Ir al contenido principal

Sábado de Mierda

Justo hoy cuando amanecí pensando en la continuaciónd e mi cuento, que por fin se me había ocurrido algo, que ojala tuviera una compu cerca...todo se viene abajo.

Sábado de mierda eso es lo que es. No sé como pude pensar que hoy sería un buen sábado que saldría temprano que tendría un remedo de cita.

Cita con quién? No debería pensar en citas, no debería pensar en nada. Mejor me hago lesbiana...Grrrrrrrrr...asi de mal van las cosas.

Yo necesitaría un marido que me compre el pan y la carne, que me diga tonteras mismo Homero Simpson pero me abrace bastante. Yo necesitaria olvidarme, olvidarme d eloq ue pasa en el hospital, de que se me muere un paciente de 20 años hace 3 días y no tengo nada para hacer, porque ya hicimos todo.

Una mierda pues. Porque me quedo 12 horas continuas y siento que no es suficiente, que en realidad no he hecho nada mas que escribir y hacer cositas y pensar, pero que mis pensamientos no dan resultado, que hay alguien mas obstruyendo el flujo de la vida. Un Dios, un destino, alguien que aniquila esperanzas, incluso las mías.


Quisiera no tener que soñar más. Hasta mis sueños son malos. Han vuelto esos sueños de la era pre migraña, eso sueños a los que mi hermana pitonisa si les cree, porque segíun dice está mas unida a su lado espiritual, no como yo. Como yo, que en estos ultimos años conoci todo lo carnal y mundano que podia ser un ser terrenal.

No como yo que ándo mas metida en lo material, en los cálculos , en ver a cuanto gotea una solución, a cuanto flujo funciona todo.

Es cierto, estoy quemando. Como me dijeron hoy los residentes a mi cargo, ese hospital es ahora mi única vida.
Y yoq uería responderles que antes ( hace tiempo) yo tuve mas vida que todos ellos juntos, incluso hace algunos meses cuando despertaba a mi vecina de puro grito lujurioso tenía mas vida que ahora.

Era vida?

Bueno, algo se le parecía, estaba ilusionada y quería creer, que es lo mas importante para cualquier relación. Pero nada, de nuevo que me metía con otro pata que no creia en nada, con la vieja excusa de ya me enamoré y me hicieron daño.
Huevadas.

No sé cuantas veces he escuchado lo mismo.

Por eso que hoy les dije a mis enfermeras q me volvería monja ( para corromper curas, claro) porq jamás me metería con un médico y jamás me metería con alguien que no creyera lo suficiente en mí como para hacer el intento ( pucha, que para creer en mi, tendria q ser médico, los otros monse con los que me metí no tienen una puta idea de todo lo que hago y seguro me comparan con las calabacitas con las que han estado tirando antes)

Dada esta paradoja, creo que voy en camino a quedarme sola, sola...buscando por internete un vibrador gigante que acapare ciertos vacíos físicos y con algun libro enorme que llene aquellos mentales.

Es mi queja contra la humanidad, como ya nadie lee esto, excepto mi buen Junio ( con él que por cierto jamás andaré, olvídalo, ya fuimos, vivir contigo fue un asco, odio tener hijos impostados y salir con padres por accidente) puedo atreverme a decir que estoy HARRRRRRRRRRRTA
DE LOS HOMBRES.


A la mierda con ellos. Puag!
Solo me sirven en la cama, después, naaaaaada. Ni para darme compañía. Así de malos son

Y lo peor!

lo peor de todo. Me odio.
Hoy esttuve mirando a uno de su especie y lo peor sentí que me gustaba y mucho peorrrrrrrrrrrrrrrrr, quisiera matarme, luego lo vi saliendo con una interna 5 años menor que yo que hablaba de las mismas huevadas que yo rechazo oir.

Ta mare, odio llegar a los 30 y que me haya engordado tanto el poto para nada. Que sepa como actuar en la cama y que ya no haya nadie con quien compartirla.


A la chucha.

Mejor salgo.
1 comentario

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…