Ir al contenido principal

Dia Uno

Salgo de la casa sin propósito alguno, supongo que esa frase de “tienes dos opciones o seguir en el papel de víctima o hacer algo al respecto”, a veces da resultado...incluso proviene de una película.
Los días se están haciendo cada vez más largos e insoportables, vivo evitando sentimientos de frustración y odio. Vivo tratando de evitar malos sentimientos y esa lucha suele ser agotadora. De camino al cine me divierto viendo a la gente que hace deporte y hace steps al ritmo de algún ritmo moderno como enajenados; he pasado por el ciclo clásico de mirarlos con asombro, burlarme de ellos y por último envidiarlos. En este momento paso por la fase de la envidia, preguntándome si podría pasar como ellos dos horas pateando al aire y mostrando el trasero sudado a un montón de curiosos al ritmo de sucumbía en la búsqueda del santo grial del cuerpo sano y perfecto.

Últimamente me he secado de corazón y de fe, cada día lo vivo igual y mato el tiempo igual. Simplemente cada día mío se convierte en una vela consumida de la fiesta de nadie. Y francamente ya me cansé de este pesar de vivir sin sueños, sin amor, sin metas. Caminando el curso de algo que se no me llevara ni de cerca a la felicidad. Vivir para nada y por nadie.
Incluso vivir sin esfuerzo para luchar por mi o por lo que quiero, me cansa. Veo a los muros y no hay soluciones cercanas, la mayoría de cosas que espero ya no dependen de mí, es mas no quiero que dependan de mi. Prefiero hacerme de la vista gorda y pensar que esto es solo un mal sueño, una mala racha de la cual pronto despertaré. Suelo sobrevivir como hasta hoy entre la risa y el llanto al igual que millones de gente sin nombre, fingiendo estar bien y con el control de mi vida. Ese es un trabajo al que ya me he acostumbrado, sin embargo hay días que solo quisiera que se apagarán las luces y que me dieran 10 min de vida en off, 10 min para mi sola, sin nada en que pensar, unos 10 min de muerte cerebral para dejar de pensar y sentir y sufrir.
Como te decía, este trabajo de vivir está siendo muy agotador para mi pequeño corazón…100 latidos por minuto al día es demasiado incluso para mi, ninguna fibra de mi ser tiene descanso, ninguna fibra de mi ser deja de reconocer, recordar, añorar sitios, aromas y gente que ya no está, cada parte de mi ser muere asfixiada ante la evidencia de una vida que se me escurre de las manos, asfixiada en una última bocanada de ansiedad.
Solo quisiera un respiro, 10 min en off, un respiro para esta competencia contra el destino, contra Dios y sus deseos de aplastarme contra el piso.
Llego al cine y para variar no hay nada que ver. Me siento en el piso, esperando terminar mi café. Cuando reparo en que ya no tengo 16 años para sentarme en el piso esperando ver una película empezar, siento un miedo escénico de que alguno de mis internos o colegas del hospital me vean con esa traza de sonámbula esperando al cine sola. Se me debe ver patética, pienso. Pero bueno, hoy es el primer día que intento no pensar en cómo me ven los demás.

De regreso a casa, trato de no pensar que hallare al otro lado de la puerta, ni en todos los no invitados a mi show unipersonal de vida diaria. Trato de no pensar en nada. Camino lento admirada de que ya no me da miedo caminar por este barrio feo, donde las bolsas de basura están cada 20 pasos. Que no me da miedo caminar por una calle oscura, que simplemente me siento parte más del paisaje gris de esta ciudad, nadie a quien se le debe robar mas, porque en su bolso ya no lleva nada de valor, mucho menos en el corazón. En realidad no llevo nada encima que se me pueda arrebatar.
Es extraño que toda mi vida se haya puesto muy clara mientras me ocultaba en el baño del cine. He estado media hora sentada allí, sin saber qué hacer, sin saber qué camino tomar, simplemente ocultándome. No medí el tiempo, solo me quede allá pensando en lo que quería realmente decir, o vivir, o sentir. Me quedé {e adentro y el mundo afuera, golpeando, empujando, apresurándome para seguir. El mundo afuera seguía vivo, para ellos no se detuvo la vida 10 minutos ni se vieron claras todas las expectativas. Para ellos simplemente la vida siguió.
Es momento de comenzar a ser honesta contigo, conmigo. Estos días ya no escribiré más cuentos, es hora de pensar en mí. Supongo que hoy es el día uno, espero llegar al final del capítulo sin causar muchos daños colaterales. Realmente me he propuesto salir de esto sin pastillas ni matar a nadie, por el momento tampoco a mí. Hoy es el día uno, uno, uno…en mi capitulo personal…Lo sé es aterrador…pero por el momento no me queda otra que seguir intentándolo.
2 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…