, para estudiarlo en profundidad. Tal vez si me hubiera enamorado de algún político, ahora ya seria congresista.

Ahora ya no me enamoro, no se si eso es bueno o malo. Tal vez sea que conozco poca gente, porque nadie me llama la atención como para admirarlo e ir tras ‘el, nada parece suficientemente bueno como para hacer el intento. Probablemente cuando vuelva a ejercer la medicina en donde por cada 9 médicos petulantes hay uno que de verdad sabe, me vuelva a enamorar. O tal vez si conozco a alguien que sea muy bueno en una cosa…no se, no tengo mucha fe. De vez en cuando surge algún escritor que me hace vibrar como nadie, deliro en la esperanza que me deje estar a su lado para verlo de cerca, como crea, como piensa, como siente. Y por que no? Para saber como ama, alguien que escribe. Pero no, los escritores son más petulantes que los médicos.

Por eso he pensado en un pintor. No, no lo digo por descarte, solo que a veces pienso que alguien que pueda crear situaciones y sentimientos con símbolos que brotan de sus mismas manos, sin usar palabras ya masticadas por otros, es mas que especial, es alguien único, ya que puede ser que esa persona realmente este desinteresada en el mundo. Pueda ser menos arraigada a lo material. Pueda ser diferente que yo.
Si, ya se que parezco sencilla, pero mi frivolidad se va en tratar de demostrarlo, o ¿que crees que una mujer es sencilla por naturaleza? Si yo fuera sencilla por naturaleza, no me rasuraría nunca, ni me limaría las uñas, ni me recortaría el cabello. Incluso para ser sencilla hay que ser algo frívola, por ejemplo esta tarde estuve limándome esas uñas cortitas y sin glaso que tu aprecias tanto, lavándome el cabello con reacondicionador, para que al no peinarme mi cabello caiga en rulos con apariencia de naturalidad. Y claro, esta ropa que parece de casa y sin ningún artificio, cuesta igual que un libro original (de algún autor con estilo, por supuesto). Así que no soy para nada sencilla. Es cierto que quisiera retirarme a vivir en el campo lejos de todo, pero no imagino vivir sin un microondas, un reproductor de CD o un computador dentro de casa. Claro, a veces no me maquillo, pero tengo que ponerme un humectante que no es tan barato como imaginas. Soy una mujer frívola e incluso abominable por tratar de no serlo, pero ya no me meto en vainas existencialistas para disculpar esa frivolidad innata en las mujeres, solo existo y punto ¿Por qué busco a pintores y gente a la que no parece interesarle el mundo, gente a la que yo no le intereso? Eso ya te lo dije, porque me agrada vivir amando imposibles.

miércoles, mayo 17, 2006

.........CINCO

****De Cinco_Cuentos
Ella ha regresado, mientras todos dormían. Ha vuelto y ésta vez para quedarse, ha invadido la habitación saturada de olor a alcanfor y ha pasado sus dedos por los vestidos colgados, por la huella de polvo sobre los muebles, ha tocado la cama blanda. Ella ha vuelto.
Se ha ocultado en medio de la noche con luna nueva y ha decidido volver a casa y remover de nuevo todo, punzar en la herida, abrirle los bordes putrefactos, ha vuelto decidida a drenar todo ese dolor de una vez por todas. Todas esas cosas que la familia decidió olvidar por ser vergonzosas, por oler mal. Ella ha vuelto, más feroz que nunca, ahora que se sabe muerta.
La casa es la misma de siempre, allí donde ocurrió todo. Las parades de ladrillos laqueados, la cocina dividida por vidrios, las puertas tapadas por cortinas. Y allá está el colgador de ropa en donde aun está la ropa que Eva no alcanzó a llevarse después de su huida del país. Están las paredes cubiertas de posters de mujeres calatas, recortadas por Gigantón, están los huecos en las paredes, las rendijas. Está toda aquella casa a la que ella ha temido volver por años.
Se acerca a la ventana y ve desde lo alto del edificio la autopista negra, brillando por la reciiente lluvia. las luces opalescentes de los postes de alumbrado público, ve entrar a gente al edificio. La vecina que parecía moribunda desde que llegaron allí y que a pesar de su cuerpo decadente y piel arrugada ya enterró a todos sus muertos. Ve el patio interior donde antes jugaban los perros de raza, los geranios bordeando el edificio contiguo. La puerta metálica de color negro en donde ocurrió el homicidio. Recuerda esa madrugada en que no pudo hacer nada. Parece que el edificio estuviera plagada de sus recuerdos truncos.
Ella ha vuelto y tiene un miedo terrible de esa casa en donde ocurrió todo.
Recuerda a Eva y se pregunta dónde está ella ahora. ¿A donde se fueron todos?. Ella tiene pavor de haber vuelto allí, pero ahora es fuerte, ya no es la niña que se tenía que quedar callada ante las cosas que ocurrían, ahora sabe como sanar una herida. Como gritar en voz alta. Ahora sabe como pudo evitar todo y ese remordimiento la llena de un dolor hondo y profundo.
Ella se sienta en el piso hasta que se consuma la vela que ha traído con ella. No hay electricidad, no hay agua, esa casa es un espectro de lo que fue hace 10 años. Ella juega con un dedo a escribir un nombre en el piso empolvado: EVA, coloca en letra corrida y siente un nudo en la garganta que no sabe como desatar.
Ella ha crecido y ha aprendido a no llorar a solas, porque despierta al monstruo.

