sábado, agosto 26, 2006

Charlas de café en la madrugada

Quiero hablar contigo. No tengo como llamarte por teléfono, ni como enviarte una carta para contarte estas cosas tan vanas. Me imagino que pensarías. Vaya! Me escribe para contarme sobre su nueva obsesión: el temor a los hombres! Y tú sabes que no es eso, pero si te lo explico en una carta solo para ti, de hecho vas a pensar que te estoy pidiendo ayuda, que quiero salir contigo. Que te necesito. Y eso, no es cierto.
Free Image Hosting at allyoucanupload.com


Sabrás que hoy me di cuenta que ya no me agrada salir con hombres, es decir, que ya no me emociona el hacerlo, que incluso me genera tanta desazón, como que me propusieran correr una carrera de 100 metros planos que aunque no gane, me dejará el placer de haberla corrido. Jaaaaaaa...No, pues. Yo ya no estoy para trotes y mi corazón tampoco. Mucho menos el resto de mis vísceras. Hoy caí en la cuenta que la propuesta de una salida- ojo no digo Cita- me genera tanta duda como temor. Si, temor. Porque no puedo hallar otra palabra para describir el que le haya preguntado 6 veces antes de salir, para que quería que saliéramos. "Solo a ver el mar", me repetía y yo ni rasgos de creerle. Hace mucho que ya no puedo creer en un hombre. Dirás que soy algo material, pero en ese momento no me cabía en la cabeza que con este frío invernal alguien quisiera salir a caminar a la playa.

Obviamente no pasó nada. Pero a mi comportamiento a la defensiva ¡solo le faltaba un arma de fuego! No digo que estuviera violenta, ni poco comunicativa, ni siquiera temblorosa. Solo... que hablaba de tantas cosas sin importancia, que descubrí que después de mucho tiempo, ante un hombre desconocido solo estaba hablando bobadas. Me reía y hacía bromas a cada avance suyo de coqueteo. No sé como tuvo tanta paciencia. Por un momento quise decirle que esta tarde era demasiado genial para pasarla acompañada. El sol caía lentamente sobre el mar y las olas tenían un hermoso color esmeralda a pesar de que la bruma gris se colaba entre las casas y hacia ver como fantasmales las luces de todos los faroles.
Si, hubiera querido estar sola, llegar en mi bicicleta y sentarme a ver el mar algo sudada. Sin esa obligación de tener que hablar de algo, para no parecer un par de enamorados mirándonos en silencio sin da que decir. ¡Vaya! Eso me aterra. Hoy me he vuelto a sentir como cuando chica, negando cualquier tipo de relación extra amical con el compañero de clases. Hoy me he sentido igual que antes, pues no había nada de confianza y no era Laura la que escribe todo lo que siente, sino simplemente yo, callandolo todo igual que antes.

Pero de eso no quería hablarte. Sino de que hoy también, descubrí que tenía un trauma. Si un trauma, suena tonto, pero creo que lo tengo. Y es que ya no puedo dirigirle la palabra a alguien sin que él antes me la dirija primero. Igual que cuando chica. Es decir, he involucionado. Porque ya había aprendido a ser la que diera el primer paso, la que hiciera la primera broma, la que diera la iniciativa en todo aquello en lo que los hombres se tardan su engorroso tiempo en hacer. Pero después de tanto discurso de tintes feministas, se me desinfló el globito y me di cuenta que aun sigo viviendo en un país de mentalidad retro.
Ya, no es que me quiera ir de aquí, es solo que a veces me jode tanto no poder manejar ciertas cosas y tener que conformarme, que me frustro. Aceptemos que en este mundo, si una mujer da la iniciativa en cualquier cosa, esto es sinónimo de gileo. No, pongas esa cara, ni trates de defender al mundo diciendo como repite Rafa, que yo tengo el record Guinnes de cruzarme con cabrones. Claro que no es verdad, pero mi habilidad para cruzarme con imbéciles ha llegado a tal punto que puedo creerle a uno de los "bien nombrados", cuando me dice en su legítima defensa, que para elegir imbéciles hay que tener cierta habilidad. Y vaya que la tengo! Debo ser media imbécil, porque ahora hasta recuerdo sus consejos.

Solo en el último año, cada vez que me he cruzado con un hombre la cosa ha ido mal. y es que
Si te acuestas con ellos te dejan, si los rechazas te inventan una historia. Si dices que los amas, te salen con que solo te quieren. Si dices que los odias, dicen que te aman el doble. Si no les respondes, te escriben cartas hasta el cansancio. Si los mencionas continuamente, desaparecen voluntariamente de tu vida. Si los tratas como personas, te dicen que son mutantes. Si los tratas como demonios, te dicen que son personas. Si un día te amaron porque fuiste apasionada, ahora te odian porque te dicen gilera. Si antes decían no dar la talla contigo, ahora te llaman “brichera”. Si antes escribías como nadie, ahora no desean ni leerte. Si antes apreciaban tu entrega al amor, ahora te ruegan que no menciones a otros. Si antes simplemente te ponían como un bálsamo para sus heridas, ahora te llaman veneno.

