Entradas

Mostrando las entradas de diciembre 21, 2008

Sadith

No era que ella tuviera la razón, pero a veces daba asombrosamente en el clavo, tal vez por ello su apodo de Sadith La martillo le venía tan bien. La conocimos cuando yo estaba aún en la universidad y los cuentos de amores imposibles aun rondaban por mi mente a pesar del guardapolvo blanco en que me habían embutido tratando de hacerme parecer adulta.

Su figura obesa no admitía cavilaciones, ella no era una mujer atractiva y sin embargo, si, atrayente. Hablaba con soltura de muchos temas a cuyas explicaciones salpicaba de copiosas groserías, que no llegaban a chocar, sino a incluso parecer graciosas. Había sido basketbolista a pesar de su talla media y dicen que provenía de una distinguida casta de médicos, con los que era mejor no toparse de jurados en los exámenes. Al margen de ello, Sadith, comos e llamaba mi gorda amiga, no tenía otros dones a la vista que no fueran dar siempre en el clavo.

Me había dicho por ejemplo, que al conocer a un hombre jamás debía darle muchas señas de mi pe…
Esta tarde me quedé dormida sobre la arena, el olor a bloqueador de coco inundaba el ambiente, cuando me eché a soñar que era niña de nuevo. Son 29 navidades pasándolas en familia con las sobras del pavo para almorzar, con el mar de fondo y la familia hablando de cosas cotidianas a lo lejos.

En 29 de estas navidades siempre he podido darme el lujo de apartarme un momento de todos, para soñar con aquellas personas que ya no están cerca de mí, los amigos que se fueron, los hombres que ya no están, el resto de la familia que celebra a millas de mí. Practicar ese tonto lujo de dedicarles un poco de mi pensamiento en los momentos en que soy más feliz, pues deseo que ellos también lo sean.

Ojala pudiera siempre hacerlo, darme ese tiempo para pensar aunque sea un poquito en todas las personas que han hecho que mi vida sea un retacito más cómodo al paso del tiempo. Ojalá todas las personas que quiero estuvieran reunidas en un solo lugar, pero es imposible, no me queda sino desearles lo mejor de…

1...2...10...Respira

La moneda cayó por el lado de la soledad …otra vez.
Calamaro –Crimenes perfectos.

Se acerca navidad y estuve tan ajetreada pensando en mi misma, en mis pequeños dolores, en esas punzadas de ansiedad que no me dejan pasar el día sin preguntarme sobre ese “hubiera” que rodea todas las cosas que no fueron ni hoy ni antes de hoy, esa ansiedad que hace que la noche llegue mas tarde de lo que parece y el día comience antes.

Esa ansiedad que batalla con los problemas reales, que me hace entrar al baño a lavarme la cara y respirar 1..2…10…ya estoy mejor, no pasó nada. Que me hace escribir cosas incomprensibles que no publico a los ojso de nadie, que me hace preguntarme una y otra vez ¿cómo lograr sobrevivir al hubiera, si ese estado no existe? ¿Cómo arrebatarle al tiempo las cosas que no ocurrieron? ¿Cómo sobrevivir al recuerdo de lo inexistente?

1..2…10…Es diciembre, un millón de cosas por hacer, terminar el trabajo, hacer la mochila, cerrar bien la casa, mandar las postales, comprar cosas bon…
Dicen que hay que tener alma bien guerrera para comprarse unos tacones rojos...
Dicen que la mayoría de mujeres los han deseado secretamente alguna vez...
Dicen...que si uno no los combina bien dan un falso mensaje de putería...

Yo digo que me los compré hoy y pensé que eran mágicos...solo bastó hacerlos sonar para que me sintiera absurdamente especial...