sábado, enero 28, 2006

Deseos

El me mira congestionado de ira, no lo puedo creer, se siente un loser. Por azar yo tengo trabajo y el no, estoy viviendo sola mientras el permanece refugiado en casa de sus tios y probablemente me vaya del país en unos meses gracias a mi marinovio. Me mira y me dice sentir que no soporta más.
- ¿que es lo que no soportas?- le pregunto
- Esta vida…seguir dependiendo de mis padres, vivir de prestado en esta ciudad de infierno, donde nunca tengo la suficiente plata.
- Todos estamos igual- digo, tratando de animarlo. Solo es cuestión de tiempo, eres brillante. No conozco a nadie que a tu edad sepa lo que tu ya dominas, solo es cuest..
- Carajo, no es eso!- Me grita irritado. Toma aire y vuelve a empezar. No sabes todos los planes que yo tenia cuando estaba aun en el colegio, para estas fechas yo me imaginaba teniendo mi departamento propio, mi auto y haber salido del país…pero mírame!
- Diego, por que te torturas? solo tienes 24 años…

24 años, pienso para mis adentros, no puedo creer que a su edad ya se sienta un fiasco. Yo lo sobrepaso por algunos meses y no se la mitad de idiomas, ni de trucos informáticos que el sabe, menos aun escribir con la lírica con la que el me dedica sus poemas…pero el se siente así, inútil. Yo que a los 25 años me imaginaba aun sin graduarme y viviendo en la casa de mis padres me siento avergonzada de que mis expectativas de calidad de vida siempre hayan sido tan pobres. Y es que nunca me preocupó demasiado el futuro, no me imagine llegar a tener un auto o una casa propia terminada la universidad, porque siempre pensé que eso era demasiado para alguien como yo que siempre me he mirado en menos: por ser mujer y tener esa apariencia de debilidad que te causan desventaja en el mundo de los vivos.

Me miro al espejo y reflexiono sobre quien soy realmente; no tengo ni el rostro, ni la figura, ni la talla ideales; podría pasar desapercibida por cualquier calle transitada… ¿o tal vez no? ¿Tal vez no sea tan común? Y es que ser mujer te salva el pellejo en este mundo de feos. Si yo hubiera nacido hombre, por ejemplo, no podría solucionar mi estatura media con tacones altos, o resaltar mis ojos con rimel y sombras. No podría contornear mi rostro con algún peinado que me cambie la expresión de la cara, ni dar sensualidad a mis labios con brillo labial. No podría tener la ventaja que te dan las piernas bonitas en cualquier oficina publica. Si hubiera nacido hombre me habría tenido que conformar con mi cara común y corriente y explotar al máximo todas mis habilidades intelectuales, dado que en las deportivas seria un cero a la izquierda. Habría sido un chico de cara media fea y poco desarrollo muscular, poseedor de gran corazón, esos que las chicas buscan para amigos pero jamás para novios, los que suelen amar como si fuera el ultimo día de sus vidas pero sin ser correspondidos.

Pero ser mujer también ha sido una joda completa, en principio porque tienes que lidiar con la regla todos los meses y con periodos hormonales que te crean complejos de puta. Tener que armarte del orgullo y la paciencia suficiente para que sea el hombre quien del primer pasó en cualquier situación comprometedora. Tener que cuidarte de mandar al diablo a quien juzgues estupido en tu entorno laboral o no poder irte a los golpes con nadie porque seria rebajarse. Tener que andar siempre pendiente de lo que comes y del ejercicio que haces porque si no, ¡horror! con un pastelillo demás podrías estar convertida en una apetitosa “choclona”. Tener que demostrar a diario que el tamaño de tus tetas no es inversamente proporcional al tamaño de tu cerebro y que ser mujer no te hace manca, pero tampoco una Mac Giver que puede resolverlo todo sola, especialmente cuando sabes que el cansancio ya no te lo permite.
Y es que recuerdo las noches enteras suturando las cabezas de ebrios y rateros que llegaban a emergencia de mi hospital para pobres y no poder contar con la ayuda de mis compañeros varones, que se iban a acostar temprano, diciendo que “ seria humillar mi condición de mujer, asumir ellos responsabilidades con las que yo podía lidiar perfectamente”… ¡Cabrones!

