Charlas de Viernes sin café

Te tengo que contar una cosa, por eso no me pediré el café habitual, sino un matecito de coca, que por otros rumbos llaman té verde, pero a ese nombre por muy poético que suene no me acostumbro del todo. Te tengo que contar que odio al mundo… Pero ¡mira que ojos pones! Cada vez que le digo a alguien la palabra odio, se quieren poner a equilibrar el vaso diciendo que necesito mas cariño al prójimo, mas “amor” y mira que de sentir amor yo tengo las 24 horas, pero a veces me da ganas de odiar al mundo y ahí es cuando las cosas se ponen color de hormiga. Porque es igual que cuando le cuento a alguien que quise llorar hoy o que anduve deprimida y entonces me intentan callar como puedan, con historias peores, como para que me sienta bien con eso de que “mal de muchos consuelo de tontos”. Y mira que cuando pasa eso, se me acaban las ganas de contarle nada a nadie. ¡Porque ni la dejan llorar tranquila a una!


Siempre he dicho que aquellos que mostramos un perfil depresivo o que mas bien, amanecemos un día sin ganas de maquillarlo, somos los leprosos de este siglo. Somos esa gente que arruina el paisaje usual de felicidad, a quienes deberían amarrarnos según nuestros congéneres mas equilibrados y sonrientes y fondearnos frente a Larco Mar para que no interrumpamos el paisaje con nuestras caras tristes o nuestro hablar melancólico. Si ya se, quieres decir algo que me haga sentir bien, decir algo…cualquier cosa…Yo se, es como leer blogs y esa extraña manía que nos ha dado a todos por comentar todo lo que leemos aunque no tengamos nada por decir, mas que puntos suspensivos. ¿Sabes? Yo detestaba a la gente que hacia eso, que dejaba sus comentarios por media blogósfera, no me parecía ético andar arruinando la belleza de un texto agregando palabras; ni siquiera tener que comentar sobre cuestiones íntimas, pero de pronto, yo también comencé a hacer lo mismo, como para dejar una huella, de “estuve aquí y quise escucharte” y ahora entiendo que cuando una se confiesa frágil, haya siempre alguien dispuesta a interrumpirte y decirte “no te sientas mal, estoy aquí”, eso habla mucho de su sensibilidad y de su don de ayudar, pero también de ese concepto erróneo de que si le secas las lágrimas a alguien, ese alguien ya no se sentirá mal y llegará a su casa y no intentará hacerse daño. No es mi caso, no te asustes, ya te digo que le temo al dolor y que el único daño que me hago es cuando me tengo lástima y desearía solo seguir durmiendo.

Recuerdo un cirujano que nos contaba como venían las hemorragias nasales y que en ese momento, toda la gente intentaba darle una toalla, un papel al afectado, para que se cubra, para que oculte esa sangre…medidas que no sirven nunca para detener la hemorragia, sino solo para ocultarla del resto; porque en verdad la gente que dice querer ayudar solo tiene miedo, de esa sangre que mancha, esa sangre que no se debe mostrar, porque hay personas susceptibles, que se hieren por esa sangre que derramamos los menos. Y a veces pienso que con las personas tristes la cosa va igual, los amigos se acercan a secarte las lágrimas y a hacerte chistes para que no llores, pero de tanto impedirte llorar, un día te asfixian con sus pañuelitos suaves y te matan sin darse cuenta, porque la gente no se da cuenta que la tristeza es como una herida que necesita ser drenada, no tapada. Y que si uno quiere un amigo es para que te sujete la mano no para que te impida estar triste.