martes, mayo 16, 2006

Bailando

Hacer feliz al novio de mi misma edad era bastante fácil, solo bastaba jugar un poco a la mujer fatal, algo de imaginación durante las sesiones amatorias y bastante buen humor. Y es que salir con alguien de tu misma edad es fácil; van por los centros comerciales con gustos de ropa, música o libros bastante similares; no es como andar con un hombre que casi te dobla la edad y que mientras tu vas por las tiendas mirando bisutería, el entra a ver muebles y cosas para decorar la nueva casa.

Entrar con un novio joven a una tienda de ropa es que se la pase medio aburrido en la sección de perfumería, porque le de igual el perfume o la crema que uses. Un hombre mayor es mas quisquilloso, te elige el mismo la colonia porque ya las ha olido todas antes, en mil mujeres diferentes. El hombre mayor va contigo a la sección de ropa interior y elige la textura de tela o el modelo que le agrada ver en una mujer. El hombre joven, carraspea y se va a otro lado, pues “prefiere la sorpresa”; no se atreve a verte como te mides la ropa interior, porque corre el riesgo de tener reacciones vasomotoras explosivas que avanzan de norte a sur y les terminan cambiando la posición al caminar.

El hombre mayor se contiene mas, ya ha pasado cientos de veces por eso, si se excita trata de no demostrarlo, espera a que juegues a seducirlo sin aceleraciones ni exabruptos para salir corriendo de la tienda. Deja que hagas, simplemente.

El hombre joven pasa por la sección de ropa femenina, buscándote ropa de mezclilla, poleras, pantalones deportivos y zapatillas bajas, porque sabe que es la ropa más cómoda de usar si salen juntos a caminar largamente. El hombre mayor no se detiene a pensar en detalles tontos como caminar de la mano, va señalando esa ropa que te hará ver bien, si te presenta a su compañeros de trabajo,
ropa que te haga ver mujercita.

Salir en cita con alguien de tu edad es bastante simple, bebidas similares, cigarrillos sin una marca especial, amigos en común con quienes encontrarte. El joven se lanza a una cita sin muchas pretensiones de lugares y nombres. El hombre mayor no, te sugiere el plato, el acompañamiento, el vino a beber durante la cena. Le interesa ir a lugares tranquilos para sentarse a hablar y bailar solo si la ocasión o la música lo amerita.

Seducir a mi novio joven en la intimidad era fácil, le sugería el artificio del desfile de modas y modelaba apara él cualquier tipo de ropa o zapatos que no pudiera usar en público por lo atrevido de su diseño. Si mi fantasía fue bailarle, no llegaba a hacer ni medio paso de baile y el novio joven se me tiraba encima, atacado pro la prisa y el impulso de la juventud.

