El Encuentro

>
>
>
>
>
Capítulo 2

Sebastián no tenía ninguna animadversión en particular contra Carmen. No era personal. En realidad Carmen era una buena mujer, le había entregado sus mejores años, había sabido ser paciente con sus manías, con uno que otro affaire suyo en los primeros años de convivencia.
Ignoraba por qué el amor con Carmen ya no podía seguir siendo el mismo, se culpaba por eso. Lo cual sucedía más a menudo en los últimos meses. Pero en general más que a sí mismo, tendía a culpar a Carmen, por ser siempre tan puntillosa, siempre aparentando no tener defectos. Ojalá él hubiera tenido mas tiempo para conocer otras mujeres, para vivir con otras mujeres antes de ella; pero la vida no le había dejado mas opción que Carmen.
Y vivir sabiéndolo, lo hería. Lo hería el saber que no hubo tiempo para elegir, que su libre albedrío se lo gozó alguien más.

Esa situación empezaba a dolerle y digo, a dolerle literalmente, porque había empezado a experimentar algunos achaques de la vejez, a sufrir pequeños dolores en el cuello, en la espalda, en resumen, a cansarse fácilmente. "Tal vez era la edad", le repetía Carmen, entonces Sebastián le respondía con algún gruñido sordo, “Que solo era el cansancio”.
Pero el cansancio le pesaba ahora mas que antes, le costaba recuperarse de alguna faena y peor si se trataba de un resfriado; en esas ocasiones le podía doler hasta la raíz del pelo y se hacía insensatamente dependiente de la buena de Carmen, que había pasado a tomar un papel de madre con él desde que se mudaron juntos.

Ese día martes, Sebastián se percató del dolor en su rodilla, aquella cojera ya le estaba causando más de un inconveniente al cargar los libros desde el taller de arte a la mesa de redacción. Ese dolor era lancinante y constante, algo que podía ser soportado por lo leve de su intensidad pero no por lo persistente de su naturaleza.
Lo comparó sin querer al cariño por su mujer: No era muy apasionado, nunca lo fue. No era precisamente un amor desenfrenado y sin embargo, ese cariño que siempre le prodigaba ella en cada uno de sus actos, hacía que él se volviera vano en relación a ella, que se volviera sumiso y dependiente... que se rindiera a sus pies.
Como cuando ella decidió mudarse a su casa y el no pudo oponerse.

Se odiaba a si mismo por ceder siempre ante el destino. Ésta vez ya no lo haría. Dejaría de ceder; ese dolor no lo vencería. Se decidió por sacar cita en el hospital, no iba a ser algo fácil y probablemente tuviera que madrugar, pero valía la pena descubrir la razón de su dolor.

Era un mañana fría y húmeda cuando tomó la calle Naranjos en espera del tren. Llegó temprano, pero no tanto. Ya en admisión había una cola larga que daba la vuelta y rodeaba las afueras del Hospital, se acomodó al último, resistiendo las miradas de burla contenida ante el dormilón de turno. Varias de las personas que ocupaban los primeros sitios tenían ojeras y vestían como si hubieran cruzado el Everest; probablemente su único regocijo era ser los primeros en una cola que ya llegaba a los ciento y tantos y observar la cara de sorpresa y desengaño en los recién llegados, como Sebastián.

- ¿Se le pegaron las sábanas?- Fue el saludo de una vieja pequeña que iba delante de él.
Sebastián trato de sonreír sin éxito.
- Descuida, guapo, que con este frío a cualquiera le da por quedarse en casa.

Observó a la mujer diminuta con apariencia de momia, de mirada alegre y exceso de maquillaje en el rostro; preguntándose que tipo de enfermedad la traía a ella a ese lugar aborrecible. La momia pareció leerle la pregunta en la cara.
- Vengo por mis piernas- le dijo- la diabetes me las esta matando.
- …Yo vengo por mi rodilla, me ha empezado a doler- trato de armar él.
- A lo mejor es el acido úrico- se apresuró a decir un tío que estaba mas adelante. La gota a esta edad nos afecta a todos.
¿“Nos”? Dijo, ¿“nos”? ese viejo podía ser fácilmente su padre o su maestro en la primaria y hablaba de “nos” con el desparpajo de creerse un adolescente.

Tal vez sean las varices- apuntó otro. Sebastián estaba realmente molesto. Todos allí parecían jubilados y todos a esa hora de la madrugada tenían muchos deseos de hablar. De hablar de lo que sea pero de hablar. Luego de 20 minutos en la cola que no avanzaba, Sebastián se dio cuenta que el también quería hablar, pero no sabía precisamente de qué, quería desenvolverse y no podía, se sentía algo tonto, así que decidió probar por la política…menuda tarea, la siguiente media hora tuvo que pelear con las opiniones de más viejos que solo repetían tener mas experiencia que él y de inmediato se lanzaban a hablar del gobierno, a recordar presidentes, a rememorar guerrillas. Sebastián era un hombre casi ermitaño e ignoraba aun, que temas como la política y la religión están prohibidos en todo tipo de cola, como una forma tácita de mantener la sanidad mental y la armonía en el grupo.

