Ir al contenido principal

De Gusanillos y Mariposas

Pensé que no volvería a escribir nunca en un blog…o al menos uno que llevara el nombre de Laura Hammer y similares. Pensé que no podría volver a mostrarme, que lo tenía todo…Esta semana, como suele pasar a menudo, mi mundo se resquebrajó un poco…Hablo de una resquebrajadura, de una rayita, de una mancha en mi jarrón brillante…Nada en especial, solo la excusa, para volver a los refugios en donde solía ser feliz simplemente contando las cosas que pasaban por mi mente.

No hay tiempo que corra en este blog, ni espacio suficiente para meter toda mi cursilería en él…No hay espacio suficientemente nanométrico para poder ocultarme del mundo cuando deseo hacerlo, pero heme aquí…siempre volviendo.

Quería ir a un bar…o a comer tequeños…o a comprarme ropa…o a fumarme un cigarro…En resumen, me sentía sola. Y quería cantar…o salir a oír música o hablar con un amigo…como decía, me siento sola.

Quisiera vomitar como una lava candente, cada cosa que me ha pasado esta semana…pero sería largo de explicar…y tedioso…y triste…y yo que sé sensiblero…Hubiera preferido hallar un amigo, que me acompañe a algún bar, con música de esa de los 80 que ya no escucha nadie…al menos nadie de la nueva generación de veinteañeros reguetoneros, que buscan un sentido estético a la voz repetitiva de Muévete, agítate, agáchate…y yo que se tanta cosa, que a mi no me logra llenar, ni como diversión pasajera…ni como chiste, para aligerarme un poco…música que no entiendo, que me hace sentir extraña, al margen, gente no grata, en un mundo feliz de chicos moviéndose al ritmo de tribales insultos, al ritmo de música que por momentos me pareciera que ni eso es.

Extraño un lugar donde sentirme cómoda, entre gente que se cree mas extraña que el resto, que se dice diferente, que escucha y lee las cosas que los demás dejan de lado. Gente como yo o como yo quisiera ser…Soy una tonta, que tengo yo para ofrecer?
Solo corazones rotos de vez en cuando…Un cuento de amor y otro de odio, pequeños escritos para perdonarme, para comprender mi pasado…, para asimilar las cosas que ocurren demasiado rápidas para entenderlas a tiempo…esas cosas que debo vivirlas a prisa y aceptarlas como son o como quiera que sean.

Alguien me dijo que no eligió ser médico, solo porque para serlo, había que perder el método, la paciencia, la forma calma de pensar las cosas. Demasiada acción, demasiada prisa, decisiones inmediatas, buenas, malas…Solo Dios sabe…me pareció tonta esa afirmación, que no carece de mérito…Ahora me doy cuenta que esa ha sido mi forma de actuar, tomar la decisión ya, tomarlo todo y a prisa, ahora!...Now!...stat!

Y estos momentos en que extraño mi calma, mi ritmo de llevar las cosas, mi melancolía mas mundana…Mi nostalgia mas frívola…de esa que se exhibe en escaparates cibernéticos a vista y paciencia de la gente que me quiere ignorar…Soy demasiado ruidosa para que lo logren…demasiado histriónica para dejar de ser vista…y a veces…Demasiado insignificante…un gusanillo que da pena matar…Un gusanillo con sueños de mariposa…de miles de mariposas negras en una noche de cielo ocre…de esas que se dan antes de las tempestades.

Soy la mariposa negra prendida del techo de tu refugio…metida en una ranura cerebral, en un surco de tu pensamiento mas álgido…Soy como el dolor que no se llega a ir del todo…como la sonrisa de un niño cualquiera…la mano tibia de un extraño sobre tu mano…La persona que no saludas en el bus…la extraña a la que no se cede el asiento…la chica que llora en los taxis…la que canta mientras camina…Tengo 27 años y aun no me acostumbro a que la gente me llame Loca…me nombre como tal…susurre detrás de mí.

Aun no me acostumbro a estar sola cuando estoy triste…a que me duela menos cuando pido ayuda y nadie viene a verme…Tengo 27 años y me sigue doliendo un único amor de hace 4 años…a veces pienso que ese dolorcillo no me abandonará nunca…pues es una esperanza a la que me aferro, ese recuerdo chiquito, es mi lugar seguro…mi refugio tibio…Ese recuerdo de fotografía amarilla, de rostro borroneado…de nombres olvidados, es mi lugar seguro…Ya no recuerdo quien es, como fuimos, o si lo sigo amando…solo tengo el recuerdo obsesivo, de que alguna vez desperté en los brazos de alguien y me sentí tan segura, que me dio pereza levantarme…Que me dio pereza volver a caminar por el mundo real, de gente que no me ama, que no me mira, que no me extraña…

(Anthony Raijekov- Be Brave)

Volví a escribir en el blog con el sentido inicial de escribir lo que pienso, como una forma de escape, de alter ego, de confesionario público…Volví a escribir en l blog por esa cosa en el pecho que te da de mandar mensajes en botellas a océanos de gente que no te conocen, ni saben quien puedes ser…Solo por el hecho de escribir…sin pautas bonitas, sin esperar a que me aplaudan o me entiendan, o me califiquen la ortografía, la sintaxis, el tino para decir o no las cosas…Un día mi blog quiso ser una revista…yo una escritora…la gente que me leía quiso ser carnicera…Hoy no tengo nada que ofrecer a nadie…Solo mi vida llena de bultos y empaques mal cerrados…me desnudo ante mi cama y a pesar del frío, espero con las rodillas juntas, que ocurra un milagro que me haga sentir de nuevo bien…con todos los fragmentos del corazón en una misma maleta…con una sola persona, para compartir mi vida entera…pero…suelo ser tantas veces, personas distintas…que una sola no puede…uno solo no puede conmigo…tendría que ser mucha gente…millones de gente…para llenar esa pizca de amor que me falta…esa resquebrajadura de corazón que me ha comenzado a dañar la vida…esa heridilla, ese razguño, que quiere convertirse nuevamente…again and again…una herida sangrante, de esas que no curan nunca…


Laura……………………………………………………La Ingenua ……………Ingeniosa……….que nunca se fue del todo……………..

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

http://limacaotica.blogspot.com/
4 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…