Ir al contenido principal

Los Amigos Imaginarios de la Red

Free Image Hosting at allyoucanupload.com




Hoy pensaba en todos aquellos amigos que atesoro en mi memoria de forma entrañable, algunos de ellos amigos cibernéticos, de los que la gente suele hablar con la nariz respingada, pues dicen no “necesitarlos”. Amigos virtuales. Aquellos que podrían caer en el dominio de los Amigos imaginarios.

Me preguntaba si acaso no podrían encasillarse también con ese nombre a los amigos vía internet, si después de todo hay amigos lejanos a los que nuestra familia desconoce y sin embargo nos proveen de mas confianza y cariño que aquellos que comparten el escritorio vecino.

Podría ser la amistad cibernética un tipo de demencia generalizada en que se toman por reales a personas inexistentes de las cuales podemos probar difícilmente su estatus “real” en este mundo. Muy parecido a vivir una experiencia esquizofrénica.

Durante mis prácticas en psiquiatría conocí muchos pacientes que padecían de esquizofrenia* que me hablaban de sus amigos, relaciones, pactos con el diablo de una manera tan verosímil, que me resultaba muy difícil discernir cual era la línea que separa la realidad de la imaginación.

Era fácil cuando la Sra. Puertas me hablaba de que el demonio rondaba su casa y de que su hermana confabulaba con él para echarla de su habitación. Era más difícil detectarlo cuando Mariana de 19 años me contaba sobre su novio con quien salía a todas partes y que su madre no aceptaba, por eso la había internado. Por que su madre sencillamente NO LA ENTENDÍA. En ese momento me preguntaba si no estarían esas personas presas en un manicomio por mera equivocación o por un mal examen médico.

Claro, finalmente los esquizoides mostraban otros rasgos de su personalidad y yo tenía que admitir que todos esos amigos, viajes y relaciones de los cuales me hablaban con tanta certeza no pasaban a ser mas que una expresión de su mente alterada.

No una invención voluntaria, pero si una realidad alterna de la cual estaban presos, muy al estilo del Dr. Nash en Beautiful Mind

Cuando comencé a relacionarme con personas vía Internet, se me ocurrió pensar en la misma situación. Si algunos de los que trataba no se estaban inventando acaso una vida llena de proezas y lamentaciones varias, para acceder a un poco de tu estima. A algunas de esas personas no los volvía a ver ni a tratar, así que jamás llegaba a descubrir el meollo del asunto. Si eran o no quienes decían ser.

Comencé a decir con la simpleza de cualquiera:
¡Hay cada loco en la red! No es mi problema, mientras no los trate más. Yo sigo siendo quien soy y los locos que se queden en su rincón.

Tiempo después para un cuento de ficción se me ocurrió pensar en el otro lado de la moneda. Si acaso esa gente de la que nos rodeamos y que se amolda perfectamente a nuestros deseos e inquietudes no serán también un invento de nuestra imaginación ávida de compartir y de abandonar la soledad por instantes. Si acaso nosotros no estaríamos jugando a ser esquizofrénicos hablando siempre con personas a las que no conocemos directamente.

De las que desconocemos siempre todo aquello que se nieguen a mostrarnos.

¿Alguien podría probar que mi amigo periodista en Tailandia es imaginario? Para mi es perfectamente real, conozco detalles de su vida desde hace unos 6 años, he visto fotografías de su casa, de su familia, de él mismo. He hablado con él y he recibido respuestas ad hoc a mis preguntas. Si llegara el momento de que alguien me tratara de convencer que no es real, yo utilizaría todos los recursos para convencerlo de que este amigo existe, es real y que incluso puedo tener una charla en directo para que se den cuenta que no estoy inventando a nadie.

¿Pero qué si no me dan tiempo a demostrarlo y solo me hacen las preguntas adecuadas para poner en duda lo que para mi es evidente?

¿No es acaso vivir con amigos en la red una forma velada de esquizofrenia? (y que me perdone el Dr. Stucchi por utilizar términos psiquiátricos con tal soltura, pero necesitaba explicarme) ¿Quien tiene la razón en este caso? ¿Aquel que conoce a su amigo desde hace 6 años, o el que te prueba científicamente que dicho amigo no existe?

Cuando escribía la historia de ciencia ficción que aun no termino, ponía varias posibilidades sobre el tapete. Si yo quisiera demostrarle a alguien que su amigo virtual es solo fruto de su imaginación perturbada; echaría mano a todo.

Obviamente alguien me diría que una forma de probar que el amigo virtual si existe, es usando un Chat con conversación en tiempo real; una cámara Web; una llamada telefónica. Sin embargo todos estos elementos podrían ser perfectamente amañados y falsificados a través de un programa que devuelva solo respuestas según el interlocutor.

Alguien con un mínimo de inteligencia en programas, podría utilizar estos para proveer a los solitarios de la red de almas gemelas, amigos perfectos y amantes cibernéticos según la necesidad. Nadie podría dudar de sus existencia, porque toda esa fauna de amigos virtuales serían fruto de la ciencia, de la tecnología, del Divino hacedor de Microsoft ( o Ubuntu para quien lo prefiera) quien sería el único con capacidad para decir si la persona con la que interactuamos tan alegremente es real o solo parte de un programa bien elaborado.

La realidad se mezcla con la ciencia ficción, al hablar de amigos cibernéticos. De relaciones a distancia, de compañeros virtuales. Porque mientras alguien se levanta a encender la pc en busca del amigo de la respuesta correcta y cree esta realidad ciegamente puede estar aquel que te pruebe fehacientemente que tal amigo ni siquiera existe.

¿Encajaría esto en un modelo de esquizofrenia? O ¿solo es la ciencia ficción llevada a límites insospechados? Sobre eso estoy escribiendo y espero terminar pronto, pues la tecnología ha llevado a nuestra sociedad a preguntarnos cosas que antes ni se nos ocurrirían como posibilidades remotas.

Para los que en este momento deben estar buscando su medicación, les dejo algo que ejemplifica todo lo dicho:

- Dr. Creo que mi hijo tiene un amigo imaginario.
- Por que lo cree señora? Habla, oye o cuenta cosas sobre alguien que para usted no es visible?
- Exactamente Doctor, eso mismo! Necesita medicación?
- No , solo suspéndale el Internet.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

*Enfermedad mental del grupo de la psicosis, de carácter grave, caracterizada por la escisión de la personalidad, trastornos del pensamiento (delirios, alucinaciones) y pérdida de contacto con la realidad. Otras características son la negación de la enfermedad, alteración del sentido de sí mismo, cambio en las emociones, aislamiento, falta de motivación, angustia y depresión.

21 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…