En fin, una larga lista que no acaba nunca. Y es cuando los hombres nos complican, nos complican del todo. Me pregunto si todas las mujeres tendrán que pasar por lo mismo, o para evitarse el problema se casan jóvenes. Y es que en esto de lidiar con hombres no tiene que ver mucho la belleza, la condición social, el grado académico.Esto de tratar con hombres debe ser cosa de Ovarios!
La verdad, no sé. Porque si hago una estadística los tipos que mas dicen quererte, al final son los que con mas mala entraña comienzan a tratarte. Ahora me da miedo cuando alguien me envía poemas o cartas apasionadas. Ahora temo cuando alguien se acerca diciendo que eres única en su vida.
No me aconsejes que no les crea, porque los hombres siempre mienten para acostarse contigo. No. esa estrategia me ha ido mal y re mal.

Mi conclusión es que mejor me hubiera es creerles o hacer como que les crees, porque resulta que cuando a un hombre dejas de creerle sus futuras hazañas, solo te termina dando tamañas patadas!

Una vez uno de esos tipos me envió una carta larguísima en la que finalizaba con una frase como “no se para que me preocupo y conduelo por ti, si eres tan dura y crees que lo podrás hacer todo sola sin necesidad mía”
Es malo intentarlo? Es decir, ¿es tan malo ignorarlos? Debería ¿sonreír mas y ser mas atenta? Poner cara de: Me interesa enormemente que solo pienses en mi. Te creo, si te creo y por eso he de jurarte mi agradecimiento y cariño eternos…Bah!
¡No puedo!
No puedo hacer eso, porque simplemente no creo en esas promesas de amor a primer intento. Ahora entiendo cuando dicen que un te amo siempre es desaforado. Y es que cuando alguien te lo dice, es probable que ni siquiera sepa lo que eso significa, pero llegue a descubrir el placer de la venganza por no ser correspondido cuando lo dice.

Hoy me di cuenta que ya no podré dirigirle la palabra a un hombre primero, porque siempre me surgirá el temor de que el tipo sea uno de esos retrógrados y acomplejados que piensan que si una mujer los aborda es porque quiere encamarse con ellos. Que si una mujer les escribe es porque tiene intenciones ocultas, que si una mujer les responde es porque espera más que solo una charla de nada. Si, pues. Ahora tengo ese trauma y me jode tenerlo. Me jode tener que portarme como si viviera en tiempos de Maria Castaña y guardar esas maneras circunspectas que se esperan de una dama. Claro, porque ¡para serlo hay que parecerlo! estarás pensando...Y que a ésta edad un hombre no se come el cuento de que si una bromea, habla o jode igual que ellos es porque es inocente, porque es medio ingenua, porque es tan imbécil de que cree que aun estás en el colegio y nadie te tomará en serio que te portes como una niña boba

¡No! Mínimo es una pendeja, como me dijo alguien que se decía amigo. Una fácil, una de esas que se tienen para amigas, pero jamás para esposas. Y se me viene a la mente el odontólogo con el que trabajaba. Me pareció increíble que a sus 28 años él me hablara de preferir a las chicas salidas de colegios de monjas porque son “mas seriecitas”.
¡Hombre!- le dije- con el debido respeto has comenzado a hablar huevadas…! Pero me dijo que no, que “las chicas salidas de colegio mixto eran para ser tus “patazas” pero jamás para tomar en serio… Y ahí me quedé de una pieza! Me quedé ciega, sorda, muda y además coju…uy! Que casi lo digo y cuidadito con que me quemen en la hoguera por tan solo escribirlo!

Si pues, el que diga que esta es una sociedad libre, donde solo las viejas pacatas piensan como ese tipo, está bien equivocado. Porque no es retrógrado solo aquél que habla y juzga a las que pueden tener conducta “reprobable”, sino el que sale a la calle con esa falsa moralina a esperar que las mujeres sean libres en el sexo, mientras su novia se conserva virgen. Que las mujeres que hablan sin ataduras sean sus amigas del alma, pero jamás algo serio. Que aquellas que los abordan en un bar, sean dignas de sus sueños mojados, pero jamás de su realidad en seca.
No pues, si hay varios. Solo que todo parece tan normal, tan civilizado... Como cuando una mujer le dice a alguien, llorando y completamente deshecha: Hoy me intentaron violar, me han tratado como estropajo, quisiera morirme del dolor y la vergüenza!! Y el tipo muy suelto de huesos menciona una frase, tan aparentemente lógica como brutal para la circunstancia: Tu tuviste la culpa, por andar con las faldas cortas. A la próxima no llores.
Si, ya se que me he cruzado con imbéciles. Pero ¿como caminar sin cruzarme con alguno? ¿Cómo avanzar sin tropezar? Debe ser un problema mío solamente.
Probablemente, como me definió alguien "soy medio lista, medio boba, a lo mejor solo nací en el país equivocado”. A lo mejor ¿no? a lo mejor solo necesitaba otro café cargado, mientras hablaba contigo.

viernes, agosto 25, 2006

"EL VESTIDO MORADO"

Elena se quitó el vestido morado que tanto le había costado ponerse esa noche y así solo con las bragas negras se quedó viendo la ventana iluminada por las luces de una ciudad que dormía. Había sido una larga noche, entre soportar los tacones altos las pantimedias ajustadas, el brazier de aros y el vestido ceñido se le había ido la hora. Luego vendrían las charlas fingiendo una cara de interés ante los viajes de los que contaban sus amigos, las vacaciones que planeaban y la jerga extranjera que ostentaban con cierta petulancia.

