Ir al contenido principal

Dia Nueve

Aun no ha terminado mi día, lo sé. Pero dudo muchoq ue vuelva a salir, aunque no me he colocado aun el pijama usual. Se que no saldré. Solo quisiera quedarme aqui un rato y conversar con alguien. El alcohol me deja demasiado lúcida.

Hoy tomé un par de tragos después de un almuerzo de confraternidad, me agrada que no me afecte como antes. Que la cerveza no pase de ser un licor alegrón para departir con los amigos, incluso con los que no lo son.

Me siento triste. Dispongo de demasiado tiempo, estoy muy lúcida, carezco de sueño y no tengo con quien hablar. En los últimos meses he cogido la costumbre de masturbarme cuando no puedo dormir, eso hace que luego de la tensión y contracción de todos mis músculos, caiga en un estado de laxitud placentera que me deja directo en los brazos de Morfeo. Pero hoy no, no tengo la mas mínima idea lujuriosa en mi mente para conseguri algun orgasmo que sea preámbulo para un buen sueño.

Sabesque quisera hacer? Ir al starbucks mas cercano y pedir un cafe helado mientras espero a alguien, no se porque tengo la sensación de que hoy si se acercaria alguien a hablar de cualquier tontera, no me importa si desea flirtear, hoy no estoy de humor, asi que no caeria tan facilmente en el juego, pero si me serviria para usar la retorica y la maña de la conversación inútil, esa de preguntas y respuestas en que solo deseas saber que tan fuerte es la otra persona, Que tan fuertes son sus convicciones, en lo que sea, incluso en comer chocolates.

Hoy, a falta de gente, o de ganas de que se que se me congelaran los pies en el cafe ese, por su exagerado uso del aire acondicionado, me sentare a hablar contigo. Te contare por ejemplo que no me compro libros, proque los únicos títulos de novelas que me agradan siempre superan los 80 lucas por libro, de que soy una tacaña empedernida, de que envidié a mi mejor amiga cuando en su primera cita le regalaron- al parecer con la intención extraña de culturizarla para que deje de ser una chica pumpkin-la edición especial de 100 años de Soledad.

Antes a mi me solían regalar libros, obviamente libros extraños, de autores extraños tambien. En la primera cita siempre querían impresionarme, casi nunca me regalaban flores o peluches, siempre eran libros. Ahora extraño eso. Se por ejemplo que si saliera con alguien mas jovencito que yo, no se le ocurriria comprarme el libro que deseo, ni me llevaria a elegir uno al Virrey, solo por verme ojitos de felicidad al saber que tengo el poder de elegir...con el dinero de otro.

En fin, te decía que hoy tengo gans de hablar, o tal vez solo de hacer un monólogo. He llegado a extrañar esos tiempos en que tras mis vanos monólogos se abrian como 20 comentarios que me interesaban y otros 20 para mandar a la mierda...era gracioso, me hacían sentir importante, hoy a la distancia suelo apreciar esa reacción en la gente. Aprecio haber llegado a causar una reacción.

Tengo en mente un par de personas con als que quisera salir hoy, lo lamentable es que se tanto de ellas, que probablemente se que la pasaria mal, especialmente porque se que la piconería es un terreno minado para los intentos de buenas relaciones y yo, una picona- como le dicen en Lima a la gente que nos e queda callada- por naturaleza, no puedo resistir a gente que sea similar o peor que yo...Especialmente cuando, en un hombre , el ser picón con una mujer, es sinónimo de violencia verbal no justificada.

Extraño tener un novio, ya lo he dicho, pero tal vez extraño o anhelo mas , el tener una pareja - tambien lo he dicho- pero no para darle ese amor de pelicula del cual hablan todos, sino simplemente como hoy, para hablar y hablar y que no te cierren la pagina en lo mejor de tus elucubraciones sobre la vida y el mundo. En otras palabras, una pareja vendría a ser la única persona en el mundo que se atreve a aceptar ser testigo de nuestras desgracias y felicidades mas íntimas, sin pedir nada a cambio, excepto el ESTAR a tu lado.

A diferencia de otros días en que escribo menos achispada, hoy no oigo múscia ni estoy calata. Hoy estoy completamente vestida viendo Los Simpsons a escaso volumen, como quien no quiere perder el contacto con la realidad, cualquiera que sea.

Debería contarte mas cosas, mas y mas...esto no debería ser un blog, debería ser un chat, para estos momentos de ocio, de preámbulo para los días feriados...Debería poder hablar con mucha gente a la vez para reirme o contar alguna anécdota o dimplemente imitar a alguien como lo suelo hacer siempre....No se, hoy estoy de buen amor, sería una compañía divertida...en momentos asi, me siento bien de estar en una ciudad grande y me siento mal, de no estar en una ciudad mayor...

Si supieras que todo esto es solo por estar mas alla...si supieras que el marco de toda esta historia es solo poder salir a un lugar mejor...pero ya te lo explico mañana...No mañana no! Mañana estoy de guardia...y el viernes moriré de sueño...y el sábado una fiesta de gala...oh Fuck! un día cualquiera te contarñe el porque de toda esta historia, incluida la historia de la visa para un sueño.
8 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Amante Ideal

"Alguien que conozca todas tus mierdas y no te joda por eso. O mas bien que te joda, pero que te joda bien" Esa es la definición que él me da cuando le pregunto quien sería su amante ideal. Me río entonces, como no lo hacia hace días. Es refrescante poder discutir sobre sexo en voz alta. Llevo un par de semanas pensando que le he perdido la curiosidad a enfrentar  tener nuevas relaciones, cada vez que llego al asunto doy un largo rodeo y cambio de tema.

Tengo que reconocer que la vida se pone mejor cada día, tan mejor que espero con ansia que me despidan del trabajo para poder invertir todos mis ahorros en un viaje que dure un par de años por territorios desconocidos.
Luego pienso en la salud de mis padres y me deprime la idea de que no podría irme sabiendo que aun me necesitan.  Que no sabrían a quien llamar si algo malo sucede. A cierta edad si no haz hecho todo lo que se te vino en gana te terminan atando el amor por  los hijos o los padres  eternamente a casa; ante cualq…

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…