Ir al contenido principal

Dia Dos

Esta mañana a pesar de mi intención de no seguir en la ruta de la autoflagelación, ha sido mas difícil que cualquiera. Trato de culpar a la gastritis matutina, al reflujo de tener que tomarme un cafe al tranco, a esa acidez que me queda de comer sin ganas...pero no, la verdad es que a medida que trascurre la mañana la paso peor.

Antes, los otros días tenía alguien a quien abrazar, cogía a uno de mis internos y le daba un abrazo sin causa. En realidad cogía a uno en especial, al mas gordito y blandito de todos, debo admitir q abrazarlo y sentir su barba raspando mi mejilla, peinando sin querer mis cabellos al separarme de su cara me hacia sentir una felicida de minutos que necesitaba repetirse varias veces al dia. Es mi dosis le suelo decir...y me voy corriendo. Debe pensar que su jefa 4 años mayor que él está media loca...Por eso lo he dejado de hacer, por eso y porque me he enterado que tiene una pequeña novia, mas jovencita y menos loca que yo.
Ahora ya no tengo a quien dar abrazos ni en quien pensar con un tierno remordimiento por las noches, ya no tengo a quien imaginar como un oso gigante abrazandome cuando me sienta sola. Ya me he desecho de la ilusion que encendi cuando estaba a oscuras.


Al llegar la hora del almuerzo practicamente quiero gritar, ya no siento dolor, trsiteza o gans de llorar mie stado es tal que solo siento la impotencia de una mariposa contra una ventana. Estoy casi cansada, él me pregunta que tengo. Le explico como siempre y me escucha hasta que termino, sabe que es inútil intentar animarme cuando estoy asi. Por algo fuimos novios 4 años, si alguien me conoce un poco debe ser él. Sabe que no hay cosa que pueda levantarme cuando estoy desanimada. Suelta una frase que me hace sonreir sin ganas. Me dice que ya no este triste porque cuando yo me pongo trsite hago una reacción en cadena y todo el mundo se pone triste, el ve el mundo d eun modo trsite...todo se nubla. Luego añade que por eso se aleja de mi cuando estoy trsite, proque el no quiere sentirse asi de mal...y hace el ademan de irse corriendo, pero se queda. Ultimamente siempre nos quedamos juntos, del ánimo que estemos.

Al inicio del año nuestra relación jefe- subalterna fue mas que imposible, aun teniamos muchos rencores que no habian sido bien quemados. Mucho resentimiento, él a mi por dejarlo, yo a él por dejar de ser mi amigo cuando mas lo necesitaba. En fin, demasiado dolor los primeros meses. Ahora que él ya no tiene novia y yo sigo sin tener a nadie que me quiera lo suficiente, pasamos las horas en el hospital juntos, caminando o tomando cafe con leche. Por eso estoy gorda. Por tu culpa mi buen amigo, por el azúcar de nuestras horas juntos.

Esta tarde trato de salir a flote, él se va a su otro trabajo y yo me quedo escribiendo notas y mas notas, viendo pacientes...por momentos siento que no hago gran cosa, excepto labor de oficinista. mi ánimo ha mejorado después de comer tallarines y de postre sandia picada. Mi alimento feliz son los tallarines, después la caminata de vuelta al hospital comienzo a contar las horas que nos quedan juntos, me estoy acostumbrando a su compañia. Es mejor ahora que no hay amor, ni deseo, ni ningun sentimiento que duela. Le cuento que mi nudo en la garganta es ya no poder abrazar a nadie cuando llego al hospital, q he restringido mi cariño a mi misma. Un sacrificio inútil, segun él. Me aconseja que siga abrazando y a apachurrando a mi interno, mientras eso me haga bien. Yo dejo pasar.

Al llegar a casa no conecto el internet, no quiero volver a hablar con Claudio, decirle que aun lo amo y que no me entienda un pepino. Esta parodia se vuelve peor que el amor de Manongo Sterne a Tere 20 años despues, a veces creo que he olvidado porq lo amo y él ha olvidado que se siente decirlo. Ayer me he sentido estúpida y obsoleta contandole mi frustración con la vida, mis metas, lo que espero.
Que es lo que quieres de la vida? siento que casi grita en el teclado. Un compañero, respondo, en resumen es eso. Un compañero que me empuje a conseguir metas que me da miedo realizar yo sola, alguien que me levante, me empuje a seguir. A veces siento tanto miedo, que se, casi pod´ría asegurar que no lo lograré sola. Agrego que durante estos 3 años he vivido pensando que ese compañero era él...en fin...digo un montón de vainas mas que él por ser hombre ...o sea CroMagnon, no entiende ni de cerca. Me comienza a hablar de otras vainas, que no toda la gente que yo veo feliz es feliz realmente...huevadas acerca de la vida. De tener paciencia, de que soy brillante d emi corazón enorme...Nada de eso me importa realmente. Solo un Yo tambien te amo, seria suficiente. Pero él está envejeciendo y yo tambien. Hay una brecha que nos separa. Un infierno de años, paises, costumbres, incluso idioma, su español está cada vez peor. SE está volviendo igual de bruto que los gringos y yo igual de temperamental e histriónica que el resto de latinos.


Mi día 2 se termina, no vuelvo a salir de casa. Muero por un café helado, un abrazo, una tina gigante. Como le dije a Claudio, mi problema no es ambicionar o tener dinero, yo suelo ser feliz con poco, pero vivir sola ya me está matando. Es un desperdicio esta vida viviendola a la mitad. Solo desearia volver a amar.
1 comentario

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Amante Ideal

"Alguien que conozca todas tus mierdas y no te joda por eso. O mas bien que te joda, pero que te joda bien" Esa es la definición que él me da cuando le pregunto quien sería su amante ideal. Me río entonces, como no lo hacia hace días. Es refrescante poder discutir sobre sexo en voz alta. Llevo un par de semanas pensando que le he perdido la curiosidad a enfrentar  tener nuevas relaciones, cada vez que llego al asunto doy un largo rodeo y cambio de tema.

Tengo que reconocer que la vida se pone mejor cada día, tan mejor que espero con ansia que me despidan del trabajo para poder invertir todos mis ahorros en un viaje que dure un par de años por territorios desconocidos.
Luego pienso en la salud de mis padres y me deprime la idea de que no podría irme sabiendo que aun me necesitan.  Que no sabrían a quien llamar si algo malo sucede. A cierta edad si no haz hecho todo lo que se te vino en gana te terminan atando el amor por  los hijos o los padres  eternamente a casa; ante cualq…