Ir al contenido principal
Antes solía quejarme de no tener tiempo para escribir lo que me sucedía. Ahora tengo demasiado tiempo, pero no se por donde empezar. Tal vez debería hacer como antes, contarte un cuento, escribirme con otro nombre en otros espacio y tiempo diferente, entonces tras ese disfraz comenzar a mostrarme...necesito mostrarme, estirar la cuerda, soltar los nudos, las trenza de mi ser y mostrarme asi como soy, para entenderme, para dejar de tener miedo, dudas y sobre todo resentimientos...

Oh! resentimientos, esa es la nueva palabra de mi vocabulario semanal. Odio y resentimientos...amargura...he conocido su sabor en mi pecho. Me da miedo sentir tales cosas. me asusta como si estuviera a punto de ver nacer un monstruo dentro mio, algo o alguien horrible a quien no quiero conocer. tal vez es esa cobardia que tenemos todos de dejar salir a los demonios que tenemos dentro.

A menudo me invitan a lo que es comun por aqui Tomar unos tragos. Jamas acepto, doy excusas, que parecen lógicas, pero que en la mayoria de veces son solo excusas tontas para no tener q estar bebida frente a personas que no conosco. Porque en realidad aqui sigo sin conocer a nadie. Nadie se muestra, si muestran lo que son es con ayuda de etanol en las venas. Aqui nadie te muestra su cara real. Aqui en este planeta Tierra, la mayoria no desea mostrarse como es. Me siento a menudo con miedo. Vivo en desconfianza, no se que es lo que piensas la gente, que es lo que quiere, a donde mira. Me siento en descontrol. No se que esperan de la vida de mi, si pueden o no pueden hacerme daño...Bah! Miedos siempre, miedos...

Podrás pensar que soy una mujer fuerte. Pero solo soy un ser humano anudado en sus miedos y dudas, que por momentos no desea volver a caminar. Ni hacer nada. Excepto escribir. Viajo cada vez que escribo, es un viaje a mi psique y de vez en cuando a las experiencias de otras personas igual de solas que yo. Escribir es la forma mas segura de viajar a otros mundos extraños para mi.

Como te decía jamás acepto un trago a otros. Pocas veces o casi nunca salgo con mis compañeros de trabajo. Prefiero beber, si es q lo hago, con mis amigos mas cercanos. Con gente que se no me hara daño, ni me dejará tirada por ahi, si le salió algun plancito. Con gente que no espera a que estés un poquito embriagada para ponerte el brazo encima o la mano debajo.

Como ves, soy mas tonta e inssegura de lo que imaginabas.
Supongo que en este momento, no es Laura quien habla, solo yo. Metida en mi ropa blanquisima desde las computadoras del hospital, me es inútil sacar a la Laura fuerte de las historias sangrientas...( Lo tenía que decir, me hacía gracia la frasecita) Solo soy yo y escribo sin mediar frase interesante. El arte de la conversación ya lo he perdido. Suelo pesnar mejor mientras camino. Por eso suelo invitar a mis amigos a caminar.

Mi lugar favorito? El Malecón, después de un par de cafés helados. Ahora ya no corro por allí, asi que me ha quedado el afan de caminar oliendo el mar gris Limeño, abandonada a cualquier pensamiento tonto. ULtimamente ya no puedo ni caminar...eso me apena. Me apena la sospecha de estar enfermando, de sentir mis huesos pequeños fragiles y dolorosos, de que las manos amanezcan rigidas y dolorosas, de que mis pies duelan si camnan mucho. Preferiria pensar qeu estoy solamente envejeciendo, pero ya lo sabes, solo tengo 28 y soy una vieja bruja metida en un cuerpo muy grande, arrugadita de dudas y miedos, bajo al piel de alguien joven que lleva la mirada muy triste.

Soyu la anciana que amenece a diario con el temor a morir de nuevo. A cambiar de cuerpo. Soy la pequeña que llora. Soy esas mujeres que uno no quiere en su mesa, ni en su puerta, ni en su vida. Una latosa de mierda.
1 comentario

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Amante Ideal

"Alguien que conozca todas tus mierdas y no te joda por eso. O mas bien que te joda, pero que te joda bien" Esa es la definición que él me da cuando le pregunto quien sería su amante ideal. Me río entonces, como no lo hacia hace días. Es refrescante poder discutir sobre sexo en voz alta. Llevo un par de semanas pensando que le he perdido la curiosidad a enfrentar  tener nuevas relaciones, cada vez que llego al asunto doy un largo rodeo y cambio de tema.

Tengo que reconocer que la vida se pone mejor cada día, tan mejor que espero con ansia que me despidan del trabajo para poder invertir todos mis ahorros en un viaje que dure un par de años por territorios desconocidos.
Luego pienso en la salud de mis padres y me deprime la idea de que no podría irme sabiendo que aun me necesitan.  Que no sabrían a quien llamar si algo malo sucede. A cierta edad si no haz hecho todo lo que se te vino en gana te terminan atando el amor por  los hijos o los padres  eternamente a casa; ante cualq…