Ir al contenido principal

Infancia

Mi padre pinta pequeños cuadros, los laquea y los pone como individuales de mesa, a mi me apena tener que poner el plato sobre sus pequeñas obras de arte, cada vez que vuelvo a casa veo esos individuales con paisajes en verde y azul y me da ganas de traerlos conmigo y colgarlos en alguna pared del departamento. Ojala yo manejara el pincel como el, pero no lo hago, tampoco se tocar ningun instrumento y eso me hace sentir algo mal, quisiera poder leer musica o reproducir una que otra melodia bajo mis dedos. De niña soñaba con tocar un saxofon, me parecia el instrumento mas sensual del mundo, luego creci y supe que mi oido estaba seco, que hay personas que traducen todos los sonidos del universo a notas musicales y pueden reproducirlos con cierta facilidad, hay otras como yo que nos conformamos con coleccionar musica de aqui y de alla y no saber la diferencia exacta entre una escala y otra, solo decimos " suena bonito" y ahi queda la historia.

Cuando era niña y abrazaba el sueño de que mi voz se haga hermosa, cantaba todo lo que se me venia a la cabeza. Mis padres se divertian haciendome inventar canciones para cualquier objeto y yo creaba las canciones y les ponia tonos y acordes, ignorando que estaba amasando el recuerdo mas dulce y patetico de mi infancia.

A veces creo que deberia relacionarme con alguien que sepa de musica, no se porque presiento que pueden tener una vision diferente del mundo. Para los musicos la demas gente debemos ser como canes que ven todo a blanco y negro, mientras el mundo real esta lleno de colores y matices diferentes, que solo ellos estan privilegiados de detectar. Deberia buscarme a algun musico y ofrecerle una sociedad, yo haria las letras, que talento no me falta y el le pondria toooodo lo demas. Seria interesante.

En mi vida he tenido cerca a dos musicos, pero eran mas locos que yo y eso ya es decir mucho. Uno era fanatico de la musica trova, el otro de Metallica y Daniel F. Ambos querian hacerme cantar en las reuniones de amigos, por supuesto jamas cai tan bajo, es que una cosa es cantar a capella y otra muy distinta con acompañamiento de cuerdas. Nunca me he arrepentido de no cantar en publico, dignidad tengo. Pero cuando estoy en casa aplico el remedio de mi padre al exceso de pensamientos matutinos: Creo canciones y las canto. Desde que vivo aqui he dejado esa terapia y camino silente de habitacion en habitacion con miles de ideas luchando en mis circuitos neuronales. El problema en este nuevo departamento es que las paredes parecen ser demasiado delgadas, y tengo miedo que mis aullidos se filtren. Ayer por ejemplo crei oir como mis vecinos llegaban al orgasmo con su golpeteo ritmico contra la pared de mi habitacion. Les tuve envidia sana, hacer el amor es siempre un canto a la vida.

Mi padre pinta pequeños cuadros y no los cuelga en la pared. Yo suelo cantar en la ducha cuando nadie me escucha.
3 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Amante Ideal

"Alguien que conozca todas tus mierdas y no te joda por eso. O mas bien que te joda, pero que te joda bien" Esa es la definición que él me da cuando le pregunto quien sería su amante ideal. Me río entonces, como no lo hacia hace días. Es refrescante poder discutir sobre sexo en voz alta. Llevo un par de semanas pensando que le he perdido la curiosidad a enfrentar  tener nuevas relaciones, cada vez que llego al asunto doy un largo rodeo y cambio de tema.

Tengo que reconocer que la vida se pone mejor cada día, tan mejor que espero con ansia que me despidan del trabajo para poder invertir todos mis ahorros en un viaje que dure un par de años por territorios desconocidos.
Luego pienso en la salud de mis padres y me deprime la idea de que no podría irme sabiendo que aun me necesitan.  Que no sabrían a quien llamar si algo malo sucede. A cierta edad si no haz hecho todo lo que se te vino en gana te terminan atando el amor por  los hijos o los padres  eternamente a casa; ante cualq…

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…