Ir al contenido principal

Tres...

Ha llegado la primavera, ella puede sentir ese cosquilleo del polen en la nariz, esa humedad en el ambiente, ese olor a flor. Ha llegado el tiempo de marcharse de casa, el colegio ha sido un periodo doloroso de soledad y conflictos personales, aunque para el resto del mundo ella siga siendo la chica mas feliz, la del gran futuro y las mil probabilidades. Tiene amigas mediocres, enemigas inocentes y la conciencia de ser la unica chica de 16 años que ya tiene lugar en la universidad pero ningun beso en la boca. El tiempo ha avanzado lentamente y ella se aferra a sus trofeos y libros, aunque sabe que es hora de partir, no se atreve a decir adios, piensa que siempre podra volver a casa, aun ignora que las cosas que deje en su habitacion colorida se perderan, asi como los cuadernos de poemas y las fotografias recortadas.

Llega a la ciudad con una mochila y un sueño. Es momento de empezar de cero. Le agradaba mas la casa con jardin que sus padres tenian antes en la ciudad, ahora se tiene que conformar con vivir con sus hermanos mayores en un departamento de paredes tristes. Adora a Eva su hermana mayor, pero tambien le teme. Teme a esas reacciones extremas y a su mirada de odio. Su hermana odia a todos, a sus padres por no darle lo suficiente, a su otra hermana por tener los ojos verdes y los exitos que ella no puede tener, a su hermano hombre con sus burlas insensatas, a los amigos que tienen el dinero que ella carece. Nota que su hermana sufre, ella quisiera tener el rostro de su hermana, los amigos de ella, su vida social. La admira y le teme. Eva le repite a menudo que un dia ambas se largaran de esa casa de fantasmas y viviran en un pais inventado, que ella siempre estara a su lado, siempre. Pero ella teme a Eva y a su reaccion cuando se entere que ella aun no odia a nadie, que no tiene la intencion de culpar a nadie por sus traumas de vida adolescente, ha asumido todo eso como su destino y no puede detestar a sus padres, no puede albergar ese odio que Eva mantiene en la mirada y la impulsa a seguir viva.

El departamento nuevo carece de puertas, aunque moderno a nadie se le ocurrio que el asunto de la carencia de puertas fuera una desventaja, hasta que empezaron los problemas. Eva es hermosa y aunque muchos la pretenden no tiene novio a sus 26 años, sus padres han comenzado a creer que no le agradan los hombres, su hermano varon a menudo la lastima diciendole cosas como " machorra" o "invertida", la acosa para que se vaya de casa, pero Eva no se va, en cambio ha iniciado un juego enfermo que consiste en en insultarlo cada 10 minutos. Palabras como perdedor, feo o maricon son comunes en el lenguaje de Eva. Pero advierte que su hermano un hombron de casi dos metros, de 25 años y sin novia palidece cuando escucha "maricon" mencionado por los labios de Eva.

Su padre ha dicho que Eva se busca un problema tratando de marica a su hermano, " que un dia el muchacho va a reaccionar y ella sabe que lo esta orillandolo a eso"... Orillandolo a que? Ella no entiende a que puede orillar Eva a su hermano, porque su padre menciona esa frase como una posibilidad natural, porque de pronto siente que el ambiente de casa se va enrareciendo. Porque siente miedo ante esas peleas de insultos entre ambos hermanos aun solteros.

Eva un dia le cuenta que debe cambiarse en el baño con la luz apagada porque su hermano las espia, a su hermano le gusta mirarlas. Ella quiere golpear a Eva por decir esas cosas, pero Eva insiste, le dice que su unico hermano varon es un enfermo que espia por las rendijas y se oculta detras de la cortina mientras ella se desviste. Que mas de una vez lo ha visto haciendo huecos en las paredes detras de sus posters ¿ por que crees que tiene tantas calatas pegadas en la pared? le dice.
Ella intuye que su hermana se esta volviendo loca. Que la falta de trabajo y de novio le estan afectando la cabeza, no puede ser que piense que su hermano es un pervertido del que hay que cuidarse. La abraza y le dice " yo te voy a proteger siempre". ¿de que puede protegerla, es que acaso ya no dejo la pesadilla atras? en la ciudad tambien hay que tener miedo?

Al revisar las paredes del baño y de la habitacion hay pequeños huecos ¿ Podria un humano ver por alli? ¿ Puede ser que su hermano este espiando mientras se quita la ropa? Trata de olvidar eso y de pasar mas tiempo en la universidad. Eva permanece en casa como animal vigilante, sin embargo nota que ella se desnuda con las cortinas abiertas no importa si su hermano este en casa o no. Eva sigue declinando a las peticiones de noviazgo y de trabajo y se queda en casa esperando quien sabe que.

A menudo la frase de su padre de " ella lo va a orillar a eso" suena en su cabeza. No sabe lo que significa, pero le comienza a dar miedo.
3 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…