Virtualmente Real

Soy una amiga virtual, por eso la gente real dice que no soy una verdadera amiga. Pretende decirme que no existo ¿me debería sentir mal? Si la geografía no me permite estar al lado de la gente que aprecio, si no puedo invitar a comer una pizza a mi mejor amigo para hablar de nada mientras vemos películas, si tampoco puedo estar con el café al lado del escritorio en los momentos de ocio, si no estás conmigo cuando te necesito. Ni en mi cama cuando quiero abrazarte ¿debería sentirme menos?

Hace poco leí eso de “yo solo tengo amigos reales, los virtuales se los dejo para los fracasados”. Supongo que debería sentirme una “perdedora”, por tener en mi lista solo a la gente que me agrada, no a la que me impone la circunstancia, ni la maldita geografía. Solo me acerco a la gente que como yo, deja la pose bonita para mostrarme el corazón al desnudo y me quiere hablar de aquello a lo que teme, de esas cosas que los hacen diferentes, de esas señales que pueden hacernos sentir raros entre la multitud de gente que oculta sus aristas para ser siempre piedras lisas y desechables.

Me pregunto si la denominación de virtual, para la demás gente, es sinónimo de inventado. Si yo vengo a ser para la demás gente “real” solo un personaje inexistente que responde a través de un monitor y que se mueve sonriente atrapada en una pantalla luminosa, como una suerte de pez esquivo. Si el ser virtual me resta valor, si eso me convierte en irreal, en unicornio, dragón o sirena que permanece al lado de quien quiere vivir en sueños y que desaparece cuando ese alguien abre los ojos y decide caminar de lleno por “ la realidad”.

A veces pienso que aquellos que solo somos “amigos virtuales” somos los que mas nos conocemos. A esos amigos de monitor, que por alguna circunstancia ajena a mí, aun no he podido invitarles un helado real, para ascender de categoría y ser estimada como alguien de carne y hueso, yo les he contado secretos que no puedo contarle a la persona mas cercana; me he confesado frágil , histérica, algunas veces tierna, depresiva o pesimista. Esos amigos virtuales, que por razones ajenas a su poder, no han podido darme ese abrazo cuando mas lo necesitaba, pero su palabra de aliento llegó en el minuto preciso y no me dejó caer, son igual de entrañables para mí que aquellos otros amigos reales que estando geográficamente mas cerca no se levantaron del sillón cuando yo me estaba derrumbando.

Cuando alguien me dice que es la amiga real de…, me quedo pensando en cuanto de realidad existe en ese nexo entre dos personas reales, que se mueven en un ambiente real y que son compañeros o amigos, no por elección sino por circunstancia. Si yo tuviera que elegir a mis amigos, probablemente muchos de los que me rodean no serían invitados a esa fiesta, porque serían simples conocidos, que saben mi nombre, mi edad, mi domicilio, pero a los que no les importa si estoy viva o muerta; si un día amanecí espectral porque me estuve muriendo de dolor durante la noche, o si estoy feliz porque al fin conocí al hombre que quiero.

¿Que tan real es la gente que pasa por tu lado? ¿Qué tanto sabe de ti la persona con quien te acuestas? ¿ a quien le cuentas tus secretos? ¿ante quien te has desnudado los ojos y el cuerpo? ¿Quién es virtual en el juego de la confianza? ¿ el que permanece a tu lado ignorándolo todo? ¿o quien a miles de kilómetros sabe cuales son tus sueños, deseos y miedos?

Yo no quiero un café hoy, quiero un par de cervezas para salir a reirme un poco y brindar por aquellos “virtuales” a los que quiero.



***En la ciudad de la Furia (versión slow)

Comentarios

Edem dijo…
Casualidad, acabo de estar hablando con una amiga de algo parecido. Una amiga por la que me voy a comer 600 kilometros en un dia, para tomar un café en un bar durante 30 minutos. Porque la conozco tanto por red, que tengo necesidad de conocerla, aunque sea unos minutos. Para ayudarla, para ayudarme, para poder hablar, de esas cosas a las que ni me atreveria a decirle a "mis amigos". Y no, no es amor, es amistad, asi que no penseis algo raro. Pero será mañana. Muy acertada Laura, es precisamente lo que estabamos pensando... o sintiendo.
Un saludo de Edem.
diego dijo…
Suelen ser distintas las relaciones virtuales que las personales, pero es fruto de la despersonalización. A veces le contamos mas cosas a alguien por el chat que cara a cara. Ambas, sin embargo, tienen su magia.
Antolín Prieto dijo…
Todo es tan real como qieres que sea,
saludos
......................hola.....................
........algunas veces pase de lo virtual a lo carnal y muchas veces preferí que solo hubiese sido virtual..........si lo virtual me provoca mariposas en el estomago, me lo quedo, y si me pasó,……….nos reímos tontamente a un monitor, enamorados solo de un nick, mandamos besos y abrazos que quisiéramos darlos…………..y tal vez que acabe en algo mas……….. el placer es único…………….quien habrá sido el que dijo eso de: ”yo solo tengo amigos reales, los virtuales se los dejo para los fracasados”,………..habrá que entenderlo de que porque lo dijo…………….eres tan virtual como tu martillo y tan real como lo que escribes………..ninguno de los dos me son ajenos………..
Laura Martillo dijo…
Si, yo tengo experiencia en eso de lo virtual...algunas veces me he estampado contra un muro, pero siempre ha servido para no seguir perdiendo el tiempo con gente que pone falsas caras...hay que tener mucho tino en esto de las amistades cibernéticas, no todo es fácil, pero en general, aquellos a los que llegas a considerar como amigos, se quedan para siempre y el toque de realidad que da el conocerse frente a frente, solo es la fresa en el pastel.
novivo dijo…
Es algo tan extraño y mágico a la vez todo esto. Puedes llegar a ilusionarte de esa persona que sin verla puedes saber lo que piensa o lo que siente, sin ninguna clase de mascaras. Pero como el ser humano tiene en los genes relacionarse personalmente, siempre va a surgir la necesidad de querer conocer físicamente a la otra persona.
dariopouso dijo…
Yo comparto contigo esa inquietud. Ayer prometí a mi mismo que no perdería tanto tiempo con las personas reales que no me aportaban en nada. Soñé con interne, quise valorar más a los amigos virtuales, pero no a tantos, son muy pocos, en interne se encuentra de todo, como en la sociedad, pero si eliges bien tienes, encuentras buenas amistades para compartir, discutir inquietudes. Ese texto que escribisteis es un poco de lo que siento, de lo que hago, pocos contactos, pero verdaderos contactos. Te agregué en mi lista de contactos del blogger, fue un gusto conocer un contacto virtual que por lo que veo puede aportar en muchas cosas, gracias y a las órdenes. dario pouso
Alunizado dijo…
Iba a comentar algo pero tú lo has dicho todo.Estoy de acuerdo con lo que dices.