A mi edad ignoro cosas como cambiar un neumático o jugar ajedrez, lo cual me avergüenza enormemente. Ignoro sobre fútbol y música clásica y aunque no salgo mal parada en discusiones sobre libros, tengo la conciencia de que hechos como estos, no hacen sino corroborar la idea de que soy una mas, de las odiadas representantes del llamado sexo débil, pero no por falta de fuerza, sino por esa dejadez mental en la que esperas placidamente al hombre que pueda “completarte”.
Y es que aceptémoslo una no puedo saber de todo, pero demonios, ¡al menos hay que intentarlo!
Hace mucho que soy la única que arregla los plomos de mi casa o que domina las bromas de doble sentido, pero no es porque quiera dar la contra a alguien, sino que es la necesidad de todo ser humano de hacer las cosas que sienten que están en su poder. ¿Por qué tengo que fingir una candidez que no poseo o una rudeza que me desvirtúa? Soy mujer, esta bien pero no me pidan que me calle si no estoy de acuerdo.

Han pasado dos años desde aquella charla y mi amigo Diego posee ahora el auto y el departamento que se trazo en su planes de adolescente; yo desempleada y sin novio sigo pretendiendo ser una ciudadana del mundo que no precise ser completada por nadie, pero he dejado la visión pesimista de mis años mozos que me hacia ver como una eterna mantenida por mis padres o una mujer a la que golpearía el marido por no llegar virgen al matrimonio. Hay muchas cosas que han cambiado en mi mente, ahora puedo soñar despierta con la sensación de que nada de lo que yo espere me será negado y que el ser mujer en este mundo de falsas vírgenes, brujas y pendejos, a veces es una ventaja.

viernes, enero 27, 2006

Sobre "Ella"

Para hablar de ella tengo que hablar de lo fresca de la tarde en que nos conocimos, un miércoles que olía como cada vez que estoy feliz, a fragancia de duraznos maduros y a primavera. No se cuantas veces la había visto pasar antes, pero solo esa mañana la encontré especialmente bella y especialmente dispuesta a dejarse amar, caminaba suavemente con la mirada extraviada, tan ausente del mundo como un hada dormida. Yo la vi y no pude evitar amarla, dirigirle una palabra que humillaba su frescor de flor nueva y lograr el cielo con una de sus miradas de almendra.

No se como fue que ella también logro mirarme, tal vez quería hacerlo, tal vez era el momento propicio para desnudarme ante una mujer de los pies a la cabeza y creo que lo hice bien, le conté quien era yo y porque estaba solo, le hable de mi naufragio en el amor, de mis noches de insomnio, de mis llantos por aquella otra y le hable del amor como si fuera una palabra conocida que tuviera el infinito poder de unirnos, pero ella no me oyó o al menos eso es lo que creo, ella sonreía como si yo le contara bromas, ella se tiraba hacia atrás tomándose el vientre como si mi vida fuera un chiste. Ella no derramo una lagrima por mi historia triste, ni tuvo la conmiseración usual que nos dan a aquellos que estamos tocados por la soledad, ella solo reía y cada risa suya era un chorro de agua cristalina que me volvía sediento de ella y de lo que significaba.

La lleve conmigo porque no podía ser de otra forma, porque yo aun no sabia amar de otra forma que no fuera tocándose y volviéndose un nudo de carne, sudor y lamentos; pero ella me enseñó a amarla sin tocarla, sin romper su encanto de purpurina, a amarla intensamente y sin hacerle daño, o al menos eso intente, porque cuando me beso con esos labios tibios, sentí que podía ser suyo eternamente y no pertenecerle a nadie mas que a ella. Al caer la tarde y saber quien era y lo que hacia me termine de enamorar por completo y desee que fuera mía sin que ella se opusiera. La fui tocando con temor, sus cabellos negros sobre mí ofreciéndose en cascadas perfumadas, la toque con suavidad a ella y a su piel de tafetán, a sus hombros desnudos y a sus formas de guitarra. Ella se me entrego entera con su humedad de pez goteando sobre mí. Ella y sus ojos dormidos, que me hacían caer en un bello letargo, ella que se me ofrecía entera y yo no la supe ver. Ella en la que entre apurado, con miedo de su lindero rugoso, de su camino hacia el cielo, apurado de la luz que me quería mostrar.

