Ir al contenido principal
Oh! No puedo evitarlo...la página sigue abierta...y hace tanto tiempo que no te toco...que no acaricio cada tecla con ese poder narcicista...con ese poder sutil de creer que alguien...al menos alguien espera leer mi palabra...


Que miedo me voy...me vuelvo un mounstruo...un devorador de imagenes...una loca psicótica llena de delusiones y desilusiones...veo mi vida pasar frente a mi, mi futuro, mi pasado...imágenes que se entremezclan...tela arrugada de sombras y brillos...puedo ver mi vida que no lleva a nada...mi vida aparente de felicidad y logros que no me llenan en nada...No estoy deprimida...tampoco medicada...solo escucho música mientras trato de no morirme del todo en este vacío que da la carrera...las obligaciones...el trabajo...en este disfraz tan grande de despertarme todos los dias para sonreir, para poner cara seria, para dar órdenes y hacer o intentar que se cumplan...eso no es vida...solo es trabajo...Vida sería esto..en donde nos e gana un real...en donde nadie impone obligaciones...Vida es esto, el aire aondicionado, la lámpara a media luz, la música perfecta y el aroma del recuerdo...Vida sería esto...asumir que me lees, que me entiendes, que volverás mañana...que volveré mañana...que Madrid no está tan lejos...ni Bs Aires...ni Oaxaca..que las ciudades que me traen recuerdos y anhelos, no están demasiado lejos de mi...que puedo soñara despierta que te toco..te toco...

Diablos...pensé que me faltaba sexo...pensé que estaba triste por eso...pero lo tuve...y no pasó nada...estuvo bien...mucho mejor que otras veces...pero nos e puede comparar a esto, a sentir el ruido de golpear el teclado, de ver las letras ondulantes bajo mis dedos, de sentir que mañana aun cansada volveré y podré garabatear palabras solo pro el placer de hacerlo...de sentir que soy libre...eso eso! Libertad...hace tiempo que no la siento...me siento encadenada a un trabajo...a una labor a un horario, sin horas de salida ni entrada...obligada a caminar con una pared encima con una reja adelante...llevando mi propia prisión encima...no se si entiendas...pero si noe scribo, me volveré loca, esclava del trabajo, de la gente, de servir al usuario, de ayudar al prójimo...Pamplinas! Que carajo me importa la felicidad del otro, si no puedo encontrar aun la mia, que puedo predicar? en que puedo ayudar? si yo aun no me la creo..si yo aun no siento lo que digo...soy médico y que? acaso estoy lo suficientemente sana para dar todas las respuestas?

A diario solo doy malas noticias, esa es mi profesión...explicar y hacer parecer que todo puede superarse...pero yo me la creo...a diario gente muriendo, firmando certificados..mi sentido pésame...se hizo todo loque se pudo...está en un lugar de mejor...el curso de la enfermedad...su cuadro evolucionó tórpidamente...hicimos todo lo que se pudo...no puedo ponerme en su lugar...blah, blah...todos los dias el mismo discurso...a eces siento que no me afecta la muerte...soy buena para dar malas noticias...me hago entender...los dejo ir tranquilos...pero no me la creo...

Si tengo que morir como aquellos a los que no puedo salvar, porque yo no soy dueña de la verdad, ni soy Dios ni nada...si morir es inevitable mas temprano que tarde...he de procurar vivir...vivir apasionadamente...no como ahora...que agonizo lentamente dentro del guardapolvo blanco, bajo los guantes de látex, rodeada de gente muriendo tambien...No como ahora...como cada día en que no logro escribir una línea porq llego tan cansada...que lloro por dentro por el día en que vuelva a ser yo libre como siempre...un alma sin cuerpo...un fantasma al que nadie puede tocar...
7 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…