Elena había estado toda la noche con esa cara de cera que tanto le había costado tener, amoldándose según el rostro de su interlocutor. Si le coqueteaban ella sonreía sin palabras, si le hablaban de libros ella fingía interés en esos autores de nombres desconocidos, si le comentaban sobre el vino ella echaba mano a alguna anécdota familiar relacionada con ese licor. Simplemente contestaba lo que ellos deseaban, no era un trabajo sencillo pero tenía que hacerlo. Llevar la corriente era a veces una jornada de tiempo completo y Elena se abocaba por completo en esa tarea.

El problema era llegar a casa y mirarse al espejo. A veces tenia que acomodar su mandíbula nuevamente para que se le pase la cara de boba que tenían todas las mujeres como ella. Se miraba y quedaba claro el porqué los hombres elogiaban sus piernas, su boca y sus contornos. El porqué las mujeres envidiaban su cutis aun lozano y su cabellera brillante. Pero Elena se miraba al espejo y se veía vacía.

Se embellecía por fuera vitalizando todo aquello que se pudiera: nalgas, senos, piel, cabello mientras dentro suyo algo moría lentamente. Sus ojos perdían ese brillo que antes tornaba las cosas en especiales. Esa mirada que antes parecía agregar belleza a todo objeto inanimado. Ahora sus ojos eran negros y opacos como el hollín. Todo rastro de fe se había perdido. Estaba tan revitalizada por fuera pero tan muerta por dentro como cualquiera de esa mujeres que compartían las reuniones sociales con ella.

Con la copa de agua en la mano intentó simular una de las sonrisas que desparramaba ante la gente que la creía feliz. Mostró sus dientes blancos, ladeó la cabeza y flexionó las rodillas. Desnuda frente al espejo, parecía una muñequita complaciente. Una mujer de cera capaz de derretirse ante la mirada del hombre de turno. Tal vez eso era lo que pensaban de ella, las mujeres, los hombres, la gente que la veía de lejos. Que era solo una mujer de cera necesitada de calor humano. Y que ese calor la haría feliz.
Solo ella conocía el brillo perdido en los ojos negros, la belleza disuelta de las cosas simples. Solo ella sabía que no necesitaba calor externo para ser feliz, cuando se estaba congelando por dentro.

Solo ella sabía todo lo que había muerto dentro suyo para que su piel pudiera seguir viva, sus pechos erguidos, sus nalgas en el lugar correcto. La sonrisa era perfecta, la posición ideal, su silencio una joya. Ahora Elena era una muñequita que los hombres adoraban y las mujeres envidiaban, una muñeca hueca que tenia los ojos muertos.

Elena dio la espalda al espejo, tomándose el agua de golpe para desatar el nudo que se le hacía en la garganta cada vez que pensaba en lo que había perdido. Ya no le agradaba mirarse al espejo y sentirse bonita, ni leer las cartas, los poemas, todas esa tarjetas que llegaban a su buzón y no llegaban a ser abiertas. Ya no le agradaba nada de lo que pudiera mostrar el espejo, si cada vez que se veía no era ella a quien encontraba, sino a la mujer de la que todos hablaban con diferentes tonos de deseo.

El vestido morado aun tibio estaba tirado en la alfombra y Elena se arrodilló a abrazarlo como si con ese hecho pudiera recuperar un poco de la piel que había perdido, la fe que ya no tenia , el brillo en ese par de ojos que ya no alumbraban.

Tu mirada es de fuego y tu alma incandescente- le había dicho Darío una vez.

¿Qué pensaría él si ahora viera así, derrotada con esos ojos de hollín opacos y sin vida? Probablemente pensaría que el alma incandescente de la que hablaba se había quemado y perdido para siempre. Ahora solo quedaban en su corazón los rescoldos de lo que un día había sido y ya no sería jamás.

Elena se tomaba el cabello marrón y volvía a pensar en Darío una y otra vez. En sus juramentos de amor desde antes que fuera bonita. En su deseo de hombre, desde antes que su piel fuera deseable. En sus palabras de amor cuando ni ella misma lograba amarse.

Darío, Darío…- musitó Elena sin poder evitar unas lagrimas que hacían naufragar sus ojos en recuerdos de niñez. Todo desparecía ahora. Solo eran Elena y su vestido morado abrazándose en la penumbra del apartamento pequeño. Era ahora una niña de espalda arrosariada abrazada de un vestido demasiado costoso, ya no al mujer de cera, solo la pequeña Elena clamando por un pasado distante.

El sonido del teléfono la devolvió a la vida. Ella contestó con un aló tan lánguido como esperanzado.

- Cita el viernes a las 8pm en casa del embajador, anda con el vestido de hoy- dijo una voz masculina que sonó firme y fría en el hilo telefónico.

Elena se limpió las lágrimas, acomodó sus labios a una línea recta que jamás se curvaba para un sollozo público y colgó el auricular sin contestar. Aun tenía el vestido en la mano. Fue entonces que se vio a si misma quitándoselo para el embajador el próximo viernes y no pudo resistir la idea. Si volvía a desvestirse para alguien, sencillamente explotaría.