Deseaba tanto ser amada que yo sentí temor de empezar a quererla como ya la amaba, sentí temor de que me doliera luego, sentí que era momento de partir, de escapar de ella antes que me ambrujabara entero, son su gracia de gitana y su hablar de niña. Sentí miedo de ella y de que supieran que yo la amaba, a ella a la puta mas inocente de todas, la que se entregaba a todos buscando en cada uno de nosotros a su alma gemela. A la que llamábamos perdida, solo porque tenía el valor que tienen las mujeres de su especie, de buscar en hombres como nosotros príncipes que ya no existen.

Viernes

Algo entibia mi ser en esta fria mañana, algo me ha hecho despertar y sentir que estoy viva, es la calidez de un sentimiento casi olvidado, un tornado de sensaciones que me hacen salivar mas profusamente y originan temblor en mi mano. Un cumulo de sensaciones que no puede explicarme, un extraño equilibrio que hacia tiempo me faltaba.

He vuelto a escribir lo cual me hace bien, pero tambien he vuelto a salir a la calle y a caminar sin miedo. Camino a diario por las calles del centro de la ciudad mirando a los mendigos y los hombres de corbata, camino cruzandome con mujeres en edad media, con turistas y vendedores, camino pensando en que tarde o temprano tendre que caminar acompañada y ese sentimiento ya no me aterra o causa ansiedad. Cruzo el puente que me lleva a casa y contemplo el color de las aguas, ese aliento a humedad que empaña la alameda y hace reverdecer los arboles del lindero. Camino despacio, porque nunca hay prisa por llegar a casa, saludo a los mozos del restaurante vecino, al guardia de seguridad y entro en mi pequeño mundo, a " mi vecindad".

Abro la puerta con las dos chapas y giro en direcciones distintas las llaves, sintiendome por un momento como el albacea de un banco. Dejo las cosas tiradas en la mesa y enciendo alguna musica que me haga sentir bien. Hoy fue Andres Cepeda y su " para amarte mejor", me despeino la cola, me quito los zapatos, me deshago de los pantalones y voy hacia la habitacion donde estan tirados todos los zapatos, sin orden ni concierto. Zapatos de todos los colores que ahora lucen desgastados. Me quito la blusa y voy hacia el baño para ver mi cara de ojeras sonreir al espejo. Vuelvo a la habitacion y retiro la ropa interior de ese dia, me tiro a la cama desnuda, intentando que el frio del ambiente circundante me despierte a la vida, pero me siento demasiado cansada, con ganas de cerrar los ojos y pensar en el, en ese momento de sus labios pronunciado un "te amo " que salio de la nada. pienso en el y me desperezo lentamente, entro bajo las sabanas heladas y me cubro entera pensando en que estamos tan lejos y que probablemente no nos logremos ver, pues el dia que nos veamos se rompera el encanto.

Entre tantas personas, diciendo te ves bien, quiero pasar una noche contigo, me gustas o te deseo, la unica persona que pudo decir la frase exacta, aquella de " te detesto por ser tan necia, bella, bruja y te amo" ha conquistado esa parte de alma que permanece cruda, virgen y llena de esperanza, la parte de mi que aun cree en que existe un principe detras de cada sapo y que yo apenas he iniciado mi despliegue de besos, tengo paciencia y me sobra corazon.

miércoles, enero 25, 2006

Doctor NO

Ella suele caminar con la ropa suelta, con el vestido corto y la ausencia de bragas que la hace sentir mala. Ella va coqueteando con su mirada de tristeza a los tipos de la calle, va encendiendoles la curiosidad con su mirada languida de niña que pide ayuda, va por la calle y no se detiene ante nada, pisa segura el suelo resbaloso, ella no le teme a nadie.

