viernes, noviembre 03, 2006

Ser o No ser Gorda(3): Dieta del Caballo

Hoy, como cada viernes, escribiría sobre mi batalla por bajar de peso. Hablaría, por ejemplo de mi entrenamiento casero, a base de tae bo, abdominales y bicicleta elíptica. Que la primera semana fue horrible, que un día salí a la calle y sentía mi abdomen tieso (no plano, sino tieso) por el exceso de abdominales que hice mientras miraba TV (veo mucha Tv).
Que el rollo obviamente seguía allí, porque el tejido adiposo sin dieta no se va a ninguna parte, pero que mis laxos músculos abdominales habían recibido una dosis extra de ejercicio y ahora estaban más paralizados que abdomen con peritonitis.
Que caminaba y sentía como si de pronto usara una faja de metal oprimiéndome la guata.

Fue entonces que opte por hacer dieta. Pero nada de esas dietas estupidas de revista, que te vuelven anoréxica en 20 días y a la semana te vuelves a inflar como globo. Nada de dietas con sopa, con limones, con piña. Haría mi propia dieta a base de vegetales y carnes. Exenta casi en su totalidad de los malditos carbos, responsables de la obesidad y otras maldades.
Tampoco la llevaría al extremo,
iniciaría con una Dieta Alami…No, no a la Mierda…sino A la mitad,
comería solo la mitad de mi alimentación habitual. Así no seria tan extremista y podría llevarla a cabo, sin tener que ir al fridge a media noche a embutirme cualquier cosa, como lo hacían mis amigas, dietistas experimentadas.

Inicié quitándole al desayuno: los panes. Al almuerzo: la papa o el arroz, a la cena…Bueno, mejor no cenaba…Dije adiós a los utilísimos tallarines ( que se preparan en 20 min) y me despedí para siempre de la pizza o cualquier otra comida rápida y engordante.

Pero en eso empezó la ansiedad.
Los carbohidratos en exceso pueden llevar a la hiperactividad en niños y en las dos primeras horas de digestión, pueden causar somnolencia en el adulto; pero nadie me dijo que su carencia podría llevarme a estados de ansiedad infinitos.

Para alguien como yo, que en los últimos meses se había acostumbrado a comer un trozo de pastel diario o interdiario, el déficit de la azúcar procesada resultó casi un suicidio. A veces aguantaba todo el día, pero en la noche, necesitaba un trozo de pastel, un pastelito tan solo.
Que desgraciada se había vuelto la vida sin carbos.

A la ansiedad de vivir sin sexo, se aunaba la ansiedad de vivir sin azucares. Mi vida se había vuelto una porquería. Comer tortas de chocolate, me quitaba la ansiedad del sexo, pero si las comía a diario, engordaba, si engordaba mis opciones de hallar a alguien para compartir la cama disminuían, si me quedaba sola y sin sexo, en 20 años me tendrían que sacar de casa con un remolque. En definitiva: Un círculo vicioso, que me hundiría en la depresión más pura.
Fue entonces que elegí.

Nada de tortas para suplir el sexo, iniciaría de una vez por todas
con el higiénico y saludable oficio del onanismo.
Alguien dijo ¿la dieta del Caballo? Bueno, si.... Así me tranquilizaba. El desequilibrio hormonal de finales de mes, me volvía loca, necesitaba algo que sirviera de pararrayos para toda esa energía incontenible que me daban las mareas estrogenicas.
Y no estaba entre mis opciones hacerla de yegua salvaje, para calmarme.

Claro, a este punto alguien diría, que eso es una perdida de tiempo. Que preferible y me busque un “amigo”. Pero vamos! Yo intentaba evitar la depresión y la ansiedad, si conseguía a una persona que me “satisficiera los bajos instintos” ambos síntomas aumentarían.
(Aun no estoy enferma, solo son síntomas vagos)
Y estaba muy lejos de llamar por teléfono a alguien para proponérselo. Vaya premio! Ya me imagino: Alo, fulanito, puedes venir a mi casa es que me siento sola...uy que calor hace, mejor me quito la polera…jaaaaaaa…Ni muerta!

No estimaba a nadie tanto, como para regalarle una noche juntos.

SEXO EN RED

Masturbarse a solas es aburrido, pueden decirme, ¿Por qué no probaste con sexo virtual? Y entonces yo me río de la propuesta que incluye la búsqueda de un compañero a doc, que por la Web cam no se vea como un cerdo que tiene embarrados hasta el Mouse y el teclado, de tanto darle a la vaina.
¿Es eso quaker?...No, se me cayó el yogurt, responde el tío...jaaaaaaaa...
O a algún amigo cibernético con quien quieras “compartir cariño” sin tener que involucrarte emocionalmente, en futuras ocasiones de Necesidad .

