Mi prima Sofía

Hace una semana conocí a mi prima. No sabía que tenía una prima, estaba acostumbrada a que mi familia se redujera a mis padres y mis hermanos y que toda esa parafernalia de tíos y primos de parte paterna, fueran algo menos que gente indeseable con la que no se podía entablar una charla que no estuviera basada en ellos como centro del universo.
La familia de mi madre mucho mas amplia, estaba desperdigada por el mundo. Tías y primos de apellidos graciosos, estudiaban o vivían en el extranjero, gracias a becas de estudios o maridos multiraciales. En realidad mi familia era una isla, en la que me acostumbré a estar a solas.
Cuando conocí a mi prima, me resultaron familiar sus rizos, la boca sonriente y las cejas pobladas. Lo que no entendía del todo fueron sus ojos verdes luminosos, muy parecidos a los de mi hermana y que no tenían nada que ver con la familia de mi madre, naturalmente altos, morenos y de cejas oscuras. Luego comprendí que esos hermosos ojos verdes, eran un ardid de la cosmética moderna, que tornaban a una mujer simpática, en casi casi una mujer bella.
Mi prima gustaba del mar y del cine, nos comprendimos de inmediato y salimos a caminar mirando el mar bajo el manto gris acostumbrado y hablando de nuestras respectivas vidas en los polos del país. Casi teníamos la misma historia, de soledad laboral, de mala suerte en el amor y de amigos que se esfuman, apenas te cambias de ciudad o de pareja.
Como yo, había pasado una depresión de la que aun seguía luchando a diario por salir, cuando llegó a una ciudad desconocida, donde todo le era adverso. Es terrible estar sola, me comentó.
Yo lo sabía de sobra, solo este año había caído en la cuenta de que había dejado de lado mucha de la vida real, para solazarme en la vida cibernética llena de textos bloggeriles y cuentos sin finales felices. De vez enb cuando me animaba a salir con alguien, pero siempre con la contraseña de: Nadie merece la pena hacer el intento.
Por lo menos yo viajaba.
Cada vez que me sentía sola viajaba a algun lado y me entretenía con algun acento extraño, con los viajes en bus largos y soñolientos, buscando música que no podría encontrar donde vivía, o comprando ropa, que definitivamente no podría usar cuando retornara a casa.
Ella había preferido trabajar. Trabajaba y estudiaba tanto, que a veces se olvidaba de las fechas exactas, o de salir con amigos. Me decía que temía viajar o hacer algo fuera de los límites, pues su madre se moriría. Al pensar en su madre mucho más jovial y libertaria que la mía, me detuve a pensar cuanto había tenido que ceder mi madre, para que yo hiciera lo que me dictaba el ánimo...o el mal ánimo, del momento.
Mi madre era igual o más preocupada por mí que la suya, si no fuera por mi padre, tal vez mi madre hubiera sido sobreprotectora, por su temor natural de cuidar al máximo a sus hijas mujeres, expuestas a los peligros del mundo. Por suerte, mi padre era algo diferente. A pesar de que siempre se había preocupado por nosotras, hasta casi caer en crisis hipertensivas, nos había instado siempre a que buscáramos nuestro destino, cualquiera que fuera. Diciendo que la condición de mujer no debía limitarnos en nada, ni hacernos pensar que éramos persdonitas débiles. Su vida era un ejemplo de aventuras fenomenales, de mucho esfuerzo y estudio, con algunos golpes de suerte y muy mala suerte.
Mi vida es un aquelarre, suele decir mi padre y entonces yo lo envidio y quisiera haber sido como él y no tener miedo de nada.
Muchas de las decisiones que he tomado, han sido por enfrentar mis miedos. Seguir medicina había sido una prueba de ello, tomar un avión para encontrarme con Claudio, fue lo otro. Irme de viaje sola, fue una locura de la que aun no me arrepiento. Muchas de las decisiones en mi vida, han estado influidas, por tomar una oportunidad que temo no vuelva...La mayoría de los golpes que he recibido, han sido por culpa de la misma filosofía.
Ahora veía a mi prima, pasando muchas de las cosas que pasé yo, adaptándome a una tierra nueva, a costumbre sdiferentes, a estar lejos del abrigo de los padres y la admiraba. Sobre todo, por haber superado esa depresión que la estaba matando y por tomar la decisión de la que aun se felicitaba, de dedicarse absolutamente a su carrera y no pensar más en ningun hombre que le rompiera el corazón.
"Es que todos los hombres buenos de nuestra edad ya están casados"- me comentó. La mayoría ya decidió formar una familia...Los que quedan solteros, son una bala perdida.
Yo asentí con la cabeza, mientras un pensamiento surcaba mi frente: En la otra orilla, ¿No nos miraría alguien a nosotras también como balas perdidas?
La verdad ya no importaba mucho tampoco eso, al igual que ella, ahora optaba por mi carrera, sin volver a ver a .los costados, ni esperar que un hombre me solucionara la vida de un pincelazo de felicidad. Nadie podría hacer por mí, lo que yo me atreviera a hacer por mi misma.

