Maracuyá (1)

-Pero ¿que dices Laura? ¿cómo que no eres feliz? Eres graciosa, inteligente, atractiva, escribes, bailas, pintas...
-Como si saberlo solucionara mis problemas...
Luego de decir eso la charla continuó en silencio. Solo la cucharilla tocando el plato a la mitad.
-Entonces, debes ir al médico. Hacerte ver. Salir de viaje, hacer mas compras.
¿Cómo es posible que no puedas ser feliz con lo que tienes? Eso debe ser depresión.
Yo sonreí pensando que este hombre me debía estar viendo ahora como un fantasma que jamás ha sonreido. ¿Cómo explicarle a alguien que soy feliz comiendo ese postre de maracuyá? ¿Leyendo a solas entre clases? ¿caminando descalza? Como explico a este hombre que nada de lo que tengo es suficiente...pero esos pequeños momentos me dan felicidad por días.
Me dejan viviendo en esperanza...
"...Tus besos son tímidos... como de niña traviesa..."
Suena desde el fondo del salón y yo me quedo absorta en la canción que parece hecha para mí.
La ciudad se extiende indolente bajo mis pies. A lo mejor yo también soy un personaje en busca de autor.
14 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Poniendo el Pecho

Olor a hembra

Ser Mujer ¿bella o boba?

Frases Matapasiones