¿Es eso posible? ¿Practicar sexo a distancia con alguien que sea previamente tu amigo, solamente? ¿Sin involucrarte, ni un poco? ¿Sin pensar que...quizás...tal vez...el tipo no quiera ser solo tu amigo?

Y es que eso de no mezclar sentimientos y sexo, vale incluso para las relaciones internauticas. Seria terrible enterarse que eres el contacto sexual de alguien a quien estimabas a otro nivel.
Por eso existen los contactos que son específicamente para compartir asuntos carnales y en que ambos están concientes que solo eso los une. No se habla de nada más, ambos solo quieren hablar de sexo. Es una necesidad mutua sin responsabilidades de por medio. Y gratis!
Tenía amigos de ese tipo, pero los eliminé caundo quise volver al camino de la castidad virtual.


Estaba en este punto de comer menos, tomar mas agua, hacer ejercicio, escribir y tocarme, cuando alguien me dijo que mejor ¿Por qué no intentaba conocer a alguien?
Uffff ¿Alguien? Conozco a mucha gente, pero nadie me interesa lo suficiente como para llegar al otro nivel. Ni siquiera al nivel previo. Ni siquiera a una charla muy, muy previa, que pueda llevar a un nivel más íntimo
¿Me habré vuelto exigente y engreída con los años? Probablemente.

Pero si se diera el caso de conocer al tipo perfecto, que gustara de leer o coleccionar música, tanto como de ver Frasier o Futurama... Yo no estaría emocionalmente lista (físicamente, ni hablar) para iniciar una relación. Estaría tan ansiosa por un encuentro de otro nivel, que lo arruinaría todo. Tendría que esperar y esperar…para no intentar violarlo a la primera oportunidad.

¿Que haría durante ese largo periodo que aguarda entre la primera cita y el deseado encuentro sexual?
Pues, nada. A guardarme en casa y hacer mucho ejercicio, como ahora, tomando mucha agua y aprendiendo a tocarme, a quererme....En criollo A masturbarme, pues!

¿Como puedes saber si te gusta el sexo, si no te lo sabes hacer a ti misma?

Estoy a punto de cumplir 27 años y recién tengo tiempo de tocarme e ir descubriendo cuáles son las cosas que en verdad me gustan de mi. Muy lejos de ese personaje que todos asumimos cuando solo vamos a la cama con alguien mas. Cuando solo eres la mitad de algo y sientes una soledad de huérfano al terminar de hacerlo.
Tenía que ser mas egoísta con mi cuerpo.

Sin cargos de conciencia, por darse placer. Sin pensar en las consecuencias, en si el preservativo funcionó, en si fue amor o no. Simplemente relajada, lista para una ducha tibia y un sueño sin pesadillas.

Hoy, iba a hablar sobre mi lucha para bajar de peso.
Pero creo que la verdadera lucha se libra con una misma. Jugar a quererse y a que te quieran, sin ningún remordimiento.

PD. La dieta del Caballo siempre será más saludable que la dieta de la Yegua.

jueves, noviembre 02, 2006

08: 50 de la PM

Lo reconozco, soy una antisocial. No puedo leer blogs que tengan 200 comentarios, ni mas de 50 contactos. Me siento ausente, no invitada, de sobra. Casi nunca entiendo de que hablan. Parece chino para mi. No me gusta.

Tampoco puedo escribir posts cortos, cuando me lanzó a escribir lo hago hasta la última gota. Una joda. No puedo resumir nada.

Y a veces soy antisocial y no me da las ganas de responderte, ni de comentarte. pero te leo.., a veces...casi nunca, pero te leo.

Lo reconozco, no soy fiel a nadie: Todo me cansa muy rápido, incluso yo misma. Al carajo! sigamos escribiendo.

Por cierto: Tampoco sé poner títulos, detesto ponerlos...pero me agrada clasificar las cosas y sin un título no puedo. Fuck, fuck , fuck........

Los Pétalos

Mil pétalos de ésta noche se deshojan sobre mí,
son los cadáveres de las estrellas que palidecen ante ti,
es toda esa oscuridad que es rasgada por la presencia que ilumina,
que mata estrellas,
que deshace la noche en pétalos oscuros,
en plumas de aves nunca vistas.
Eso es lo que yo veo
Oscuridad simplemente.

A veces me siento tan triste,
que no puedo escribir como deseas que lo haga,
solo imagino esos cuerpos pesados cayendo
como una nevada negra sobre mi piel ya carbón,
una oscuridad que es flama en mi noche,
tal vez sea este el ultimo rescoldo de una ilusión.

