Ir al contenido principal

Entre Scrubs

Conocimos a Javier durante el internado de medicina. Era mayor que nosotros, con una barba que le crecía a toda hora del día y unos anteojos oscuros que lo hacían ver más rebelde de lo que en realidad era. Mucho mas hábil que nosotros, Javier se podía dar el lujo de andar de perezoso mientras los demás trabajamos,
por esa habilidad innata de resolver los problemas en el último minuto. Demás esta decir, que todos lo odiaban. No solo por esa actitud autosuficiente y esas respuestas lacónicas a cualquier pregunta que se le hiciera, sino por dejarnos saber que éramos apenas unos crios nerviosos jugando a ser médicos.

Nadie lo quería, excepto nosotros. Mi novio y yo, veíamos en el a una especie de Mac Giver medico que podía resolver cualquier problema sin pedirle ayuda a nadie.
Javier se había acoplado a nosotros y nosotros a el como si nos hubiéramos conocido toda la vida. Su carácter contestatario, hacia que por momentos se volviera nuestro héroe. Su actitud “alpinchista”, sin embargo, contrastaba con la nuestra, siempre de jóvenes aplicados, haciendo las cosas puntualmente y sin errores.

Si yo estaba estresada solía desfogarme dando golpes, que mi novio no soportaba y en cambio Javier si. El disfrutaba de esos golpes en el abdomen o en los brazos, que el endurecía después de cada una de sus frases machistas, en espera de uno de mis puños. “golpeas como chica” me decía, riéndose, “tienes que empuñar así” y me ponía las manos en posición. Mientras mi novio le pedía que no me enseñe a golpear, porque eso no era de chicas.

Javier era macizo, ningún golpe mío podía doblegarlo. Excepto ese día que en la visita medica lo tomé desprevenido con un golpe en el estómago y se quedó sin aire, mientras a mi se me salían las lagrimas, incapaz de ayudarlo por el ataque de risa al verlo doblado y sin voz.

Muchas internas querían algo con él. Esa mezcla de chico malo que puede resolverlo todo lo hizo popular, mas aun la vez que en una guardia salio en calzoncillos hasta el pasillo por una llamada de emergencia. “es que no puedo acostarme con ropa” fue su única explicación cuando le reclamaron por estar calato en una habitación unisex.

“Brito”, le decían. Eres un Brito porque no tienes enamorada a los 29 años, porque juegas voley con el equipo de homosexuales del barrio, porque siempre andas luciendo los músculos como un trofeo gay. El se reía sin ofenderse, la verdad es que Javier estaba lo más lejos de ser un “cabro”, como todos los demás internos trataban de correr la voz. Javier era un violador en potencia esperando la primera oportunidad que se le ofreciera.
La única consigna: No enamorarse. Porque nadie me soportaría, me decía. Tendría que ser alguien de mal carácter y más maniática que yo. Soy un egoísta de lo peor. A lo mejor solo necesitas una mujer suavecita que ceda a todas tus tonterías, le decía yo. No creo, me aburriría.
Es que Javier era un cerdo. Si alguna vez le dirigía la palabra a una mujer era solo para burlarse de su gordura, sus tetas o su peinado. Para decirle que era inútil o cualquier cosa que las hiciera enfadar. A mi también me lo decía, me hacia insinuaciones delante de mi novio, solo para sonrojarme a mi e irritarlo a él. Pero todo era en broma y lo sabíamos. Javier era inofensivo con nosotros. Éramos como hermanos, el trío perfecto. Y ambos se turnaban para cuidarme, por mis crisis migrañosas o por que sabían que siempre me andaba buscando problemas.

Un día, después de una operación que duro casi 4 horas, yo me quede sola y cansada en el quirófano. A la mujer que se operó le acababan de extraer el útero por una hemorragia incontrolable y ahora en la sala vacía, solo quedaban las gasas ensangrentadas y la ropa de cirugía manchada y tirada en el piso, como al final de una larga batalla.

