sábado, abril 26, 2008

Día Cinco

El final de mi sábado la paso oyendo música, en mi cuarto a solas...Hace mucho que no me dedico a mi, siempre hay cosas importantes que hacer o adonde ir. Suelo deprimirme en casa debido a la crianza que nos dio mi padre.
Mis padres eran maestros y tenian las tardes libres, después de almorzar saliamos al menos 2 horas a dar vueltas en el auto a donde sea, a cualquier barrio, en cualquier pista, hacia cualquier lado, generalmente el recorrido era el mismo y terminabamos o en una pasteleria o comprando fruta en el mercado. Era una felicidad sencilla en la que no habia que compartir mucha palabra, mi padre manejaba y mi madre y nosotros estabamos atras pensando en nuestras cosas o comentando algo que hubira pasado durante el día.
Habia tardes que no saliamos a ninguna parte, eso era sinónimo de no tener plata para la gasolina, de que mis padres estaban molestos, de que el dia estaba lluvioso...No salir era sinónimo de que algo andaba mal. Y ahora sin darme cuenta veinte años después el quedarme encerrada en casa solo puede significarme un dolorcillo que no puedo explicar. Ese dolorcillo de no ver las casas ni los árboles pasar frente a mi, rápidos a través del bólido viejo que era nuestro nave de escape a ninguna parte.

El sábado terminó hablando con un par de desconocidos a través de uina ventana de internet. He descubierto con pesar que ya no me entretienen las charlas cibernéticas, no hay mucho asombro en la gente que llego a conocer...Hoy por ejemplo, cuarenta tipos de saludos para flirtear se abrian en mi pantalla...unos mas huachafos que otros, palabras como baby, reina, dulce e incluso regalito de Dios se iluminaban en mi computador, bloqueandolos uno a uno, sin el insulto usual que caracterizaba mi mal genio de las charlas antiguas. No es que los tolere, simplemente prefiero obviar cuando me dicen linda o pretender fingir una dulzura que suena a mariconada.

Lo que descubrí hoy fue que no se puede entablar una conversación con alguien que se menosprecia a si mismo. Uno de los tipos que tenia mejor ortografia que los otros hablaba tan mal de si mismo que estuve a punto de vomitar. No entendia el porque me aclaraba una y otra vez que no era guapo, pero si un buen amante...sonaba tan patético. Su ventana se abría una y otra vez y decia cosas como...Debes tener plata, quien como tu...Patético realmente.

Mi sábado termina, espero que las continuas quejas sobre mi misma no hagan lo mismo que con ese tipo en mis relaciones sociales...Es trsite que la gente te deje, solo porque tu te dejaste de querer primero.

viernes, abril 25, 2008

Dia Cuatro

Se acabó el frapuccino!!!

Mi paseo de hoy habria sido perfecto con la ayuda de mi bebida favorita...sin embargo lo tenia a él para hablar, esa fue la mejor parte. Descubrir que hay un mundo para mujeres consumistas y tener un hombre al lado lo suficientemente metrosexual como para entender esas frívolas necesidades básicas de las mujeres que no tienen otro placer que gastar en si mismas.

Llámame boba, pero solo por hoy habría querido compartir mi cama con él. Solo hoy poder haber seguido charlando de peliculas tontas y de gente en comun. Lo sé, cabe la posibilidad de que tal vez los dos estamos demasiado solos.

A estas alturas de nuestros muertos y heridos ya no cabe espacio para hablar de amor.

jueves, abril 24, 2008

Dia Tres

Hoy tal vez fue un día menos malo que los anteriores. Trabajé como burro, me duelen hasta las pestañas, nadie me ayudó en la guardia, pero creo que al final del día lo hice todo y bien. Creo que merezco mi estrellita en la frente por no pedir ayuda y demostrar que puedo sola. No sé, me echare ánimos a falta de público. Soy la estrella principal en mi día a día, creo que subiré mis bonos hoy.