Así me siento hoy, sin ganas de hablar,
con un mutismo que va mas allá de todos los gritos que están aquí dentro.
Ese silencio que vuelve la noche más triste, mas de ébano, mas oscura,
con todas esas estrellas lanzándose en picada cobre un cuerpo que muere,
que una y mil veces muere.
.
.
.
Oct/31

Entre Scrubs

Conocimos a Javier durante el internado de medicina. Era mayor que nosotros, con una barba que le crecía a toda hora del día y unos anteojos oscuros que lo hacían ver más rebelde de lo que en realidad era. Mucho mas hábil que nosotros, Javier se podía dar el lujo de andar de perezoso mientras los demás trabajamos,
por esa habilidad innata de resolver los problemas en el último minuto. Demás esta decir, que todos lo odiaban. No solo por esa actitud autosuficiente y esas respuestas lacónicas a cualquier pregunta que se le hiciera, sino por dejarnos saber que éramos apenas unos crios nerviosos jugando a ser médicos.

Nadie lo quería, excepto nosotros. Mi novio y yo, veíamos en el a una especie de Mac Giver medico que podía resolver cualquier problema sin pedirle ayuda a nadie.
Javier se había acoplado a nosotros y nosotros a el como si nos hubiéramos conocido toda la vida. Su carácter contestatario, hacia que por momentos se volviera nuestro héroe. Su actitud “alpinchista”, sin embargo, contrastaba con la nuestra, siempre de jóvenes aplicados, haciendo las cosas puntualmente y sin errores.

Si yo estaba estresada solía desfogarme dando golpes, que mi novio no soportaba y en cambio Javier si. El disfrutaba de esos golpes en el abdomen o en los brazos, que el endurecía después de cada una de sus frases machistas, en espera de uno de mis puños. “golpeas como chica” me decía, riéndose, “tienes que empuñar así” y me ponía las manos en posición. Mientras mi novio le pedía que no me enseñe a golpear, porque eso no era de chicas.

Javier era macizo, ningún golpe mío podía doblegarlo. Excepto ese día que en la visita medica lo tomé desprevenido con un golpe en el estómago y se quedó sin aire, mientras a mi se me salían las lagrimas, incapaz de ayudarlo por el ataque de risa al verlo doblado y sin voz.

Muchas internas querían algo con él. Esa mezcla de chico malo que puede resolverlo todo lo hizo popular, mas aun la vez que en una guardia salio en calzoncillos hasta el pasillo por una llamada de emergencia. “es que no puedo acostarme con ropa” fue su única explicación cuando le reclamaron por estar calato en una habitación unisex.

“Brito”, le decían. Eres un Brito porque no tienes enamorada a los 29 años, porque juegas voley con el equipo de homosexuales del barrio, porque siempre andas luciendo los músculos como un trofeo gay. El se reía sin ofenderse, la verdad es que Javier estaba lo más lejos de ser un “cabro”, como todos los demás internos trataban de correr la voz. Javier era un violador en potencia esperando la primera oportunidad que se le ofreciera.
La única consigna: No enamorarse. Porque nadie me soportaría, me decía. Tendría que ser alguien de mal carácter y más maniática que yo. Soy un egoísta de lo peor. A lo mejor solo necesitas una mujer suavecita que ceda a todas tus tonterías, le decía yo. No creo, me aburriría.
Es que Javier era un cerdo. Si alguna vez le dirigía la palabra a una mujer era solo para burlarse de su gordura, sus tetas o su peinado. Para decirle que era inútil o cualquier cosa que las hiciera enfadar. A mi también me lo decía, me hacia insinuaciones delante de mi novio, solo para sonrojarme a mi e irritarlo a él. Pero todo era en broma y lo sabíamos. Javier era inofensivo con nosotros. Éramos como hermanos, el trío perfecto. Y ambos se turnaban para cuidarme, por mis crisis migrañosas o por que sabían que siempre me andaba buscando problemas.

Un día, después de una operación que duro casi 4 horas, yo me quede sola y cansada en el quirófano. A la mujer que se operó le acababan de extraer el útero por una hemorragia incontrolable y ahora en la sala vacía, solo quedaban las gasas ensangrentadas y la ropa de cirugía manchada y tirada en el piso, como al final de una larga batalla.

Javier entró con su scrub verde sin manga y me vio allí, sentada en el banco con el scrub azul y las manos blancas por el polvo de los guantes, mirando a la nada.

