El Comegente Parte 2

En el monte parece que fuera la tierra la que pariera al sol, decía Offi. Hasta ese día no me había dado cuenta lo cierto que era. De pronto al abrir los ojos, los rayos débiles del día que empezaba comenzaron a aflorar en el perfil de la tierra, como si de sus entrañas se levantara un sol demasiado perezoso.

El alemán seguía durmiendo, habíamos pasado la noche en la estación fronteriza y mientras Offi y yo intercambiábamos anécdotas del trabajo, él se había lanzado a fumar de esa forma compulsiva y llena de nervios en que lo hacía siempre. Sus fumarolas se elevaban en la noche, en medio de ese silencio incómodo salpicado de gruñidos que tenía él.

Nuestro viaje se había alargado un poco, salir del país a los puestos fronterizos había sido una tarea algo difícil llevando a tremendo desteñido patilargo a nuestro lado. A cada rato nos preguntaban a dónde íbamos y por qué íbamos. La explicación de la entrevista al Comegente no era una historia que quisiéramos repetir siempre, así que inventábamos lo de ser fotógrafos de mariposas, estudiantes de la naturaleza, biólogos, o una tontera por el estilo.

No creo que a Offi le cayera muy bien el oficio de observador de mariposas con su cara de reptil y ojos vivaces, pero con un poco de plata íbamos pasando de a poquitos cada puesto en que nos hicieran problemas.
Yo mientras tanto iba haciendo pequeños bocetos de lo que podría ser la historia del Comegente, una historia negra para que se leyera en varios capítulos, con bastante sangre y descripción de caras asustadas, antes del zarpazo del caníbal de valle alto como lo apodaban otros.

El día que lo conocimos sin embargo, El Comegente no aparentaba tener mas de 45 años, sonriente y colorado como si la sangre de todos sus muertos se le agolpara en las mejillas. Sus dientes separados sin embargo daban la impresión de un infinito placer al destruir tejidos ajenos.

El gringo había logrado que nos dejaran pasar al puesto de policía donde lo tenían preso hace 2 meses no porque creyeran que fuera del todo peligroso, sino porque no había nadie suficientemente letrado en el pueblo para que lo pudiera procesar.

Al conocerlo sabíamos solo algunos detalles de las matanzas de los últimos 2 años. Una historia de que se había comido a su compañero de pedir limosnas y otra en la que enterraba las carnes de sus muchas víctimas cerca al botadero del pueblo. Todos detalles muy vagos acerca de su verdadera voracidad, el móvil de su comportamiento o el inicio de éste.

Nosotros habíamos llegado para enterarnos de todo, pero entre la ambición de Offi por sacar detalles más escabrosos y la del gringo por filmar cualquier resto humano que él hubiera dejado por el camino, con una fijación placentera por el dolor ajeno, el viaje comenzaba a ser asfixiante.
Ahí estábamos él y yo frente a frente en la pequeña celda que rezumaba humedad y olvido en medio de la selva. Offi con la cámara de fotos, el gringo en una esquina filmándolo todo con una cámara de mano. Yo intentando que no se me sienta el miedo que afloraba desde mis axilas.

El Comegente tiró la silla de un zarpazo y mirándonos fijo como un animal que juega con su presa antes de devorarla, se sentó sobre sus cuartos traseros en el piso y dijo con una risita:
Que desean los señores?

Comentarios

Anónimo dijo…
ojalá el siguiente no demore tanto como este. Oh bueno, si va a estar tan bien hecho, que demore lo que tenga que demorar...

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Poniendo el Pecho

Olor a hembra

Ser Mujer ¿bella o boba?

Frases Matapasiones