Con el novio mayor las cosas no eran iguales; los hombres mayores al amar son diferentes, bien dicen que “ mas sabe el diablo por viejo…”. Recuerdo alguna vez que de tanto comentarle que quería bailar para éll, el hombre finalmente aceptó ver mi performance. Estábamos relajados viendo televisión después de terminar un fin de semana de emociones intensas, cuando se le ocurrió que quería ver el famoso bailecito. Yo no tenía ni la música ni la actitud, ni los zapatos adecuados, pero acepté el reto.
Lo peor que pude hacer es que el eligiera la música…puso una canción de tono electrónica, con la que yo no comulgaba mucho.

Ahí estaba yo, con el camisón rosa, descalza y tratando de darle al ritmo, con el mismo éxito que la tía de "mentiras verdaderas"…pasados algunos minutos en donde no podía improvisar nada y solo hacía movimientos mas discotequeros que sensuales, capté el ritmo de la canción y comencé a hacerlo bien, emocionada por mi repentino éxito al ver su cara cambiando de expresión, me atreví a subir a la cama y hacer una que otra originalidad propia de mi edad...
No contaba que en la cama blanda y que cualquier movimiento sensualoide parecía de documental de astronauta; los puntos ganados caían vertiginosamente al verme como enviada de la Nasa, rebotando a cada paso que me acercaba a él con la canción de fondo.
Mi última intentona fue acercarme para bailar encima suyo, con tanta mala suerte, que me enredé en las sábanas y caí encima suyo como un buen costal de papas…
Traté de solucionar el asunto tocándolo y esas cosas, como si la caída hubiera sido intencional para estar mas cerca suyo... pero el hombre no paraba de reírse “jamás había visto una bailarina tan lanzada”- decía, algo enternecido por mi torpeza en esas lides donde parecía dominarme bien.

Creo que en ése momento mi cara era de fuego, y mis colores en el rostro tan rojos como el del vino bebido. Nunca más quise volver a jugar al bailecito ni a sugerirle cosas.
Ninguna experiencia previa te prepara para seducir bien a un hombre: Cada uno de ellos es diferente, a una sólo le queda usar toda la originalidad del mundo, pero eso sí, eligiendo bien la música, los zapatos y por supuesto…bailando en un Terreno Llano!

lunes, mayo 15, 2006

Monday here


Hoy me levante tarde y baje riendo, acordandome de cierta anécdota que planeaba postear aqui, en donde escribo mis recuerdos y vivencias, hasta que se sequé todo de mi mente y de mi alma y pueda irme sin ninguna deuda pendiente de este mundo feo. ¿Acaso es malo desear que quede algo de mi de mi paso por este mundo, que no sea susceptible de ser devorado por los gusanos?
Bajé y estaba algo risueña, aun sin peinar y sin bañarme pero con ese gusto a la vida de tener una mañana soleada, sentir la brisa del mar y poder tener tiempo para escribir a gusto. Durante el fin de semana me habia estado preguntando que quería de mi vida y al margen de las típicas contestaciones de que quiero hacer una maestría, una especialización, irme del pàís a trabajar fuera por algun tiempo, tener un cuerpo hecho a mano y tener una bañera para mi sola...pensaba en que cosas realmente quería hacer para mí. Hace mucho tiempo había dejado mi sueño de dedicarme al diseño en el baul de los recuerdos, la fotografía me atraía por momentos mas que escribir y el hecho de poder dedicarme a bailar con alguna pareja de baile que si sepa moverse con pasos profdesionales, eran tres de mis aspiraciones no lucrativas para este nuevo año sabático obligado.
Estaba en esas cuando recibí la carta, su carta.
No sé si me sentí enojada, deprimida o burlada. La verdad ninguno de esos sentimientos fue muy intenso, probablemente la única reacción fuera darme cuenta que el hombre del que me habia enamorado hace un par de años tenía una total falta de sentido común y que lo mejor que podía haber hecho es no permitir que el destino juntara a dos personas tan necias como nosotros. Terminé hasta la última línea en donde me relataba su larga semana con otras personas y pensé en que excusa debía dar por si me llamaba de nuevo para terminar de contarme sus hazañas venciendo a la soledad. La verdad ya no teniamos nada que hablar, hace mucho que el proyecto de un viaje juntos para vacaciones, era lo único que nos unia. Hace tiempo que nos mentiamos mutuamente planeando un reencuentro que nos pudiera hacer abandonar el tedio de vivir estas vidas de juguete.
Lo extraño fue que no le deseaba ningun mal, de cierto modo, le deseaba el bien. Pensé si no estaría ocurriendo alguna sinapsis extraña en mi, que ultimamente ya ni puedo detestar a la gente. Que ultimamente solo espero, que a la gente a la que creí amar en determinado momento sea mas feliz que yo, que solo deseo que les vaya bien y logren encontrar como yo, la llave que buscan para alguna felicidad futura, incluso con otras personas. Incluso sin mi a cuestas. Será, que el saberme por momentos miserable, me hace entender que no sirve de nada desearle la misma miseria a otro ser, mas aun cuando se le tuvo un gran cariño o se le llegó a conocer en planos menos superficiales que la charla cualquiera.
La verdad quisiera odiarlo, pero ya ni para esa intensidad me da el corazón. Es mejor olvidarlo todo y que algun recuerdo amañado de buenas intenciones me refresque su presencia de vez en cuando, si logro ver alguna foto juntos o en una canción, recuerdo ese enamoramiento en que me moría por volver a tener su presencia cerca mío y poder decirle palñabras que ahora no puedo ni hilar en la mente sin sentirme boba al comprobarq ue ya no las siento.
Antes pensaba que si aun te interesaba el bien de la persona que amaste, era porque tal vez aun seguias amandolo con una parte de ti. Creo que ya no me da para esa intensidad, me he vuelto como cualquier misionero predicador de fe: Camino en harapos esperando que los demás hallen vestidos. No es cuestión de bondad, solo es desear para otros lo que no se puede aceptar para si mismo.
Es una mañana soleada, me dare un largo baño y planeare el viaje de vuelta. Es momento de llenar la maleta y volver a irme.