-¿Por qué no te vas a almorzar, chascosa? Preguntó quitándome el gorro de un manazo.
-No tengo ganas, me duele todo.
-Yo entro a una cesárea, en 15 minutos, ¿quieres algo… una empanada, un masaje?
- no, Estoy triste, le dije, queriendo llorar, había sido una semana horrible.
-No estés triste porque te duele la cabeza, me dijo mientras se colocaba detrás mío a masajearme los hombros por encima de la delgada tela del scrub.

-Tu cuello está tieso, te va a dar tortícolis, medusa. Yo me reí pensando que Javier conocía tanto o más que mi novio sobre mis solencias psicosomáticas. Sus manos tocaban ahora mi cuello, iban debajo de los cabellos y ascendían como una caricia muy suave detrás de mis orejas.

Javier solía darme masajes, cuando tenía jaquecas, pero eran rápidos y rudos; ésta era la primera vez que se portaba suavemente conmigo.
La verdad, es que era la primera vez que estábamos los dos solos y la primera vez que su cuerpo casi tocaba el mío, separados solo por la delgada tela de la ropa de cirugía. Sentía el calor de su pecho en mi espalda y su voz cerca abrazándome.
Por un minuto quise que ese masaje se prolongara más y más, pero pensar eso era casi incestuoso.
Giré sobre el banco metálico hasta hacerle frente y entonces nos quedamos viendo como un par de desconocidos. Yo con la melena despeinada y él con su pulcro gorro de cirugía, sin mediar palabra. Mirándonos largamente en medio de ese quirófano vacío.

“Eres una medusa”- me dijo con la mano aun entre mi cabello.
“Y tu un auteéntico “Brito” con ese scrub ajustado”, dije dándole un golpe en el abdomen. El sonrió y me sujetó el puño por un buen rato.
“Aun no me he cobrado tu otro golpe”, me dijo con suavidad y, entonces acarició mi mano con una ternura increíble. Mientras yo sentía electricidad en todo el cuerpo.
Tienes suerte que yo te quiera, medusa...Que los quiera a ambos...agregó y salió a toda prisa al otro quirófano, de donde ya lo estaban llamando.

Nunca más volvimos a estar a solas. Incluso después que yo terminara con mi novio. Hubiera sido demasiado desleal echar a perder nuestra amistad por andar con juegos estúpidos.

Hace unos días me enteré que Javier se casaba con una chica del hospital. Que por fin se había enamorado de una mujer que lo soportara.

- oye Brito, lo saludé, ¿es cierto que te casas?
-
Si, pues. Como tú nunca me hiciste caso.
Ambos nos reímos como tontos, e inmediatamente se hizo un largo silencio, solo interrumpido por las bocinas de los autos.
- y ella ¿sabe golpear bien? Corté yo.
- No, medusa, nadie ha superado tu gancho... Tu si sabes hacer doler, sonrió luego.

miércoles, noviembre 01, 2006

Sabes?

Mi lap top no tiene conexión a internet. Para escribir mis textos, debo hacerlo en una cabina de internet, eso me gusta. Escribir cuando estoy conectada al internet me hace sentir que escribo sentada en una calle transitada, que en cualquier momento alguien puede interrumpirme e invitarme un café, para hablar de cualquier cosa.

Cuando escribo en casa, como ayer, solo estoy yo y mis ideas. Es algo demasiado privado, muy triste a veces. Nadie me interrumpe, solo estoy yo y mi música.

Ayer, por ejemplo, como estaba corta venas puse el Cd completo Duncan Dhu y evité recibir llamadas. Estaba tan triste, que ni una palabra salía de mi garganta, sentía como si alguien me hubiera absorbido toda la fuerza y mi voz se hubiera diluido en una atmósfera melancólica de la que en verdad no deseaba salir. Estaba en plan Masoca como dice A.

Cuando estoy triste, demasiado, así como ayer. Prefiero no hablar, ni un hola salí de mi cuerpo. Ni una frase falsa, simplemente no puedo. Me vuelvo tan inexpresiva, que incluso me cansa lagrimear. Poder llorar es un acto de mucho esfuerzo y al hacerlo me siento bien. Ayer estaba triste, hace casi un año que no me sentía tan bajoneada. Por eso salí a caminar y escribí tonteras. Para salir un poco de ese mutismo, que me encierra en mi cuerpo, volviéndome cautiva de una idea triste que se repite una y otra y otra vez.

Ahora estoy bien, bañadita y con el pelo suelto y alborotado. En este momento hablo con R. K. ¿a qué no sabías que escribo mientras hablamos, eh? Siempre hago dos cosas a ala vez. Eso me fuerza a poner mas atención a no dispersarme demasiado.

