Ir al contenido principal

Lundi...pour elle

Es lunes otra vez, los demonios de han disipado con las primeras luces de la mañana. ha sido un largo fin de semana en donde no sabia si estaba despierta o dormida. Trato de pensar que fue un resfrio fuerte o un sindrome pre menstrual, porque magnificar mis estado de animo, no?

Ya que el decir que odio cinco cosas del mundo hace poner el grito en el cielo a muchos, ya que decir que pense en acabar conmigo como una posibilidad hace que la gente piense que necesito ayuda. Decir la verdad a veces es un pecado. Una vez alguien me dijo que me dejaba " en la intimidad de mi blog publico" fue la unica frase rescatable de todo los ataques que acostumbraba hacerme. Me hizo pensar en que tan publico puede ser contar tu verdad mientras la gente ignore quien eres de verdad, mientras cambies tu nombre, tu procedencia o tu rostro. Que tan publico es hacerlo? Seria mejor ocultar las cosas malas y siempre escribir poesia, seria mejor si no hablara de mi y hablara en tercera persona.


Me pregunto que seria mas digerible, escribir solo cosas bonitas y ocultar las feas. ¿ quien me obliga a decir mi verdad? ¿ quien me insta a exponerme? tal vez la misma morbosidad que lleva a algunas mujeres a poner su nombre en la pagina de chicas complacientes, aunque no se atrevan a hacerlo, esa morbosidad de guardar un celular en la cartera en donde los mensajes de soecidad o de compasion de varios hombres se dirijan hacia ella con otro nombre.

Tal vez sea mejor etiquetar como patologica una actitud perfectamente normal de apertura.
O pensar que esta es una extraña competencia por rating de un blog, que solo leen 4 gatos.
Dejare que piensen lo que sea que piensen, si no quieren ver lo sucio en el vidrio, volteen la cara.
No hay porque arañarse las vestiduras porque alguien dijo que sentia que no encajaba.

Y si hubiera contado que no soy bautizada? Que durante mi paso por el pueblo X, me salve a las justas de un intento de violacion? Si dijera que la historia de " la casa de las condenadas", mi casa es por momentos mas increible y sordida que cualquiera que haya sido contada? Hay que guardarse cosas para una. Cosas que pueden herir susceptibilidades.

La intimidad de mi blog publico es para aquellos que quieran leer. Me molesta sobremanera que las personas que saben quien soy crean que cada post es con nombre propio, se sientan ofendidas, heridas, atacadas. Hay cosas que una escribe para si misma. Fantasmas que deben ser puestos en papel, heridas que hay que curar. Yo me curo y lastimo a traves de mis posts, eso no tiene que ver con los comentarios que deseen colocar, cada uno sabe su verdad y hacia donde va.

No intento acabar conmigo, esa es una posibilidad que prefiero obviar. No me gusta el dolor, tampoco la vida que estoy llevando, pero cada uno vuela su cometa con el hilo que tiene y el mio es largo y transparente, cualquiera diria que vuelo sin ataduras.

Laura Martillo agradece su piedad, pero preferiria que se atraganten con ella y me dejen seguir caminando.

Por cierto eso de "deberias odiar menos", me causo risa. No hay forma de amar sin odiar y de odiar sin amar, son caras de una misma moneda, es la unica forma de acepatar el mundo, con dolor y con risa, con sangre y con pacifidad. La vida es un pendulo que va de lo negro al blanco, solo hay que saber aceptar cada color sin disfrazarlo de rosas.
2 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…