Ir al contenido principal

No Busco a Nadie, pero.............

Me gustan las fotografías a blanco y negro y Fito Páez, por el momento es todo lo que puedo decir.

No sabría como iniciar una descripción mía, llevo 5 años y aun no llego a satisfacerme. En realidad el internet, las redes sociales y presentarse por primera vez a alguien que no te conoce es tremendamente embarazoso y devastador para mí, el comprender de pronto que Ellos no te comprenderán!

¡Never!

Me han sugerido que refresque mi círculo de amistades (como si hacer eso fuera fácil) y me he negado a hacer el intento, mis últimas salidas, intentos y casi citas han sido un fiasco, en los que sólo puedo añadir la viñeta de: Metí la pata.

Y es que la única manera de no meter la pata con un hombre es hacerme lesbiana, así de simple, pero la verdad que de todas las mujeres que conozco (incluyendo a las cibernautas) no me satisface ninguna, ni siquiera por la curiosidad de una charla porque sí.


Qué difícil debe ser para un hombre hallar una pareja.

Lo de amiga es fácil, generalmente lo logras con la chica que no te gusta físicamente o aquella que sabes nunca te dirá que sí, ante tal panorama, amigas pueden ser varias y a mí, la verdad por el momento no me interesa ser amiga.

Amiga...Vamos! Sin beneficios? Teniendo que pagar la entrada al cine, la mitad del café, acceder a ir a comprar discos o la ropa que tu quieras, oir tus vainas? Hombre, me parece que tu necesitas un novio no una amiga!

Podría ser amiga? Sí de hecho soy amiga de mis ex, nada cómo perder el interés sexual en un hombre como para verlo en su real dimensión (ejem... casi literalmente) y poder aconsejar, oír o hablar con alguna objetividad, pero la verdad y soy sincera, por el momento no podría ser amiga de nadie.

Tampoco entablar citas (menos si son a ciegas...¿Qué pasa si toco algo que no es?) Generalmente me equivoco y resulta que cuando a un hombre se le da lo que desea, plaf! simplemente desea algo más pero en alguién más...y eso, joder, cómo jode.

Qué delicia sería hallar a alguien que no odie tu música, que no tema ir a ver las películas que tu quieres ver, que te regale un libro que no pudiste comprar, que te escuche cuando sólo quieres ser escuchada...y bueno, que él no desee a nadie más que tu en su cama, sería un buen plus, pero bueno poner eso sería conformismo, cualquiera lo podría dar.

¿Qué mujer no buscaría más cosas? Un buen C.I, un buen CU... y una buena tarjeta? Pero vamos! yo lo sé y tu lo sabes, no se puede vivir de eso para siempre

(aunque.... quién diablos quiere vivir para siempre?)

Sin embargo, para mí, humilde servidora...Si no puedes con la música ni con el sexo. No puedes. Ni podrás.


El amor se encuentra en el camino y a veces ni eso, pero la gente sólo quiere experimentar amores de película con chicas de película y eso, vamos! eso acorta las posibilidades. Desmerece cualquier intento de mi parte.
Quieren perfección? Yo pregunto: Eres perfecto??
Quieres cariño? come on ! ¿Me quieres?
Quieres una amiga? Carajo! ya tienes muchas!
¿No empezaríamos bien si me trataras como mujer?

TU Mujer

Por qué exigir lo que no dan? Por qué, eh?



Porque, yo no fui la mas guapa del baile pero... me gustaba ver fotografías a blanco y negro y las canciones de Fito Páez

¿Dónde estará aquél que ya no busque lo que no puedan darle y se quede conmigo, para ver acabada la fiesta, cómo sencillamente amanece?

9 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Amante Ideal

"Alguien que conozca todas tus mierdas y no te joda por eso. O mas bien que te joda, pero que te joda bien" Esa es la definición que él me da cuando le pregunto quien sería su amante ideal. Me río entonces, como no lo hacia hace días. Es refrescante poder discutir sobre sexo en voz alta. Llevo un par de semanas pensando que le he perdido la curiosidad a enfrentar  tener nuevas relaciones, cada vez que llego al asunto doy un largo rodeo y cambio de tema.

Tengo que reconocer que la vida se pone mejor cada día, tan mejor que espero con ansia que me despidan del trabajo para poder invertir todos mis ahorros en un viaje que dure un par de años por territorios desconocidos.
Luego pienso en la salud de mis padres y me deprime la idea de que no podría irme sabiendo que aun me necesitan.  Que no sabrían a quien llamar si algo malo sucede. A cierta edad si no haz hecho todo lo que se te vino en gana te terminan atando el amor por  los hijos o los padres  eternamente a casa; ante cualq…

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…