Ir al contenido principal

Locuras y Oraculos


Soy un fiasco, antes me jactaba de tener una memoria casi fotografica, que me evitaba tener que estudiar demasiado para aprobar los examenes, pero con el tiempo esta se ha ido secando. supongo que el hecho de ya no leer con tanta frecuencia como lo hacia antes ha devenido en mi actual condicion de dememoriada.

Siempre he tenido problema con las fechas, a veces olvido incluso en que mes estamos. Ignoro en que parte de la semana estamos, pero eso si siempre tengo que tener un reloj a mano, puesto, que podre olvidar la fecha pero ignorar que hora del dia es, me suele desesperar. Por eso sufro tanto ahora que no tengo mi amado reloj.

Hoy llegue a casa y me habian cortado el agua, parece que no he pagado en dos meses y se vencia el recibo el 11. He tenido que pagar la reposicion del servicio por mi simple olvido. Odio que me sucedan estas cosas. a veces olvido las fechas de examenes, numeros telefonicos y cvumpleaños, en general soy tan mala para recordar numeros, que necesitaria una agenda, si no fuera, que las suelo perder tambien o simplemente me olvido de revisarlas.

Perder la memoria es lo peor que le puede suceder a una persona, tengo una clave distinto para cada correo y pagina a la que estoy inscrita y a veces me cuesta saber cual es cual. Una vez perdi un avion por olvidar pagaer el boarding pass y tuve que pasar la noche en el aeropuerto durmiendo en un sillon para poder despertarme a las 4 am.

Mi hermano suele decir que con mis olvidos constante spodria matar a cualquiera, por eso ya me arrepenti de ser cirujana, no quisiera tener que dejar pinzas gasas o demas enseres en la cavidad de alguien. Y es que siempre ando con la mente en otro sitio.

Mi mente es un laberinto con miles de personajes que trato de saber si son reales o no. Hasta la adolescencia tuve el recuerdo implantado de haber viajado a una playa con escaleras de piedra donde reposaba un pelicano muerto. Preguntandole a mis padres resulto que jamas habiamos ido a dicho lugar...habia sido solo un sueño, de los tantos que suelo confundir con la realidad. Tiempo despues en una excursion llegue al sitio que habia visto en mis sueños incluyendo el pajarraco muerto en las escaleras, me parecio solo una coincidencia...pero me sirvio para creer que era especial.

Hace ya diez años que esa coincidencias se vienen sucediendo, sueño con personas y lugares que luego veo. Situaciones que ya conozco, sensaciones que no son nuevas. A veces siento que mi vida la estoy viviendo varias veces, comn una version en remake y una version larga.
Dicen que es un mal de familia, mi hermana que es la agatha Liz de la familia soño con la catastrofe asiatica seis meses antes, con sueños repetidos hasta que ocurrio. Yo me burlo de ella y es que a mi no me pasan cosas tan espectaculares, soy tan egocentrica que incluso mis predicciones solo giran alrededor mio.

A veces voy por la calle tratando de descifrar cual parte es real esta o la otra. Y mientras pienso en eso, voy olvidando las cuentas que tengo que pagar , las personas a quienes tengo que llamar y las fechas que debo recordar.

No hay explicacion logica ni siquiatrica para que las " coincidencias" se sigan dando, mientras aguardo a que en cada noche de migraña, vuelva a tener esas extrañas alucinaciones con gente que aun no conozco en ciudades a las que aun no he ido.

Creo que es momento de comprarme una camisita de fuerza, bien fashion, porque estoy para el manicomio.
4 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Amante Ideal

"Alguien que conozca todas tus mierdas y no te joda por eso. O mas bien que te joda, pero que te joda bien" Esa es la definición que él me da cuando le pregunto quien sería su amante ideal. Me río entonces, como no lo hacia hace días. Es refrescante poder discutir sobre sexo en voz alta. Llevo un par de semanas pensando que le he perdido la curiosidad a enfrentar  tener nuevas relaciones, cada vez que llego al asunto doy un largo rodeo y cambio de tema.

Tengo que reconocer que la vida se pone mejor cada día, tan mejor que espero con ansia que me despidan del trabajo para poder invertir todos mis ahorros en un viaje que dure un par de años por territorios desconocidos.
Luego pienso en la salud de mis padres y me deprime la idea de que no podría irme sabiendo que aun me necesitan.  Que no sabrían a quien llamar si algo malo sucede. A cierta edad si no haz hecho todo lo que se te vino en gana te terminan atando el amor por  los hijos o los padres  eternamente a casa; ante cualq…

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…