Ya no te acongojes, que a esto no te invite el café que mira que ni lo tomas por ponerme esa cara de culpa por andar de sordo ante mis múltiples quejas. Vine a contarte el porque de mi odio al mundo y es que creo…y mira, mejor te lo digo bajito…creo que no soy tolerante…Joder! No te rías, que ese problema me esta matando, porque yo odiaba a la gente intolerante, no podía sentarme en la misma mesa con alguien así, pero creo que yo también lo soy y eso me ha nublado el día. Y es que yo no soporto alguna gente, tu sabes “esa gente”, si la que dice ser mas que el otro, la que dice tener mas que el otro, la que dice saber mas que otro…pero a la finales son mas ignorantes que uno y eso, eso me está salando la sopa, amargando el café y poniendo mas que ácida la limonada. Y es que de vez en cuando yo me topo con alguien que se dice bien leído y me cuenta lo que lee y entonces…ay! Entonces yo q1uisiera ponerle ese cartelito de “Por si acaso soy culto”, porque con esa lista de libros ya ni para conversar de nada me da…Si, ya se, soy una exagerada; pero igual me pasa con la música, con esos cantantes de moda, con ese estilo de canción que pretende volver poema a la rima absurda y de versos trillados. Si, joder! Soy una intolerante. Porque me jode a veces cuando la gente se viste con cuadrados y rayas, fingiendo un estilo que no tiene, queriendo un poner look harto desfasado…Y yo, bueno ya se…que tu odias como yo a esa gente simpática que lee “sopa caliente para el alma” y anda siempre sonriente, pero a diferencia tuya que puedes tolerar su presencia sin hacer comentarios extras, a mi me apetece un buen martillo, cuando se ponen a hablar lo que no es…como ves…soy intolerante…hasta me tiembla la mano cuando me doy cuenta en lo que pienso durante esas reuniones aburridas de gente hablando de que las empanadas son mejores en el país que ¡oh! Casualidad ellos visitaron el invierno pasado; o hablando de la última moda en no se donde y ay! Si supieras que después de esas charlas terminó casi deprimida…Y mira, yo se que a ti también te molestan, pero a mi esa idea me jode el día. Porque de verdad yo me deprimo al oírlos, al tener que soportarlos, al tener que sonreír.

Vieras como sonrío! Algunas veces hasta parezco interesada, cuando preferiría irme a casa a leer un buen libro, que no sea un best seller de algún tipo que dice solucionarte la vida con ideas caseras. O la verdad me da ganas de fumarme un cigarrito, aunque no debería acercarme a la nicotina, pero ya sabes, cuando estoy de mal humor a veces me provoca olvidarme del daño al medio ambiente y del daño a mi misma y dejarme ser.

Yo admiro a esa gente que puede mandar al infierno al mundo y decirles en su cara de vez en cuando lo necios que son, yo no puedo. Por eso vivo algo frustrada, por eso que me interesa el boxeo tailandés, por eso que a veces escribo esas cosas que no publico. Yo estoy cansada , sabes? Porque cada vez que camino me topo con gente a la que me apetece devolver a la escuela, enfermeras que casi matan a mis pacientes, por no saber que droga dar en el momento correcto; dentistas que no saben la dosis de penicilina; médicos que no saben leer mas que de medicina; tíos que no leen del periódico mas que la sección deportiva; mujeres que leen solo las novelitas que se filman en el cine…en fin, tengo una lista grande…pero ya se lo que me dirás: que debo ser mas tolerante, porque voy a terminar sola y sin solucionar nada. Pero…

Pero mírame, carajo! Soy tan tolerante que callo cuando debería mandarlos a freír monos, tan tolerante que sonrío cuando debería hacerlos morder el polvo, enredándolos en sus propias palabras; mírame! Camino entre la gente y aparento que nada me desestabiliza y luego, vengo aquí y lo vomito todo…toda esta sopa de tolerancia mal masticada y me siento bien, pero tu me dices que no odie al mundo si lo que necesito es amor…pero te digo una cosa? Ya estoy enamorada…ese dejó de ser un problema…el problema es lo otro, mi pesimismo con la gente que como tu se dicen tolerantes.

Bueno olvidemos el matecito, el café sin azúcar y las bebidas para hablar susurrando, hoy quiero gritar un poco,quiero bailar y olvidarme de esa gente que me anda nublando el día...Oye, anda... vente a beber conmigo.
.
.
.


****"fui tan dócil como...tan sincero como pude ser…" ( Ella usó mi cabeza como nun revólver- Soda S)

Comentarios

George dijo…
La felicidad es relativa, lo que es bueno para mi puede no serlo para ti, luego siempre se tiene un concepto (que a mi entender) es erróneo, ¿por qué uno debe ser como los demás dicen o quieren?
PELO-PON-ESO dijo…
Yo tambien admito ser intolerante, y tengo que correr y practicar boxeo frente a una bolsa para matar mi energia,o todo lo que me puede generar alguien o algo. No sabes cuantos supuestos "sabios" se cruzan por mi camino que lo unico que hablan son repeticiones de lo que hablaron algunos escritores. No hay nada como ser autentico en todo lo que uno hace y defender su posición hasta el ultimo.
Saludos, y ahorita me ire a tomar un matecito de coca.
junio dijo…
Ya me preguntaba cómo podías aguantar tanto comentario cojudo en tu blog.
Casa Juillet dijo…
Rico el te verde, pero no para repetirselo todos los dias, no ?
Bueno, mira, hay un video genial en http://chica28.blogspot.com/
que me gustaria vieras para que me des tu opinion. Yo todavia estoy tomando aire de a poco. Chao.(Jurgen Reitze).
novivo dijo…
Todos hemos experimentado alguna vez la intolerancia en carne propia...
Gracias por la charla

