Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2006

Mis Líneas Privadas

Agosto, 30- 6:03 p.m ***** Hoy estoy tonta. Hecha una boba. Podría caer al piso de tanta risa, necesitaba escribirlo. ¡Qué tontería! escribir que ando hecha una boba, escribir rápidamente, que me gusta estar viva.

Ay! La vida es tan graciosa, las coincidencias, las frases. Parece que la gente dejara palabras a la mitad del camino para que las cojan otros y hagan en sus líneas laberintos enormes, enormes canciones. Hoy descubrí que no solo es “supongo” mi palabra de manía, sino también “enorme”, siempre digo enorme cuando escribo, cuando hablo. Todo es enorme cuando lo pienso. Cualquiera diría que soy una pequeña hormiguita, una pequeña Laurita, tan, tan shiquitita. Que se esconde en un sombrero y a a veces en un cajón, en las costillas de alguien, ocultándome siempre…como un juego para que me encuentren y al fin me encuentren! Por eso me quedo en silencio, calladita…Mas no puedo contener la risa cuando me imagino encontrada...Dios! Me muero de risa!

Si, he estado risueña. En estos días he…

Despertar en un barco

El día es diáfano y brillante, pero me ha costado trabajo despertar. Me encanta el contacto de las sábanas y dormir llena de almohadas en la cama. Antes mi habitación olía bien, ahora he vuelto a sentirme una huésped en la casa de mis padres.

Cuando decidí volver a irme, quité todas las bolsitas de popurrís que ponía alrededor de la cama y me llevé mis frascos de perfume. Aquí solo dejé la ropa de verano y algunos de los pantalones que solo uso para la casa. Mi habitación ya no huele tan bien, pero al menos se que estoy en casa. Es otra sensación abrir la puerta y sentir el sol cayendo en el balcón, quedarme en la puerta desperezándome hasta que se me ocurra ir al baño.

Cuando me levanto, tengo la sensación de que acabo de salir a la cubierta de un barco. El ala de la casa donde vivo, está separada del resto por un largo balcón donde el sol calienta hasta el mediodía. Antes allí había geranios rojos, que se secaron cuando todas las hijas nos fuimos a vivir lejos y mis abuelos murieron. …

Mierd@ Existencialista?

- Deberías conseguirte una amiga...- me decía alguien
- No deberías contármelo todo...- dijo otro
- Piensas demasiado...- dice mi hermana.

A veces olvido los motivos por los cuales me siento más cómoda escribiendo que hablando con las personas. Es que escribir para mi no solo es ese placer de contar un determinada historia, de inventar un relato, de hacer ironía de algunos momentos comunes, que le ocurre a la gente común. Escribir es mi forma de escape, para no seguir perdiendo amigos cuando decido contar que es lo que pienso o como es que realmente me siento. - Tus crisis de existencialismo- las llaman algunos -Tus fases de persona bipolar-dice otro -Tus días de premenopausia- comenta mi hermana

Yo pienso demasiado. Vuelvo mil veces sobre los mismo círculos. Repaso la idea original hasta exprimirla de todas sus esquinas y saber el por qué, intentar conocer el por qué de todo. Esa es mi verdadera vocación, llegar hasta el fin del asunto. Dejar de suponer que la respuesta inicial es la verdade…

La Diseñadora para Muñecas

Nunca aprendí a usar dedales, a pesar de todo lo que cosía de niña. Me pasé la niñez cosiendo vestidos de muñeca y pinchándome los dedos que poco a poco fueron sangrando menos. Lo que mas me dolía eran los pinchazos por debajo de las uñas, que me dejaban con dolor por varios minutos. Y me hacían probar el dedal, que al final me causaba tal incomodidad que lo terminaba botando.

No sé como empezó mi fanatismo por diseñar vestidos de muñeca. Mis hermanas creen que fue a raíz de tener esa muñeca larguirucha llamada Barbie, a la que le quedaba bien cualquier cosa. Pero yo sigo creyendo que fue desde antes, cuando antes de aprender a dibujar bien ya pintaba vestidos de colores, sombreros y botas. Mis dibujos entonces serían niñas cuadradas con caras de mejillas rosadas y boca roja. Todo el gusto de pintar así, era combinar los colores en el atuendo e imaginar que alguien podría llegar a vestir en la vida real, lo que yo solo imaginaba.

Fue ese el tiempo en que mis padres pensaron que yo sería…

Domingo en Unplugged

Hoy me puse en unplugged, no debería decírtelo. Debería solo escribir hasta creer que me entiendes, pero la costumbre de explicarlo todo, va mas allá de mi, de ti, del resto. Debe ser que es domingo y puedo imaginar a las manzanas sangrando en cada tajo, las playas vacías, el cielo de algodón. Puedo imaginar todo eso que olvido cuando hablo solo para que me entiendan. Pero hoy no. Hoy estoy en unplugged. Con la música adecuada y el espíritu sin maleza que cubra lo bueno que hay en mi. Sin nada que me cubra, solo así, solo yo.

