Cortos: La chica que volaba


“No me da miedo el volar, me da miedo el lanzarme al vacio”- me dijo. Era una confesión bastante seria la que me hacía en ese momento. Yo asentí con la cabeza y me quedé callada, solidarizándome con su miedo. En ese momento de silencio, yo sentí miedo también. Pude sentir su vértigo, la boca seca, su nuca erizada, su espalda cubierta por sudor frio. Por un momento cedí a la gravedad de su miedo y abandoné esa valentía que te da la ignorancia, dejándome sentir  tan frágil como ella.

Encaramada en esa rama, su cuerpo delgado y pálido parecía el de un ave que acaba de nacer. Los faldones de su blusa blanca, se levantaron por el viento y ella los bajo rápidamente dejando un rastro húmedo en su ropa impecable.  Yo la contemplé sin decir nada, la verdad yo también tenía miedo. Tuve miedo y duda desde que partimos. Me aferraba al viejo árbol como si de él dependiera mi vida. Odiaba estar ahí, el dolor, el viento helado, su fragilidad y mi torpeza para trepar.

-Bajemos ya- intenté decir…intenté confesar que yo también tenía miedo, pero no pude. Ella se lanzó cabeza abajo hasta hallar el rio azul que parecía cielo y yo me quede allí sin atreverme a gritar ni mover un músculo. Por un instante eterno vi su cuerpo flotar en el aire, como un pájaro que intenta su primer vuelo, toda ella tornarse una pluma. La vi flotar, caer, gritar agitando los brazos…por unos segundos, antes de empapar mi uniforme escolar con tibia orina, yo también pude creer que ella era la chica que volaba. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Poniendo el Pecho

Olor a hembra

Ser Mujer ¿bella o boba?

Frases Matapasiones