Ir al contenido principal

Jodida pero Contenta

Buen dia querido amigo,
Quien quiera que seas, porque con tato seudónimo blogger y similares, ya no se quien es quien y apenas si se quien soy yo.

Bueno, te decia, buen día, porque es la única manera en que se me ocurre iniciar una carta que ya tiene meses de ser postergada por tanto trabajo, flojera y otros compromisos no del todo sanos, lo cual es una gran alegría a mi parecer, viviendo en este desierto que es Lima.

Te contaba que hoy día pensé en venir a escribirte, tal vez porque los dedos me picaban, o porque comí una sobredosis de brownies como preámbulo a la gran despedida que preparan en el pabellón. Estos meses han sido meses de mucho trabajo, pero al parecer es solo el comienzo de una larga cadena de acontecimientos que me atan al universo laboral y de seudoesclavitud peruano.
Contra todo pronóstico me hallo casi feliz. No recuerdo haberme sentido tan motivada, a pesar de que trabajo de Lunes a Domingo de 6 a 6, cuando no es mas. Es la primera vez que siento que la medicina es tan bacan como en las pelíoculas, con harta sangre, harta gente que necesita ayuda, hartas cosas para poder hacer. No sé, me gusta el caos creo. El día del terremoto me sentía tan plena, que probablemente era la persona que se mantenía mas en pie y mas emocionada a pesar del pasar de las horas de ambulancias llegando con gente enterrada hasta las orejas. Supongo que me sentía útil, supongo que entendía por primera vez que medicina era mas que un juego de universitarios, en donde nos peleabamos por hacer notar quien sabía mas o quien recordaba mas cosas teóricas o a quien le salía mejor un procedimiento.

Por si te lo preguntabas, tambien estuve en lo del sismo, lo pasé aquí en Lima, y creéme que después de pasar 2 terremotos, lo de Lima fue realmente una huevada. La gente de auí se asustó como si volviera el terrorismo, las chicas ya se querían tirar por los balcones, el edificio de al lado hizo sonar todas sus alarmas, hasta yo bajé bien creída de que la maldita casa se caería en cualquier instante, con tanta viga mal puesta, pero bueno, sobreviví como toda hierba mala, con mi pañoleta en la cabeza y la cara de disgusto por ser la única vez en que llegué temprano a casa y me enfundé en mi pijama a cuadritos, sin importarme nada a las 6 de la tarde y fue cuando comenzó todo, maldita la hora en que me tomé mis 2 somníferos para la migraña, porque cuando tocó la alerta roja, tuve que partir al hospital retando al tráfico y luchando para no dormirme, para darme cuenta que en Emergencia no pasaba nada y que recién al día siguiente traerían los heridos, muertos y demás víctimas del sismo que si se sintió en todo su poderío no en Lima, capital sino en Ica Y Pisco.

Todas estas noticias ya las sabes, lo nuevo de todo esto es que hubieron y siguen habiendo mas donaciopnes que en cualquier otro desastre natural, según opini´çon general, porque fue la primera vez que Lima sintió la remecida y se solidarizó con toda la gente que de verdad se quedó sin nada. Bien por ese lado, gracias a A. paraggi que llevó comida, ropa y otros enseres mientras duró la emergencia, a su familia, a la gente que fue a darnos cosas a los que trabajamos esos días, de verdad que esa recompensa valió mas que todas las horas de sueño y de estress que vivimos.

En fin, todo para decirte que sigo viva. Joder! Si la hago mas larga que cura de parroquia... Es que hoy tenía ganas de hablar pues, será que venía dormitándome en la combi y pensé en que sería de mi blog, que sería de todo, me dieron gans de mandar un mensaje en una botella, como la primera vez q que descubrí blogger y me pareció que era maravilloso escribir y ser leíada por otras personas. Pensé en toda la gente, hasta en lso tipos con los que me andaba peleando, los molinos de viento, los acosadores, las brujas y las vecinitas. Me acordé de mucha fauna de gente blogger, que escribía y webeaba como loca, de un montón de esquizoides adorables, de bipolares con gustos exquisitos, de tíos solterones, de lesbianas que no se aceptaban del todo. Yo me choqué con todos y con ninguno, aun ahora guardó algunos fonos, correos, cartas viejas. Yo por supuesto cambié el mío y si llamé un par de veces a alguien es porque me dio la confianza de hacerlo. En el último semestre como blogger solo me crucé con tipos tranquilos, será q yo, ya no despedía tanta feromona, pero cada vez q salí con un blogger, fue para hablar de música, para comer rico o para reirnos de alguna gente. No me arrepiento de nada de lo que hice, he vivido como he querido y aun he tenido tiempo de enmendarme, eso no le ocurre a todo el mundo, asi q agradezco haber enderazado a tiempo el camino autodestructivo de la autocompasión y el martilleo.


