Ir al contenido principal

Febrero

Carnavales, es una fiesta rara. La comence a disfrutar cuando ya no era adolescente y en vez de salir con mis amigas empece a salir con mis padres y a usar traje de baño entero.
Es que terminar la universidad y volver a casa es doloroso cuando te das cuenta que tus amigas ya no estan, se casaron, se embarazaron o trabajan en otras ciudades, las mas afortunadas seguian sacandoles una pension a sus padres en alguna universidad privada donde una carrera de 5 años podia elongarse hasta 15 si era necesario " seguir socializando".

De adolescente era un panico salir a la calle en Febrero y que te persiguieran 20 chicos con globos llenos de agua o engendros con esos tubos de espuma y polvos de colores. Recuerdo que era mi amiga Giuliana la que se enfrentaba a ellos con todas las groserias aprendidas en el colegio de monjas ( que eran bastantes) yretaba a los niños a mojarla. Finalmente siempre lo hacian y encima reafirmaban su casi bulimia diciendole " ¡ muere por gorda!"

Carnavales se torno divertido, cuando comence a darme cuenta que mis padres no eran mis enemigos ni la causa de que me volviera antisocial o no tuviera novio cumplidos los 16; asi que volvia a casa y nos ibamos en el auto mojando a la gente (especialmente a los mayores de cincuenta) aunque mojar viejos está tácitamente prohibido por alguna norma de conducta carnavalesca que no admite mojar tios cascarrabias, mi padre se acercaba con la camioneta a los tios mas viejos e instaba a que los bañemos " para hacerlos sentir vivos" decia, claro que mi madre protestaba y me lo prohibia a mi y a los niños de mis hermanos porque podiamos cusarles algun daño fisico o incluso la muerte, pero mi viejo seguia acercandose a la gente mayor y comprandonos globos porque " al fin y al cabo, para eso esta la penicilina"...

Lo mejor de carnavales era comer esas galletas de maiz dulce y canela que nunca pudimos hacer bien en casa porque salian tan duras que habia que remojarlas en te para que no rompieran los dientes. Mi mama decia que era costumbre de su casa comer los " maizillos" en carnavales asi que se afanaba por hacer las galletitas que salian para jugar tejo...Un dia salieron bien- finalmente habia dado con la antigua receta para hacerlos suaves y que se deshicieran en la boca como polvo azucarado- pero la exquisitez del primer maizillo hizo que casi murieramos por asfixia...habian salido demasiado suaves, al comerlos parecian talco dulce que llevaba a crisis de tos con vertigos de muerte.

Ahora los carnavales son mejores. Mis hermanas volvieron a casa " desmaridadas" y trajeron con ellas a sus hijos, que hacen con sus gritos y llantos que esta casa grande y triste parezca feliz y llena de vida. Ahora mi padre los entrena a ellos a mojar a los de la tercera edad y a tirar uvas podridas cuando se acaba el agua. Mi madre ya agarro la onda del salvajismo y ayuda a llenar los tazones para ahogar personas gritando " agua!!!"...ya no tenemos nuestra linda cherokee azul de vidrios polarizados, la epoca de las vacas flacas llego y cambiamos a un auto toyota blanco, que nos beneficia de cierta manera viviendo en un pais en donde todos los autos son de contrabando y por ello el 60 % es horriblemente blanco...ahora a los taxistas que mojamos mientras duermen a la sombra de los arboles, les resulta mas dificil perseguirnos. Somos unos locos mas en medio del carnaval.

Yo salgo con los niños armados de bombas de colores y espuma de cotillon y nadie me moja, porque saben que no hay peor plaga que engendros armados con agua en carnavales...pero de vez en cuando aun temo a los grupos de " embetunados" que vienen por la playa manchando a las mujeres hasta la traquea, porque mi padre fiel a su costumbre de que "la mejor manera de ser joven es que te lo recuerden" ( de preferencia con alguna anecdota dolororsa) apenas ve esas hordas de jovenes por la playa, huye con mi madre de la sombrilla y señala a sus 3 hijas, esperando a que nos manchen, mojen y tiren al agua...pero los chicos se dan cuenta que hay tres mujeres con sombreros tiradas sobre las toallas con niños al lado...se van y " nos respetan por ser tias"...mis hermanas se quedan felices, yo me quedo pensando ¿que tan malo puede ser que te embetunen la cara? ¿es el precio que hay que pagar por seguir pareciendo joven?
4 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…