domingo, mayo 14, 2006

Alas de Mariposa

La noche que entró esa mariposa a casa, era fresca y de inicios de Otoño... llena de luz blanca en las habitaciones de techos altos...Llena de ese aroma a café y a flores marchitándose... Llena de todo como siempre, pero vacía de las cosas que durante un buen tiempo me solían hacer bien.
Yo sentada frente al computador encendido, divagaba en sueños tontos y fotos a blanco y negro... cuando la vi posarse en la pared como un extraño mensajero... y me acorde de él ...con ese extraño presentimiento de que estaba mas cerca de lo que yo misma creía.
Probablemente ya nos habiamos visto antes, su presencia habia estado dentro mio difuminanose en olas de colores y palabras musicales... Su acento extraño ya susurraba secretos a mi oido y a pesar de no habernos visto nunca, podia sentir por él mas cariño y fe ciega que por ninguna persona cerca mío.
La mariposa entró con alas enormes y colores de fiesta, se abrazó al tubo fluorescente y permananecio alli el resto de esa madrugada, en que yo supe que mucho mas allá de cualqueir anhelo previo, ya existía una persona pensando en mi como yo en ella. Una persona de carne y hueso, enviando mariposas a mi madrugada de solitaria insomne.
El presentimiento surgió de nuevo en mi pecho, un agitar de alas gigantes movía el alma dentro de su envase y me decía que él estaba cerca... Pero ¿quien era el?... En realidad, podía ser cualquiera, solo tendría que confiar en el instinto y ese infame destino que muchas veces ha sido mi propio verdugo. ...Fue entonces que lo vi y lo reconoci al instante... Era el... rompiendo lo cotidiano... amaneciendo conmigo y para mí... Su paso era lento y pausado entre cada línea escrita de tildes y diéresis...pude reconocer su voz en las palabras entrecortadas y de signos de interrogante... Supe que era él y me lancé a desvestirlo de las mentiras usuales..., me lancé sobre él sin el pudor de querer ser buena siempre..., me lancé sobre él , es todo.
Sobre mi cabeza la mariposa abrazaba la luz blanca, aferrandose a ella como a su propia vida ...Y yo me aferré a él...a esa luz que no lograba descifrar...a ese él...mil veces soñado y que ahora estaba enfrente mío...Escribí hasta lograr convencerlo, hasta hechizar al personaje y volver real a la persona y...fue aun mejor de lo que esperaba.
En esa soledad de luces encendidas, de vientecillo tibio agitando las cortinas, en esa madrugada en que me abandoné a mi misma, lo hallé a él como yo, a la deriva... naufragando en una soledad mil veces conocida...y mil veces rechazada sin éxito...
Y subimos a tejer estrellas, a razgar noches oscuras, a pintar nuevas mariposas... y nos entregamos, como se suele entregar solamente, el que vive en abandono. Aquel que no hace preguntas sobre el ¿qué? y el ¿para qué? ...que no divaga en observaciones inútiles, que no inventa escudos.., nos entregamos como hacía tiempo ya lo habíamos soñado... saltando sobre las palabras sobrias, chapoteando en algun deseo... Y mi boca se abrió a él deseosa.., mis manos se sujetaron del pequeño texto ...y escribí como alucinada.., mientras la ropa iba cayendo y la carne tomaba su lugar en el blanco escenario ... La piel quedó con el olor de canela... con el vientre pálido..., con los muslos encendidos y lo sentí vivo....Vivo dentro mío...Mas vivo que en cualquier sueño.
Y vana mariposa, al despertar de mi ensueño solo tú eras, el mudo testigo de mi dulce desenfreno.
Para Mi Señor De Badajoz