saludos
Edem dijo…
Leia tu post, y me estaba viendo en un espejo, la verdad. Si, a veces es bueno llorar. llorar hasta cansarse, hasta que no quede nada mas dentro. Yo tambien suelo ser algo depresivo a veces, asi que se lo que es eso. Que todo te abrume, sea una carga para ti... y que encima el amigo de turno trate de que te sientas mejor. Y claro, se espera que te sientas mejor. Estoy de acuerdo con lo de llorar.
En cuanto a los intolerantes... yo solia decir que era intolerante con los intolerantes. Y por aqui hay un puñado, no creas. Los hay racistas, sexistas, cultistas, y de todo un poco. Gente que no tiene mas que una idea superficial del problema o de los gustos, y que se cree Dios en la materia.
O gente que no sabe de lo que habla y se pone a dar conferencias a todo aquel que se le acerque.
Y si, aunque no sea violento, a veces me entran ganas de insultarles, de decirles que no tienen ni idea... pero no puedo, claro. Porque si no, seria como ellos.
Un saludo de Edem.
Maik Pimienta dijo…
Estuve aquí y quise escucharte. Me confieso altamente frágil y de comentario fácil, tendente a estar necesitado de cariño. Pero tu blog es un buen ungüento.

Un bheso. Es agradable leer sinceridad.
Unknown dijo…
yo me tomaría un café contigo.
Unknown dijo…
Esa soy yo también!
Necesito un respiro urgente. Tolerante? ufff... en este trabajo me volví todo lo contrario.

Yo me animo a irme a tomar algo contigo! I need it!
El Chepis dijo…
Quise dejar un comentario inteligente y bien elaborado. Pero preferí no hacerlo. Suerte.
Carlox dijo…
yo, por otro lado, pedí un café bien cargado para esta charla. me sorprende encontrarte tan parecida a mí y tan diferente. no sé bailar pero luego de beber te aseguro que sabré hacerlo. y también seré más tolerante estando ebrio. al menos después de vomitar encima de quienes no tolero... ¡salud!
Unknown dijo…
--->George:
Claro...¿quien es dueño de la verdad?...pero, cuantos de nosotros no nos creemos el cuento de tener la respuesta correcta, solo para ser mas tolerantes con la propia existencia.


--->Peloponeso:
Si, creo lo mismo, solo que unos días se me hace mas insoportable que otros, ese rollo de filosofía barata, de repetir palabras de otros, de inventar expresiones que no existen...recuerdo que había un nombre en psiquiatría para ese tipo de personas, el problema es que jamás lo logro recordar, a lo mejor temo que mis propias palabras sean la repetición de algún otro.


--->Eternity:
Rico el te verde... me trae recuerdos de amor y de soledad. Veré el video, dear Jurgen ( Gracias por retomar el castellano)


--->Novivo:
si, la intolerancia es un arma de la que nos quejamos y con la que herimos. Sin embargo, no creo que se llame tolerancia aceptar algo que nos desagrada...eso es traicionarse.


--->Edem:
Yo trato de culpar a mis ciclos hormonales, a mi deficiencia de serotonina heredada, al clima, a ser mujer...en fin, a veces me da por llorar y eso me jode mucho; recuerdo que a los 18 años una vez lloré y me resultó muy extraño sentir agua en mi cara, hacía mucho que no derramaba lágrimas por nada. Ahora es tan fácil, pero luego vuelvo a sonreir,a si que vale la pena cada cristalito de dolor.


--->Maik Peeper:

Buen ungüento para la fragilidad? No lo creo...pero cada quien consume su remedio casero. Yo sería la mentita de la Botica de la abuela? Nahhhh...no me la creo, "flor de naranjo" para la ansiedad, eso es lo que necesitamos todos los que escribimos de madrugada.


