Ir al contenido principal

En Brasil sin Cacharel

Si, me robaron el perfume.
Mi Cacharel fue extraviado como mi bagage ( me gusta como suena esa palabra) y mis mapas y direcciones. Dos días despues todo lo trajeron al hotel pero ya no era lo mismo. Dos días sin fotos en la ciudad mas bonita del...No...aun no conozco tanto mundo...

Hoy compré un paraguas, me costó caro porque aun había sol y lo tuve q comprar en un shopping...mi paraguas es como el de Rihanna, transparente con filos amarillos, camino por la ciudad esperando la primer gota de lluvia, pero son solo gotitas, al llegar al hospital, me atrapa la tempestad por completo, estoy feliz de haber invertido en ese invento maravilloso que es un paraguas...camino contenta saltando lso charcos...Al salir del hospital es 3 de la tarde un cielo negro, truenos, relámpagos, la tormenta entera, mi umbrella no sirve para nada, lo único seco que tengo han de ser los calzones. La gente camina apoyandose en als apredes o simplemente se apoya a fumar bajo algun techo. Yo no lo hago porque se que los toldos tambien se desploman y te pueden empapar completamente.

Cerca dede estar el Rio Tiete o era una laguna? no sé, me perdí al llegar, me pasé una estación y casi me deja en mitad de la nada. Ahora doy trancos para llegar al ponto de onibus, una senhora en muletas me gana. Que tal habilidad de los paulistanos! Se me congelan los tobillos porque hasta ahi me cubre el agua, la ropa queda transparente encima de la carne que es realmente trémula. Llega el bus y el tipo me cobra también por al tía coja, habla tan rápido que nos é que dice y le apgo r´´apido luego se me sale la peruanada y reclamo, ok, me devuelven el dinero.

Las entradas al metro a esta hora están llenas, me duelen las piernas todo el día parada o caminando. Al salir la Av Paulista está plana y lluviosa, es un alivio caminar en plano, pero igual debo caminar un poco más hasta mi morada. Que hermosos zapatos hay en als vitrinas! pero no compraré ninguno porque de seguro se me echarán a perder, pienso. Al lado como para darme la contra pasa una hermosa brasileira con tacones 9 bajo la lluvi infernas, acá nadie pierde el paso y mujeres y hombres e ven bonitos siempre, muito bonitos!

Cruzo la calzada y casi me resbalo por correr, si es un esguince me muero, pienso y camino cojeando el resto del viaje, nunca he sentido als piernas tan rígidas, agarrotadas, pensé que el fr[io har[ia una buena venoconstricción con las várices inicipientes, pero no contaba con el cansancio muscular y eso que yo hago ejercicio y me entreno. esta ciuda es impresionante, no hay duda.


me banho con agua caliente, caliente y siento als ambulancias que pasan, se ha de haber caido otro helicóptero. En la tv solo pasan noticias de las casas inundadas y la gente muerta, yo me recuesto con las pierans hacia arriba, tengo frío y pienso que qusiera estar ya en Rio, pero no puedo irme. Ipanema me espera y yo sin Cacharel.

Hoy me compré un bloqueador y un paraguas para el mismo día, me rosticé y me mojé por igual. Acá todos los tours y comidas salen mas caros cuando vienes souzinho...sólo por eso quisiera una pareja, pro los precios...bueno ya para que me arrope al llegar al quarto. Hace frío de noche...no mucho, pero solo tengo ropa corta. y floreada, eso me pasa por creer en las postales!

Extranho mi perfume, pero amo São Paulo.

Me escribirás?

Espero que sí.
2 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…