Comentarios

Edem dijo…
Creo que mas bien...y perdona la expresion, se os ve como "animales exoticos". Como alguien raro y a la vez familiar. Se te ve como un amigo querido, de lo de toda la vida. Y al mismo tiempo, se te ve como una mujer muy, muy especial.
Tu forma de pensar, tu forma de actuar... no te ofendas, pero no suele ser generalmente la forma de ser de una mujer. Por lo menos no la de una "tipica" de las que estamos acostumbrados. Y eso llama la atencion.
Pero al mismo tiempo... al mismo tiempo muestras una ternura, un cariño, unas formas tan femeninas, que hace que todo lo demás sea todavia mas extraño.
Un secreto... o quizás no tanto. Los hombres somos seres simples, nos cohibimos ante gestos que vosotras igual no interpretais mas que como algo normal. A veces, por una mirada, por una palabra, de una mujer, seriamos capaces de cualquier cosa.
Lo que se llama sexapil, vamos. Y tu lo destilas bastante.
Pero tambien, veo en ti la confianza que puedo tener en mi mejor amigo, te puedo tratar como a el, sin cohibirme o sin ser tan timido como seria ante otra Dama.
No se si me explico bien, Hija del Sol.
Asi que... balas perdidas?. Que va, es que no saben apreciaros en su justa medida.
Un beso de Enrique.
Sarah dijo…
Todos somos balas perdidas hasta que encontramos el justo blanco. Luego nos disparamos y salimos a volar de nuevo en busca de la siguiente diana.
Ukhu dijo…
Que pensamiento que tienen de los hombres, seré feliz cuando cambie eso en una sola mujer.
junio dijo…
Odio a las mujeres que esperan que un hombre les solucione la vida, y amo a las que no.
Peregrino dijo…
Eso ese Lau, la felicidad no depende de nadie mas que de nosotros mismos, son nuestras decisiones, errores, aciertos, la experiencia que sacamos de ellos y que luego aplicamos la que nos permite encontrar nuestro equilibrio.

Nadie mas que uno mismo se condena a ser feliz.

Nos leemos.
Anónimo dijo…
bala perdida eh? ahora entiendo ese sonidito que escucho cuando se de su presencia
Nam dijo…
Es preferible tomar las oportunidades y arriesgarse a dejarlas pasar y ahogarse con el "que hubiera sido", no arrepentirte de tus decisiones demuestra una vez mas tu madurez emocional.
Las "balas perdidas" solo lo son para aquellos que no pueden o no quieren ver mas alla de sus propias narices, sin apartar los estigmas sociales, negandose a si mismos la oportunidad de conocer a seres humanos maravillosos.
Aun si las balas perdidas existiesen, tu no serias una de ellas.
El Doc dijo…
No sé si todos los hombres buenos de tu edad están casados, mi estimada, pero sí veo que has tenido la valentía de vivir tu vida a tu

manera, y eso es algo que normalmente a muchos hombres les aterra: una mujer independiente y capaz de patear el tablero para

hacer lo que ella quiera hacer de su vida. Cierto, por una parte, eso te limita la elección de candidatos; por otra parte, los que pasen tu

filtro serán, seguramente, mucho más interesantes que la gran mayoría de congéneres míos que pululan por estas calles.
Mucha suerte y adelante, que enfrentando tus miedos te encontrarás a tí misma.

El Doc.
En el arte, como en el amor, la ternura es lo que da la fuerza
~ Oscar Wilde

Escribiendo su 'bloc' desde el centro de su Burbuja...

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Poniendo el Pecho

Olor a hembra

Ser Mujer ¿bella o boba?

Frases Matapasiones