--->Mu:
Hoy si, hoy si acepto un cafecito a la única mujer que comenta en este blog...creo que voy a hacer una encuesta ¿Por qué las mujeres no leen posts largos?
Caray! Ahora que lo pienso !yo tampoco leo los largos y aburridos!


--->Diva:

Que bueno que andes por esta fiesta de gente ácida; ayer si necesitaba bebidas, cigarrillos y transgresión de normas. A la siguiente te aviso, a ver si te traes un Cd de Andrés Cepeda que aca no encuentro!!!


--->Chepis:
Mira, aca la anfitriona habla cualquier vaina, así que los comentarios elaborados e inteligentes guárdalos para un blog "elaborado e inteligente".no es necesaria tanta delicadeza.



--->Syd:

Si? Acepto lo de "diferentes", pero no tanto como para vomitarte encima...solo lo suficiente para compartir la dosis de cafeína adecuada, sin edulcorante.

Y claro, ayer yo tambien andaba con la de REM en la cabeza.
Pensar en las tormentas sin saber que luego, aunque sea el huracán, vendrá el sol... si creemos que aun en la más profunda de las fosas marinas... aún allí hay vida. Dime lo que te de la gana... pero dímelo y estaré presto a escucharte... que no te engañe mi tópico de esperanza. También vengo de Lima la terrible, pero la acepto como mi hogar... con sus locos calatos por la calle y sus pirañas terokaleros... Aun así la acepto y me acepto y escogo VIVIR... SIMPLE.
schatz67 dijo…
Por aqui, visitandote,leyendote y dejando un saludo luego de un tiempo.

Schatz
Unknown dijo…
Estadística dicen que en esta sociedad nadie lee. Ahora, creo que va para hombres y mujeres. Pero tu post en especial... me hablabas a mí! no podía pararme y quitarme con tu té en la mano! Además, amo el café, eso sí, no sé si te diste cuenta, pero me tuve que tomar dos.

Éxitos.
Unknown dijo…
---*Juan Carlos:
Mucho tiempo, eh?
Sabes que cuando has hablado de la ciudad de almas trsistes y locos calatos, pensé en esa fosa marina que es la capital, a veces gris, a veces húmeda, a veces oscura...y no se, despues de todo siempre sale el sol, al menos para mi.
Soy tan necia que no pierdo la esperanza de sentir calor.



---*Schatz67:
Yo por aqui, siendo visitada, leída y saludada, a pesar del tiempo y mal tiempo.
Un abrazo por su día.



---*Mu:
los viernes las charlas son así desde hace algun tiempo, creo que los viernes me quito el bozal de la cordura, de las buenas costumbres, de hablar al vacío y hablo como quiero hablar: Con un café en la mano y sin importarme mucho lo que dirán de la Necia del vecindario.
Cookie Munzter dijo…
laura...cierto
confirmado en los 2 primeros comentarios

nada como unos cuantos litros de cerveza para ayudarnos a mandar a la mierda a quien se merece y no sentir remordimientos por intolerante impaciente inmaduro negativo depresivo o como quieran llamarlo

por eso no voy a tu casa tia, por eso no voy a las reunines del trabajo jefe, por eso no salgo a libar contigo chupe.
nacho dijo…
Bueno, pues yo comento lo que creo conveniente. Los análisis de intenciones son problema de cada cual. Por ejemplo, te puedo decir que me parece una estupidez fumar. Puedes pensar que quiero corregirte, reformarte, regañarte, insultarte, hacerte reir, llorar, etc. Que soy el estupido, el intolerante, el débil, el sarcástico, el prepotente, el que se hace el colega, el sincero, el hipócrita, etc. Muy bien, pero la verdad es que me parece estúpido fumar (y tantas otras cosas, por supuesto). Se puede ser una máquina de dar ánimos y estar pensando en suicidarse. O a la inversa. ¿Eso sí, el matecito de coca (que no lo había probado nunca)está bueno!
Alfredo dijo…
no cojas mi mano hoy, pero ven y camina conmigo un rato, y sentemonos al frente del mar, tengo 2 tazas con cafe...

y el cafe con olores a mar, es bueno para descargarnos

anda...cuantame...que me encanta conversar

y al final de todo, si deseas, te voy a dar un abrazo que te dure hasta la proxima!

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Poniendo el Pecho

Olor a hembra

Ser Mujer ¿bella o boba?

Frases Matapasiones