Escucho a The Cure hoy, no se porque, pero me viene bien. Creo que me equivoqué de década. De país. Mi destino estaba equivocado, o tal vez yo no supe verlo claramente y solo estoy en el lugar correcto. Tal vez como pensaba de niña al verme al espejo, solo estoy viviendo algun sueño que anhelé en alguna otra vida y debo dedicarme disfrutarlo porque yo lo elegí para mi.

Hoy hice todos los procedimientos correctamente, es algo básico que vaya tomando mas destreza y mas seguridad en cada uno de ellos, me gusta cuando puedo hacer algo bien. Solo entonces me imagino como médico, es decir me imagino viviendo de mik carrera. Usualmente pienso que no sirvo para la medicina, que no me interesa, que preferiria leer un buen libro a estudiar complicados libros sobre procedimientos en otro idioma. Tal vez la causa de mi frustración sea solo inseguridad en mi misma...quien sabe...

Sabes como veo mi vida? A veces siendo medico y viviendo de clase media aparentemente feliz. Otras, escribiendo aunque sea cuentos para niños, aunque sea recetas de cocina...pero siendo feliz, feliz...pobrecita, comprando libros de segunda, yendo al cine mas barato, comiendo atun y papas amarillas...pero feliz, feliz. O sea economicamente como ahora pero sin un horario fijo.

Bueno, estoy demasiado cansada hoy para pensar con claridad...Me he forzado a escribir mi día 3 porque necesito forzarme a hacer las cosas, incluso las que parecen mas simples. Primera meta: No dejar pasar...No dejar passs...zzzzzzz

miércoles, abril 23, 2008

Dia Dos

Esta mañana a pesar de mi intención de no seguir en la ruta de la autoflagelación, ha sido mas difícil que cualquiera. Trato de culpar a la gastritis matutina, al reflujo de tener que tomarme un cafe al tranco, a esa acidez que me queda de comer sin ganas...pero no, la verdad es que a medida que trascurre la mañana la paso peor.

Antes, los otros días tenía alguien a quien abrazar, cogía a uno de mis internos y le daba un abrazo sin causa. En realidad cogía a uno en especial, al mas gordito y blandito de todos, debo admitir q abrazarlo y sentir su barba raspando mi mejilla, peinando sin querer mis cabellos al separarme de su cara me hacia sentir una felicida de minutos que necesitaba repetirse varias veces al dia. Es mi dosis le suelo decir...y me voy corriendo. Debe pensar que su jefa 4 años mayor que él está media loca...Por eso lo he dejado de hacer, por eso y porque me he enterado que tiene una pequeña novia, mas jovencita y menos loca que yo.
Ahora ya no tengo a quien dar abrazos ni en quien pensar con un tierno remordimiento por las noches, ya no tengo a quien imaginar como un oso gigante abrazandome cuando me sienta sola. Ya me he desecho de la ilusion que encendi cuando estaba a oscuras.


Al llegar la hora del almuerzo practicamente quiero gritar, ya no siento dolor, trsiteza o gans de llorar mie stado es tal que solo siento la impotencia de una mariposa contra una ventana. Estoy casi cansada, él me pregunta que tengo. Le explico como siempre y me escucha hasta que termino, sabe que es inútil intentar animarme cuando estoy asi. Por algo fuimos novios 4 años, si alguien me conoce un poco debe ser él. Sabe que no hay cosa que pueda levantarme cuando estoy desanimada. Suelta una frase que me hace sonreir sin ganas. Me dice que ya no este triste porque cuando yo me pongo trsite hago una reacción en cadena y todo el mundo se pone triste, el ve el mundo d eun modo trsite...todo se nubla. Luego añade que por eso se aleja de mi cuando estoy trsite, proque el no quiere sentirse asi de mal...y hace el ademan de irse corriendo, pero se queda. Ultimamente siempre nos quedamos juntos, del ánimo que estemos.