¡Uds. los jóvenes deberían reaccionar pronto! - Dijo alguien con el puño en alto.

Se rió para si mismo ante esa exclamación. En efecto era el mas joven de la cola, pero hacía tiempo que ya no lo era, o al menos que no se sentía como tal. Hacía tiempo que solo se sentía un viejo sin energías, resignándose a perder ante la batalla del tiempo porque no tenia el dinero ni el tiempo suficiente como para entregarse a procesos de rejuvenecimiento ni por fuera ni por dentro.
Llegó a la ventanilla cuando los turnos se habían acabado y otra vez se sintió perdedor. Había perdido la mañana y el día de trabajo, a lo mejor si se apresuraba podía llegar aun. Pero no lo hizo, no tenia caso apresurarse y perder la compostura por un trabajo que odiaba.
Salió del hospital dispuesto a desayunar en cualquier parte. No quería volver a casa. El día se prestaba para caminar, la ciudad lo empezó a llamar por su nombre y se sintió ajeno, pero de alguna forma vivo. Hacia mucho tiempo que no estaba en la ciudad por la mañana en un día laborable. Vio la gente que pasaba con abrigos, vio mujeres hermosas de caras lánguidas caminar de prisa y arreglarse contra las vitrinas. Vio hombres maduros como él, llevando café en la mano, vestidos de traje, luciendo jóvenes, atractivos, aun con vida. Tal vez no estuvieran casados, pensó. Él tampoco lo estaba en realidad, pero ¿cuál es el beneficio de no haberse casado ante un cura, cuando tienes que pagar las cuentas y hablar sin ganas en la rutina diaria, de vivir en pareja?

Se sentó en una plaza que ignoraba que conocía y vio las palomas gorjeando alrededor. Comenzó a beberse su propio café, pensando que podía costarle 3 veces menos si lo hubiera tomado en casa, cuando ocurrió. Justo en ese momento ocurrió lo que le cambiaria la vida de pronto y para siempre. Él la vio. Y ella se dejó ver.
Fue una fracción de segundo, la muchacha pasó frente a él, con las ropas volando alrededor suyo, como una aparición extraña y bella. Su rostro moreno, sus ojos negros, sus cabellos sueltos. Vio hacia él y por un momento pensó que lo traspasaba su mirada, que era a él a quien miraba, a él y no a otro a quien buscaba esa mirada.

¿Quien sabe que extrañas sustancias, aceleran el corazón o turban la mente? ¿Quien sabe que tiene una mujer para lograr que esa capa de sal protectora, se resquebraje de pronto y haga brotar un ser humano donde antes no lo había? ¿Que tenía esa mañana de especial, para que él, en riesgo de perder su trabajo haya estado allí, en el preciso instante, en que ella lo vio y él pensó que había sido visto? ¿Por que volteó a mirar justo allí? …Eran demasiadas preguntas y ella ya no estaba, en solo un minuto había desaparecido entre la gente como un espíritu y lo había dejado de esa forma, estremecido y con mil preguntas en la cabeza.
Lo había dejado, en ese estado de dulcísima estupidez, que algunos llaman estar enamorado.

Comentarios

Unknown dijo…
Hace unas semanas, el verdadero Sebastián Robles (nombre del protagonista de esta historia) me envió uin par de e- mails, de cómo había dado con mi blog y las coincidencias entre algunas parte de la historia y su propia vida.

Le conté entonmces que El señor de Badajoz era una pequeña historia(probablemente la primera que me empeñé en llevar a cabo) que aun no terminaba. Una joyita de ningun valor literario, pero que representaba muchas cosas en mi vida.

El verdadero Señor Robles, me insistió en conocer como acababa. Suipongo que ahora se habrá arrepentido de pedírmelo; la historia es larga, no sé si sea del interés de alguien que no sea yo. Pero creo que es momento de sacarla a la luz.

He descubierto, que los personajes de nuestra ficción nos persiguen asombrosamente en nuestra realidad más cercana. LO comprendí el día que estuve frente a frente del verdadero Eduardo Glez.

Espero que con esto se rompa el hechizo y mis ficciones y mi realidad dejen de enredarse y comiencen a caminar por aceras diferentes.

Sr. Robles, está Ud. servido, espero que la historia no lo decepcione.


Laura Hammer.
Ana dijo…
Eso de que los personajes de nuestra ficción nos persigan en nuestra realidad... pues, no sé, yo no escribo, pero todo es mente, así que "ellos" te habitan, te observan, o quizás es quien escribe que los persigue.
A espera del 3er capítulo!
Carlox dijo…
¿nos persiguen los personajes de nuestra ficción en la realidad o nos basamos en personas que conocemos para escribir nuestras historias?

el final de este capítulo me dejó con una canción en la cabeza:

"was i a fool to think?
the way you looked at me
i swear you did
but you looked away too quick
was i a fool, was i a fool to think
that you would take me home
as if i was yours
was i a fool to think at all?"

