viernes, octubre 10, 2008

No es que no quiera escribi r, es simplem ente que ya no ten go tiempo.

Esa es mi frase, mi excusa. Yo sé que si lo tengo, pero no para escribir. Últimamente poseo el tiempo del ser y el estar solo con la gente que quiero, es maravilloso.
Hoy me topé respondiendo que soy feliz. Lo soy? Tal vez. La serenidad de no anhelar ni añorar es el estado que mas se acerca a la felicidad.

Semanas difíciles no c abe duda. la vida me debe tantas horas de sueño, que ya he perdido la cuenta. Tengo desfase de horarios, de tiempos, de días. Hace dos días sacaba cuentas totalmente creída que estábamos en el 2006.

2006?!

Qué hice yo ese año? Creo que solo estar en introspección y ahorrarme un psquiatra y muchas caharlas aburridas. Viajé mucho y conocí personas interesantes, de esas que me atrapan, con historias escalofriantes. Esas pobres víctimas de si mismos. ël decía que yo tenía ese esp íritu masoca de juntarme siempre con gente triste. Debe ser mi complejo de sanadora. esa manía de seudo mesías que tenemos todos...Bah, sonseras.

Daría todo porque ya fuera 16 de octubre y que mi an gustia hubiera pasado, entonces irme a caminar a la playa y terminar en un café o en un bar. Me agrada eso, sentir, sentir mucho.
Creo que soy feliz...quien sabe?
Son momentos tan cortos los de la eternidad...Me hago eterna en el mismo momento de escribir esto, me hago constante, un camino, de muchas curva s una espiral a recuerdos en sepia.
Dios! estoy disvariando.

Sabes? Seguiría escribiendo, pero ultimamente el hecho de leer ese eco detrás de cada palabra mía, me está enfermando. debería ser un a virtud el silencio. Acaso no fue ese el motivo de cambiar la dirección al blog? Jamás tener que volver a oirlo, a ese eco, ese traductor de lo que digo. Como si yo no me explicara lo suficiente.

Hoy quiero caminar sola me haría tanto bien no ver sombras detrás de c ada palabra. me haría tanto bien un poco de silencio.

Ahhh, es un fastidio...No poder escribir ni siquiera en mi propia página por la sensación de que alguien más vendrá a decir aquello que ya me se de memoria.

La felicidad debería ser esta, estar sola...solita disfrutando un trago mientras las letras se dibujan solas.

martes, octubre 07, 2008

Exquisita Miseria

Me encantó el amanecer de hoy, el cielo ocre, de ese color rojizo del medio amanecer en que aun la noche no se despega por completo del perfil de concreto y asfalto de mis días cotidianos.

Hoy amaneció bien, te verde en grandes cantidades y Amy Winehouse por primera vez sonando en mi habitación. Entonces lo supe. Supe que me extrañaba, a mi y a esos momentos de exquisita miseria en que la melancolía me invadía por completo haciéndome escribir y soñar enajenada.
Siempre escribí enamorada, pero no lo supe hasta esta mañana: Tal vez he vivido enamorada de mí toda mi vida, he ahí el punto débil de mis relaciones.

¿Quién podría quererme mas que yo? Disfrutar de mis canciones tristes, de mis pensamientos eróticos, suicidas, egocéntricos. ¿Quién mas que yo? Podría entender que me hace bien estar sola, porque me disfruto a mi misma, como nunca.

Hoy amanecí para leer un libro y me dormí sobre sus páginas repitiendo un te amo, que era para nadie excepto paa mi misma. He esperado el amor tantas veces y aunque ha llegado varias mas, he sentido que era insuficiente para mí, insuficiente para mis expectativas. ¿Quién sería un digno rival de mi? ¿Quién sería el perfecto amante que prefiera verme dormir a hacerme el amor?
He idealizado tanto el amor, que cualquiera que llegue obvio, tenía que ser insuficiente.

Pero vamos, no estoy para culparme hoy. No he caminado 2 cuadras en busca de un computador para escribir lo que siento, ni he encendido mi último incienso para hacerme la víctima en una página cibernética. Hoy estoy casi feliz, melancólica, anhelante, con mñusica en mis oídos y aroma a jabón entre las manos.
Decía que hoy fue un amanecer perfecto, porque no amaneció nunca. Entre las 4 y las 6 de la mañana solo vi el cielo matizarse de colores carmín y sangre esperando un día que sería gris y frío, entonces me abracé fuerte y sentí que me amaba así como era y que tal vez fuera yo la única heroína en mi tira cómica y eso me encantaba, aunque sonara patético.

La Winehouse sonaba a todo volumen cuando entré en la ducha y supe que quería volver a ser yo, despeinada, desnuda, de cuclillas en el piso, escribiendo mentalmente, esas mis malditas miserias, mis dulces excusas para escribir de amor, aunque no conozca por completo esa palabra.

domingo, octubre 05, 2008

Tal vez inscribirse en clases de bailes no sea tan buena idea...podría quitarme tiempo de leer, escribir, pensar en lo que quiero hacer con mi vida; salir con alguien del que pronto estaré ilusionada como uan tonta, me quitaría tiempo para ir al cine, para ir a tomar café o acomerme esos enrrollados de canela totalmente adictivos. Me quitaría tiempo para las exposiciones, para intentar arreglar la casa, para salir de compras y engreirme con alguna prenda primaveral. Podría quitarme el tiempo que ya conozco, tiempo rutinario de pequeñas sorpresas planeadas de antemano.

Ahora que lo pienso tal vez sea buena idea inicira algo de lo que estoy totalmente insegura hacer.
Tal vez pues.

Regreso a San Juan y todos los por qué

Lo último que escuché antes de girar la cabeza, fueron las ruedas del auto acelerando en el asfalto y alejándose de mi a toda marcha. Me aca...