Ir al contenido principal

El Comegente Parte 2

En el monte parece que fuera la tierra la que pariera al sol, decía Offi. Hasta ese día no me había dado cuenta lo cierto que era. De pronto al abrir los ojos, los rayos débiles del día que empezaba comenzaron a aflorar en el perfil de la tierra, como si de sus entrañas se levantara un sol demasiado perezoso.

El alemán seguía durmiendo, habíamos pasado la noche en la estación fronteriza y mientras Offi y yo intercambiábamos anécdotas del trabajo, él se había lanzado a fumar de esa forma compulsiva y llena de nervios en que lo hacía siempre. Sus fumarolas se elevaban en la noche, en medio de ese silencio incómodo salpicado de gruñidos que tenía él.

Nuestro viaje se había alargado un poco, salir del país a los puestos fronterizos había sido una tarea algo difícil llevando a tremendo desteñido patilargo a nuestro lado. A cada rato nos preguntaban a dónde íbamos y por qué íbamos. La explicación de la entrevista al Comegente no era una historia que quisiéramos repetir siempre, así que inventábamos lo de ser fotógrafos de mariposas, estudiantes de la naturaleza, biólogos, o una tontera por el estilo.

No creo que a Offi le cayera muy bien el oficio de observador de mariposas con su cara de reptil y ojos vivaces, pero con un poco de plata íbamos pasando de a poquitos cada puesto en que nos hicieran problemas.
Yo mientras tanto iba haciendo pequeños bocetos de lo que podría ser la historia del Comegente, una historia negra para que se leyera en varios capítulos, con bastante sangre y descripción de caras asustadas, antes del zarpazo del caníbal de valle alto como lo apodaban otros.

El día que lo conocimos sin embargo, El Comegente no aparentaba tener mas de 45 años, sonriente y colorado como si la sangre de todos sus muertos se le agolpara en las mejillas. Sus dientes separados sin embargo daban la impresión de un infinito placer al destruir tejidos ajenos.

El gringo había logrado que nos dejaran pasar al puesto de policía donde lo tenían preso hace 2 meses no porque creyeran que fuera del todo peligroso, sino porque no había nadie suficientemente letrado en el pueblo para que lo pudiera procesar.

Al conocerlo sabíamos solo algunos detalles de las matanzas de los últimos 2 años. Una historia de que se había comido a su compañero de pedir limosnas y otra en la que enterraba las carnes de sus muchas víctimas cerca al botadero del pueblo. Todos detalles muy vagos acerca de su verdadera voracidad, el móvil de su comportamiento o el inicio de éste.

Nosotros habíamos llegado para enterarnos de todo, pero entre la ambición de Offi por sacar detalles más escabrosos y la del gringo por filmar cualquier resto humano que él hubiera dejado por el camino, con una fijación placentera por el dolor ajeno, el viaje comenzaba a ser asfixiante.
Ahí estábamos él y yo frente a frente en la pequeña celda que rezumaba humedad y olvido en medio de la selva. Offi con la cámara de fotos, el gringo en una esquina filmándolo todo con una cámara de mano. Yo intentando que no se me sienta el miedo que afloraba desde mis axilas.

El Comegente tiró la silla de un zarpazo y mirándonos fijo como un animal que juega con su presa antes de devorarla, se sentó sobre sus cuartos traseros en el piso y dijo con una risita:
Que desean los señores?
1 comentario

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Amante Ideal

"Alguien que conozca todas tus mierdas y no te joda por eso. O mas bien que te joda, pero que te joda bien" Esa es la definición que él me da cuando le pregunto quien sería su amante ideal. Me río entonces, como no lo hacia hace días. Es refrescante poder discutir sobre sexo en voz alta. Llevo un par de semanas pensando que le he perdido la curiosidad a enfrentar  tener nuevas relaciones, cada vez que llego al asunto doy un largo rodeo y cambio de tema.

Tengo que reconocer que la vida se pone mejor cada día, tan mejor que espero con ansia que me despidan del trabajo para poder invertir todos mis ahorros en un viaje que dure un par de años por territorios desconocidos.
Luego pienso en la salud de mis padres y me deprime la idea de que no podría irme sabiendo que aun me necesitan.  Que no sabrían a quien llamar si algo malo sucede. A cierta edad si no haz hecho todo lo que se te vino en gana te terminan atando el amor por  los hijos o los padres  eternamente a casa; ante cualq…