El atardecer cae sobre la ciudad lentamente, difuminado en sepias y dorados, y ella camina ligera como si el frio no le importara, va por la vereda agitando su sensualidad guardada, esperando que le hagan daño, esperando poder sentir algo que no sea nostalgia, algo que la levante por los aires, que la haga volar y caer al asafalto, que la haga sentir viva: Ella ya no le teme a nada, todo le ha ocurrido.

Piensa en el, en el y los otros, todos los que han querido tocarla, todos los que han perdido su oportunidad con ella por una palabra necia, por una caligrafia incorrecta o por una billetera vacia. Piensa en los que estuvieron antes de el, cuando aun no importaba cuanto valia el amor mientras pudiera darse. Piensa en aquellos que dijeron amarla y en esos que no se atrevieron dar el paso al vacio. Piensa en todos, en todos los que amo y quizas siguen amandola. Ella camina ligera, ya no le importa nada.

Llega a su casa, con el vestido humedo por la ultima garua de la tarde. Despeinada y con las carnes frias, pero con esa llamarada en los ojos que el esta a punto de conocer. Se apoya en la mesa de dibujo y le dice con sorna:

- Asi que ste es tu bunker creativo, eh?

- Si - le contesta el timidamente, mientras trata de guardar todas las pinturas en donde aparece su rostro.
- No las ocultes...Soy yo?- dice ella, mientras toma una de las hojas de papel, goteando encima de ella y logrando hacerle una lagrima artificial sobre su rostro en acuarela.

- Si, le dice el- son de hace tiempo.
- Me haces parecer bella...
- Eres bella, yo solo...solo hago el intento...tu sabes, carraspea- y se detiene. Es delgado y con el cabello desordenado, unos ojos negros que guardan una extraña soledad. Piensa que es atractivo cuando trata de ocultarse.

Ella sonrie divertida al verlo intimidado. Se acerca lentamente y le pone su dedo indice en el pecho, mientras lo mira por debajo con una mirada ensayada de coqueteria y sensualidad.

- Hasta cuando vamos a seguir en este juego, Oliver? ¿Cuando te atreveras?
El se vuelve, nervioso e intenta poner los dibujos de la mesa en orden.
- sabes, bien que no podemos...ya te dije porque...Yo no quiero hacerte daño...

- No, no me dijiste, esa es solo una excusa y tu lo sabes. Sabes que yo estoy dispuesta y que no me importa nada. Mirame Oli, mirame ¿ Acaso no me has deseado una puta vez?

El se voltea y la halla asi, desnuda y con el vestido ligero chorreando en la mano. Se ve tan hermosa, delgada y palida, parece transparente, un angel- piensa el- un angel con ese mechon de vello pubiano humedeciendose para el.

Se quita la camisa yse acerca a ella con una mirada de infinita piedad mientras la cubre y le besa la frente.

- deja de hacer esto, Lucia, sabes bien que no podemos. ya sabes que yo te amo demasiado...

- Carajo! y piensas que yo no?!- le arranca la camisa de las manos y le toma las manos llevandolas a su cintura. Su cuerpo desnudo se une al torso de el que ahora emana un olor a deseo. Un olor a hombre que ella ya ha percibido antes cuando esta junto a el.

-Tocame! acaso no me sientes? Acaso no me deseas? ...Porque yo si, Oli, yo si te deseo...yo si estoy dispuesta...- Se abraza a el y arranca a gemir desconsolada.

El la toma, la levanta en brazos y la lleva a un rincon de la habitacion donde esta su viejo colchon con las caricaturas secando todas encima. Le seca las lagrimas con el dorso de la mano y la comienza a acariciar lentamente, sus claviculas filudas, sus senos de niña, su vientre tibio; la besa pausadamente y sin cerrar los ojos, su mano desciende al pubis y se queda alli acariciando su humeda frondosidad, despacio y suavemente como si el tiempo fuera eterno. Ella ha dejado de sollozar y recibe sus besos y su caricias con pequeños suspiros de niñita mujer.

-Te amo, Oli, no sabes cuanto te amo...susurra.
- Lo se, necia. Ya lo se.

