Entradas

Mostrando las entradas de enero 1, 2006

Ella y el Jet Set( parte 1)

Había tomado ese avión sin saber bien lo que pasaría, solo sabia que tenia que hacerlo, esa idea era una fuerza que la empujaba hacia adelante. Llevaba el cabello atado y el jean pegado de siempre, los zapatos nuevos que le quedaban grandes y el maletin repleto de chucherias. Solo lo vería y regresaria, mas nada. No creia hasta ese momento en las historias de finales felices, la asqueban; adoraba los finales incompletos en que el espectador se queda con ese saborcito en la boca y se va a la cama hilando el resto de la historia, acomodándole un final perfecto segun sus expectativas. Su historia propia no seria diferente, lo veria y se acababa el asunto. Que alguien dedujera el resto.

Se habian conocido hace 4 meses atrás por el chat y peleaban y se deleitaban a partes iguales. El, un extranjero en todas partes y ella, una aprendiz a mujercita. Se habian hallado en esa soledad meláncolica en que los hombres y mujeres creen que cualquier sorpresa es amor. Habían planeado ese viaje con an…

Otro cuento feo

Ella entro a casa asustada de si misma. Se quitó la ropa como pudo y se dio una ducha. Era febrero alli y el contacto con el ambiente frio que reinaba en el cuarto de baño la hizo estremecerse. Estaba pasando de nuevo, era la cuarta semana del mes y volvia a sentir ese pico hormonal que la hacia perder la razón. Tenia miedo de si misma. Hace seis meses habia llegado a Nantes huyendo de un matrimonio que le parecia demasiado temprano para ella; tenia apenas 23 años y una vida por delante, no se imaginaba pertenecerle al mismo hombre el resto de su vida, aunque fuera el mejor hombre del mundo. Le habia pedido una tregua, necesitaba viajar y ese curso de fotografia era la excusa perfecta. Vería tiendas, compraría ropa, practicaría su mal francés y conoceria hombres, ¿quien sabe a lo mejor algun europeo para las vacaciones? O el amor, el verdadero amor… Renán, su novio, no era un mal tipo solo algo serio. No le gustaba tocarla en publico, nada de escenitas al aire libre, el amor con el er…

viaje a Chile ( parte 2)

Estaba yo en la metropoli, perdida y sin dinero, solo me quedaba caminar y conocer la ciudad hasta que cayera la tarde y tuviera que tomar un taxi a casa. No tenia nada valioso, excepto mi reloj y unos aretes de plata que me habia comprado en mi primera semana alli, eran bonitos, me sentia orgullosa de esa compra.
Habia sacado la cuenta y me costaria algo de 40 soles( cantidad exagerada para mi)volver a casa sana y salva. Pense en la cara que pondría mi hermana y cual seria la burla de su marido, asi que pense en solucionar mi problema sin que ellos se enteraran de mi torpeza. En Santiago las calles del centro son amplias y sin veredas, digamos que es un boulevard gigante en donde de vez en cuando una luz roja te avisa que tienes que detenerte por que va a pasar un bus. La gente caminaba con desenfado.
En cada esquina habian malabaristas, contorsionistas y cantores. No vi mendigos, solo gente ejerciendo el arte de la calle. Hindues con cabezas rapadas y tunicas blancas se unian al dese…

Preámbulo de una buena caza

Ya es lunes...finalmente. Terminó este fin de semana de locura.

El sábado por la noche, no tenía planes y no me molestaba ese hecho, pero a medida que transcurrian las horas la duda se fue apoderando de mi. ¿Realmente queria pasarla durmiendo mientras todos se iban de farra? Mi hermana habia estado entre deprimida e iracunda los dias anteriores, queria hacer algo, pero no podia dejar a sus niños solos. Finalmente logró convencer a mis padres para que se queden con los niños en Año nuevo (la otra alternativa era recurrir a la somnolencia de los antihistaminicos)...en fin era asunto de ella. Durante la semana la habia visto llamar a a sus amigas, recurrir a mi cuñada, preguntar a mi hermano. Para el dia 31 ya estaba casi desesperada no queria pasar el fin de año en casa. Bueno yo tampoco, pero ya habia pasado por periódos similares a los de ella, en que la soledad te hace recurrir a la súplica social, para salir a una reunión determinada. Yo estaba tranquila. No volvería a pasar por eso.…