Bueno, no escribiré nada más por hoy. Sobreviví a la colección completa de Duncan Dhu, a ver la película sobre Frida Kahlo, a un día sin ejercitarme, a comerme tres peras azucaradas mientras veía todas las series gringas que dan por cable. A cortar el teléfono a todos los que querían ayudarme. A oír como A. Me mandaba al cacho por mi ánimo de autocompasión.
En fin, sobreviví a ayer y hoy estoy tranquila, limpiecita, sin ideas malas. Como para que me sienten en un sillón y me cuenten todo lo que se les ocurra, estoy para escuchar historias. Incluidas las leyendas urbanas.
Sabes?
Incluidas mis propias leyendas en la voz de otras personas.

martes, octubre 31, 2006

De patitas en el Banco

Hoy fuimos al banco. Yo de mal ánimo por tener que andar con $ 2000 encima, en una ciudad en donde cualquiera te descuartiza por 200 soles. ¿Por qué mi madre me hacía pasar por eso? Encima me pagaban en soles. Con la caída del dólar desde el año pasado, había perdido una buena cantidad que jamás vería, sin contar los intereses de todos estos meses. Pero, claro, eso no podía reclamárselo a mis padres,
a riesgo de quedar como la pequeña hija usurera de la familia.

Llegamos y era el eterno ritual de sacar el tickett, sentarte y darte cuenta que faltan como 100 puestos para que llamen a tu número.
El estar triste, hace que prefiera no hablar para no embarrarla toda. Así que allí estábamos, mi madre y yo sentadas en completo silencio, esperando que llegara el turno del ticket C 186, cuando apenas iban por el C 076.

Es gracioso como el mutismo te hace más observadora de la gente
de todas esas personas que abrían cuentas, revisaban saldos, pagaban cuentas. Toda una fauna de gente adoradora de dinero, en ese banco. Mujeres de pieles arrugadas, hombres con ropa de obrero, jóvenes con acné en la cara…Acné en la cara, eso me hacía recordar, que una prominencia parecida a la Montaña Fiji, se levantaba desde mi mentón, en víspera de la celebración del Día de las Brujas. Parece que la naturaleza se encargaba de darme el traje perfecto...
Yo que quería estrenar mi traje de odalisca y la naturaleza me daba el
papel de la Bruja Ogata con verruga incluida.
Malditas hormonas! Me dije por centésima vez esa mañana.

Ya había observado a todo individuo presente en ese banco hasta el cansacio. Volví a ver el marcador y allí estaba C 079,
¡¡¡en todo ese rato solo habían avanzado 3 puestos!!!
Algo debía fallar, probablemente los del código S de “sin tarjeta” si avanzaban rápido que los del código C "coju... con tarjeta".
Volví a ir a la máquina y esta vez elegí opción sin tarjeta. O.k, perfecto, mi ticket era ahora el 146 y solo me faltaban…113 puestos para llegar a la ventanilla…

Volví a mi butaca e intenté entablar una charla con mi madre. No quería culparla por nada de lo que me hubiera pasado en estos días…aunque era inevitable.
Era inevitable pensar que había tenido que viajar para acompañarla, perdiendo una vacante en ese maldito curso médico. Que probablemente ya no ingresaría a la residencia por ese insignificante detalle, que me imaginaba mi vida como una eterna médica general que cada año que pasa, se olvida más de lo que le enseñaron los 7 años de facultad y teme incluso entrar a una sala hospitalaria por esa inseguridad que les da a todos los que dejan por buen tiempo las aulas.

Era inevitable pensar que prestarle dinero a mis padres hace casi un año, había sido un mal negocio. Que YO seguía pagándome todos los cursos a los que me inscribiera, con mis escasos bienes y que la plata salía y salía, pero jamás regresaba. Que la única solución que veía mi madre a todo esto era que me quedara cerca de la familia, a hacer una especialidad aquí y me casara con alguien de aquí y tuviera una vida digna que AQUÍ sería bien vista.
Joderrrrrrrrrrr

No, lo mejor era hablar del clima. Mi madre es la persona más amorosa del mundo conmigo y me cortaría la lengua antes de decirle alguna maldad que la haga sentir mal...Más aun sabiendo, que cualquier cosa de mi parte puede ser una maldad...

Comencé a admirar a todas esas jovencitas que no llegaban a los 20 años, atendiendo tras las ventanillas.
Usando anteojos de marcos gruesos para darse un toque de distinción y madurez - del que oviamente aun carecían- para mostrarse seguras y capaces ante toda esa gente que atendían. Ese era el motivo de que yo también llevara mis enormes anteojos de marco negro: Hacerme parecer mayor. Y claro, ahora los odiaba, odiaba que la gente me dijera señora en las colas, que si me ponía abrigos pareciera una joven “mamá”, que si usaba botas, pareciera una joven “tía” y que en todo sitio, la gente me viera como la versión morena de la Vilma de Scooby Doo.