Al inicio del año nuestra relación jefe- subalterna fue mas que imposible, aun teniamos muchos rencores que no habian sido bien quemados. Mucho resentimiento, él a mi por dejarlo, yo a él por dejar de ser mi amigo cuando mas lo necesitaba. En fin, demasiado dolor los primeros meses. Ahora que él ya no tiene novia y yo sigo sin tener a nadie que me quiera lo suficiente, pasamos las horas en el hospital juntos, caminando o tomando cafe con leche. Por eso estoy gorda. Por tu culpa mi buen amigo, por el azúcar de nuestras horas juntos.

Esta tarde trato de salir a flote, él se va a su otro trabajo y yo me quedo escribiendo notas y mas notas, viendo pacientes...por momentos siento que no hago gran cosa, excepto labor de oficinista. mi ánimo ha mejorado después de comer tallarines y de postre sandia picada. Mi alimento feliz son los tallarines, después la caminata de vuelta al hospital comienzo a contar las horas que nos quedan juntos, me estoy acostumbrando a su compañia. Es mejor ahora que no hay amor, ni deseo, ni ningun sentimiento que duela. Le cuento que mi nudo en la garganta es ya no poder abrazar a nadie cuando llego al hospital, q he restringido mi cariño a mi misma. Un sacrificio inútil, segun él. Me aconseja que siga abrazando y a apachurrando a mi interno, mientras eso me haga bien. Yo dejo pasar.

Al llegar a casa no conecto el internet, no quiero volver a hablar con Claudio, decirle que aun lo amo y que no me entienda un pepino. Esta parodia se vuelve peor que el amor de Manongo Sterne a Tere 20 años despues, a veces creo que he olvidado porq lo amo y él ha olvidado que se siente decirlo. Ayer me he sentido estúpida y obsoleta contandole mi frustración con la vida, mis metas, lo que espero.
Que es lo que quieres de la vida? siento que casi grita en el teclado. Un compañero, respondo, en resumen es eso. Un compañero que me empuje a conseguir metas que me da miedo realizar yo sola, alguien que me levante, me empuje a seguir. A veces siento tanto miedo, que se, casi pod´ría asegurar que no lo lograré sola. Agrego que durante estos 3 años he vivido pensando que ese compañero era él...en fin...digo un montón de vainas mas que él por ser hombre ...o sea CroMagnon, no entiende ni de cerca. Me comienza a hablar de otras vainas, que no toda la gente que yo veo feliz es feliz realmente...huevadas acerca de la vida. De tener paciencia, de que soy brillante d emi corazón enorme...Nada de eso me importa realmente. Solo un Yo tambien te amo, seria suficiente. Pero él está envejeciendo y yo tambien. Hay una brecha que nos separa. Un infierno de años, paises, costumbres, incluso idioma, su español está cada vez peor. SE está volviendo igual de bruto que los gringos y yo igual de temperamental e histriónica que el resto de latinos.


Mi día 2 se termina, no vuelvo a salir de casa. Muero por un café helado, un abrazo, una tina gigante. Como le dije a Claudio, mi problema no es ambicionar o tener dinero, yo suelo ser feliz con poco, pero vivir sola ya me está matando. Es un desperdicio esta vida viviendola a la mitad. Solo desearia volver a amar.

martes, abril 22, 2008

Dia Uno

Salgo de la casa sin propósito alguno, supongo que esa frase de “tienes dos opciones o seguir en el papel de víctima o hacer algo al respecto”, a veces da resultado...incluso proviene de una película.
Los días se están haciendo cada vez más largos e insoportables, vivo evitando sentimientos de frustración y odio. Vivo tratando de evitar malos sentimientos y esa lucha suele ser agotadora. De camino al cine me divierto viendo a la gente que hace deporte y hace steps al ritmo de algún ritmo moderno como enajenados; he pasado por el ciclo clásico de mirarlos con asombro, burlarme de ellos y por último envidiarlos. En este momento paso por la fase de la envidia, preguntándome si podría pasar como ellos dos horas pateando al aire y mostrando el trasero sudado a un montón de curiosos al ritmo de sucumbía en la búsqueda del santo grial del cuerpo sano y perfecto.