Extraño enviar cartas, extraño hablar así. Sin coherencia entre lo que pienso. Sin esperar que hallen una clave detrás de las líneas. Me extraño a mi misma, cuando escribía sin nadie cerca y esperaba conocer a alguien especial, solo para enviarle todas éstas cartas, estos retazos de vida, atemporales e ilógicos, que a veces ni yo entiendo.

Y la vida me sabe a limón como el primer día que nos vimos, cuando yo era una chica feliz con el corazón tan sano y libre como …

Charlas de café en la madrugada

Quiero hablar contigo. No tengo como llamarte por teléfono, ni como enviarte una carta para contarte estas cosas tan vanas. Me imagino que pensarías. Vaya! Me escribe para contarme sobre su nueva obsesión: el temor a los hombres! Y tú sabes que no es eso, pero si te lo explico en una carta solo para ti, de hecho vas a pensar que te estoy pidiendo ayuda, que quiero salir contigo. Que te necesito. Y eso, no es cierto.


Sabrás que hoy me di cuenta que ya no me agrada salir con hombres, es decir, que ya no me emociona el hacerlo, que incluso me genera tanta desazón, como que me propusieran correr una carrera de 100 metros planos que aunque no gane, me dejará el placer de haberla corrido. Jaaaaaaa...No, pues. Yo ya no estoy para trotes y mi corazón tampoco. Mucho menos el resto de mis vísceras. Hoy caí en la cuenta que la propuesta de una salida- ojo no digo Cita- me genera tanta duda como temor. Si, temor. Porque no puedo hallar otra palabra para describir el que le haya preguntado 6 veces…

"EL VESTIDO MORADO"

Elena se quitó el vestido morado que tanto le había costado ponerse esa noche y así solo con las bragas negras se quedó viendo la ventana iluminada por las luces de una ciudad que dormía. Había sido una larga noche, entre soportar los tacones altos las pantimedias ajustadas, el brazier de aros y el vestido ceñido se le había ido la hora. Luego vendrían las charlas fingiendo una cara de interés ante los viajes de los que contaban sus amigos, las vacaciones que planeaban y la jerga extranjera que ostentaban con cierta petulancia.

Elena había estado toda la noche con esa cara de cera que tanto le había costado tener, amoldándose según el rostro de su interlocutor. Si le coqueteaban ella sonreía sin palabras, si le hablaban de libros ella fingía interés en esos autores de nombres desconocidos, si le comentaban sobre el vino ella echaba mano a alguna anécdota familiar relacionada con ese licor. Simplemente contestaba lo que ellos deseaban, no era un trabajo sencillo pero tenía que hacerlo.…

De esas noches en la tina

A mi me agradaban los baños de tina, pero no a solas. Me agradaba los baños compartidos. Esos en que la soledad se reducía a su mínima expresión y podías sentirte de alguna manera acogida.

Detestaba las camas enormes, esas en las que aun durmiendo con la persona que amas, lo sientes tan lejano como una sombra a la orilla de tu olvido. Yo no lograba dormir en las camas enormes, es más. No creo haber dormido nunca. Cada vez que hacía el amor, mi cuerpo se quedaba lánguido y después del periodo feliz de mente en blanco, me quedaba con los ojos abiertos pensando en todo, mientras el otro dormía.
Y claro, yo cuidaba su sueño y trataba de caminar de puntillas fuera de la cama e ir a ver TV a otro cuarto, leer en el baño, sentarme a ver la ciudad con todas sus luces prendidas a mitad de la noche. Hacer de todo hasta que el cansancio me hiciera dormir llegando la madrugada.

Yo siempre me sentí sola en las camas enormes, me agradaban mas las camas pequeñitas, en que podías dormir abrazada de la …

Los Amigos Imaginarios de la Red

Hoy pensaba en todos aquellos amigos que atesoro en mi memoria de forma entrañable, algunos de ellos amigos cibernéticos, de los que la gente suele hablar con la nariz respingada, pues dicen no “necesitarlos”. Amigos virtuales. Aquellos que podrían caer en el dominio de los Amigos imaginarios.

Me preguntaba si acaso no podrían encasillarse también con ese nombre a los amigos vía internet, si después de todo hay amigos lejanos a los que nuestra familia desconoce y sin embargo nos proveen de mas confianza y cariño que aquellos que comparten el escritorio vecino.

Podría ser la amistad cibernética un tipo de demencia generalizada en que se toman por reales a personas inexistentes de las cuales podemos probar difícilmente su estatus “real” en este mundo. Muy parecido a vivir una experiencia esquizofrénica.

Durante mis prácticas en psiquiatría conocí muchos pacientes que padecían de esquizofrenia* que me hablaban de sus amigos, relaciones, pactos con el diablo de una manera tan verosímil, que …

Escribiendo desde un Ciber

Hoy estoy escribiendo de nuevo desde un ciber. es raro, es como al inicio cuando salía de las clase de francés y mientras esperaba que abrieran el restaurante me metia a un ciber y empezaba a escribir comno loca. sin mayúsculas, con faltas ortográficas, con párrafos y líneas huérfanas. por suspuesto, sin tildes.

la cultura de escribir desde un ciber me hizo olvidar las tildes, dadoq ue siempre cambiaba de teclado y en algunos ni siquiera aparecía. a veces no existían ni Ñ y esas letras se volvieron preciosas para mi. Tanto que tuve que elaborar nuevos correos por no poder tener el acceso a mis claves llenos de letras que los teclados gringos no tienen.