Envidiaba a esas jovencitas del banco con sus trajes bien planchados, las faldas cortísimas, los zapatos altos y las manos pulcras de quien no trabaja y vive solo para manipular el cochino dinero, por el que los demás nos sacamos la mugre (Vamos, hubo un tiempo en que yo me amanecía y trabajaba como bestia para conseguirlo…ahora soy una desocupada solidaria con la clase trabajadora de este país)

De nuevo el tablero marcador y ya habíamos avanzado 20 posiciones. Mi madre se adormitaba or la falta de charla, mientras yo veía los zapatos de toda la gente que ingresaba al banco y comprobaba que la personalidad de alguien se ve en los endemoniados zapatos. No solo la higiene o la marca del calzado.
El factor fundamental era el buen gusto
Tías rollizas y maquilladas hasta las orejas con zapatos de colores o enormes plataformas que mostraban unos dedos regordetes a punto de la gangrena. Hombres con botas rústicas y poses de Macho del valle. Jovencitas con zapatillas hondas, rodillas huesudas y piernas sin depilar; tíos con zapatos brillantes de charol, tratando de disimular su baja estatura con tacones de madera muy al estilo “bailaor” español, en fin una extensa lista de gente sin el menor cuidado de su persona ni de sus zapatos.

De pronto pensé que mucho del buen gusto para elegir ropa o calzado
se relacionaba con el hecho de elegir pareja.
Había gente que simplemente se conformaba con lo primero que le fuera cómodo. Sin darse cuenta si era huachafo o no. Como esa tía que vestía sandalias con medias azules creyéndose muy fashion porque combinaban con una blusa del mismo color. O el hombre de zapatillas blancas, o la mujer que equilibraba sobre unas plataformas de Transformista en la cola del banco.
A veces una simplemente, se conformaba con lo más sencillo y con lo que pudieras caminar el resto de tu vida, sin necesidad de mucha refacción o cuidado. O sea, conformarse con alguien común y corriente, que no diera problemas nunca y encima! te haga creer que eras mejor que antes de "usarlo".

Ahora comprendía porque seguía sola. Mi filosofía muy a lo China Tudela no encajaba en este mundo de gente calzando “tabas” todo terreno, que no jodieran por el mantenimiento.

Finalmente llegamos a la ventanilla. Una jovencita de manos pulcras, ropa planchada, pelo engominado y anteojos de última moda, me saludó con una sonrisa que mostraba unos frenillos que podían servir de pararrayos, pero que increíblemente le lucían bien en ese rostro de casi inocencia; la muchacha me ayudó con la endemoniada transacción que había tomado casi dos horas y se despidió con un "Estamos para servirle".


-Madre ¿por qué jamás me depositas el dinero directo en la cuenta y me haces pasar por esto?- le pregunté al salir.

-Es que conociendo como eres, pensé que necesitarías algo de ese dinero para comprarte unos nuevos zapatos, porque no creo que quieras llegar al verano con esos zapatazos de guerra.

Entonces observé mis zapatos, todo terreno, con el polvo de todas las ciudades impregnado desde hace un mes y me di cuenta

que el dinero y no el "buen gusto" es lo que te hace buscar comodidad en
las cosas mas simples, pero capaces de llevarte mas lejos que cualquiera.

lunes, octubre 30, 2006

Lunes/ Retazos

Caution: Posts Down.


Parece que lo de estar tristes, nos hubiera agarrado en bloque. Toda la gente a mi alrededor está un poco triste. No quiero preguntarles por qué, ni desearles que se mejoren. Cada quien tiene sus propios plazos para sentirse bien y su derecho inalienable a sentirse una mierda de vez en cuando.

Yo no me siento así, solo estoy en ese estado melancohólico, que sigue a las grandes migrañas. Con sueño y sin sueños. Caminando lento y sin ganas de hablar con nadie el tiempo suficiente para que me pregunte si de verdad me siento bien.

Es bueno escribir, nadie pregunta.

------------------------------------------

Hace algunos semanas hablé con Claudio, hablábamos de los tipos que trabajan en el proyecto de la India, que son unas tremendas bestias sin capacidad de decisión. Hablábamos de uno en especial que había echado a perder todo su proyecto y por loq ue ahora le estaba escribiendo un mail de queja a los jefes. Yo colaboraba al mail con expresiones varias, aminorando los insultos.

