Ir al contenido principal

Dicen "Que la tengo Clara"

- Se nota que vos sos una mujer que la tenes bien clara- me dijo el hombre con el que hablaba distraídamente en medio de la plaza.

Lo había conocido cuando llegue al terminal de buses y habíamos estado esperando que aclare el día, mientras conversábamos de nuestras vidas. Yo le conté a grandes rasgos la mía y fue cuando dijo esa frase que ayer recordé como en un sueño.

Tenerla clara… ¿Realmente la tenia? Había mañanas en que me despertaba y no sabia que pasaría ese día. Tardes en que me desesperaba pensando que al entrar el sol detrás del mar, se acaba otro día lleno de oportunidades perdidas. Había noches en que me acostaba y me sentía frustrada y sin saber como había pasado tanto tiempo sin hacer realmente nada, excepto escribir y escribir, como si con eso pudiera valerme en este mundo.

Tenerla clara para aquel hombre, era no quedarme con nadie, saber distinguir entre sexo, amor, ilusión, porque a las finales yo nunca me quedaba con nadie. Todo lo asumía como un espejismo pasajero, en donde quien se la cree pierde. En verdad yo no la tenia clara, había sido el destino. Me había llevado a cruzarme con hombres que no valían un suspiro sostenido o con tipos inseguros de si mismos, o de que querían en este mundo. Hubo veces que yo me ilusione hasta querer echarlo todo por la borda, pero a los 5 minutos despertaba dándome cuenta, que no valía perder tanto por gente que ofrecía tan poco.

Ese era el quid del asunto, gente sin mucho que ofrecer. A veces eran cosas económicas, pero en la mayoría de veces siempre fue estrechez de corazón. Gente capaz de encenderse como una luz de bengala en un par de minutos, pero que se paga realmente y se queda chamuscada para ir directo al basurero. Cuanta gente había parecido quererme, desearme, amarme, como poéticamente lo llamaban, pero no pasaban minutos, antes que me diera cuenta que eran niños jugando a mayores con promesas y juramentos que les quedaban demasiado grandes.

Yo no la tuve clara muchas veces, me ilusione igual o mas de los que parecían interesados, pero al poco tiempo había algo que me hacia desistir, que me hacia darme cuenta que no era justo que yo diera el 100% a una relación, en la que el otro ponía siempre menos del 50%, como si eso fuera negociable. Entonces, escapaba, me zafaba, me frustraba. Esos días parecía tenerla clara: me quedaría siempre sola, porque nadie valía la pena.

Ante ese cordobés que me decía que yo parecía una mujer segura e inteligente, yo sonreía tristemente, pensando que se equivocaba. Solo había tenido alguna suerte, par no embarazarme de algún hijueputa, como algunas de mis amigas o no haberme casado, terminado la universidad. Solo era cuestión de suerte, que el único hombre capaz de hacerme volar por los aires, me estaba vedado y que estos dos años, hubieran servido como entrenamiento para la vida real, una prueba al vacío, donde había podido cruzarme con la mayoría de tipos por los cuales no apostaría, mas que a una relación meramente física o por una mistad fraternal.


Hace algunos meses, vi a una de mis compañeras de colegio. Estaba obesa, probablemente embarazada y caminaba de la mano de dos crios a los que se les caían los mocos. Quise saludarla, pero ella cruzaba la pista con una mirada al vacío, como de quien no espera nada y me di cuenta que era inútil, tratar de recordarle que alguna vez estudiamos en el mismo colegio, para chiquillas con gran futuro.

Ya hace algunos años, alguien me dijo que se había conseguido un novio pegalón con el que comenzó a vivir casi de inmediato, para que le pagara los gastos. Pero no imagine que se llenaría de hijos en solo 5 años. ¿Que le había pasado? ¿Qué había evitado que yo terminara igual?

¿Acaso las dos no fuimos de las mas tontas de las clases, de esas que terminan secundaria sin haber sido besadas por nadie y que viven creyendo en ese amor idealizado que se da en las telenovelas, en el romance, en los hombres?

Cada vez que creí enamorarme, jamás pensé en formar una familia o tener hijos con tipos que no me pudieran ofrecer nada. La verdad, jamás ‘pense en tener hijos, antes de cumplir mi propio plan de vida. ¿Eso era tenerla clara? ¿Qué hubiera pasado si me tocaba uno de esos pegalones que no te sueltan ni a sol ni a sombra? ¿O si hubiera cometido la tontera de querer formar una familia con alguien que solo conociera un par de semanas?


Siempre me había escapado a tiempo, pero a veces dudaba si la próxima vez tendría tanta suerte. Siempre debía poner los pies en la tierra cuando el otro perdía la perspectiva. Y si yo perdía e rumbo, siempre había alguien que me diera el portazo en la cara, diciéndome que lo que sentía no era amor.

No se si la tuve clara, todas esas veces. Quisiera darle la razón al cordobés ese y decirle. Si, soy la mujer inteligente y segura que parece que soy…pero a veces creo que todo, solo fue cuestión de suerte, para no volver a enamorarme.



8 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Amante Ideal

"Alguien que conozca todas tus mierdas y no te joda por eso. O mas bien que te joda, pero que te joda bien" Esa es la definición que él me da cuando le pregunto quien sería su amante ideal. Me río entonces, como no lo hacia hace días. Es refrescante poder discutir sobre sexo en voz alta. Llevo un par de semanas pensando que le he perdido la curiosidad a enfrentar  tener nuevas relaciones, cada vez que llego al asunto doy un largo rodeo y cambio de tema.

Tengo que reconocer que la vida se pone mejor cada día, tan mejor que espero con ansia que me despidan del trabajo para poder invertir todos mis ahorros en un viaje que dure un par de años por territorios desconocidos.
Luego pienso en la salud de mis padres y me deprime la idea de que no podría irme sabiendo que aun me necesitan.  Que no sabrían a quien llamar si algo malo sucede. A cierta edad si no haz hecho todo lo que se te vino en gana te terminan atando el amor por  los hijos o los padres  eternamente a casa; ante cualq…