Un saludo.
Me gusta esta reflexión, tengo un contacto más profundo con personas a las que nunca he visto, y a las que he escogido, por su discurso, que pudiera no ser real. Esto a diferencia de algunos familiares y otros compañeros de circunstancias, cuyo proceder, aunque fuera también ficticio, no es de mi agrado.
Carlox dijo…
creo que "virtual" no es la palabra adecuada, a mi parecer es más una cuestión abstracta que muchos no saben entender.

al margen de eso, siempre me encuentro atrapado en situaciones contradictorias de virtualidad y realidad.

¡salud laura!
Qymera dijo…
Laura, creo que la cosa versa sobre estilos. He conocido personas con orientación "realista" a quienes no les cabe en la mente la idea de una amistad por ordenador. También he conocido otras para quienes este tipo de intercambio es más real que el otro. Creo que una cosa no anula a la otra y que debemos aprender a reconocer la diferencia de estilos y respetarla. "Cada cual de acuerdo a sus posibilidades..." suelo decir. De modo que, disfruta en su amplio espectro de las cibernéticas, tú felicudad es tuya, y valga la redundancia, en eso nadie tiene que opinar. Según mi experiencia puedo sentirte más cerca a ti que a muchas otras supuestas amistades que tengo, aunque debo confesar que no te conozco mucho, pero tu sinceridad es más intensa que muchas otras frívolas falsedades. Un abrazo.
Unknown dijo…
Yo siempre he sido muy cerrada con mis cosas. Una amiga sufría para sacarme mis penas o problemas porque yo nunca hablaba a menos que la cuestión haya pasado.

Pero esto de lo virtual, por lo menos a mí, me ayudó a ser más abierta y compartir mis cosas. Tampoco es que ando contándole mis problemas a extraños pero como que di el primer paso, me entiendes?. Ahora sí me gusta conversar y compratir lo que me sucede con mis mejores amigos. Sobretodo para que me acompañen, aconsejen, ayuden, lloren o rían conmigo.
Liz dijo…
yo creo k a veces a los virtuales los conocemos más ke a los otros porke pasamos horas hablandoles a diario y a nuestros amigos los vemos muy de vez en cuando por el trabajo...

hace unos meses un muy querido amigo "virtual" falleció, y todos los de la página, k es donde nos conocimos, estuvimos muy mal... yo me puse a llorar en mi escritorio frente al computador y la mayor rabia k le da a uno es k no puede ir a despedirse como kisiera...

besos
Laura Martillo dijo…
buen punto...en general es mas entranhable la amistad con amigos virtuales, por aquel tiempo que dedicas en hablarles y comunicarles lo cotidiano y aquellas cosas que pueden desestabilizarte el animo. Hay desventajas como que puedes llegar a pensar que apenas los necesites van a estar alli con la misma presteza que en el internet para rescatarte, pero en general en el mundo real, eso no se puede llevar a cabo sin perder el trabajo.
George dijo…
Con esto de la tecnología, el internet y las telecomunicaciones, nos volvemos más impersonales, más reacios a tratar con las personas cara a cara, lo cual no significa que sea malo.

Por otro lado, definimos nuestro alter ego a través de esta misma tecnología, los blog son un claro ejemplo, esta medio es el que nos permite comunicarnos con personas de las que no teniamos idea que existian, es más, se crean círculos de amigos que rompen la barrera geográfica, lo cual a su ves, tampoco significa que sea del todo bueno.

Se podria decir, incluso, que nuestro ser se encuentra en dos lugares: en un mundo virtual y otro real.
Ursula dijo…
Yo tengo muy pocos amigos virtuales pero los considero muy buenos amigos y a veces ellos han sabido de mis problemas antes que mis amigos "reales". Pero igual quisiera conocerlos algún día, solo que la distancia geográfica me lo impide...
Besos
Alfredo dijo…
que se vayan a la porra todos los anti virtualistas!

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Poniendo el Pecho

Olor a hembra

Ser Mujer ¿bella o boba?

Frases Matapasiones