Últimamente me he secado de corazón y de fe, cada día lo vivo igual y mato el tiempo igual. Simplemente cada día mío se convierte en una vela consumida de la fiesta de nadie. Y francamente ya me cansé de este pesar de vivir sin sueños, sin amor, sin metas. Caminando el curso de algo que se no me llevara ni de cerca a la felicidad. Vivir para nada y por nadie.
Incluso vivir sin esfuerzo para luchar por mi o por lo que quiero, me cansa. Veo a los muros y no hay soluciones cercanas, la mayoría de cosas que espero ya no dependen de mí, es mas no quiero que dependan de mi. Prefiero hacerme de la vista gorda y pensar que esto es solo un mal sueño, una mala racha de la cual pronto despertaré. Suelo sobrevivir como hasta hoy entre la risa y el llanto al igual que millones de gente sin nombre, fingiendo estar bien y con el control de mi vida. Ese es un trabajo al que ya me he acostumbrado, sin embargo hay días que solo quisiera que se apagarán las luces y que me dieran 10 min de vida en off, 10 min para mi sola, sin nada en que pensar, unos 10 min de muerte cerebral para dejar de pensar y sentir y sufrir.
Como te decía, este trabajo de vivir está siendo muy agotador para mi pequeño corazón…100 latidos por minuto al día es demasiado incluso para mi, ninguna fibra de mi ser tiene descanso, ninguna fibra de mi ser deja de reconocer, recordar, añorar sitios, aromas y gente que ya no está, cada parte de mi ser muere asfixiada ante la evidencia de una vida que se me escurre de las manos, asfixiada en una última bocanada de ansiedad.
Solo quisiera un respiro, 10 min en off, un respiro para esta competencia contra el destino, contra Dios y sus deseos de aplastarme contra el piso.
Llego al cine y para variar no hay nada que ver. Me siento en el piso, esperando terminar mi café. Cuando reparo en que ya no tengo 16 años para sentarme en el piso esperando ver una película empezar, siento un miedo escénico de que alguno de mis internos o colegas del hospital me vean con esa traza de sonámbula esperando al cine sola. Se me debe ver patética, pienso. Pero bueno, hoy es el primer día que intento no pensar en cómo me ven los demás.

De regreso a casa, trato de no pensar que hallare al otro lado de la puerta, ni en todos los no invitados a mi show unipersonal de vida diaria. Trato de no pensar en nada. Camino lento admirada de que ya no me da miedo caminar por este barrio feo, donde las bolsas de basura están cada 20 pasos. Que no me da miedo caminar por una calle oscura, que simplemente me siento parte más del paisaje gris de esta ciudad, nadie a quien se le debe robar mas, porque en su bolso ya no lleva nada de valor, mucho menos en el corazón. En realidad no llevo nada encima que se me pueda arrebatar.
Es extraño que toda mi vida se haya puesto muy clara mientras me ocultaba en el baño del cine. He estado media hora sentada allí, sin saber qué hacer, sin saber qué camino tomar, simplemente ocultándome. No medí el tiempo, solo me quede allá pensando en lo que quería realmente decir, o vivir, o sentir. Me quedé {e adentro y el mundo afuera, golpeando, empujando, apresurándome para seguir. El mundo afuera seguía vivo, para ellos no se detuvo la vida 10 minutos ni se vieron claras todas las expectativas. Para ellos simplemente la vida siguió.
Es momento de comenzar a ser honesta contigo, conmigo. Estos días ya no escribiré más cuentos, es hora de pensar en mí. Supongo que hoy es el día uno, espero llegar al final del capítulo sin causar muchos daños colaterales. Realmente me he propuesto salir de esto sin pastillas ni matar a nadie, por el momento tampoco a mí. Hoy es el día uno, uno, uno…en mi capitulo personal…Lo sé es aterrador…pero por el momento no me queda otra que seguir intentándolo.

Regreso a San Juan y todos los por qué

Lo último que escuché antes de girar la cabeza, fueron las ruedas del auto acelerando en el asfalto y alejándose de mi a toda marcha. Me aca...