Ir al contenido principal

Post #2 : A caminar


He querido hacerme de una plantilla como si de un vestido se tratase, pero la verdad no tengo una puta idea de cómo volver a hacer eso que antes me parecía tan fácil; rápidamente caigo en el desanimo, para diseñar, para buscar, para quedarme mucho tiempo en una sola página. En este momento debería estar ya caminando con un par de zapatillas cómodas, pero…me he puesto como misión volver a escribir, aunque al hacerlo saque algunas cosas tristes de mi que usualmente ya no quiero ver.
La luz de la tarde entra tibia por la ventana, tengo dos horas para que esta luz inunde mi habitación y me haga sentir que el día amaneció claro, que el día es tibio, que solo aquí dentro hace frío y que vale la pena salir a caminar. Pero hoy me quedaré en casa, a leer, a escuchar música y ¿por qué no? A escribir-me.

Soy de los que blogueaban hace 6 años o mas y ya no queda nadie que escriba en blogs cosas necias como yo;  tal vez se han casado y han hecho con sus vidas, como yo, relojes que funcionen, llenos de hijos, parejas y casas limpias con jardines bien cuidados. Yo no tengo hijos, no me hice de una mascota, porque no quería volver a llorar por nadie si es que se iba y de hecho tampoco vivo en el departamento que compré.

Vivo planeando viajes, porque mientras viajo me olvido de quien soy, de la forma que hay que conservar para decir las cosas- soy médico y sé que siempre hay una forma correcta y eficaz para decir las cosas- para comportarse ante los demás, o del tiempo en que una debe comer o ir a dormir. Me gusta viajar porque días antes de los viajes siento tanto miedo, que a veces he pensado en cancelar planes y meterme a mi cama a dormir otros 6 meses como modo de vacacionar. Sin embargo, desde que el avión levanta vuelo, yo me vuelvo otra persona, más segura y mas dueña de mi. Ya desde arriba las ciudades se ven pequeñas y los miedos inútiles; entonces conozco otras personas igual de seguras y dispuestas a contarme sus historias- porque nadie se abre de forma más perfecta que delante de un desconocido y yo, bueno, yo he aprendido a escuchar. De los viajes regreso con las maletas llenas de experiencias y de gente que conocí en el camino, gente anónima que no está en facebook ni en ninguna parte del circulo social. Gente vital, que cruza su camino con el mío de forma circunstancial y sin miedo a dejarse querer.

¿Por qué viajo sola? No es una decisión mía, mi tiempo no coincide con el de los demás y a veces me canso de esperar las excusas del resto para acompañarme. A veces es mejor, pero no siempre. He dicho infinidad de veces que una mujer, como cualquier otro ser humano, necesita de un compañero para compartir la vida que no le cuenta a nadie, un testigo de sus errores y sueños; sería ideal contar con un solo compañero que acompañe desde el inicio hasta el final del viaje, un verdadero amigo, no un amante, sino algo que dure más…pero no todas las personas tenemos esa suerte. Yo, lo comprendo a medias, no es fácil saber que amas a quien no te ama, pero hay que seguir caminando, el mundo no se detiene por una sola persona...ni por varias.  Yo tampoco puedo detenerme a contemplar las imperfecciones del mundo, solo debo seguir caminando al terminar de escribir…o mientras lo hago.
3 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…