El alba los despierta con sus luces de fiesta por la ventana sin cortinas. Sus cuerpos delgados apenas si pueden abrigarse mutuamente, permanecen abrazados en ese beso desnudo de piernas juntas. El le acaricia el cabello, tiene otra vez esa mirada de soledad en los ojos.

-Lucia, quiero que te hagas la prueba, esta bien?

- Oli, ya no interesa...estamos juntos en esto lo recuerdas?

- De todos modos, a veces el virus no se replica rapido puede ser que aun no estes contag...

Ella lo calla poniendo su dedo delicadamente sobre sus labios.

- Oli, ya no me importa...te lo juro, ya no me interesa nada...Ni la enfermedad, ni lo que pase luego, no me interesa nada que no sea estar a tu lado

- Ok - dice el y vuelve a recostarse en su pecho como un niño. Siente que esta abrazado de un angel, un angel que por fin es suyo.

Solitudes

Es una joda estar sola, a veces extraño ver una pelicula al lado de alguien o comentar de algo en el almuerzo. Pelear con alguien. Pero estoy sola y creo que mi estado animico ya no se debe a la falta de una persona especifica, sino de alguien que acompañe mi rutina diaria. Me he reducido a hablar por chat con un tipo a millas de mi y a que mi unica comunicacion sea a traves de este monologo diario. Durante mi diario de vivir me cruzo con muchas personas pero no hablo con nadie en realidad, no hablo de nada que pueda fatigar mi mente un poco o " hacer trotar mi corazon"...hablo de cosas banales o de estructura de lenguaje. a veces pienso que estoy en tantos cursos de idiomas solo porque buscaba una forma de comunicarme, ya que el castellano parecia tener carencia de palabras.

Me gusta estar sola, que nadie lo dude. Sola en casa los dias en que decido no asearme, sola al dormir, sola cuando camino con mi helado de lucuma bajo la llovizna de verano, sola mientras oigo samba en la ducha, o sola cuando leo algun libro especial. Lo malo es estar sola cuando tienes un batallon de gente alrededor. Cuando se te ocurre ir al cine el dia de los enamorados porque ni recordabas la fecha y te hallas a cientos de parejas con la original idea de ver la misma pelicula que tu ese mismo dia. O cuando voy a almorzar y me siento en mi mesa sola, mientras alrededor todos comparten alguna charla idiota. Sola cuando hay que ir a un concierto del cual reservaste la entrada hace un mes y que de pronto te das cuenta que no hay con quien ir, porque todos tus conocidos iran a zona panoramica a mirar con catalejos.

Hoy estaba en el restaurante de siempre, me agrada que ya todos alli me conozcan, porque me reservan alguna mesa o me recomiendan uno que otro plato; lo que me desagrada es esa mirada sobre mi, como si fuera extraterrestre por el hecho de almorzar sola. Antes solia almorzar con un chico que estudia filosofia y me suele hablar de Hobbes y otros; pero la llegada del verano lo debe haber llevado por otros rumbos, asi que almuerzo sola con el discman puesto para no oir la version instrumental de Alfonsina y el mar que a veces pienso me llevara a las lagrimas.

Hoy llegue temprano y me recibio el mozo de siempre con su amplia sonrisa, parece que el hecho de verme a diario le hace creer que ya somos amigos y me da la bienvenida guiandome a una mesa junto a la ventana, pero como estoy con la migraña y fobia a la luz me niego.
- Hoy no desea mirar a la calle, la señorita?
- No, hoy prefiero un lugar algo apartado, habra alguna mesa?
- si, hay uno perfecto- y me conduce al otro salon junto al escenario
me acomodo el cabello y comienzo a mirar hacia la entrada sin mirar realmente.
Cuando trae el plato, el mozo me sonrie y comenta
- Ya llegara...

Suena como una profesia, me pregunto si la soledad se me ha comenzado a notar en la cara.

martes, enero 24, 2006

cuatro

Los dias transcurren lentos en la nueva casa, ella sigue yendose temprano y regresando tarde, ignorando esas peleas estupidas entre ambos hermanos mayores...insultos sobre sexualidad y frustracion que hieren el ambiente.