Era momento de buscar a Darío, de recuperar su pasado, de volver a si misma. Guardó el vestido cuidadosamente, decidida a quemarlo junto con todos los otros regalos de los hombres que no la amaban, el día que consiguiera volver a sonreír sin ensayar antes.
Quemaría el vestido el mismo día que sus ojos volvieran a ser de fuego y su alma incandescente.

jueves, agosto 24, 2006

De esas noches en la tina

Free Image Hosting at allyoucanupload.com




A mi me agradaban los baños de tina, pero no a solas. Me agradaba los baños compartidos. Esos en que la soledad se reducía a su mínima expresión y podías sentirte de alguna manera acogida.

Detestaba las camas enormes, esas en las que aun durmiendo con la persona que amas, lo sientes tan lejano como una sombra a la orilla de tu olvido. Yo no lograba dormir en las camas enormes, es más. No creo haber dormido nunca. Cada vez que hacía el amor, mi cuerpo se quedaba lánguido y después del periodo feliz de mente en blanco, me quedaba con los ojos abiertos pensando en todo, mientras el otro dormía.

Y claro, yo cuidaba su sueño y trataba de caminar de puntillas fuera de la cama e ir a ver TV a otro cuarto, leer en el baño, sentarme a ver la ciudad con todas sus luces prendidas a mitad de la noche. Hacer de todo hasta que el cansancio me hiciera dormir llegando la madrugada.

Yo siempre me sentí sola en las camas enormes, me agradaban mas las camas pequeñitas, en que podías dormir abrazada de la espalda de alguien o sentir su respiración cerca de tu oído hasta que te quedaras dormida unos breves instantes.
Antes que el deseo empezara a tocar de nuevo la piel y lo arruinara todo... de nuevo.

Pero lo que mas me agradaba eran lo baños de tina. Porque a pesar de todo el contacto que pudieras tener, era casi imposible hacer otra cosa que no fuera simplemente acariciar y hablar tranquilos. Sentados en el agua tibia, a veces callando, pero juntos. Eso era mucho mejor que dormir en una cama pequeña, era mejor que el deseo, que tener sexo. Para mí eso era realmente hacer el amor.

Me agradaba ese abrazo jabonoso, las cosquillas en las plantas arrugadas por el largo contacto con el agua. Tocarse las yemas de los dedos mientras la música sonaba desde la otra habitación y sonreír como tontos sin decir nada. Me agradaba que pudiera dar mas amor en una tina en donde no se puede tener sexo, que en una cama acolchada y enorme para hacer todas las maniobras de circo que imaginan los que viven esperanzados en compartir buen sexo.

Hay algo sin embargo que fue mejor que un baño de tina, que el abrazo en una camita pequeña, que las maniobras en una cama gigante, para sentirme acogida, no diré amada porque tanto escuchar sobre el amor, ya me parece un animal demasiado grande del que todos conocen nada mas que las uñas.

Ese algo fue mi primer baño a manos de un hombre.

Eran los tiempos de la tierra del olvido, cuando vivía en un mini departamento sin agua caliente, en que los inviernos eran fríos y yo me bañaba con agua helada dando gritos para darme valor. Cantando y maldiciendo a la vez para que eso no me hiciera sentir el frío de Junio en el agua congelada.

Pero el día que él llegó todo cambiaría, recuerdo ser bañada con tazones de agua tibia, calentada previamente por él en varias ollitas blancas. Su polera remangada hasta los codos y el agua salpicándolo todo en mi pequeña ducha de cortinas amarillas.

Recuerdo que a pesar del frío de esa tarde, me enjabonó como una niña, me lavó el pelo, me enjuagó esa cabellera con la que nadie se atrevía a meterse, me lavó la espalda con una esponja azul que raspaba como un lijar y luego me envolvió en la toalla grande y me cargó hasta la cama como si fuera una pequeña. Su pequeña.

Y yo fui feliz, porque ignoraba que esas cosas pudieran hacerme sentir tan bien, tan protegida. Por un instante en la vida tan amada. Luego me puso el pijama y me acostó en la cama. Fue la primera vez que me quedé dormida con alguien. Solo puse mi cabeza en su pecho y dormí hasta el día siguiente.
Sin pesadillas, sin nada que interrumpa mi vida como un sueño.

No he vuelto a pasar por algo así hace mucho tiempo, dudo que me vuelva a suceder. Sentirme acogida, amada, sin dudas en el horizonte. Poder dormir hasta el día siguiente sin mil ideas para escribir en una hoja en blanco. Poder dormir sobre el pecho de alguien sabiendo que de alguna forma yo también vivo allí adentro, donde algo late por mí y para mí.

miércoles, agosto 23, 2006

Los Amigos Imaginarios de la Red

Free Image Hosting at allyoucanupload.com




Hoy pensaba en todos aquellos amigos que atesoro en mi memoria de forma entrañable, algunos de ellos amigos cibernéticos, de los que la gente suele hablar con la nariz respingada, pues dicen no “necesitarlos”. Amigos virtuales. Aquellos que podrían caer en el dominio de los Amigos imaginarios.

