Ir al contenido principal

Mientras camino

Mis lunares son equidistantes, lo observé hace mucho, las veces cuando estaba a solas en la tina o algo meditabunda jugaba a hacer líneas imaginarias entre ellos...pequeñas manchitas creciendo tímidas en una piel que antes no los tenía. Me pregunto si la gente que lleva pecas en el cuerpo jugará a contárselas, a hacer constelaciones con ellas, a imaginar océanos cambiando de tonalidad entre los vainillas y chocolates, tal vez empiezo a entender el romanticismo tras los hombres que se enamoran de mujeres pecosas...tal vez.

Hoy salí a caminar como antes, no volví a casa no había porque regresar, mi viejo amigo el televisor tiró la toalla y no enciende hace 2 semanas, como faltan solo días para estar de vacaciones no me preocupo en hacerlo arreglar, ni en comprarme otro...ya se verá cuando vuelva...ya se verá pues.
He esperado con ansia un tiempo para mi, para poder caminar, oler el mar, extender mi vista mas alla de los muros de esta ciudad, extender mi vista simplemente...me va volviendo la miopía de pensar que mi mundo en casa se reduce a pocos metros de mis ojos...extraño extender mi visión kilómetros y kilómetros en busca de una estrella, en busca de la última ola, de donde muere el océano, de la última hoja en la copa de un árbol, de la última luz del único faro en la ciudad...Tal vez es esa la diferencia entre quedarme en casa y salir...yo siempre busco una puerta por donde salir...y a veces tambien alguna ventana.

El, mi ex novio...el primero de todos, el único en realidad, me suele preguntar porque me gusta tanto la calle. Suena a insulto, suena a reproche, a escupirme que soy diferente a él y su vida fungosa de felicidad a la sombra de un hogar cerrado, con las ventanas separandolo del ruido de la calle y las puertas selladas a prueba de ruidos, de otras personas...yo tambien le pregunto porque él prefiere esa vida solitaria de paredes asfixiantes, como vivir en un nicho en vida... porque no desea ver mas allá.

Yo soy de la gente que camina...a veces huyendo, la mayoría de veces buscando algo. Tal vez es esa la explicación.

He tenido varias horas para pensar, mientras camino hablo de lo que siento, de lo que creo, de lo que espero, es una buena terapia de la que aun no había tomado conciencia. Tal vez escribo de forma invisible mientras camino. Mis ojos siempre están lejos, por eso que la gente cree que llevo música en los oídos, que estoy en otra...tal vez si lo estoy...tal vez la música si esté fluyendo en ese momento en mi, ríos de mñusica, palabras, pensamientos, emociones. Mientras camino no necesito a nadie mas y a la vez necesito a todo el mundo.

Hoy, millones de palabras han salido de mi, millones de ideas ocultas, no tengo miedo de pensar cosas que en casa me deprimirian o me harían llorar, mientras camino, puedo enfrentar mis miedos, mis odios, mi mierda, como decía Rafa, mientras camino me dejo llevar y me ubico en este mundo, cual es mi sitio, se perfectamente a donde no quiero ir, el destino me es siempre desconocido.

Mientras camino,acepto que ya no seré la misma de antes, que los dias están pasando, que el tiempo se alimenta de mi, de mi voluntad o de mi temor, la ciudad está dispuesta a tragarme y a hacer que desfallesca en el intento, dispuesta a que tire la toalla y me vuelva una mas, alguien mas del sinfin de gente que abandona sus sueños, que deja de caminar, que se conforma, que se queda en casa viendo tv, por miedo a salir y que la calle nos devore en ella, devore todo en lo que creemos, todo lo que amamos, es mejor ocultarse, cerrar los ojos, intentar dormir, verdad? Conosco esa sensación, lucho a diario contra ella.

Mañana será otro día y luego que? Vivir un día después del otro, resignandose a vivir muertos en vida...resignandose a no levantar la cabeza por miedo a ser golpeados por un día peor que el anterior.

Yo no soy asi, me duele conformarme, me duele sentir miedo, me duele ocultarme...
Mientras camino me doy cuenta que no es mi destino el NO SER, hay algo mas alla afuera, desconozco que es, pero me llena de esperanza creer que hay algo alla afuera que espera por mi, a que lo tome, a que luche por el, a que me lance a tomarlo, sin miedos, por derecho.
Porque esta vida miserable debe tener alguna finalidad mas que el solo soportarla, debe existir algo que explique el SER, el ESTAR y el querer...vana palabra.


Mis lunares son equidistantes, a veces juego a hacer mapas con ellos mientras me desvisto y me pregunto cual de ellos es el primero, o cual el último, en donde comienza y termina todo, si hay un camino, donde es que termina? Tal vez solo sea mejor seguir caminando.
7 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Amante Ideal

"Alguien que conozca todas tus mierdas y no te joda por eso. O mas bien que te joda, pero que te joda bien" Esa es la definición que él me da cuando le pregunto quien sería su amante ideal. Me río entonces, como no lo hacia hace días. Es refrescante poder discutir sobre sexo en voz alta. Llevo un par de semanas pensando que le he perdido la curiosidad a enfrentar  tener nuevas relaciones, cada vez que llego al asunto doy un largo rodeo y cambio de tema.

Tengo que reconocer que la vida se pone mejor cada día, tan mejor que espero con ansia que me despidan del trabajo para poder invertir todos mis ahorros en un viaje que dure un par de años por territorios desconocidos.
Luego pienso en la salud de mis padres y me deprime la idea de que no podría irme sabiendo que aun me necesitan.  Que no sabrían a quien llamar si algo malo sucede. A cierta edad si no haz hecho todo lo que se te vino en gana te terminan atando el amor por  los hijos o los padres  eternamente a casa; ante cualq…

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…