Ir al contenido principal
Si no he sonreido. Si estoy triste, si me siento asfixiada. son los comentarios de mi ultima semana.

Camino por la calle pateando mis propias meditaciones, pisoteando la pista, esperando que venga algo que me mate o me haga sentir viva. Lo primero que ocurra.

me siento igual que hace 2 años cuando empezo todo esto. Arredando el internet en cafes de mala muerte, luchando con el teclado, con demasiado tiempo libre para mi y mis locas ideas, teniendo que lidiar con la suicida que llevo a cuestas. me siento tan asfixiada por estos dias. debe ser la falta de amigos, la falta de amor.
me siento otra ve zcomo hace dos años, caminando a solas hasta que se me hinchen los pies y yendo de tiendas para comprar cualquier baratija que me haga ssentir bien por unos breves minutos. y claro, probandome anillos y zapatos, las {unicas cosas que se comprarn y que no le recuerdan a una que ya aumente de peso otra vez.

Mierda, me siento como hace 2 años, pero a diferencia deaquellas fechas ya no actualizo en blosgpot, ni em visitan 15 tipos raros para comentar de que estoy loca o que se me notan mucho los pechos. Ando ams tranquila, mas ingenua quizas, sin tanto moño de template, m{usica, o de querer mostrarme. Es raro, ahora estoy geograficamente mucho mas cerca de todos los tipos raros, pero ya nadie me escribe. deben ser la falta de fotos. debe ser que tal como yo queria: ya no hay mas ruido.

No creo estar deprimida como hace 2 años, no lloro por las esquinas, pero tal vez me hallo en la fase previa, esa fase de des{animo de odio al mundo, de querer pedir ayuda y a la vez golpear a alguien. porque puta madre, yo nos e como pedir ayuda. Todo lo hago a golpes, a gritos, a pelea. Quisiera decir por ejemplo que esta ultima semana solo necesitaba un maldito abrazo, peor no, prefieor cerrarle la puerta decirle que es un hijo de perra que lo odio...Todo esto por supuesto se empantana entre mi boca y mi corteza cerebral. No llego aser tan lisurienta, no tengo el valor ni siquiera de mandarlo a la mierda de culparlo por mi des{animo de estas ultimas semanas, de mi falta de aprecio a la vida este ultimo mes que vine a vivir a ciudad basura.

No pues, como soy mas sicopata que Norman bates, prefiero pensar todo esto, planear su muerte de todas las manera dolorosas posibles, que decircelo en la cara. en lugar de ello, solo me acurruco en mi cama, sin cambiarme la ropa del trabajo, a oscuras con la musica alta, queriendo llorar , pero dandome cuenta que desde hace 2 años ya no tengo ninguna l{agrima.

Se supone que que debo sacar toda la poesisa que albergo en mi, me quedadn solo 14c dias, pero solo puedo pensar como una niña en quejarme de mi vida, swolo puedo estar dandome de cabezasos contra el computadfor, en la pataleta usual de queja contra mi vida.

porque no sonries, me lo pregunto, mientras avanzo por la calle congestionada de gente fea y smog. Porque no sonries? porque ya no logro sonreir? debe ser que ya no busco, ni quiero a nadie, debe ser que ya aprendi la leccion, en la calle jams se encuentra alguien en quien confiar. todos tienen mas miedo que yo, incluso para sonreir, incluso para mirar.

Avanzo por la maldita calle de limeña, sin una pisca de lisura, ni aroma a amancaes. Buscando como loca un cafe helado con crema y un monton de canela. Queriendo fumar para no sentirme tan sola, pero conteniendome, por la maldita faringitis. Avanzo como un fantasma rabiosos, maldiciendome a mi misma, Porque estoy tan triste? ya no quiero verme en los espejos...Debeser porque hoy dia las vendedoras me saludaban con el apelativo de señora, de que mi pelo ya no brilla en los espejos, de que la ropa me queda demasiada ajustada, de que me crecieron las tetas, y bajo la ropa blanca pareciera que doy de lactar a trillizos. Le trato de hallar una razon a mi enfado, a mi tristeza, pero todas als razones son muy cortas, me rio de ellas, me rio de mi misma por deprimirme por cosas tan banales.

Mierda llevo horas caminandoy no quiero volver a casa, a diferencia de hace 2 años, no esporque me aasuste de nuevo la casa vacia, el enorme silencio de mi soledad mas triste. No. Ahora la casa esta llena de la madre de el de las hijas de el, de la ropa de el, soy una maldita inquilina, de un departamento pequeño abarrotado por una familia disfuncional. si antes me sentia asfixiada, si antes odiaba este barrio de mierda, al que no quieren venir ni mis amigos mas cercanos. Si antes, detestaba salir a la calle por temor de que alguien me diga alguna cosadea o al menos me intenten robar, de lo asqueda que estaba de pertencer a una clase media que ya apesta de tan mediana y simple. Ahora todo eso ha empeorado, me siento completamente ahogada, al borde del suicidio de tener que vivir con un monton de gente al costado.

Si,a penas aguantaba a mis padres viviendo un par de dias conmigo, cuando tenia mi propio departamento, estoy al borde del suicidio, de solo imaginarq ue tendre que compartri la casa con tanta gente, de que no podre caminar calata, de que no podre oir musica a alto volumen, de que no podre llevara nadie a casa, de que no podre llorar a voz en cuello. de tener que ser observada todo el tiempo, por la familia maravilla.
puta madre, quiero volver a estar sola. Sola...No soporto esto. No soy mujer para compartir mi vidsa con nadie, que se larghuien todos, que quiero porder respirar!
5 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…