Me preguntaba si acaso no podrían encasillarse también con ese nombre a los amigos vía internet, si después de todo hay amigos lejanos a los que nuestra familia desconoce y sin embargo nos proveen de mas confianza y cariño que aquellos que comparten el escritorio vecino.

Podría ser la amistad cibernética un tipo de demencia generalizada en que se toman por reales a personas inexistentes de las cuales podemos probar difícilmente su estatus “real” en este mundo. Muy parecido a vivir una experiencia esquizofrénica.

Durante mis prácticas en psiquiatría conocí muchos pacientes que padecían de esquizofrenia* que me hablaban de sus amigos, relaciones, pactos con el diablo de una manera tan verosímil, que me resultaba muy difícil discernir cual era la línea que separa la realidad de la imaginación.

Era fácil cuando la Sra. Puertas me hablaba de que el demonio rondaba su casa y de que su hermana confabulaba con él para echarla de su habitación. Era más difícil detectarlo cuando Mariana de 19 años me contaba sobre su novio con quien salía a todas partes y que su madre no aceptaba, por eso la había internado. Por que su madre sencillamente NO LA ENTENDÍA. En ese momento me preguntaba si no estarían esas personas presas en un manicomio por mera equivocación o por un mal examen médico.

Claro, finalmente los esquizoides mostraban otros rasgos de su personalidad y yo tenía que admitir que todos esos amigos, viajes y relaciones de los cuales me hablaban con tanta certeza no pasaban a ser mas que una expresión de su mente alterada.

No una invención voluntaria, pero si una realidad alterna de la cual estaban presos, muy al estilo del Dr. Nash en Beautiful Mind

Cuando comencé a relacionarme con personas vía Internet, se me ocurrió pensar en la misma situación. Si algunos de los que trataba no se estaban inventando acaso una vida llena de proezas y lamentaciones varias, para acceder a un poco de tu estima. A algunas de esas personas no los volvía a ver ni a tratar, así que jamás llegaba a descubrir el meollo del asunto. Si eran o no quienes decían ser.

Comencé a decir con la simpleza de cualquiera:
¡Hay cada loco en la red! No es mi problema, mientras no los trate más. Yo sigo siendo quien soy y los locos que se queden en su rincón.

Tiempo después para un cuento de ficción se me ocurrió pensar en el otro lado de la moneda. Si acaso esa gente de la que nos rodeamos y que se amolda perfectamente a nuestros deseos e inquietudes no serán también un invento de nuestra imaginación ávida de compartir y de abandonar la soledad por instantes. Si acaso nosotros no estaríamos jugando a ser esquizofrénicos hablando siempre con personas a las que no conocemos directamente.

De las que desconocemos siempre todo aquello que se nieguen a mostrarnos.

¿Alguien podría probar que mi amigo periodista en Tailandia es imaginario? Para mi es perfectamente real, conozco detalles de su vida desde hace unos 6 años, he visto fotografías de su casa, de su familia, de él mismo. He hablado con él y he recibido respuestas ad hoc a mis preguntas. Si llegara el momento de que alguien me tratara de convencer que no es real, yo utilizaría todos los recursos para convencerlo de que este amigo existe, es real y que incluso puedo tener una charla en directo para que se den cuenta que no estoy inventando a nadie.

¿Pero qué si no me dan tiempo a demostrarlo y solo me hacen las preguntas adecuadas para poner en duda lo que para mi es evidente?

¿No es acaso vivir con amigos en la red una forma velada de esquizofrenia? (y que me perdone el Dr. Stucchi por utilizar términos psiquiátricos con tal soltura, pero necesitaba explicarme) ¿Quien tiene la razón en este caso? ¿Aquel que conoce a su amigo desde hace 6 años, o el que te prueba científicamente que dicho amigo no existe?

Cuando escribía la historia de ciencia ficción que aun no termino, ponía varias posibilidades sobre el tapete. Si yo quisiera demostrarle a alguien que su amigo virtual es solo fruto de su imaginación perturbada; echaría mano a todo.

Obviamente alguien me diría que una forma de probar que el amigo virtual si existe, es usando un Chat con conversación en tiempo real; una cámara Web; una llamada telefónica. Sin embargo todos estos elementos podrían ser perfectamente amañados y falsificados a través de un programa que devuelva solo respuestas según el interlocutor.

Alguien con un mínimo de inteligencia en programas, podría utilizar estos para proveer a los solitarios de la red de almas gemelas, amigos perfectos y amantes cibernéticos según la necesidad. Nadie podría dudar de sus existencia, porque toda esa fauna de amigos virtuales serían fruto de la ciencia, de la tecnología, del Divino hacedor de Microsoft ( o Ubuntu para quien lo prefiera) quien sería el único con capacidad para decir si la persona con la que interactuamos tan alegremente es real o solo parte de un programa bien elaborado.

La realidad se mezcla con la ciencia ficción, al hablar de amigos cibernéticos. De relaciones a distancia, de compañeros virtuales. Porque mientras alguien se levanta a encender la pc en busca del amigo de la respuesta correcta y cree esta realidad ciegamente puede estar aquel que te pruebe fehacientemente que tal amigo ni siquiera existe.

