Ir al contenido principal

Viernes: De café y otras calaterías.

Acabo de leerme: Qué deprimente!

Sueno tan mal al leerme cómo cuándo se me escucha por el fono?

La tarde va cayendo y aunque debería dormir, imaginaré que es uno de esos Viernes de Café que compartíamos antes, pondré la música que odias y me desparramaré en mi silla favorita, la que me hace heridas cuando no llevo la ropa interior puesta.

Vamos! A estas alturas sigues molestando y preguntando que por quçé hablo tanto de sexo? Deberías preguntar que piensan la mitad de tus amigas todo el tiempo, en qué pensamos cuando compramos, cuando comemos, cuando bebemos o cuando nos arreglamos para ustedes. No son acaso variaciones todas del sexo? La ropa, la comida, el perfume?

No me juzgues por confesar que me gusta estar calata en casa, o por tener desfachatez al contarte que quiero hacerlo. Es que acaso tu no piensas en eso? Si, sé del amor y las otras goyerías, a veces yo también escribo sobre eso, pero hay necesidades mas físicas y fáciles a veces, por qué no hablar de eso en plena libertad...de ropa?


Decía que me leí deprimente aunque debería estar feliz, he comprado mi futura madriguera y me endeudado hazta el gaznate por conseguir que tenga todo lo que deseo. Un lugar alto con vista al mar esencialmente. Me jode un poco haber conseguido una casa antes que una pareja estable, pero bueno, son los gajes de la vida moderna.

Cómo seguir viviendo en una casa en dónde tenía que cubrirme, bajar el volumen, ocultar las cosas que escribía? Cómo seguir viviendo con ropa en un mundo que pide que te muestres un poco? Dejo los disfraces, la mímica y la ropa para el trabajo, para esos lugares en donde hay que guardar cierta etiqueta, pero dime y dimelo sinceramente acá junto a mi oído...Es que acaso no te pica seguir viviendo acompañado de gente que no te entiende?

Podría escribir un libro de las cosas que no hay que hacer o los tipos con los que uno no debe salir, pero la parte esencial es esa de descartar a los tipos que pasados los 30 sigan viviendo con sus viejos. Carajo...esas cosas no me funcionan, en realidad, pocas veces funcionan los consejos de una mujer que sigue soltera...

El otro día me preguntaron sobre cuántos novios he tenido y tuve que decir cuatro, porque cuatro masomenos son lso que duraron un compromiso entero, la mujer que me preguntó se asustó, me dijo que había que tener un poco mas de seriedad...Supongo que le parecí bien prosti, por rechazar dos pedidas de mano y botar otros dos, porque no daban para un plan futuro...supongo que ella multiplicó mentalmente cuantas noches y cuantas veces lo había hecho yo, antes de llegar al altar prístina y casi virgen como nos sueñan todos ( hasta nosotras mismas )

- No sabrías cuantas, ni multiplicando por todos los pecadores con los que tu te has cruzado`- pensé yo. Y es que no es que le tema al compromiso, solo que se que no podría y que no podría ver como alguien me deja al ver que soy demasiado...bueno demasiado solitaria como para querer pasar la vida con alguien oliendome los calzones.

Me gusta sentirme libre...aunque no tanto, me aflige la soledad tanto como la falta de sexo, quisiera tener una pareja segura para los fines de semana y para los intermedios. No tener que recurrir a mi dedo, al cine, a hacer 500 abdominales para olvidarme lo que necesito entre las piernas. (Nunca llego a los 500 soy una extremista)


Bueno, pretendía hablar más, pero al música se pervierte, la luz de la ventana desaparece, el trasero se me cuadricula en la silla de malla y aun debo prepararme para una fiesta de despedida. No es malo llegar a los 30, lo malo es tener que hacerse responsable por sus gastos, por sus manías...por las deudas que una asume cuando mezcla azul con blanco en busca del ansiado celeste.

Un beso.
8 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…