Hablando de Martilleo, esa vaina si no la cambié del todo, creo q al bautizarme asi, di en el clavo por completo. Ahora me doy cuenta q puedo decir las cosas mas duras sin darme cvuenta y decir las verdades mas crueles sin que me lo pidan. Tamaño defecto! pero eso solo con los amigos, asi q mejor y no me den confianza que los acribillo de verdades. Que joda el ser tan jodida, creo que terminaré solterona...ojala tenga plata para las cirugias y para adoptar muchos hijos, no renunciaría jamás a ser madre, debe ser la edad, que me hace pensar en tanta cosa, pero si no me hice pediatra fue simplemente porque pensé en tener hijos propios, eso me solazó cuando cambié de especialidad y me volví lo que soy.

Que raro, jamás pensé ser lo que soy, pero como dice la gente, es mi personalidad en busca del caos y el movimiento la que se siente mejor aqui que en pediatría.


Hoy veia desde el bus los edificios y als ventanas pasando frente a mí, me gusta ver los techos de las casas los pisos altos, los detalles q nadie advierte, parece otra ciudad. Lima parece otra, tan grande, a pesar de la noche que cae, con las canchas abiertas y las luces encendidas, con los restaurantes con vista al mar, con los autos brillantes, Lima parece por un momento grande y bonita, será que me ha comenzado a gustar, será que cuando salgo del trabajo solo vuelvo al lugar en donde elegí quedarme.

Extraño a la gente que quiero, hoy se me arrugó el corazón al pensar en mis padres, en lo sencilla que es su vida ahora. En su felicidad, parece que toda su felicidad fuera ese pedazo de mar, ese pedazo de tierra verde en el que eligieron quedarse, quisiera que hubieran ido a todos los lugares que yo fui y que hubieran disfrutado todas las cosas de las que yo disfruté. A veces recuerdo mi vida al lado de Claudio y me siento como una cenicienta que no tenía derecho de haber sido tan feliz.

Será que me conformaba con poco, que cada viaje, cada salida, cada noche a su lado yo la sentia enorme, increible. Ahora todo lo que tengo es mio, pequeñas cosas, casi nada, pero soy feliz, feliz por haber vivido lo que viví y tambien por haber vuelto sana y salva. Feliz porque en algun lugar de mi alma, siento que solo hay una persona que me quiso y ala que yo quise y fue real, no me lo contaron. Fue como las telenovelitas mexicanas, como las revistillas de La Tellado, fue como todo eso junto y lo vivi yo, asi que ando feliz...como quien dice, ando ahora Jodida pero Contenta.


Hasta el momento en Lima he aprendido que los hombres, todos y sin excepcion son impuntuales, que cada vez que te dicen llego en 5 , llegan en media hora, que si van a cancelar una cita, te llaman apenas 20 minutos antes, que mejor si no te arreglas mucho porque vienen siempre demasiado sport o demasiado elegantes o demasiado todo. Pucha, que lo que he aprendido en Lima, es que de tanto hambre he comido en un mismo plato puré con arroz como si fuera rico, y he puesto la ensalada no en plato aparte sino sobre la carne, como si fuera decente. He aprendido a auq ela gente limpia sus cubiertos con servilleta de papel, como si con eso les borrara los gérmenes y que muy poca de la gente que trabaja 12 horas seguidas lleva cepillo dental al trabajo.

He aprendido varias cosas y he cambiado muchas otras, aca no diferencian las y de las ll y te dicen flaquita si como eso fuera amigable; te llaman coqueta si respondes el saludo y malogradaza si entiendes la broma fuerte, aca la gente es mas mojigata que en cualquier sitio y creo que yo he presidido por buen tiempo el batallón de cucufatas que pensaban mal de la gente, pero hace tiempo que ya no pienso nada. Creo que hace mucho que hice reset a todo, creo tantas cosas en las que no creia, que hoy me sorprendo de seguir viva.

El otro día sentí tanta conmiseración por un paciente homosexual con SiDa con el que estuvimos bromeando gran parte de la noche sobre su situación y la mía, que me arrepentí de haber sido tan prejuiciosa cuando niña, tan mal pensada, tan temerosa. De todas esas veces en que vi la enferm,edad como si fuera un castigo, tal vez algo justo por la vida mal vivida. Todos esos años, en que me lavaba las manos afanosa, esperando llegar a casa pulcra, inmaculada y santa, reflejando el blanco de mi guardapolvo en toda acción que cometiera y que mala era. Que malos hemos sido todos.
Hay un momento en que el paciente pasas a ser tu y el de la gran posibilidad de morir pasas a ser tu; en ese momento es que todos los esquemas se te van abajo, todo pierde sentido, todo lo aprendido, por un momento sientes que en vez de morir estás naciendo de nuevo, aprendiendo todo de nuevo.

Amigo mío debo irme, supongo que a estas alturas sabes el porqué de las veces que estuve triste y el porqué el solo hecho de estar viva me es suficiente.

Un beso.


Laura.
5 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…