Ir al contenido principal

Viernes

Algo entibia mi ser en esta fria mañana, algo me ha hecho despertar y sentir que estoy viva, es la calidez de un sentimiento casi olvidado, un tornado de sensaciones que me hacen salivar mas profusamente y originan temblor en mi mano. Un cumulo de sensaciones que no puede explicarme, un extraño equilibrio que hacia tiempo me faltaba.

He vuelto a escribir lo cual me hace bien, pero tambien he vuelto a salir a la calle y a caminar sin miedo. Camino a diario por las calles del centro de la ciudad mirando a los mendigos y los hombres de corbata, camino cruzandome con mujeres en edad media, con turistas y vendedores, camino pensando en que tarde o temprano tendre que caminar acompañada y ese sentimiento ya no me aterra o causa ansiedad. Cruzo el puente que me lleva a casa y contemplo el color de las aguas, ese aliento a humedad que empaña la alameda y hace reverdecer los arboles del lindero. Camino despacio, porque nunca hay prisa por llegar a casa, saludo a los mozos del restaurante vecino, al guardia de seguridad y entro en mi pequeño mundo, a " mi vecindad".

Abro la puerta con las dos chapas y giro en direcciones distintas las llaves, sintiendome por un momento como el albacea de un banco. Dejo las cosas tiradas en la mesa y enciendo alguna musica que me haga sentir bien. Hoy fue Andres Cepeda y su " para amarte mejor", me despeino la cola, me quito los zapatos, me deshago de los pantalones y voy hacia la habitacion donde estan tirados todos los zapatos, sin orden ni concierto. Zapatos de todos los colores que ahora lucen desgastados. Me quito la blusa y voy hacia el baño para ver mi cara de ojeras sonreir al espejo. Vuelvo a la habitacion y retiro la ropa interior de ese dia, me tiro a la cama desnuda, intentando que el frio del ambiente circundante me despierte a la vida, pero me siento demasiado cansada, con ganas de cerrar los ojos y pensar en el, en ese momento de sus labios pronunciado un "te amo " que salio de la nada. pienso en el y me desperezo lentamente, entro bajo las sabanas heladas y me cubro entera pensando en que estamos tan lejos y que probablemente no nos logremos ver, pues el dia que nos veamos se rompera el encanto.

Entre tantas personas, diciendo te ves bien, quiero pasar una noche contigo, me gustas o te deseo, la unica persona que pudo decir la frase exacta, aquella de " te detesto por ser tan necia, bella, bruja y te amo" ha conquistado esa parte de alma que permanece cruda, virgen y llena de esperanza, la parte de mi que aun cree en que existe un principe detras de cada sapo y que yo apenas he iniciado mi despliegue de besos, tengo paciencia y me sobra corazon.
4 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…