Por las noches Eva le cuenta cosas que ella no desea saber. Dice que sabe que su hermano le mira las tetas con concupiscencia, Eva tiene esos senos enormes de matrona antigua y dice que su hermano se los mira dia y noche, que la espia en la ducha cuando se baña y que siente su respiracion tras la cortina cuando se cambia en las mañanas, Eva dice sentir miedo por ambas; pero ella se tapa los oidos, le enferma esa obsesion de Eva de sentirse observada y de decir que su hermano no se casa con nadie porque la desea a ella. Se oculta bajo las sabanas fingiendo dormir mientras reflexiona sino sera Eva la que no se va de casa por la misma razon.

Un dia sucede lo inevitable: Mientra ella y Eva leen revistas en la cama, su hermano giganton la llama al cuarto para mostrarle el nuevo programa del computador, como ella se niega a ir, el insiste mas hasta hacerse insoportable...la llama y grita desde la otra habitacion, interrumpiendo su charla, Eva interviene entonces con una de sus consabidas frases de "ya dejanos en paz maricón" que dudosamente queda sin respuesta. La tarde es apacible y la lluvia golpea el cristal de las amplisimas ventanas, ellas permanecen calladas asombradas de que Giganton no haya reaccionado. Luego solo se escucha un golpe seco, seguido de un gemido y una maldicion.

El hermano ha entrado a la habitacion de ambas solo para golpear a Eva por la espalda con su enorme rodilla de gladiador, mientras le dice " callate machorra" con la autoridad del que se sabe mas fuertey mas grande. La ha dejado inmovil por un buen rato, el tiempo se detiene y ella siente que de pronto el aire escazea en casa, intenta ayudar a su hermana pero este solo hecho basta para que Eva pierda todo rastro de cordura y arremeta contra el como una fiera, echa espumarajos por la boca y vuelve con el cuchillo de caza de su padre, un cuchillo enorme que parece una cimitarra. A partir de alli todo sucedera muy rapìdo, ella verá como se enfrentan ambos hermanos y como Eva se hace enorme con el arma empuñada sobre giganton que ahora luce reducido a una criatura de ojos desorbitados. Eva crece y crece y parece que fuera a llegar hasta el techo, se abalanza sobre el con la destreza de un asesino y le clava el cuchillo en el pecho, increiblemente no brota la sangre que esperaba y dique asestandole golpes en el cuerpo, mientras lo trata de maricon y poco hombre...Ella reacciona a mitad del juego y se interpone entre ambos, pues sabe que Eva no se detendra hasta matarlo. Giganton tambien parece despertar y detiene el ataque con un empujon a la fragil Eva que ahora llora y grita como demente desde la alfombra.

El cuerpo de giganton esta cubierto de heridas pequeñas, su ropa se va empapando poco a poco de sangre. Su transpiracion apesta a miedo, se mete al baño y no vuelve a salir de alli hasta muy tarde. Ella tambien se ha ganado algunas heridas en los brazos que le duelen como si hubieran sido hechas con hierro caliente. Eva ha vuelto a la calma y permanece en estado catatonico mientras se aferra al cuchillo como a un ancla en ese mar oscuro que ahora es su mente.
LLega la noche y los tres hermanos permanecen sin decir palabra, nadie debe saber lo que ha ocurrido.
A la mañana siguiente Eva le hace prometer que nunca mas se interpondra entre ambos porque la siguiente vez no tendra piedad.

Dos semanas mas tarde llegan sus padres, Giganton los ha llamado y por el hilo telefonico su padre ha sentido como las lagrimas de Giganton mojaban su mejilla, " no la soporto mas , papa" " ya no puedo soportarla" ha dicho y ellos han sabido que algo andaba mal.

Cuando llegan le reclaman a ella ¿ Por que no llamaste tu? ¿ por que dejaste que esto pasara? Pudo haber sido peor ya conoces a tu hermana...Ella piensa que nadie la conoce, nadie sabe quien es realmente Eva y por eso ha ocurrido lo que ha ocurrido.

