De vuelta a la ciudad

Pense que no tendria que volver a utilizar este espacio para hablar de mi. Pense que de ahora en adelante podria seguir yo con mi vida y el blogg en tercera persona, por otra vereda. Pero no es asi. He vuelto porque no se a quien decirle que me volvi a romper, que mis goteras no habian sido tapadas a tiempo y ayer me desborde en llanto y no lo pude ocultar. La excusa fue la estupidez mas grande del mundo: Me robaron la cartera, alli estaba mi vestido nuevo, el reloj y la camara digital...el unico recuerdo que tengo de el del innombrable, ya se que hablar de el solo me sirve como repelente para hombres, pero me jode que un mero simbolismo como perder esa camara me hiciera llorar y doler tanto el pecho como si lo hubiera vuelto a perder a el. Y lo peor no fue eso, fue revivir la pelicula de Abril del 2004 a la fecha con una dolorosa certeza del amor perdido, de saber que el periodo de duelo no termina del todo. Saber, que no puedes querer a nadie que este pasando por lo mismo, porque entonces es tirar una moneda al vacio, apostar a la nada.

Cada hombre que me ha interesado tiene sus cargas en la espalda, cargas de las que no pueden desprenderse tan facilmente, mujeres, ex, hijos, hipotecas...hombres que sufren por no poder romper con el pasado igual que yo. Y yo tengo la conciencia de no ser suficiente excusa como para cambiarles la vida, como iba a hacer con el innombrable. Que no valgo demasiado como para decirle a un tipo que cambie sus pesares por mi, yo que en este momento ando con el corazon hecho leña en busca de alguien a quien querer. Y yo se, mi querido Lugarteniente, tu que conoces todo de mi, que debo dejar de buscar pero a veces me ilusiono facilmente como lo hice contigo...porque ya debes saber que me hice tal ilusion contigo que casi me voy a España solo para oler el cigarrillo en tus ropas y poder leer lo que escribias en el computador...pero supe y se que siempre hay y habra hombres como tu, que nacen para amarlos de por vida sin que puedan corresponderte.

Yo me topo a menudo con ese tipo de hombres, los que ya tienen una vida hecha y maltrecha que no pueden cambiar, alguien por la que viven llorando o con quien ya no soportan dormir mas, hombres atados de pies y manos, balanceandose como cuerpos en el vacio...pero esas son solo excusas para continuar con esa infelicidad. Como yo. Que no podria ir de un lugar a otro sin equivocarme y enamorarme del tipo incorrecto, solo para tener una excusa por la cual dejar de ser feliz. Porque los depresivos somos asi, tropezamos con la misma piedra solo para no abandonar el camino que ya creemos conocer.

Ojala algun dia yo pueda dejar este camino y atreverme a ser feliz con alguien, para entregarle todo este cumulo de amor que se pudre en el pecho, como madero que flota en el agua...sin destino, sin nadie que lo quiera coger. Que excelente seria, no? Poder ser el fin y el medio de alguien a la vez y poder entregarse por completo, por una vez sin miedos a que te desangren.

Algo ha muerto en mi pecho, supongo que lo de la camara era un mero simbolismo; pero tambien fue la comprension de que aquellas personas que aun andamos en duelo somos imposibles de ser amadas, acepatadas o de compartir algo que no sahoga por dentro y que se derrama con la menor excusa. Amor, se llamaba amor.
6 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Poniendo el Pecho

Olor a hembra

Ser Mujer ¿bella o boba?

Frases Matapasiones