Ir al contenido principal

Inicio y fin

Dicen que uno termina odiando aquellas cosas de las que se enamora. Generalmente esas cosas que uno admira en otro alguien son las que al final de los tiempos le haran detestable.

Me preguntaba que cosas de mi odiaban los que habian llegado a quererme. Una vez mi primer ex me dijo que lo que mas detestaba de mi, es que siempre me sentia en menos que todos, que me ponia una bandera de incapacidad para que no me molestaran. Que odiaba que cuando llamaba por telefono solo lo hiciera timbrar tres veces y no insistiera mas. Que prefiriera mi familia a cualquier plan juntos. Yo recuerdo que el me dijo que se habia enamorado de mi una vez, que deje una reunion de amigos, porque tenia " que ir a cocinar"...supongo que con el tiempo odio esa excusa.

Alguien me dijo que le habia gustado el dia que me vio almorzando sola y haciendo dibujos en las servilletas de papel, pero con el tiempo tambien odió esa mania mia, porque eso significaba que me abstraia en mi mundo y que ya no queria hablar mas.

Supongo que para saber que cosas detestaran de ti en el futuro, es necesario saber de que cosas la gente se enamoró. Me refiero a esas cosas bizarras que uno no espera hallar en una persona y te impactan hasta hacer derretirse por ellas. Yo me enamore de mi primer novio, cuando un dia me llamo por telefono y me dijo " callate, solo quiero que comparatas esta musica conmigo" y nos quedamos en silencio oyendo la musica de The Beatles que iba colocando en el hilo telefonico. Con el tiempo deteste su preferencia por sus manias personales, por esa actitud suya de imponerme cosas que yo podia haber descubierto por mi misma.

Me he enamorado de tipos que me han dado batalla, pero al final los he detestado por ser tan obsecados. A tipos que sabian mucho de libros y de cultura, pero que a las finales despreciaban con alguna palabra necia lo que yo podia preferir en materia de libros. Me he enamorado de aquellos que se atreven a dar el primer paso en todo y no les da miedo decirte que se enamoraron a primera vista, pero luego he aprendido a conocer que ese apasionamiento suyo hace que te amen tan pronto como te dejan.

He amado a aquellos que escribian para mi los poemas mas bellos y luego los he olvidado porque se olvidaban que yo era real no una musa de sueño, que era de carne y hueso con millones de defectos, me ha dado miedo que me crean perfecta y de alli que hago mis catarsis, de alli que cuento lo peor de mi, para que no hayan sorpresas malas.

Es dificil confesarse mala, confesarse en el limite de la promiscuidad aunque no haya sido tan pecaminosa como suena, dificil decir que se es cobarde, miedosa, prejuiciosa. Pero hay cosas que se deben decir, no para obtener la aprobacion o el perdon de otros, sino para conseguir aquello que no es tan dificil y nos puede terminar asfixiando: Conseguir perdonarnos a nosotros mismos.

Yo he sido mi peor verdugo, es momento de empezar a quererme.
2 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…