Es admirable la globalización, yo era una peruana hablando desde Chile, a un chileno que trabaja en USA de cómo despedir a un indio que trabajaba en Bangalor y al que yo ni conocía. Entonces me doy cuenta que hablo a diario con cientos de personas que no conozco, pero sobre los cuales tengo cierto poder de acción y reacción. Tengo un pequeño poder mal enfocado.

Algo así como estar en el lado oscuro de la fuerza, pero sin querer asumirlo por completo.

-------------------------------------------

Sigo sin menstruar, debe ser el desequilibrio hormonal, lo que me pone de mal humor. Me pregunto que pasaría si usara anticonceptivos hormonales...Vaya, estaría hecha una loca! A veces me pregunto como hacían en la antigüedad para introducirles piedras en el útero de los camellos hembras y así evitar que se embaracen; era una especie de T de cobre, pero de piedra.
Me imagino con una piedra en el útero, como una versión morbosa y uterina de Demóstenes. Una piedra que me preserve estéril, una piedra que pueda hacerme hablar. Una piedra que haya migrado de mi cabeza a mi matriz para evitar que pueda parir individuos inútiles como yo.

--------------------------------------------

Mi madre bromea cada vez que le pido algo, dice que no lo hará, que sólo me ayudará si vuelvo con mi primer ex y me caso con él. Sabe que eso me hace rabiar. Que ese camino jamás lo recorreré. Que jamás volveremos a ser amigos. Ella no sabe, por supuesto, que la última vez, él me trató como si yo fuera nada, un bagazo con el que puedes acostarte sin besar en la boca. Alguien que puede satisfacer su deseo, mientras sigue con la novia perfecta, virginal y buena.
Como lo fui yo en un principio, antes dél, antes de todo.
Pero eso no le digo a mi madre, prefiero que siga pensando que soy una loca que no sabe lo que quiere y se enamora siempre de quien no debe.

----------------------------------------------

Me acabo de dar cuenta que yo también estoy triste. Pensé que solo era melancolía, pero en verdad estoy triste. Ojalá me calme pronto y todo vuelva la normalidad, ya van dos días en este estado de ser y no ser, disuelta en el limbo. Ayer, incluso, comencé a contarle mis mejores cuentos infantiles a alguien de mi edad. Fue extraño, se me habían venido a la mente todos, Las Mil y una noches, los cuentos rusos, los cuentos del Brasil. Todo era tan fácil cuando era niña. A veces, cuando cuento esas historias, me siento igual de inocente que entonces. Igual de buena. Igual de esperanzada en hallarle un final feliz a todos esos cuentos truncos de finales extraños.

Tal vez un día, yo misma te cuente alguno.
¿te agradará oír mi voz?

domingo, octubre 29, 2006

Domingo en Casa

Es domingo. He tratado de pasar el día sin tener que decidir que hacer con mi vida. Se supone que esta semana es la final, para saber si quiero vivir en Lima, o si quiero morir en otra parte. Prefiero no pensar hasta el último minuto, eso siempre da resultados.

Ha llegado a tanta mi ansiedad, que he estado alejada de computadores u otros objetos que me estimulen a describir mi estado y a volver a la introspección diaria de ¿Qué quiero hacer realmente con mi vida? Así que me he decidido a ayudar en casa. Hace años que no lavaba ropa. Recién hoy día me di cuenta. Hace varios años que solo vengo a la casa, dejo mi bolsa de ropa sucia en el patio y dejo que alguien más la ponga en la lavadora. No importa si es ropa blanca o de color, si está tremendamente sucia o solo con olor a cigarro o perfume pasado. No. La dejo toda junta y alguien se encarga de hacerlo.

Pero hace algunas semanas, mi familia se ha declarado en huelga. Al darse cuenta que no sé manipular la lavadora, que no tengo idea de cómo programarla o que ciclo elegir para determinada ropa. Es un asco, con la tecnología digital a veces me siento una ignorante en cualquier campo. Así que hoy voy al patio y decido lavar la ropa, separo cada prenda y decido lavar a mano todas las ropas pequeñas. De pronto me doy cuenta que hace como 10 años que no lavo a mano, ni utilizo jabón y menos, uso cloro. Soy una inútil total, creyendo que puede vivir sola. Ja! Sola pero cerca de papito y mamita para que le solucionen los problemas. Soy un fiasco, pienso. Jamás viviré con alguien, solo para evitarle la tortura de tener que mantener a un parásito como yo. Pienso tantas cosas negativas, que solo falta que me flagele con la ropa mojada y diga Por mi culpa, por mi culpa!