A puerta cerrada (2)

Uno de los problemas de considerarme a mi misma niña buena, es que no podía tolerar que hubiera algo manchado, algo oculto en mi, algún secreto que volviera frágil mi relación de noviazgo, basada como yo misma decía en la confianza y las verdades sin velo. No podía tolerarme el hecho de estar fantaseando con un desconocido y no con mi novio, estar a su lado y sentir que al callar algo tan simple como sentirme atraída por un ser virtual, me convertía en algo menos que una mentirosa.
Me sentía la peor de las mujeres, por estar ocupando mis pensamientos con una persona que no fuera el. ¿ por que iba a estar haciéndolo? ¿Es que entonces no lo amaba como yo creía?, ¿es que no me sentía todo lo atraída que podía?, ¿tal vez necesitaba conocer mas hombres, experimentar mas? Tal vez estaba tomando las decisiones equivocadas.

Mi problema es que jamás he podido guardarme las cosas para mi, yo descubro la verdad de las cosas cuando pienso en voz alta, por eso le contaba todo lo que me pasaba a él, aunque ciertas cosas no merecían ser dichas. “Búscate una amiga mujer”, me reclamaba. Yo jamás he podido confiar en una mujer como amiga y los amigos hombres que tuve terminaron siendo pretendientes con ventaja de conocimientos sobre mi vida personal. Así que al no poder contarle las cosas a nadie, escribía diarios y tal vez sea la misma razón que ahora me empuja a escribir ésta bitácora.

El hecho es, que comenzaba diciembre y yo estaba durmiendo en una cama de espinos, necesitaba contarle que desde hace dos semanas me escapaba de las guardias para chatear con un argentino innominado.
Esa tarde mi novio y yo hacíamos guardia juntos en el departamento de neonatos, cuando se me ocurrió contarle mi jueguito inocente. El vestido de blanco, yo con el scrub verde, hablábamos despreocupadamente entre los llantos de los recién nacidos de esa tarde. Estaba segura que al saber mi aventura virtual comprendería muchas cosas y cambios de carácter. Era solo eso, una aventura virtual…estaba interesada por un tipo sin rostro y pronto se acabaría y volveríamos a ser felices de nuevo.

Pero esa charla fue tan franca que el fue quien termino cortando conmigo. El argumento era:”No quiero que algún día me culpes por no haber vivido lo suficiente, quiero que te sientas libre para que puedas volver”. Al terminar la charla me di cuenta que estábamos rompiendo, que yo ya no sabia dar un paso fuera de su abrazo, ni hablar en publico sin su protección. En esos años me había vuelto totalmente dependiente de el y ya no sabia como estar sola. Las lágrimas corrían por mis mejillas en medio del lugar lleno de incubadoras.

Tiempo después me di cuenta que había sido la estupidez mas grande romper de esa forma y por ese motivo. Pero aquellas semanas posteriores al rompimiento fui feliz, finalmente era yo de nuevo. No la novia de alguien, solo yo para reencontrarme.

Regreso a San Juan y todos los por qué

Lo último que escuché antes de girar la cabeza, fueron las ruedas del auto acelerando en el asfalto y alejándose de mi a toda marcha. Me aca...