Ir al contenido principal
Hace poco volvi a llorar de nuevo, a mitad del llanto me di cuenta que lloraba sin razón y entonces lloré mas fuerte.

Lloré porque hace mucho no lloraba sin razón. Hace muchos meses (ya ni me acuerdo cuantos) yo era una persona que lloraba sin razón y senti tanto dolor en el pecho, que un día pensó que era imposible soportar ese dolor mas tiempo. Que era mejor morirse. Porque ese dolor ahogaba, hacía daño, no dejaba pensar en otra cosa, era un dolor intangible, profundo, profundo, que instaba a seguir llorando y gritando, como una forma de destruir esa bola gaseosa que se anudaba detras del pecho, que ascendía por la garganta, que estallaba en los ojos...

Hace tiempo, yo era una mujer que lloraba.
Ahora soy una mujer que finge no llorar nunca.
Ahora parece que todo estuviera en calma.
Excepto por esa única vez que no pude detenerme.

Todo empezó muy simple. La excusa perfecta, me acababan de robar la palm que me trajeron de berlín y que aun no pagaba. La palm que ya tenia todos los archivos médicos que tanto necesitaba, pero que hasta ese momento aun no sabia como usarla. Ese fue el detonante. El dichoso robo. A partir de esa hora empezó la agonía del llanto sin causa...ya no era por la palm, era ese placer de sacar de mi oleadas y oleadas de dolor y ansiedad guardados.
Era por ese placer de abrir una compuerta que no sabía ni como cerraría, solo quería seguir y seguir llorando...Pero cuando ya no pude detenerme, cuando sentí que no había causa para seguir llorando y aun asi mis lagrimas no se detenían. En ese momento tuve miedo.
Tuve miedo de que empezara lo de antes. Que hubiera desatado al monstruo que tanto me habia costado encerrar.
Tuve miedo. Y esa sensación de no ser dueña de mis propias reacciones, me llenaba de un pavor inexplicable. Acababa de perder el control sobre mí y no sabía si podría recobrarlo.

Han sido meses difíciles. Sobre todo, porque reconozco que al menor desequilibrio hormonal volverá todo eso, que creí curado. Que estar deprimido es peor que estar esquizoide, un día se apodera de tu vida esa otra persona, patética, malhumorada y triste y entonces...todo comienza a salir de nuevo. Salen a flote tus frustraciones, tus odios mas internos, esas cosas de las que te arrepientes incluso de cuando eras chica, toda esa historia que estaba amontonada y apolillada en un rincón de tu conciencia, sale a flote y empieza otra vez todo.

La persona serena y graciosa queda desplazada, hay un monstruo trsite aflorando bajo tus uñas, instandote a escribir solo lo que nadie quiere oir, solo lo que una misma se niega a decirse. Ese monstruo crudo, descarnado, que golpea a todos y a si mismo con un martillo de golpe seco. Ese ser triste acunada por largas horas de soledad y abandono.
Un día simplemente sale a la luz y dezplaza a todos los demas disfraces. Un día sale y entonces comienza a decir, esas cosas que es mejor tener siempre guardadas. Guardadas para siempre como el secreto impuro de una vida pasada, cuestionable. El testigo indeseable de una vida que sin adornos, fue simplemente una vida triste.
6 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…