Luego voy a la cocina. Quiero ayudar, digo. Pero no hay nada que hacer. ¿Puedo pelar las papas? Claro, dice mi madre, algo sorprendida. La verdad es que siento que necesito contacto humano, que quiero estar con gente alrededor todo el tiempo, que no quiero quedarme sola como ahora, para evitar pensar. La comida huele bien, hoy no he hecho ejercicios, ni me he bañado, sigo con el pijama y los cabellos de bruja. Si alguien me viera en este momento, pienso, vería a la mujer mas fea de la tierra, con un aspecto deplorable de ropa ancha, cabello volando, unos gruesos anteojos y la cara sin arreglar.
No quiero casarme, pienso. Si me caso, alguien un día me verá así y pensará que incluso Alf puede ser mas atractivo que yo, me querrá por compasión, se quedará conmigo solo por alguna gratitud injustificada. No querrá tener sexo, me preguntará ¿Dónde está la mujer de la que me enamoré? Y yo seré tan honesta que no sabré que contestar. Probablemente si sigo sin trabajar, simplemente me vuelva ama de casa y me suicide.

Aun no es hora de almorzar, todos aun siguen llenos. Mi padre corta las hojas de la parra en el patio, mi hermana barre, mi sobrino arregla su habitación, mi madre cocina. Nadie dice nada, solo asean la casa en silencio y con rapidez, como si esperáramos a alguien para el almuerzo. Pero yo estoy habladora, comento con mi hermana, acerca de mi carrera, rajo un poco, me permito decir groserías que no sean solo escritas. Me siento rara, alguna vez aprenderé a hablar porquerías sin sentir que hago algo malo. A veces me siento como un Norman Bates, con una personalidad para hacer y decir cosas descabelladas, pero que en la vida cotidiana, duda incluso para matar una mosca. Esa soy yo, pienso. En la vida familiar,
Laura Hammer está oculta como un monstruoso ser capaz de romper todos los límites y decir todas esas cosas que puedan herir a los demás y con frecuencia a si misma.

Llega la hora de ir a la mesa. Pero antes aprovecho para hablar con mi padre, quiere que le revise un tumor que le ha salido en la frente. Mi viejo llama tumores a cualquier cosa que le aparezca en el cuerpo, tiene una fijación con el cáncer, que raya en la hipocondría. Luego me dice que mi hermana y mi madre lo han hecho rabiar tanto en el desayuno que teme que esté dándole un derrame cerebral.
Yo soy una mala médica con mi padre, trato de quitarle toda importancia a sus
males y no le doy posibilidad a que piense demás. A que haga lo que todo
paciente ansioso hace cuando habla de sus problemas: Sentirse importante
.
Luego le doy un masaje al cuello. Hacerle masajes a mi viejo es como tratar de doblegar a un toro, todo está tan tensado, que siento que los dedos se me parten. Estoy preocupado por ti, me dice. ¿Por qué? "Porque cuando las personas comienzan a hacer cojudeces están anunciando su muerte". Obviamente con cojudeces, se refiere a todas aquellas cosas anormales que he hecho hoy, como lavar, barrer y ayudar en la cocina. Yo me río, me hace reír. Luego pienso que tal vez me esté muriendo y aún no lo sé. Ese pensamiento me tranquiliza.
La muerte es un lugar tan cómodo para el que no quiere pelear por nada.

Es domingo por la noche, habla la ministra de la mujer por el noticiero y no puedo contener la risa. Es tan tonta.
Sra. Ministra, le preguntan, ¿porqué ha contratado gente sin experiencia para su despacho? Ella trata de negar que es a causa de la Búfalo Card y responde que son gente muy capaz y con muchos títulos y doctorados, incluso del extranjero. Usted ha puesto en la jefatura de tesorería a un joven que recién está terminando la universidad, enfatiza el periodista. “Es que hay que dar oportunidad a los jóvenes”, dice ella, con descaro. Pero ministra, en el CV de sus asesores, aparece que son practicantes solamente, que su título profesional está en trámite. Y ella dice la que de seguro será una frase célebre “Es que no lo pusieron por modestia”. Entonces la cámara hace zoom a su cara de palo. Y yo me muero de risa.
¿Quién dijo que para relajarse una necesitaba ver programas de humor?
Simplemente hay que poner el canal de noticias peruano.

Es domingo, casi media noche. Mañana empieza la primer semana que decide el resto de mi vida. Quisiera detener el tiempo, no tener que decidirme a nada. Tener 11 años y decir que tengo fiebre. Una fiebre que me vuelve incapaz de salir de casa, de dejar de escribir, de asumir mis miedos o buscar mi destino en otra parte.
Es domingo, fuck! Siempre domingo.

Regreso a San Juan y todos los por qué

Lo último que escuché antes de girar la cabeza, fueron las ruedas del auto acelerando en el asfalto y alejándose de mi a toda marcha. Me aca...