Ir al contenido principal

Diciembre humedo, salado y bizarro

es diciembre....que raro mes....mi mes preferido, pero ahora mas que nunca, pues es el mes que marca el final de una ño mas que bizarro...fatal...caotico...depresivo. un año de paranoias, de amores rotos, de corazones usados como plastilina para amoldar sueños que no se llegaron a cristalizar.

Vuelvo a oir mi amado latin jazz y a sumergirme en mi misma como en un principio...a solas en la sala enorme, con la luz tenue y la invisibilidad que da el sentirse ignorado.

Comenzare....

Nada es lo que parece, el fuego azul de una mirada que enceguese los instintos,
el color del mar, el sonido del viento.. Nada es ya lo que parece..

Las flores muertas de hace siglos hoy fueron vistas otra vez, abriéndose en un beso ardiente a esa vida que ambos
atrevimos a regalarnos; llenaron el ambiente de fragancias conocidas pero nunca tan frescas y lozanas.
Los sentidos que se mueren con el recuerdo de algún ayer, hoy renacieron de nuevo, esperando tu llegada, se agudizan y deleitan de saberte aquí, en alguna parte entre mis labios y alma.

Es la madrugada que se colorea de ti y de mi. Es el día que no alcanza a morirse entre los volcanes porque aun es muy joven para entregarse al olvido; es la tarde que no se engulló mi océano, el sol que no sangró en tu ocaso.
Es el día en que nacimos de nuevo.

Hoy como mil años antes he vuelto a creer que el canto que se mueve en mi no es mera casualidad, sino algo destinado a vibrar aun por mucho tiempo, como una cuerda tensada entre mi garganta y mis ojos, cuya única razón de ser es verte otra vez, ahogando mi pupila en la tuya.

Te diría que te extrañé, pero ¿ Cómo hacerlo? Si en mi cabeza fluyes como idea constante?...Te diría que te necesité hoy..., mas.. ¿Cómo mentirte? si estuviste todo el día ayudando a éste corazón joven a bombear felicidad a mi alma...
Hoy hago una pirueta en el centro y te envío un beso cálido y largo, de esos que hacen falta cuando despertamos, de esos que son pasaporte a los sueños verdaderos, a los sueños que se viven con los ojos abiertos.

Mi naturaleza frágil se estremece de solo pensarte, las yemas de mis dedos buscan en la oscuridad de mi noche insomne, la canción que olvidada, compuse en tu piel; buscan el chasquido que provoca tu cuerpo contra el mío, buscan el chapotear infantil a la orilla del deseo, es entonces que recuerdo el camino a lo que imagino es la felicidad completa: Tu ser unido al mío.

Hoy soñé la luna brillando en una bahía rodeada de piedras redondas, sentí como tus pasos se acercaban a mi, pude sentir el eco de tu voz chocando en mi pecho pero al intentar volverme ya no estabas y, sentí la brisa de esa presencia conocida, el olor de un espejismo que me envolvió entera.. y fui feliz... porque soy feliz aun no teniéndote, soy feliz en el deja vú de saberte real,
en ese misterio a medias descubierto por cartas que no son de amor, revuelvo mi cabecita llena de ideas tontas; en ese aliento de fe, entibio mi corazón loco y, soy feliz, tan feliz que a veces deseo que me despierten para comprobar que estas aquí, en el mismo momento que yo, en el caótico espacio de sentirnos sin siquiera tocarnos.

Dime a que sabe tu boca cuando piensa en mi y yo te contaré a que huele mi piel al escuchar tu voz. Cuéntame a que sabe sentirse hallado y yo te diré que gozo significó el descubrirte. Unísono de paz y locura, mezcla de ardor y sudor...te diré a que me sabe la vida contigo dentro...porque sin ti, la nada ya no sabe bien.
5 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Amante Ideal

"Alguien que conozca todas tus mierdas y no te joda por eso. O mas bien que te joda, pero que te joda bien" Esa es la definición que él me da cuando le pregunto quien sería su amante ideal. Me río entonces, como no lo hacia hace días. Es refrescante poder discutir sobre sexo en voz alta. Llevo un par de semanas pensando que le he perdido la curiosidad a enfrentar  tener nuevas relaciones, cada vez que llego al asunto doy un largo rodeo y cambio de tema.

Tengo que reconocer que la vida se pone mejor cada día, tan mejor que espero con ansia que me despidan del trabajo para poder invertir todos mis ahorros en un viaje que dure un par de años por territorios desconocidos.
Luego pienso en la salud de mis padres y me deprime la idea de que no podría irme sabiendo que aun me necesitan.  Que no sabrían a quien llamar si algo malo sucede. A cierta edad si no haz hecho todo lo que se te vino en gana te terminan atando el amor por  los hijos o los padres  eternamente a casa; ante cualq…