Ir al contenido principal

Ella y el Jet Set( parte 1)

Había tomado ese avión sin saber bien lo que pasaría, solo sabia que tenia que hacerlo, esa idea era una fuerza que la empujaba hacia adelante. Llevaba el cabello atado y el jean pegado de siempre, los zapatos nuevos que le quedaban grandes y el maletin repleto de chucherias. Solo lo vería y regresaria, mas nada. No creia hasta ese momento en las historias de finales felices, la asqueban; adoraba los finales incompletos en que el espectador se queda con ese saborcito en la boca y se va a la cama hilando el resto de la historia, acomodándole un final perfecto segun sus expectativas. Su historia propia no seria diferente, lo veria y se acababa el asunto. Que alguien dedujera el resto.

Se habian conocido hace 4 meses atrás por el chat y peleaban y se deleitaban a partes iguales. El, un extranjero en todas partes y ella, una aprendiz a mujercita. Se habian hallado en esa soledad meláncolica en que los hombres y mujeres creen que cualquier sorpresa es amor. Habían planeado ese viaje con anterioridad, ese encuentro en el caribe, esa reconstrucción del deja vú de su primera cita a solas hasta en sus minimos detalles...pero a las finales se concretaba en suelo peruano y habria que utilizar toda la imaginación para que no fuera una perdida de tiempo y de dinero.

Ya en el avión, ella hojeaba inquieta la revista de moda ¿ Y si era un violador? ¿ Si era un maniático que meteria a medio encuentro sexual a otras personas? ¿ habria realmente un encuentro sexual? ..ejem...no ella aun era niña de su casa y tenia que mantenerse asi, haciendo el amor en casa, nada de hotelitos baratos, no señor.
¿ si era un narcotraficante? ¿ Un loco? ¿Un republicano? ¿ si era simplemente un asesino? esa idea la atormentaba. Había tenido que esconder el periódico de esa semana porque en la sección policiaca contaban la historia de un alemán que habia cocinado a su amante italiano y se lo habia almorzado a trozitos, empezando por el miembro viril( bien dicen que hay que empezar con los platos pequeños)...por supuesto ambos tipos se habian contactado por chat. ¿ Y si este era de los que almuerzan peruanitas tontas? ¿ si cuando le decia me gustas, era literalmente " me gustas con tacu tacu y picante " ..? ya se podia imaginar a si misma, atravezada en anticucho y acompañada de una buena guarnición... ¡No! tenía que apartar esas ideas de su cabeza, demasiada imaginación para un solo viaje, ya estaba volando, no podia volver a casa, habia que asumir las consecuencias de sus actos, asi incluyeran salsa tártara.

LLegó al aeropuero con 4 horas de retraso y en el celular ya se oian mensajes grabados con la voz de el esperandola desde las 7 am, cada vez mas irritado...Parecia que 12 horas de viaje NY- Lima le habian cambiado la voz dulce de sus primeras llamadas telefónicas. Bajó y la recibió ese calor limeño tan conocido y las voces de todos gritando por un taxi. No veia a nadie conocido, respiró tranquila, seguramente el tipo se habia cansado, se largó a algun burdel limeño y ahora ella podria aplicar el plan B: Llamar al amigo cucufato y que la aloje por un par de dias en su casa de Chaclacayo. Pero no, este hombre era mas necio de lo que parecia, estaba alli esperándola entre la gente con mas maletas que sentimiento, con una botella de agua mineral y el rostro pálido del invierno neoyorquino derritiendose de a pocos. Al contrario de lo esperado, no había una sola muestra de afectividad en su mirada, se quedó parado observándola como a un animal raro. Se miraron, y ella avanzó lentamente hacia el mirando al suelo en actitud de niña castigada. De pronto lo volvió a mirar, pero esta vez sin miedo " pa´l carajo- se dijo- si no le gusto, es su problema" y caminó con determinación entre la gente que se empujaba por un taxi. Todos alrededor habian desaparecido, los ruidos, los olores, las personas, solo estaban ella y el mirandose en cámara lenta. Cogió el chicle que tenia en la boca y lo tiró entre la gente.., es entonces que la escena se descongeló del todo : de pronto el sonrió y levantó las cejas admirado..., !maldición! no se había dado cuenta de que había borrado todas las normas de urbanidad aprendidas en la escuela, con ese solo gesto y ni hablar del niño al que acababa de dejar tuerto con esa granada de chicle ensalivada que lanzó con tanto desparpajo.