Javier entró con su scrub verde sin manga y me vio allí, sentada en el banco con el scrub azul y las manos blancas por el polvo de los guantes, mirando a la nada.

-¿Por qué no te vas a almorzar, chascosa? Preguntó quitándome el gorro de un manazo.
-No tengo ganas, me duele todo.
-Yo entro a una cesárea, en 15 minutos, ¿quieres algo… una empanada, un masaje?
- no, Estoy triste, le dije, queriendo llorar, había sido una semana horrible.
-No estés triste porque te duele la cabeza, me dijo mientras se colocaba detrás mío a masajearme los hombros por encima de la delgada tela del scrub.

-Tu cuello está tieso, te va a dar tortícolis, medusa. Yo me reí pensando que Javier conocía tanto o más que mi novio sobre mis solencias psicosomáticas. Sus manos tocaban ahora mi cuello, iban debajo de los cabellos y ascendían como una caricia muy suave detrás de mis orejas.

Javier solía darme masajes, cuando tenía jaquecas, pero eran rápidos y rudos; ésta era la primera vez que se portaba suavemente conmigo.
La verdad, es que era la primera vez que estábamos los dos solos y la primera vez que su cuerpo casi tocaba el mío, separados solo por la delgada tela de la ropa de cirugía. Sentía el calor de su pecho en mi espalda y su voz cerca abrazándome.
Por un minuto quise que ese masaje se prolongara más y más, pero pensar eso era casi incestuoso.
Giré sobre el banco metálico hasta hacerle frente y entonces nos quedamos viendo como un par de desconocidos. Yo con la melena despeinada y él con su pulcro gorro de cirugía, sin mediar palabra. Mirándonos largamente en medio de ese quirófano vacío.

“Eres una medusa”- me dijo con la mano aun entre mi cabello.
“Y tu un auteéntico “Brito” con ese scrub ajustado”, dije dándole un golpe en el abdomen. El sonrió y me sujetó el puño por un buen rato.
“Aun no me he cobrado tu otro golpe”, me dijo con suavidad y, entonces acarició mi mano con una ternura increíble. Mientras yo sentía electricidad en todo el cuerpo.
Tienes suerte que yo te quiera, medusa...Que los quiera a ambos...agregó y salió a toda prisa al otro quirófano, de donde ya lo estaban llamando.

Nunca más volvimos a estar a solas. Incluso después que yo terminara con mi novio. Hubiera sido demasiado desleal echar a perder nuestra amistad por andar con juegos estúpidos.

Hace unos días me enteré que Javier se casaba con una chica del hospital. Que por fin se había enamorado de una mujer que lo soportara.

- oye Brito, lo saludé, ¿es cierto que te casas?
-
Si, pues. Como tú nunca me hiciste caso.
Ambos nos reímos como tontos, e inmediatamente se hizo un largo silencio, solo interrumpido por las bocinas de los autos.
- y ella ¿sabe golpear bien? Corté yo.
- No, medusa, nadie ha superado tu gancho... Tu si sabes hacer doler, sonrió luego.

11 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Amante Ideal

"Alguien que conozca todas tus mierdas y no te joda por eso. O mas bien que te joda, pero que te joda bien" Esa es la definición que él me da cuando le pregunto quien sería su amante ideal. Me río entonces, como no lo hacia hace días. Es refrescante poder discutir sobre sexo en voz alta. Llevo un par de semanas pensando que le he perdido la curiosidad a enfrentar  tener nuevas relaciones, cada vez que llego al asunto doy un largo rodeo y cambio de tema.

Tengo que reconocer que la vida se pone mejor cada día, tan mejor que espero con ansia que me despidan del trabajo para poder invertir todos mis ahorros en un viaje que dure un par de años por territorios desconocidos.
Luego pienso en la salud de mis padres y me deprime la idea de que no podría irme sabiendo que aun me necesitan.  Que no sabrían a quien llamar si algo malo sucede. A cierta edad si no haz hecho todo lo que se te vino en gana te terminan atando el amor por  los hijos o los padres  eternamente a casa; ante cualq…