Cuando sale esa tarde a clases, cruza el comedor en donde permaneces sentados sus padres, Eva y Giganton. Escucha como su padre recrimina a su hermana " esto ha ido demasiado lejos, ¿crees que tu hermano te espia? ¿ crees acaso que tu propio hermano quiere violarte? ¡ Estas loca! "

Eva llora en la silla mordiendose los labios... Si -le grita- tu hijo quiere violarme y la proxima vez lo matare.

Su voz retumba en el pequeño departamento. Sus padres se han quedado callados, estupefactos, ni una mosca viola el silencio de su sentencia. Ella sale de casa, no quisiera volver alli nunca mas.

lunes, enero 23, 2006

De vuelta a la ciudad

Pense que no tendria que volver a utilizar este espacio para hablar de mi. Pense que de ahora en adelante podria seguir yo con mi vida y el blogg en tercera persona, por otra vereda. Pero no es asi. He vuelto porque no se a quien decirle que me volvi a romper, que mis goteras no habian sido tapadas a tiempo y ayer me desborde en llanto y no lo pude ocultar. La excusa fue la estupidez mas grande del mundo: Me robaron la cartera, alli estaba mi vestido nuevo, el reloj y la camara digital...el unico recuerdo que tengo de el del innombrable, ya se que hablar de el solo me sirve como repelente para hombres, pero me jode que un mero simbolismo como perder esa camara me hiciera llorar y doler tanto el pecho como si lo hubiera vuelto a perder a el. Y lo peor no fue eso, fue revivir la pelicula de Abril del 2004 a la fecha con una dolorosa certeza del amor perdido, de saber que el periodo de duelo no termina del todo. Saber, que no puedes querer a nadie que este pasando por lo mismo, porque entonces es tirar una moneda al vacio, apostar a la nada.

Cada hombre que me ha interesado tiene sus cargas en la espalda, cargas de las que no pueden desprenderse tan facilmente, mujeres, ex, hijos, hipotecas...hombres que sufren por no poder romper con el pasado igual que yo. Y yo tengo la conciencia de no ser suficiente excusa como para cambiarles la vida, como iba a hacer con el innombrable. Que no valgo demasiado como para decirle a un tipo que cambie sus pesares por mi, yo que en este momento ando con el corazon hecho leña en busca de alguien a quien querer. Y yo se, mi querido Lugarteniente, tu que conoces todo de mi, que debo dejar de buscar pero a veces me ilusiono facilmente como lo hice contigo...porque ya debes saber que me hice tal ilusion contigo que casi me voy a España solo para oler el cigarrillo en tus ropas y poder leer lo que escribias en el computador...pero supe y se que siempre hay y habra hombres como tu, que nacen para amarlos de por vida sin que puedan corresponderte.

Yo me topo a menudo con ese tipo de hombres, los que ya tienen una vida hecha y maltrecha que no pueden cambiar, alguien por la que viven llorando o con quien ya no soportan dormir mas, hombres atados de pies y manos, balanceandose como cuerpos en el vacio...pero esas son solo excusas para continuar con esa infelicidad. Como yo. Que no podria ir de un lugar a otro sin equivocarme y enamorarme del tipo incorrecto, solo para tener una excusa por la cual dejar de ser feliz. Porque los depresivos somos asi, tropezamos con la misma piedra solo para no abandonar el camino que ya creemos conocer.

Ojala algun dia yo pueda dejar este camino y atreverme a ser feliz con alguien, para entregarle todo este cumulo de amor que se pudre en el pecho, como madero que flota en el agua...sin destino, sin nadie que lo quiera coger. Que excelente seria, no? Poder ser el fin y el medio de alguien a la vez y poder entregarse por completo, por una vez sin miedos a que te desangren.

Algo ha muerto en mi pecho, supongo que lo de la camara era un mero simbolismo; pero tambien fue la comprension de que aquellas personas que aun andamos en duelo somos imposibles de ser amadas, acepatadas o de compartir algo que no sahoga por dentro y que se derrama con la menor excusa. Amor, se llamaba amor.

Regreso a San Juan y todos los por qué

Lo último que escuché antes de girar la cabeza, fueron las ruedas del auto acelerando en el asfalto y alejándose de mi a toda marcha. Me aca...