Se acercó y lo saludó con una voz nerviosa que decía lo siento, no es mi culpa el retraso y otras boberias similares y, ahi viene el detalle que ninguno de los dos sabrá explicar nunca. La necia aterrizó en su cuello mientras lo abrazaba y ya con los labios mojados del sudor extranjero, no pudo hacer otra cosa que ensayar un beso y le salió tan bien que lo sigúió besando hacia arriba hasta la raiz del pelo y de alli a la cara y de allí a su boca y valgan verdades que no volvió a salir de alli, sino para decirle Hola...y volver a besarlo en su exitoso début como ósculomaniaca. Las cosas a partir de alli se les salieron de las manos, o mejor dicho entraron, porque no pudieron dejar de besarse y tocarse en todo el viaje al hotel. En medio del descalabro de besos, caricias y toques pornos los vidrios se empañaban y los lentes caian. Hasta que sonó el celular de ella:
- Hola , ¿ ya llegaste a Lima?
- ah..ejem...hola Luis...No!!- Su mano acababa de rozar los senos de ella y los mantenia asidos.
- ¿No?- repitió el amigo cucufato al otro lado de la línea
- Es decir si ...si ya llegué- La ropa se seguia aflojando y ellos se entregaban al deseo.
- Entonces, paso a recogerte- dijo el cucufato, alterando todo el equilibrio de fuerzas sexuales que envolvia el taxi.
- No!...No!- ya le habia levantado la polera y le besaba los pezones, mientras el taxista se hacia el ciego y enfocaba bien el espejo retrovisor
- Ariana que te pasa?, pareces agitada...
- vaya que lo estoy...es que Lima me tiene asi, ya sabes, el calor, el clima...Y volvió a gemir ahogada, como solo un asmático en crisis lo haria.
"Ya cuelgale" parecia decirle el, mientras la acomodaba a horcajadas sobre sus piernas y la hacia sentir algo duro que no parecia ser el estuche de las gafas.
- Pero...¿ cómo hacemos? Voy o no voy?- le insistia el necio. Ella estaba irritada y los demás ocupantes del vehiculo tambien, incluido el taxista que estaba tentado a coger el celular y "exigirle" al intruso teléfonico que no interrumpiera la mejor escenita erótica que presenciaba su taxi a mediodia.

Llegaron al hotel, hechos piltrafas. Sudados todos, unos de intentar hacer lo que no se podia y el otro de intentar ver lo que ya se olia. Nada la habia preparado para la visión del enorme hotel 5 estrellas con negrito de librea incluido, que estaba ahora frente a ella. Como el dinero manda, todos a su paso- incluidos cajeras, mozos y demás, agachaban la cabeza, ante ellos, despeinados y con mochila, lo que le dio tiempo para acomodarse la ropa y el cabello y no entrar media calaté a ese lujosísimo hotel " que se honrraba ahora con su planta".

Ya en la recepción, tocó el momento de registrarse. La diferencia de edades aun no era notoria( ventajas de la ropa de mezclilla) , los acentos aunque diferentes, pertecian al mismo castellano sudaca que saca roncha en los ambientes nórdicos. La experesión pueril del amor no podia ser mas chocante. Para colmo ambos se veian felices y húmedos. La recepcionista rubiteñida intentó poner cara de circunstancia,
- El nombre de la señorita por favor...
- "Fulana de tal "
- Su edad...y arqueó los ojos - es cierto con esa carita de ángel, ella parecia aun una niña de cuna...una menor de edad y el un pedófilo desalmado, por eso se adelantó a la respuesta:
- Llámela Doctora, que lo es.
Y ambos sonrieron de la manera estúpida de los enamorados.
La recepcionista puso entonces una cara de " Bienvenida, espero que disfrute de su estadia aqui ...mocosita- arribista de mierda"
Ellos la ignoraron mientras volvian a ensayar el besuqueo del taxi.
Cuando el botones se acercó a ellos para preguntarles :

- A que habitación los llevo caballeros? él le dio la respuesta de humor americano que ella detestaría el resto de su vida:

- A la habitación mas cercana, si no le molesta.
Entonces el botones los dirigió hacia el piso 18, al lado de la Recámara Nupcial.

1 comentario

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…