Ir al contenido principal

Mi amor por los feos

Mi sábado empezó leyendo una nota del autor de mi blogg favorito en el que comentaba con un sarcasmo mal disimulado que " yo lo amaba en secreto". Por suerte no me fracturé la cadera al caer de la silla. Después de santiguarme y bañarme con ruda, me juré no volverle a escribir ningun comment y me lancé en búsqueda de un nuevo pasatiempo. Pero ya el día habia empezado feo y otros acontecimientos me esperaban.
Correspondencia de aqui y de alla. Ya no pertenecía al proyecto de caricatura y cuento para éste verano, me habían dejado de buscar. Tal vez era lo mejor, tenia que abandonar esas ideas de escribir...me fui a la playa y me puse el bikiny nuevo, por supuesto no me quitaria el vestido, solo me lo ponia para que los lazos color turqueza combinaran con el pareo. Me mire al espejo, no se me veia tan mal, " quizas" me dije a misma y sali de prisa, porque ya me esperaban en el auto. La tarde transcurrió en el agua fria y la arena caliente, yo me bañé con un top encima, pero el frío hacia notar ciertas prominencias anatómicas en mi... cualquiera diria que me estaba bañando solo con ese retazito de tela encima. a veces el cubrirse da mas para pensar...A pesar de la miopía podia ver a los tipos de al lado viéndome como si estuviera a punto de hacer topless...me quité el polo y casi les saco la lengua, pero me contuve. Ya bajo sombra solo olia la fragancia de salchichas asadas de la carpa vecina. Habia dos parejas con niños, me dio pena ver a esos hombres guapos con la expresión triste de los que tempranamente metieron la pata y ahora eran " felices padres", sus parejas mujeres que antes fueron bellas ahora deformadas por el pos parto, fumando cigarrillos con filtro como para demostrar que aun eran "las top".
Ellos entretenian la vista conmigo y yo los dejaba observar. Pobres tipos ¡tan jóvenes! ¡ tan guapos! Quizás de solteros ni me habrian visto..." quizás"...
Me sentia bien mostrando mis carnes, porque negarlo? no pense que me atreveria a volver a mostrar mi abdomen en público nuevamente. "Unas cuantas sesiones de abdominales mas y vuelvo a ser la de siempre", me consolé.
Por la tarde me lo encontré en el chat, llevábamos algunas semanas hablando pero sin vernos el rostro...mejor hubiera seguido así. Después de ver sus rostro insípido, mis respuestas solo fueron monosílabos. Peor cuando me pidió que me parara para mostar el bikiny, lo corté. Mientras me daba cuenta lo superficial que me habia vuelto en éstos últimos meses. Deseaba escribirle una carta, disculparme...cuando me di cuenta que el ser feo no garantizaba ser una buena persona, queria que " le mostrara el detalle" igual que todos...¿ por que debia compadecerme de mandarlo al desvío?
Siempre he pensado que los hombres y mujeres no pueden ser amigos, pero ¿y si el o ella no son del agrado de nuestros apetitos? ahi si? ahi si podemos ser amigos por siempre...Y si la otra persona te desea y tu solo quieres ser amiga ¿ se va al carajo cualquier buena charla que pudieran haber empezado? El se sentia choteado y se largaba, tenia razón. Yo era la del problema no el. Me dio ganas de llamarlo y decirle, me encanta como hablas, como ries, la paso genial contigo, pero no me interesa intimar mas de la cuenta contigo. Felizmente no lo hice. Felizmente la honestidad brutal se queda con uno y la belleza se acaba; pero ¿quien pudiera tener ese segundo de belleza fútil entre sus manos, no? Acaso yo no he sido dejada de la misma forma, acaso no seré dejada? Sabes, que será amor desde el primer momento. Yo aun no siento eso y cuando llegue, ya me pincharé los ojos para ver solo su alma, ya me tomaré un gravol de acción prolongada, ya dejaré " de amar en secreto" y vivire ciega y sorda...el amor es asi, pero mientras tanto, todo es sólo un " quizás" .
8 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…