Ir al contenido principal

La Cerebrito que Hablaba Huevadas.

Estoy haciendo pucheros, mientras me siento la persona mas disfuncional del mundo.

No sé de dónde salen esas cosas que hablo. No sé por qué sigo siendo como una niña Lorena que habla hinchando los cachetes de cosas que leí en algún libro raro, sintiendo aún hoy, como entonces que la gente me mira raro, que la gente murmura para adentro: Por qué dice esas cosas?

Esas cosas que digo, cuando me siento nerviosa y disparo historias que me hacen sentir como una máquina de anécdotas que no son mías. Como si un tropel de libros afloraran sus pasajes mas raros en mi boca que se seca, que pierde turgencia al sentir los nervios de no saber que rayos estoy diciendo.
*

Debería aprender que una no se puede fijar en hombres que te hagan sentir tonta, necia, una sabelotodo que habla huevadas a solas.

Debería aprender a no sentirme patética si hablo de Juan Valdez y de los catadores de café o sobre la variedad esa que se hace del excremento de las aves...Aunque en este punto de mi conferencia sobre el café vea a mi interlocutor con una cara de:

Qué xuxa estás hablando?

Es en ese momento que me siento estúpida y disfuncional, aunque no debería hacerlo, porque alguien normal en mi mundo de disfuncionales hubiera hecho algun comentario y hubieramos seguido largas horas de conversación sobre el café y vicios similares y no me hubiera sentido así de rara, así de desesperada al querer tocar temas largos en una charla que solo durará 15 minutos, de sudor de manos y nariz brillosa.


Pero yo me siento observada por unos ojos mas grandes que los míos ( Y eso si que es una proeza) y me voy sintiendo tonta, tontísima, como cuando a los 14 años, en una de las charlas habituales entre chicos y chicas de esa edad yo mencionara eso de que los náufragos no deben tragar comida rapidamente al ser rescatados por algun síndrome de realimentación del que había leído en un libro sobre naufragios y cosas similares, porque corrían riesgo de morirse.

Recuerdo aún ese momento en que todos se me quedarían mirando y luego reirían haciéndome sentir la Cerebrito que Habla Huevadas.

Siento que he pasado por momentos similares muchas veces.

Que a veces digo cosas que cortan conversaciones enteras, como anteayer que hablaban las tías enfermeras con los viejos médicos de que todo mal se te regresa, de la ley del boomerang ( existe eso???) y de Dios y huevadas similares que intentaban simular una filosofía bien huachafa, que ya me estaba durmiendo y yo, la estúpida, en un rapto de aburrimiento tenía que mencionar eso de que Todo se resume en la ley de la entropía....(para cancelarles su invento de la del boomerang...)

Y obvio, todo el mundo se quedó birolo y comenzaron a bromear de que yo había visto mucho el canal astral...terminando la charla al toke, para dar paso a la escena de : Búrlense de la nueva!


O cuando hablaban de los perros y las mascotas y como alimentarlos y sus nombres y cosas bien tontas y yo tenía que meter mi cuchara al decir que históricamente el gato era conocido por ser la mascota de los poetas...Plop! todo el mundo mirándome y yo sin querer sugerir ejemplos de escritores famosos, porqué reseteé el disco al sentirme observada...y allí terminaría mi intervención porque ya no quería defender mas a los gatos si estaba en vías de convertirme en la solterona que colecciona dibujos de gatos...


Y hoy...hoy que sentí que hablaba sola, que el tipo cambiaba de tema, que se me aguaba el café de un sorbo, que sentía que me sentía mensa, disfuncional, una estúpida que bordea los treintas y aun no sabe cuándo quedarse callada.

Que él me miraba y yo me sentía de 14, que bah! de 13...una niña tonta que no sabe decir cosas interesantes y siempre lo arruina todo mencionando algo estúpido.

La necia de siempre yo.


*


Recuerdo esa mañana en la playa, yo había comenzado a hablar tonteras similares, esta vez sobre GGM y Aracataca, sobre esa prosa que a veces me parecía poesía pura con esa cadencia que hace querer seguir leyendo...hablaba por los nervios y por no sentirme tonta, aunque sin éxito. Mil ideas se agolpaban en mi mente y salían disparadas de mi boca dejándome a un milímetro de sentirme idiota, una necia, una niña Lorena que naufraga en temas incomprensibles que no vienen al caso en una mañana azul y soleada.

Cuando estaba a punto de callarme y no volver a decir nada, él cogería el hilo de mi madeja y me hablaría de esos 100 años de Soledad que ya lo corroían entero, de esa lluvia de flores amarillas que recordaba de un pasaje casi mágico en el libro que no pensé entendería y me seguiría hablando como un tonto también, de mil cosas que me hacía sentir maravillada y pequeña.

Nuestra coincidencia sería el momento mágico que hace un año, me haría replantearme el hecho de que no estoy completamente sola, que al otro lado del mundo y por casualidad, puedo hallar a la persona mas rara del mundo y que me hable y me diga cosas y me haga sentir como que he crecido, que soy mujer, que lo que sale de mi boca no son las huevadas de las que todo el mundo se ríe. Que he sido encontrada.
Que la niña Lorena puede sentirse apreciada.


Vuelvo a mi premisa. No fijarme nunca más en hombres que me hagan sentir una solitaria patética que habla tonteras. Sin embargo en este mundo en que los milagros no suceden a diario, me he de conformar con quedarme callada y fingir que me intereso pro las charlas que me ofrecen...hasta que otra mañana, en otro país, en otra playa, en una dimensión paralela, alguien me vuelva a encontrar y yo sienta que la vida encaja, que todo asombrosamente encaja para las niñas que aprenden a soñar despiertas
3 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Amante Ideal

"Alguien que conozca todas tus mierdas y no te joda por eso. O mas bien que te joda, pero que te joda bien" Esa es la definición que él me da cuando le pregunto quien sería su amante ideal. Me río entonces, como no lo hacia hace días. Es refrescante poder discutir sobre sexo en voz alta. Llevo un par de semanas pensando que le he perdido la curiosidad a enfrentar  tener nuevas relaciones, cada vez que llego al asunto doy un largo rodeo y cambio de tema.

Tengo que reconocer que la vida se pone mejor cada día, tan mejor que espero con ansia que me despidan del trabajo para poder invertir todos mis ahorros en un viaje que dure un par de años por territorios desconocidos.
Luego pienso en la salud de mis padres y me deprime la idea de que no podría irme sabiendo que aun me necesitan.  Que no sabrían a quien llamar si algo malo sucede. A cierta edad si no haz hecho todo lo que se te vino en gana te terminan atando el amor por  los hijos o los padres  eternamente a casa; ante cualq…