Ir al contenido principal

retrato


Me gusta estar en casa de vuelta, ver a mis hermanas con sombreros de paja y pañoletas del color de sus vestidos, a los niños llevando sus jueguetes en la mano, a mi padre gritando para que nos demos prisa. Me gusta el cielo azul y el mar verde. Ver espejismos en la orilla de la playa, las perezozas coloridas, la gente haciendo parrilladas al atardecer. Me gusta el olor a bloqueador de coco saturando la brisa marina y dormir bajo la sombra.

Un dia los niños volveran a su pais, a la metropoli, a Santiago contaminado y moderno, volveran a sus clases de arte y de lenguaje, a pasar las temporadas en una casa chica y a tener miedo a salir porque hay gente que los puede dañar, perros que los pueden atacar y frio que los puede enfermar. Volveran a su padre, a comer con cubiertos, a hablar moderadamente en publico y a no hacer ruido. Se iran de esta casa de salvajes que son felices comiendo al aire libre y tomando helados al anochecer. De esta casa en donde todos gritan y cantan en voz alta, donde se come tres veces al dia sin temor a engordar. Pronto los niños se iran y esta casa se quedara triste.

Cuando vuelvan probablemente no contaran que su abuelo les compraba pistolas de agua y llenaba globos en Carnavales para que mojen a la gente desde el auto, que conducia lento cerca de la gente para que los niños pudieron mojar " a las viejas y recordarles que seguian vivas". Seguro olvidaran que aqui se dice " no llores, solo golpea mas fuerte", que aqui no se compra fruta en el supermercado, se la saca del arbol.

Llegaran y les diran que " estan negros" porque el verano ha sido largo y ellos lo han pasado del dia a la noche jugando en la arena y bañandose en el mar, aprendiendo a nadar, igual que nosotras cuando eramos niñas. Les contaran a sus abuelos chilenos que un dia se metio un raton en casa y hubo una caceria que incluyo arco y flecha y la piromania de mi padre. Que mientras mi madre se encerro en el comedor de ventanales enormes de vidrio, las hijas se destornillaban de risa en el piso, por la caceria de un simple roedor.

Mi hermana volvera al pais de su esposo y olvidara sus nados por la tarde paralelos a la costa. Olvidara que aqui su niño aprendio a zambullirse y a no temer al mar aunque le llegara la cuello. Que su pequeña se quitaba el traje de baño en publico y rompia a correr hasta el auto. Olvidara que aqui se habla sin remilgos y si con lisura jocosa. Olvidara las charlas hasta el amanecer con las ventanas abiertas, mientras sus hijos dormian. Preferira omitir que aqui se llama a todos por sobrenombre y que mis padres estan en quiebra. Olvidara que se puede ser feliz en este sitio olvidado del mundo, en este pais sin futuro, en este nido de salvajes que no progresaran nunca porque eligen a los gobernantes que merecen. Volvera a la civilizacion y olvidara que aqui se es feliz faltandonos todo, mientras se puede reir ocultando las lagrimas
2 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Amante Ideal

"Alguien que conozca todas tus mierdas y no te joda por eso. O mas bien que te joda, pero que te joda bien" Esa es la definición que él me da cuando le pregunto quien sería su amante ideal. Me río entonces, como no lo hacia hace días. Es refrescante poder discutir sobre sexo en voz alta. Llevo un par de semanas pensando que le he perdido la curiosidad a enfrentar  tener nuevas relaciones, cada vez que llego al asunto doy un largo rodeo y cambio de tema.

Tengo que reconocer que la vida se pone mejor cada día, tan mejor que espero con ansia que me despidan del trabajo para poder invertir todos mis ahorros en un viaje que dure un par de años por territorios desconocidos.
Luego pienso en la salud de mis padres y me deprime la idea de que no podría irme sabiendo que aun me necesitan.  Que no sabrían a quien llamar si algo malo sucede. A cierta edad si no haz hecho todo lo que se te vino en gana te terminan atando el amor por  los hijos o los padres  eternamente a casa; ante cualq…