Ir al contenido principal

VIernes...Viernes....Viernes...

Es viernes, no hay ningún motivo evidente por el que vuelva a escribir en el blog, así que daré pasos lentos, tragos pausados, no como quien saborea un buen vino, sino como el que tiene miedo de extraviarse rapidamente en desvaríos de la memoria y la ilusión.

Es viernes, tal vez debería empezar por allí. Los viernes siento una extraña cercanía con esos mundos inhóspitos que hubiera querido recorrer contigo. Y ese contigo no va etiquetado de un nombre, de un ADN, de un acento en particular. Son sólo reminiscencias, ilusiones, mírame, acabod e soltar un millar de papeles al viento, pequeñas hojas de colores, que deambularan por la calle sin hallar destino, nombres sueltos que nadie barrerá.

Te preguntas porque los viernes se me da por estar mas intimista de lo usual; tal vez porque me sienta algo más relajada, con algo más de ánimo para salir de casa; de mi ostracismo usual,  limitado a pequeñas frases con compañeros ya conocidos, con personas de charlas ya conocidas. Esa esfera en donde me asfixio pensando que todo tiene un final conocido, que la vida nod a sorpresas y que jamás valdrá la pena romperme el corazón de nuevo anhelando una relación normal.

Es en días como éstos en que espero junto a la ventana que me invites un cigarrilo y me digas para salir a pasear, pero vamos sé que no ocurrirá, así que desde hace 4 años dedico los viernes a tomarme un café a solas, por ahí donde tu paseas y yo sólo voy de visita. Se acaba de ir la música, espera que enciendo una cerilla y de nuevo los muros color mate de este matadero sin nombre se irán adornando de las alas de mariposa, del polvo tornasolado de los sueños, de toda esa ambrosía que dejan las palabras de los amantes que componen canciones antes de abandonarse al desespero.

Espera, que hay sonidos que se sienten mas cercano cuando dejo de hablar con la ironía habitual, con la falta de fé. Cuando dejo de usar ese vocabulario abusado por todos y subo del llano hacia tu casa y aunque no te encuentre siento que es el hogar. Porque esa palabra me recuerda a tí, a mí, a esa sensación de cuando somos honestos y no nos da miedo sentir, besar, tocar.

No me apetece el sexo hoy, aunque tal vez empecé a escribir para burlarme de eso. Haría una crónica sobre lo que necesita una mujer para querer ir a la cama y esperaría que fuera divertida, sin tantos párrafos aburridos y si eso no resultaba incluso pondría fotos. Pero ya va...No importa, me siento cómoda para hablar de cosas que no importan a nadie, que no causan prurito, que no lleven al asombro del lector. Hace mucho de eso, tal vez ya nos epa cómo hacerlo, si algún día lo hice. Hoy sólo se que es viernes y que preferiría estar caminando, oyendo música, hablando un poco y riendo mientras finges un poco de interés en mí.
Porque nada como la primera cita para que un hombre finja e interrogue todo lo que cree que es importante saber sobre tí y claro, saldrán a relucir la edad, el signo del zodiaco, el nombre de la mascota e incluso del primer novio de la secundaria y ya sabemos que nada de eso importa, pero hace sonreir y una vez que has logrado que una mujer sonría tienes el 50% del camino hecho ahcia su corazón o si quieres este refrán algo ams vanguardista, tienes el 50% del camino hecho hacia su cama.

Es viernes, no pretendo ser ácida, nid ar lecciones de moralina, asíq ue callaré todas las cosas que se me pasan por la cabeza en una charla usual de primera cita, palabras fofas, que alguien más olvidará  y que por tanto yo evitaré decir, para que no piensen que soy tan ...¿cómo es qué me dijeron? Cuadrada? Dogmática? De blancos y negros...En fin, a veces es mejor nod ecir lo obvio, a los que vaticinan el futuro de una relación, de cualquier cosa en realidad, siempre los terminan quemando en la hoguera.

Debo seguir trabajando.

Besos.
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…