(fool to think - dave matthews band)
junio dijo…
¿Tendrá el Sr. Badajoz que dejar su trabajo y sentarse todos los días en la misma plaza hasta que la hermosa criatura vuelva a pasar? Debería saber que no le espera un final feliz, pero sí un final con un nuevo futuro por delante y en el que él tendrá las riendas.
Me gusta como escribes Laura.
Era hora que regresaras, a la literatura.Bienvenida narradora.Bienvenido señor de
Badajoz.Bienvenido Sr sebastian.
EBER GIRADO dijo…
Me encantó la historia, Laura, y me disparó tres breves reflexiones: 1) los dolores del alma terminan por anclar en el cuerpo; por eso es tan importante tratar de exorcizarlos; 2) ficción y realidad se retroalimentan todo el tiempo; 3) el amor nos aguarda a la vuelta de cualquier esquina.
¡Con afecto!
Eber.
Unknown dijo…
Ana: tienes razón...El problema es que los nombres que uso en ficción existen en la realidad.

Tal vez soy sonámbula y los busco en las páginas amarillas.









Carlox: Cada personaje tiene por lo menos 5 personas mas de base, para describirlo. No imagino que exista un personaje idéntico a una persona específica.







Junio: Lo sé.










Carlos: Hora de que regresara...uhm...no creo que este sea un retorno.






Eber: Son unas buenas reflexiones. Que bueno que no hays perdido el enfoque de la historia.
Anónimo dijo…
Después de leer la continuación, Srta. Hammer, debo decirle que no, no me arrepiento de haber insistido en saber cómo seguía la historia, y aún ahora me gustaría conocer su final.

En cuanto al entrecruzamiento entre ficción y realidad, es realmente algo extraño. A pesar de que las edades no coinciden, estuve realmente en pareja con una Carmen y la relación se parecía a la descripción que realizas en el primer párrafo de esta segunda parte.

Creo que todo esto es una coincidencia. Eso no quita, de todas maneras, que leer tu relato haya sido como mirarme en un espejo que deforma ligeramente las cosas: a algunas las embellece, a otras las empeora, y en general da la sensación de que es otra versión de la "verdadera" realidad.

Me gustó mucho leerlo, ojalá que puedas terminarlo algún día. Está muy bien escrito y el perfil psicológico del protagonista me parece muy logrado.
Unknown dijo…
Había comenzado a desconfiar de que me leyeras realmente, Sebastián.
Me agrada su vicio, conmigo.
¿Para que le voy a mentir?

La historia ni sé como sigue, porque en dos años perdió mucho de sui magia inicial. Bah! hay algunos capítulos aun , para tenerlo atento.
Anónimo dijo…
Me alegro de que así sea, a mí también me agrada este vicio.
Marea dijo…
Otra vez te diré lo mucho que me gusta como escribes. Ese momento al final ahhh...¿amor a primera vista? ¿uno piensa eso verdad? no hay como tropezarse con una mirada de esas.
Sarah dijo…
La coincidencia de las almas unidas por algún poder inmortal, estén cerca o estén lejos, en una misma mañana ...

Sí. Recordé a Francis Thompson.
Anónimo dijo…
Es la primera vez que entro a tu blog y me asombra la manera como conoces los sentimientos varoniles cuando se enamoran de una mujer. En ese sentido creo que ni yo mismo podria explicarlo mejor. Me fascinó tu historia, ahora tienes un nuevo hincha Laurita.
Yamina del Real dijo…
Hermosa historia podría decir, pero, es mas.Una historia que nos podrían contar y lo sentiríamos tanto que el estómago se nos contraería. Creo en el amor, pero no en el amor eterno. Porque queremos que sea así? Porque nos da miedo? Perdemos el tiempo intentando alargar el amor hasta la eternidad que no lo gozamos mientras existe.

un abrazo

y

Me entretuve en otros post y me gustan, comprendo tu antisociabilidad, yo lo soy y lo gozo mucho, me parece tan saludable porque después cuando estoy con la gente me siento mas conectada.
Unknown dijo…
Yreal: Si, ser antisocial es una suerte de opción que te protege del ruido de todas partes. Cuando es tiempo d ehablar se habla, cuando no, es mejor irse.


Ureshi: Gracias, supongo que tal como dicen Escribo como Hombre.




SaraH: Bueno que recuerdes. Bueno que puedas seguir escribiendo, para bien de los que te leemos.




Marea: probablemente, yo prefiero llamarlo estupidez de los sentidos.
Ana dijo…
Aunque soy antisocial, no puedo dejar de comentar esto: no considero que escribas como hombre. No tengo tiempo para argumentarlo, pero es relativo a que 'ellos' son muy fáciles de entender cuando se es observadora, sensible y se estudia un poco las variantes, o se escribe exorcizando verdades, percepciones , emociones o el largo etc. q se prefiera. No, no escribes como hombre, escribes como Laura.
:D

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Poniendo el Pecho

Olor a hembra

Ser Mujer ¿bella o boba?

Frases Matapasiones