¿Encajaría esto en un modelo de esquizofrenia? O ¿solo es la ciencia ficción llevada a límites insospechados? Sobre eso estoy escribiendo y espero terminar pronto, pues la tecnología ha llevado a nuestra sociedad a preguntarnos cosas que antes ni se nos ocurrirían como posibilidades remotas.

Para los que en este momento deben estar buscando su medicación, les dejo algo que ejemplifica todo lo dicho:

- Dr. Creo que mi hijo tiene un amigo imaginario.
- Por que lo cree señora? Habla, oye o cuenta cosas sobre alguien que para usted no es visible?
- Exactamente Doctor, eso mismo! Necesita medicación?
- No , solo suspéndale el Internet.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

*Enfermedad mental del grupo de la psicosis, de carácter grave, caracterizada por la escisión de la personalidad, trastornos del pensamiento (delirios, alucinaciones) y pérdida de contacto con la realidad. Otras características son la negación de la enfermedad, alteración del sentido de sí mismo, cambio en las emociones, aislamiento, falta de motivación, angustia y depresión.

martes, agosto 22, 2006

Escribiendo desde un Ciber

Hoy estoy escribiendo de nuevo desde un ciber. es raro, es como al inicio cuando salía de las clase de francés y mientras esperaba que abrieran el restaurante me metia a un ciber y empezaba a escribir comno loca. sin mayúsculas, con faltas ortográficas, con párrafos y líneas huérfanas. por suspuesto, sin tildes.

la cultura de escribir desde un ciber me hizo olvidar las tildes, dadoq ue siempre cambiaba de teclado y en algunos ni siquiera aparecía. a veces no existían ni Ñ y esas letras se volvieron preciosas para mi. Tanto que tuve que elaborar nuevos correos por no poder tener el acceso a mis claves llenos de letras que los teclados gringos no tienen.

Durante un buen tiempo escribí en cibers, cabinas, lugares llenos de humo y ruido. escribía como ahora, alucinada, sin mirar bien lo que hacía, sin corregir nada ni poner dibujitos. escribía como huyendo de la realidad que mor´día los talones me tiraba del cabello, intentaba desnudarme en esa loca carrera a MOSTRARME. porque para mi eso era escribir, solo el hecho de mostrarme, de abrir todos las grietas y dejar que entre el sol a cada herida, a cada secreto que yo temía a mi misma confesarme.

al inicio solo hyablaba de lo malo que me pasaba, de las cosas que me hacian sentir de alguna manera sucia, de alguna manera MALA. Por suerte Rafa me ayudó en eso, las mujeres suelen sentirse culpables por el sexo, en realidad TODAS las personas, como si el hecho de ejercer placer fuera demasiado pecaminoso. Como si el hecho de tomar lo que se quiere a la hora que se puede fuera condenable.

escribía como loca, como ahora, sin importarme nada ni nadie. Solo desaguar esas ideas y quedarme vacía, serena, con la mente en balnco almorzando en silencio. a veces quisiera tener una cámara fotográfica para atrapar esos momentos que veia mientras pseaba por la ciudad, esa veredas, esos a´rboles con el sol filtrándose, esa gente rara, esa gente loca que se sentaba en las veredas a fumarse la yerba que a mi me asustó siempre llegar a probar.

yo he escrito asi, con ruido, con gente alrededor, con música a todo volumen, como ahora. extrañando als letras "ñ", las tildes, un teclado que me conozca, como un buen piano que pide ser tocado.

Y yo una aprendiz de mujer, atreviéndome a escribir de mi, de loq ue me pasaba pr la mente, de loq ue discurría bajo mi carne, entre mi piel, en mi ombligo, como centro de un universo que nadie quería explorar lo suficiente.

Y hora heme aquí, de nuevo como al inicio. Pero ahora la gente me conoce y yo me atrevo a conocerlos, a hablar un buen rato, a dejarme ver. y ese a veces es el problema aunque ya no jode tanto. no jode porque pase lo que pase yo se quien soy y a donde voy. No comencé a escribir para agradarle a nadie, ni para hacer un círculo social que me ayudara en mi vida real, a sentirme importante por uno que otro amigo de apellido raro. yo comencé a escribir porque me volvía loca con todo lo que tenia por decir y simplemente quería sacarlo afuera. y alguien me dijo un día que seguro era una gorda, poco agraciada de las que abundan escribiendo desde al anonimato y entonces me dio risa y dije Me importa un carajo, vamos a poner fotos y ahí empezó lo del ego en collage, lo de las fotos a medias, lo de mostrar mas y aun así seguir ocultándolo todo.

Nos e prque estoy aqui, se supone que venia a escribir ese cuento que se me ocurrió mientras dormía y que me muero pro escribir. pero ya no me agrada escribir desde el laptop, no me agrada escribir en silencio, pensando que alguioen llamará por teléfono, que la vecina vendrá para que vaya a hacerle una visita médica a su madre, que el cuidante interrumpirá con un recibo atrasado. No. me agrada venir aquí y poder estar en una burbuja de ruidos ininteligibles, apartada de todos. prefiero estar aui, recordando como fue al inicio ese amor con el teclado de otro, ese pudor desgastado al ver mis fotos en una pantalla, esa sensación de llegara al éxtasis cuando doy dfin a una idea, a una línea, a un párrafo entero, que ya no me acorralará en la snoches de insomnio, que será sembrado en la cabezita de alguien más. alguein que quiera leerme, no porque soy buena gente y me porto bien con todos, no porque un día narré mi historia de amor/desamor, de esos días en que me levantaba sexual y escribía para que se me pase. Solo que alguien mas me lea, porque le da la gana el hacerlo, dia tras dia, como si pudiera entender lo que digo, como si estuviera emebebido conmigo en esa droga que es darse ENTERO, sin máscaras, sin cursilería. darse y decir A LA MIERDA! esto es lo que quiero hacer el resto de mi vida.