Durante un buen tiempo escribí en cibers, cabinas, lugares llenos de humo y ruido. escribía como ahora, alucinada, sin mirar bien lo que hacía, sin corregir nada ni poner dibujitos. escribía como huyendo de la realidad que mor´día los talones me tiraba del cabello, intentaba desnudarme en esa loca carrera a MOSTRARME. porque para mi eso e…

De los Amores que no son

Una vez conocí a un joven extraño, recuerdo haber sentido comodidad desde la primera vez que lo vi. Alguien podría llamar a esa sensación de libertad: química. Recuerdo que pensé que se podía reconocer a una persona entrañable, cuando los silencios dejan de ser incómodos y puedes respirar sin agitarte. Es como ir a una charla simple y dejar la mascarilla de “quiero que pienses que soy una gran persona” o el casco de D.Vader, señalando que “soy malo y no espero que me quieras”.
Solo vas, te lavas la cara, hablas lo que desees, respiras y escuchas el silencio del otro diciéndote todos los secretos al oído. El beso de brisa marina en tu frente, asegurándote que todo está bien. Todo se halla en perfecto equilibrio.

Mi amistad con este joven se perdió como una flor que no llega a ver la luz. Una existencia demasiado corta que el mundo perdió de vista por su trajinar de ciegos. Nadie mas que yo vi ese nacimiento y ese morir en un mismo segundo, que puede descomponerse en varias miles de frac…

Mi humor de Domingo

Laura:

Dr. Creo que esta vez dejo por fin la terapia.

Psquiatra:

Ajá…Dígame y ¿por qué cree eso?
Laura:
Simple....!ME SIENTO FELIZ!
Psiquiatra:

Y cuando se levanta... ¿Qué es lo que siente?









**********






-¿Crees que el blog me ayude a dejar de ser depresiva?
-Probablemente si, lo que te va a empeorar es lo de la personalidad múltiple.
-Ya solucioné eso.
-¿cómo?
-Ahora tengo varios blogs.



**************




- tener un blog solucionó mis paranoias
- como así?
- Antes creía que me perseguían los hombres idiotas
- Y ahora?
- Ahora tengo como comprobarlo.

***************




- Me cuesta tener amigas mujeres

- Las mujeres cuestan siempre, aunque no sean tus amigas, Querida.





*************

- Rompí con un tipo genial. Dice que no tenía química conmigo.

- Agradece que contigo rompen por falta de química. Hay mujeres con las que rompen por falta de físico.




******************





- Deberíamos escribir un blog sobre que evitar durante el sexo.

- Crees que lo leerían?

- Bueno, entonces pongámosle dibujitos!


********************




- Pocas mujere…

Manos de Mujer

Mi madre hace mermelada de tomate.Ese olor dulzón comienza a filtrarse al resto de la casa. Pasa bajo las puertas, se cuela entre las rendijas, se queda bajo la nariz, volviendo la vida un poco mas roja, un poco mas de almíbar, un poquito mas casera.

Hay cosas que solo saben hacer las madres. Que no logramos ni queremos aprender a hacer, pues algo exclusivo de ellas. Como si eso formara parte de su secreto. Mi madre me dice que todo se aprende mirando, que ella aprendió a cocinar mientras veía a la suya hacerlo. No se le permitía ensuciarse las manos con esas labores, ni oler mal, ni estropearse las manos. Mi madre era hija única y solo miraba y aprendía. A veces me imagino su crianza como a la de una muñeca bonita, con vestidos de terciopelo, mimada por todos, ignorante del dolor del mundo. Imagino la primera vez que mi padre la vio con su caminar derecho, su largo cuello y su boca cerrada y pequeña. Imagino sus manera tímidas, su voz bajita, sus ojos negros. Ese rubor de durazno color…

Charlas de Viernes

Hace tiempo que no me tomaba un café contigo, sin nadie cerca, solo contigo. He estado de mal ánimo estos días, la semana me parece que hubiera durado un millón de años.

A veces siento que viviera las mismas cosas miles de veces pero en momentos diferentes, como pasar por espirales que solo cambian de lugar y de rostro, pero son los mismos eventos maquillados de alguna nueva palabra.

Yo siempre trato de olvidar esos tiempos en que conocía mujeres de mi edad con una hipocresía heredada por generaciones que las hacían arpías ya a temprana edad. Nunca pude adaptarme por que las reconocía a distancia, trataba de no pensar mal pero siempre acertaba. Vidas huecas llenándose por rumores de terceros, por chismes manoseados, por toda esa vida de telenovela que sirve para atizar la hoguera de vanidades que rodea a la gente que solo se educa con textos de letras grandes y figuras coloridas.

Parece que siempre caminara por las mismas espirales y reconociera a la misma gente parada en sus esquinas, d…