Ir al contenido principal

Diciembre

Hoy me siento mal. No sé por qué. Espero saberlo al terminar de escribir esto.

Debe ser que inicia Diciembre y algo de melancolía se cuela en mi casa sin remedio.

Los días entonces pasan a una cuenta regresiva que oprime el pecho, asfixia y envilece.

Diciembre...

Se rompe el cielo en aguaceros que retrasan un verano que no llega, mientras camino por una ciudad que no es mía ni yo soy de ella.

Diciembre...vamos, no es nada, pero ultimamente cada Diciembre en mi vida inicia lacrimógeno, terrenal y sin ninguna esperanza. Así que por qué hacer una excepción este año? Si se me retrasan los ciclos anovulatorios y resulta que estoy en un día 14 que me hace sentir mal sin causa.

Mierda el ser mujer y ser gobernada por mareas hormonales que hacen que una semana sea solo para pensar en sexo y la siguiente solo para deprimirse por cosas sin causa. Preferiría ser hombre y que no me dolieran las cosas mas fútiles. Que no me deprima sentir que viene Diciembre y que no haya ningun regalo por llegar, solo una inacabable deuda de la vida con uno mismo. Esa deuda que en Diciembre sólo se hace mas evidente.


Los aviones siguen partiendo sin retorno y yo no llego a despedirme ni a decir lo correcto.

Tal vez me duele Diciembre porque soy de las pocas personas que esperaba este mes todo el año y con ello la llegada de Navidad y el cumpleaños.

No sé cual con mas ansias.

El cumpleaños, que fecha antes tan esperada y ahora tan fatídica!
Antes era para sentirse la persona mas especial del mundo, el centro del universo de mucha gente y de un tiempo a esta parte, solo para pensar en la gente que ya no está contigo.
Aun peor la gente que de verdad no te quiere suficiente.

¿Qué es suficiente?
Nunca es suficiente para mí.
Sigo esperando esos regalos que deberían de llegar.
Esperando quién sabe qué, que no me haga sentir miserable un día y feliz al siguiente.
Esperando que cesen esos cambios de presión que me oprimen el pecho cuando siento mi pequeño avión caer.

Caer...

Viajo en un avioncito de papel
surca tu mundo, frágil, inocente,
movido por la brisa de una palabra,
derrumbado en la humedad de un sólo beso.

Luego cae...

en espirales grandes,
pequeñas,
simplemente cae.

No sé lo que escribo. Tal vez debería hacer una lista de las cosas que no me agradan depositarla en un ánfora y quemarla.
Hacer listas me hace bien. Escribir también. Pero no hoy.
Hoy no sé lo que siento
y la música no ayuda.
Paso del reggae al rock setentero sin decirdirme en que quedarme
y así voy escribiendo sin ritmo,
sin decirdirme a escribir lo que siento,
tal vez porque ya no siento seguro ningun papel en el que escribo
ni siento secreto ningun sentimiento que me colme el pecho.
He pasado a este estado en donde se todo de todos sin ni siquiera verlos.
Maldita tecnología que separa a las personas, mas de lo usual.

Sigo pensando que la culpa la tiene Diciembre y con ello, todo lo que vendrá luego.
Ser algo lista es un problema...casi siempre sé lo que pasará luego.
No hay sorpresas. Sólo debo estar lista para recibir el golpe. Siempre lista.

Escribo sin ritmo, porque no me agrada la música que oigo.
Ni me agrada despedir a mis amigos.
Ni perder a aquellos que pudieron haberlo sido.
Ni hacer planes con gente a la que no considero como amigos.

Tal vez debería soltarme más. Confiar en la gente.
De qué me serviría?

Mi avioncito de papel es ahora un origami
que se destruye bajo lluvias que no cesan de caer.

No me agrada escribir así, pero supongo que en algún momento encontraré la respuesta a todas mis preguntas. Habrá una línea que luego de ser escrita iluminará la oscuridad en la que me detengo a pensar porqué me siento así. Ingenua. Torpe. De pronto tan inocente como estúpida.


Es Diciembre, vamos es sólo eso. Nada podría ser peor que el anterior Diciembre. Tal vez tengo miedo que eso suceda, otro cumpleños al lado de gente que no me quiere, otra navidad llorando por el cariño de gente que no me quiso.

Mierda, Diciembre. Ni siquiera tienes lágrimas para arrancar pues creo que al llegar a los casi 30 las he perdido todas.

Sigo sin respuestas. Tal vez sea el momento de escribirle a Rafa, para que él entienda por mí, las cosas que yo no puedo resolver.

Tal vez sea el momento de dejar todo y seguir sola lo que queda del camino.
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…