Hoy arreglé la sección favoritos del lado derecho de mi blog. esa que está arriba de mi Ego en collage y que nadie lee ni sabe para que sirve. revisé mis escritos de cuando empecé , mis relatos, mis cuentos. todo un viaje a lo que soy y he sido. me agrada estar aquí y escribir para mi y de vez en cuando hacerlo para el resto, para que entienda, para que crea que entiende y sentirme feliz, que en medio de esta ciudad caótica aun haya gente que prefiera leer esto que mirar la tv.

Un abrazo orgásmico desde el ciber sin nombre.

A mitad de mis recuerdos en la tierra del olvido.

lunes, agosto 21, 2006

De los Amores que no son

Free Image Hosting at allyoucanupload.com


Una vez conocí a un joven extraño, recuerdo haber sentido comodidad desde la primera vez que lo vi. Alguien podría llamar a esa sensación de libertad: química. Recuerdo que pensé que se podía reconocer a una persona entrañable, cuando los silencios dejan de ser incómodos y puedes respirar sin agitarte. Es como ir a una charla simple y dejar la mascarilla de “quiero que pienses que soy una gran persona” o el casco de D.Vader, señalando que “soy malo y no espero que me quieras”.

Solo vas, te lavas la cara, hablas lo que desees, respiras y escuchas el silencio del otro diciéndote todos los secretos al oído. El beso de brisa marina en tu frente, asegurándote que todo está bien.
Todo se halla en perfecto equilibrio.

Mi amistad con este joven se perdió como una flor que no llega a ver la luz. Una existencia demasiado corta que el mundo perdió de vista por su trajinar de ciegos. Nadie mas que yo vi ese nacimiento y ese morir en un mismo segundo, que puede descomponerse en varias miles de fracciones mas según los ojos que uno tenga aflorando al alma desnuda.

Recuerdo días en que me hubiera gustado retroceder el tiempo solo para que esa amistad llegara a ver la luz y poder disfrutar de nuevo de ese silencio compartido. Recuerdo haberme lamentado enormemente por No Poder Ser Su Amiga.


Muchos meses después, conocí a otro hombre. Si tenía algún miedo de entregar cariño, con él fue todo tan fácil y libre que no sentí miedo al dolor del no amor o a salir herida.
A veces lo que una mujer desea no es recibirlo todo, simplemente poder dar.

Esa capacidad de sentir placer dando amor a manos abiertas yo la había perdido. Cada vez que abría las palmas había un golpe en el rostro retornándome a la realidad y sin embargo esta vez ya estaba curada y no tenía miedo. El me ayudó a curarme. Hay personas que hacen eso por ti, vienen y te curan todas esas heridas que tardarían en cicatrizar solas, sin pedir nada a cambio. Ni ofrecerte mas de loq ue pueden darte, solo se quedan contigo hasta que estés recuperada de todo.
En las fracturas por falta de amor, siempre necesitas el vendaje de alguien más.

Mi amistad con este nuevo hombre se hizo fuerte. No Fue Amor, eso era claro, pero el sentimiento de libertad, compañerismo, cariño, podía suplir todas esa cosas que una relación no puede brindarte hasta mucho tiempo después. Cuando todo terminó y solo quedó amistad como nexo entre ambos, me sentí vacía. Era demasiado reciente. Algo en mí se negaba a ser solo su amiga, pues intuía que me merecía mas que eso.
Merecía que él me diera la oportunidad de intentarlo, desgastarnos, amarnos y odiarnos.
Y entonces se me antojó que hubiera preferido ser la bruja a la que se sintiera atado por una pasión loca, que la amiga que siempre estaría para brindarle una mano.

En esos primeros días, sentí NO como amiga. Sentí como mujer y por tanto algo de mi ego se vio herido. Pensé que a veces las mujeres preferiríamos ser las malas de la historia, esas que son recordadas por siempre aunque sea con dolor, que las chicas buenas que solo son dignas de compartir una amistad duradera. Era algo químico, físico, tántrico...Una joda que no podía definir.

¿Valía mas una pasión fugaz que una amistad que podría durar toda la vida?

Fue entonces que pensé en el joven del que hablé al principio.

Durante muchas semanas después que dejáramos de vernos, algo en mi lloraba el haber perdido ese intento de amistad por una relación carnal que no llevó a nada mas que a olvido. Hubiera dado lo que fuera por retroceder el tiempo y volver a fumar ese aire que solo compartí con él mientras guardábamos silencio. Volver a sentir esa ilusión de que existe alguien similar a ti en el mundo al que no le debes explicar lo que sientes pues sabes que de alguna forma ya lo entiende.

