Ir al contenido principal

La Niña Lorena

Lorena es una niña vivaz e inteligente, que va a la escuela primaria pensando que todos son sus amigos.
Lorena no podría ser mas popular, recita en las actuaciones del colegio, es la primera alumna de la clase, lleva a sus amigas a jugar con frecuencia a su casa, donde posee una habitación para ella sola con muñecas antiguas y juguetes hechos a mano.

Lorena debe ser la niña mas feliz del mundo. Y lo es mucho más el día que la nombran presidenta de la clase. Lorena debe solucionar problemas, tranzar con sus compañeros, hacerse responsable de la clase, mientras la profesora se ausenta. Es un trabajo duro para una niña de 9 años, pero ella lo hace feliz, sabe que la maestra confía en ella y que debe hacer lo mejor posible, siempre hacer lo mejor posible.

Lorena tiene una amiga desde que inició el colegio, se llama Vany y es su mejor amiga en todo el mundo porque le habló cuando nadie quería hablarle. La amiga de Lorena tiene una casa mas grande que ella y juguetes y ropa que le envían de Estados Unidos, pero la amiga de Lorena no es pretenciosa, todo lo contrario, es la niña mas sencilla del mundo.

Un día invita a Lorena a pasear en bicicleta, pero salen con dos niños mas, ambos de la clase. La niña se llama Dora y es regordeta y rosada como un trozo de jamón, el niño en cambio es delgado y tan negro como el betún. Dora es de una familia pudiente y cree que siempre debe ser la primera en todo lo que se proponga, pero Lorena siempre va un paso delante de ella. Dora detesta a la pequeña Lorena eso es evidente, solo la soporta porque es amiga de Vany. Todo el mundo quiere ser amiga de Vany, pues Vany lo tiene todo.

Los tres niños salen a pasear en bicicleta y dan vueltas hasta que el sol cae sobre la pequeña villa tiñendo de dorado las ventanas de las casas y haciendo surgir del asfalto charcos de espejismos luminosos, que ellos tratan de alcanzar pedaleando rápidamente por el centro de la pista.
De pronto Dora toma la delantera y se aleja de los otros, Lorena a la cola del resto pedalea su bicicleta antigua de asiento bananahasta que los otros niños
se detienen en un parque.
Entonces Dora baja de su bicicleta con los puños crispados y toma la palabra.
Es en ese momento que comienza a insultar a Lorena sin motivo aparente.
Lorena se queda muda, no sabe que pasa. Los otros dos niños miran al suelo, mientras la gorda Dora, suda y se va poniendo colorada a medida que habla e insulta a Lorena. Dice cosas como que es una niña insoportable, que siempre se cree mas que el resto. Que todos las odian, por ser la preferida de la maestra y por creerse "Doña Perfecta".

A Lorena le llama la atención esa palabra y se queda callada mirando a Vany que juguetea con la punta del pie, mirando al suelo. Dora termina su verborrea casi gritando y pide a los otros niños que también digan lo que piensan, “según el plan”, que no sean cobardes. El niño negro, se dirige entonces a Lorena con voz tímida y le dice que también le cae pesada, especialmente cuando dice en voz alta que “es hora de resolver los problemas” ¿quién te crees Lorena, para resolver el problema de los otros? ¿Acaso lo sabes todo? ¿Crees que eres mejor que nosotros?

Lorena no sabe que decir, ella no quiere que la odien. ¿Por qué la odian si ella no le ha hecho daño a nadie? ¿Si ella solo ha sido como realmente es?
¡Maldita la hora en que aprende las poesías mas rápido que los otros, en que declama los discursos con mas soltura, en que nunca se equivoca en los exámenes! Maldita la hora en que su maestra la prefiere a los otros y confía mas en ella que en los otros.
¿Qué culpa tengo yo si los demás se sienten tontos? – se pregunta Lorena. ¿Qué culpa tengo yo de tener mas habilidades? ¿Qué culpa tengo yo de ser cómo soy?

-Te odiamos Lorena, dice la regordeta, mucho mas calmada. Ya no volveremos a ser tus amigos nunca más, pero queríamos que lo supieras.
-Voy a cambiar- susurra Lorena con miedo, al ver que Vany asiente con la cabeza a cada palabra de la regordeta. Les prometo que ya no aceptaré ningún cargo que me de la maestra, ni aceptaré recitar poesías para las festividades del colegio, tampoco llevar la bandera.

-¡No te creemos!- grita la gorda Dora mientras se aleja pedaleando su bicicleta rosada con moños blancos en el timón.

Lorena se queda sola en el parque con la bicicleta oxidada heredada de sus hermanos tirada sobre la hierba. Se queda pensativa, en la peor tarde de su vida, pensando en una forma de cambiar y de demostrar que puede ser igual que el resto, pasar desapercibida, sin ser la mejor en nada ni figurar demasiado. Mientras mas levantes la cabeza, mas piedras te caerán encima.
Lorena se queda en el parque pensativa y miserable hasta que cae la noche y el frío la hace volver a casa.

A sus 9 años Lorena puede vislumbrar que ella se quedará sola, porque solo aquellos que odian y están resentidos por algo, llegan a formar grupos. Grupos para atacar y hacer daño bajo una responsabilidad colectiva.


Lorena es una niña vivaz e inocente, que va a la escuela pensando que todos pueden ser sus amigos mientras no le haga daño a nadie y sea siempre como realmente es.


Lorena soy yo.


9 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Amante Ideal

"Alguien que conozca todas tus mierdas y no te joda por eso. O mas bien que te joda, pero que te joda bien" Esa es la definición que él me da cuando le pregunto quien sería su amante ideal. Me río entonces, como no lo hacia hace días. Es refrescante poder discutir sobre sexo en voz alta. Llevo un par de semanas pensando que le he perdido la curiosidad a enfrentar  tener nuevas relaciones, cada vez que llego al asunto doy un largo rodeo y cambio de tema.

Tengo que reconocer que la vida se pone mejor cada día, tan mejor que espero con ansia que me despidan del trabajo para poder invertir todos mis ahorros en un viaje que dure un par de años por territorios desconocidos.
Luego pienso en la salud de mis padres y me deprime la idea de que no podría irme sabiendo que aun me necesitan.  Que no sabrían a quien llamar si algo malo sucede. A cierta edad si no haz hecho todo lo que se te vino en gana te terminan atando el amor por  los hijos o los padres  eternamente a casa; ante cualq…

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…