El tiempo ha pasado, no perdona nada. Me lleva a preguntarme sobre el amor y la amistad como si fuera un tema nuevo en el mundo. Me lleva a investigar mis relaciones con las personas por esos caminos tortuosos que hacen acabar una buena amistad en sexo. Una relación que pudo ser amor en amistad. Y un amor que no fue, simplemente en olvido.

¿Por qué es que hay hombres a los que prefieres como amigos a pesar de todo lo buenos que puedan parecerte? ¿Porqué hay otros en los que quieres permanecer como una pasión incandescente mas allá de los límites de la amistad?

Deben ser las circunstancias, pero también debe ser esa naturaleza del ser humano de antojarse siempre de aquello que está en la línea de lo posible/imposible y que del conseguirlo o no dependa nuestra fugaz sensación de felicidad.

Los seres humanos vamos poniendo todo nuestro esfuerzo en esas relaciones infructuosas que nos hacen lanzar la pelota con el ímpetu del que espera pase la valla y no rebote contra nosotros. Como si ese hecho dependiera solo de nosotros.

De UNO solamente.

Pero las relaciones no son un juego simple. Siempre intervienen dos y muchas veces el resultado final no lo define el mas entusiasta sino el que mas paciencia y empeño pone.

A veces llego a culpar al sexo de la ruptura de las relaciones. Es un factor de demasiado peso para una relación que inicia frágil. El sexo debería ser solo un plus sin capacidad de separar a las personas, o por el contrario de unirlas viciosamente.

Esta vez no hablo de amor, solo hablo de relaciones. De dos personas que desean conocerse.

Si, por cada 10 veces que se intente, habrá una sola que pueda ser amor. ¿por qué idealizarlo y perder a la gente que nos quiere? ¿por qué ir corriendo tras un objetivo tan distante como el amor si el camino suele ser mas interesante?

No deberíamos destruir en esa búsqueda de amor, los intentos de amistad, o de complicidad con esas personas geniales que se nos cruzan con suerte una sola vez en la vida. Como un Hubiera que puede resultar doloroso...
Hay hombres como ellos, a los que no llegué a amar y sin embargo quedan en mí como un hubiera, un esbozo de amor que de hecho no llego a existir.

Hoy los recuerdos vienen a mi mente y se esfuman antes que pueda atraparlos, son imágenes difusas, sin rostros ni nombres. Los segundos que duran en mi memoria son frágiles, es entonces que puedo sentir de nuevo el olor del mar junto a mi rostro y la sensación de libertad de cuando te sientas con alguien que puede compartirte sus silencios y te susurra que también disfrutó los tuyos. De cuando el amor sale sobrando, por ser una ilusión demasiado distante.

domingo, agosto 20, 2006

Mi humor de Domingo

Free Image Hosting at allyoucanupload.com



Laura:

Dr. Creo que esta vez dejo por fin la terapia.

Psquiatra:

Ajá…Dígame y ¿por qué cree eso?
Laura:
Simple....!ME SIENTO FELIZ!
Psiquiatra:

Y cuando se levanta... ¿Qué es lo que siente?










**********






-¿Crees que el blog me ayude a dejar de ser depresiva?
-Probablemente si, lo que te va a empeorar es lo de la personalidad múltiple.
-Ya solucioné eso.
-¿cómo?
-Ahora tengo varios blogs.




**************




- tener un blog solucionó mis paranoias
- como así?
- Antes creía que me perseguían los hombres idiotas
- Y ahora?
- Ahora tengo como comprobarlo.


***************




- Me cuesta tener amigas mujeres

- Las mujeres cuestan siempre, aunque no sean tus amigas, Querida.






*************

- Rompí con un tipo genial. Dice que no tenía química conmigo.

- Agradece que contigo rompen por falta de química. Hay mujeres con las que rompen por falta de físico.




******************





- Deberíamos escribir un blog sobre que evitar durante el sexo.

- Crees que lo leerían?

- Bueno, entonces pongámosle dibujitos!



********************




- Pocas mujeres leen mi blog
- Y desde cuándo las mujeres leen cosas interesantes?
- Pero solo me comentan hombres!
- Y desde cuándo los hombres cierran la boca con una mujer?




*************




- Creo que mi mejor amigo quiere acostarse conmigo…

- Uds. Las mujeres ¡ siempre creyendo que los hombres somos sus amigos!






**************



- Dicen que no me leen, porque no tengo Buena Vibra...
-Ay! las mujeres relacionandolo todo a los aparatos sexuales!



***************






-Sabes? creo que la gente no me quiere
-Y desde cuándo la gente sabe que es lo que quiere?




******************



- Creen que me falta sentido del humor
- Y tu que crees?
- Pues, que les falta sentido común.
-Entonces sonríe cada vez que te digan babosadas, cariño.





***Estos son extractos de charlas con amigos, colegas y otros integrantes de la fauna no feliz. Proximamente mi stand up. "Hammer on the Blog" . necesito dinero para la medicación post blogomanía.

Regreso a San Juan y todos los por qué

Lo último que escuché antes de girar la cabeza, fueron las ruedas del auto acelerando en el asfalto y alejándose de mi a toda marcha. Me aca...